Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

Puerto de Esperanza – Parte II: El futuro pacífico del conflicto palestino-israelí depende de expulsar a Qatar de cualquier participación en él


El jefe del buró político de Hamás, Isma’il Haniya, con el emir de Qatar, jeque Tamim bin Hamad Aal Thani (Fuente: qudspress.com)

Involucrar a Qatar en el proyecto de construcción de un puerto temporal frente a la costa de Gaza es criminal. Se convertirá en el Puerto de Hamás.

La batalla por el futuro de Gaza y, de hecho, poner fin a la guerra con una derrota total de Hamás y una solución al conflicto palestino-israelí depende de un factor crítico.

Si a Qatar, el Estado patrocinador del terrorismo islamista en todo el mundo, se le permite participar, la guerra nunca terminará. Los primeros en darse cuenta de esto son los clanes de Gaza, que están comenzando a cooperar con la Autoridad Palestina para obtener alimentos y otro tipo de ayuda.

Recientemente, camiones que transportaban ayuda entraron al norte de Gaza desde Israel. Al-Jazeera, portavoz de Hamás en Qatar, se negó a informar sobre su origen. Pero no se podían ocultar los carteles en los camiones, que estaban escritos en hebreo. Esta batalla sobre el «puerto de la esperanza» de la costa de Gaza se volverá más crítica cuando se complete su primer muelle en los próximos días y la ayuda comience a llegar.

La mezquita Muhammad ibn Abd al-Wahhab en Doha (Fuente: Al-sharq.com, 4 de agosto de 2022).

Ya se ha informado que funcionarios de la ONU están colaborando con la llamada policía de Hamás para manejar la distribución de ayuda humanitaria, y que los egipcios están hablando con clanes en Gaza para involucrarlos también en esto. De ser cierto, esto es nada menos que escandaloso. Ni Hamás ni Egipto deberían poder acercarse a ninguna distribución de ayuda. También es crucial que, una vez que el proyecto portuario esté operativo, los cruces fronterizos del sur desde Egipto hacia Gaza se cierren permanentemente, ya que están controlados por Hamás a través de Qatar. A los oficiales egipcios retirados que administran estos cruces sólo les importan los sobornos que reciben de Qatar para que cierren los ojos y permitan la entrada de cualquier cosa.

Es absolutamente crucial excluir a Qatar de cualquier papel en este nuevo proceso, ya sea en la financiación o en la distribución. De lo contrario, el puerto se convertirá en el Puerto de Hamás. La distribución debe ser facilitada por los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, la Autoridad Palestina (AP) y, eventualmente, Jordania.

En este momento nada menos que histórico y fatídico, puede producirse un cambio, con la ayuda de los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Jordania, Arabia Saudita y la Autoridad Palestina, hacia una resolución pacífica. Al mismo tiempo, puede convertirse en un desastre y una escalada de la guerra. Según fuentes árabes aún no verificadas, Estados Unidos en realidad está facilitando la toma del proyecto portuario por parte de Hamás, a través de Qatar. Según estas fuentes, Estados Unidos solicitó a Qatar que asuma la financiación y la administración del puerto – y, a través de él, también la distribución de la ayuda y el control de la población – y aceptó la condición de Qatar de que la empresa constructora Al-Khisi, con amplios vínculos con Hamás, construya la infraestructura portuaria. Estos informes altamente dudosos deben ser verificados, pero si son ciertos, equivalen nada menos que a una traición a Israel por parte de la administración estadounidense a favor de una victoria de Hamás y Qatar. No sólo eso, sino que se convertirá en sí mismo en una traición a Estados Unidos. Sin embargo, Israel, ya sea dirigido por Netanyahu o su sustituto, no aceptará esta derrota y pérdida ante Hamás, y el resultado sólo será una mayor conflagración, justo antes de noviembre.

Si lo anterior es cierto, esta política estadounidense es alucinante y políticamente inexplicable. Si el presidente Biden involucra a Qatar en el proyecto portuario, en lugar de lograr una victoria clara antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2024, habrá provocado que la guerra se intensifique.

En su insistencia en considerar a Qatar como un aliado –frente a todos los hechos– la administración estadounidense es ajena al escenario global y a sus propios intereses de defensa, ya que Qatar es parte del bloque Irán-Rusia-China que busca reemplazar al mundo unipolar liderado por Estados Unidos con un mundo multipolar controlado por Rusia y China. En este contexto, no lograr derrotar a Hamás será una gran victoria para este bloque y marcará el comienzo de los esfuerzos de estas grandes potencias para expulsar a Estados Unidos de todas sus bases en Medio Oriente y Asia. Un proceso de este tipo ya ha comenzado en otros lugares, con el cierre por parte de Níger de la base aérea 201 de Estados Unidos en su territorio.

El presidente chino, Xi Jinping, sostiene conversaciones con el jeque Tamim Bin Hamad Aal-Thani, emir de Qatar, en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, capital de China, el 31 de enero de 2019. Antes de las conversaciones, Xi celebró una ceremonia de bienvenida para Tamim. en el Gran Palacio del Pueblo. (Xinhua/Li Tao, 31 de enero de 2019)

El presidente ruso Vladimir Putin (al frente a la derecha) le da la mano al emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Aal Thani, en el Kremlin (Fuente: Rferl, 27 de marzo de 2018)

El presidente iraní, Ebrahim Raisi (izquierda), dando la bienvenida al emir jeque de Qatar, Tamim Bin Hamad Al Thani (derecha), en el palacio presidencial de Teherán, Irán, el 12 de mayo de 2022. (Imagen de crédito: ©️ Presidencia iraní a través de ZUMA Press Wire)

La nueva narrativa estadounidense contra la continuación de la guerra entre Israel y Hamás –la que sostiene que la guerra daña los intereses estadounidenses– es contraproducente. La verdad es todo lo contrario. Sólo ganar la guerra garantizará la posición de Estados Unidos en la región y en todo el mundo, como se señaló anteriormente. Si Estados Unidos tiene un problema con el primer ministro israelí Netanyahu, debería resolverlo a nivel personal, pero no a expensas de la guerra, que Estados Unidos debería apoyar por el bien de sus propios intereses.

La guerra debe terminar con una victoria sobre los enemigos de Estados Unidos –Hamás, así como Hezbollah y los hutíes, que se han inspirado en el exitoso ataque de Hamás del 7 de octubre– y con una victoria sobre el bloque de Qatar, Irán, Rusia y China. Esto debe suceder con o sin Netanyahu.

Si la razón de Estados Unidos para poner fin a la guerra es la objeción de Netanyahu a una solución de dos Estados, entonces la administración estadounidense debería recordar que poner fin a la guerra con un Hamás aún viable no conducirá a dicha solución de dos Estados porque Hamás se opone a ella no menos que Netanyahu.

Ganar la guerra es tan esencial para la solución de dos Estados como lo es para la posición de Estados Unidos en el mundo. La directora de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, Avril Haines, planteó el argumento de que la guerra «tendrá un impacto generacional en el terrorismo». Esto sería cierto si la guerra se detuviera de una manera que constituya una victoria para Hamás. Pero si termina con la derrota de Hamás, el efecto será el contrario. Los aspirantes a terroristas aprenderán que no tendrán logros como el ataque del 7 de octubre. Quienes dicen que una ideología no puede ser derrotada están totalmente equivocados: el nazismo fue derrotado, al igual que el fascismo y el comunismo. ISIS y Al-Qaeda están derrotados a todos los efectos prácticos. La guerra debe ganarse únicamente en los niveles militar y estratégico.

Puerto de Esperanza: ¿bajo qué condiciones?

El de 11 de marzo pasado publiqué un artículo titulado Puerto de Esperanza en Gaza: El comienzo del fin de la guerra, que provocó un importante debate. Muchos lo criticaron, diciendo que éste terminaría siendo un puerto para Hamás. Por lo tanto, aclararé más por qué y bajo qué condiciones se debe apoyar esta idea como un puerto de esperanza.

Lo que puede convertirlo en un puerto de esperanza y el comienzo del fin de la guerra es que, además de suministrar ayuda humanitaria vital a la población, Qatar –el enemigo de Israel, el enemigo de la paz, el Estado patrocinador del terrorismo en todo el mundo, y el proveedor de todo el apoyo a Hamás en el sur a través de camiones de ayuda- quede totalmente despojado de toda capacidad de controlar a la población con su dinero.

La segunda condición para que este puerto se convierta en el «Puerto de la Esperanza» es el cierre completo de los cruces fronterizos del sur desde Egipto hacia la Franja de Gaza, porque Qatar y Hamás los están utilizando como medio para controlar a la población de Gaza. Toda la ayuda humanitaria debería llegar desde el norte a través del puerto, y toda la ayuda puede llegar a este puerto.

Expulsar a Qatar del proceso constituirá un cambio total en la guerra. El poder de Hamás sobre la población disminuirá. Esta reversión presionará a Hamás para que utilice a los rehenes como moneda de cambio para futuros acuerdos, algo que no considera necesario en este momento porque se siente lo suficientemente fuerte como para rechazar cualquier acuerdo a menos que incluya un alto el fuego total y una retirada israelí (e incluso entonces está diciendo que los rehenes no serán liberados inmediatamente)

Lo que conecta a Biden y Netanyahu es mucho más que sus diferencias políticas, y eso es Qatar

La política de la administración estadounidense es alucinante.

El riesgo está ahí: podría ser un puerto de esperanza o un puerto de desastre. Todo depende de si Qatar está involucrado o no. El peligro proviene de dos direcciones.

Una es la colaboración de años de duración del primer ministro israelí Netanyahu con Qatar y, a través de ella, su facilitación del flujo de miles de millones de dólares desde Doha a la Gaza gobernada por Hamás.

La otra es la colaboración de la administración estadounidense con Qatar como aliado, cuando en realidad es un enemigo de Estados Unidos. [1]

Netanyahu ni siquiera respondió a los flagrantes ataques del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Qatar, Dr. Majed Al-Ansari, quien elogió los ataques con misiles de Hamás contra ciudades israelíes. De hecho, Netanyahu rara vez menciona a Qatar, sólo a Irán.

En segundo lugar, Israel no reacciona a los constantes llamados de los medios de comunicación qataríes –todos ellos controlados por el Estado, de una forma u otra– para que se lleven a cabo ataques contra Israel como el del 7 de octubre. Estos medios también atacan periódicamente a Estados Unidos. Estos medios también atacan regularmente a Estados Unidos. Aquí se puede leer un estudio exhaustivo del trabajo del medio portavoz de Hamás en Qatar, Al-Jazeera: Al-Jazeera en árabe: el canal de televisión de propiedad de Qatar que promueve el terrorismo islamista en todo el mundo.

Netanyahu bloqueó el cierre de las oficinas de Al-Jazeera en Israel, lo que pone en riesgo al ejército israelí en Gaza.

Según un informe publicado en X el 13 de marzo, soldados israelíes que habían sido enviados a una peligrosa misión de registrar casas sospechosas en el lujoso barrio de Hamad en Khan Yunis, financiado por Qatar – corriendo un gran riesgo para sus vidas – cuando preguntaron por qué las casas no fueron bombardeadas se les dijo que esto se debía a las relaciones entre Israel y Qatar.

El informe publicado en X, 13 de marzo de 2024.

¿Qué relaciones son estas? Netanyahu está arriesgando la vida de sus soldados por Qatar. Algunos apologistas de Netanyahu afirman que esto se debió a indicios de inteligencia sobre la posible presencia de rehenes en ese vecindario. Esto es una mentira; Los soldados en otras partes de Gaza reciben regularmente cobertura aérea para protegerlos; sólo en el caso del barrio de Qatar no se les dio.

De manera similar, a un comandante de brigada israelí que instaló su cuartel general en el edificio principal de Qatar en Gaza se le ordenó evacuarlo, a pesar de que era militarmente esencial.

Netanyahu facilitó durante una década del flujo de miles de millones de fondos qataríes a Hamás, que fueron utilizados para construir el imperio militar de la organización. Esta colaboración, que se prolongó hasta el 7 de octubre, lo convirtió en rehén y colaborador de Qatar. Los miles de millones de Qatar pueden haber estado destinados a «comprar tranquilidad», pero en realidad allanaron el camino para la guerra. La relación sospechosa del primer ministro con Qatar fue planteada en la Knesset – el Parlamento israelí –  el 13 de marzo por el parlamentario laborista Gilad Kariv.

En cuanto a Estados Unidos, sigue considerando a Qatar como un aliado, mientras que Qatar actúa como un enemigo. Estados Unidos incluso está llevando a cabo un diálogo estratégico con Qatar, el segundo patrocinador más peligroso del terrorismo después de Irán.

Estados Unidos continúa tratando a Qatar como un aliado, a pesar de una sucesión de políticas qataríes antiestadounidenses

A continuación, se muestran más ejemplos de la actividad antiestadounidense de Qatar:

En Doha para comprar armas, el ministro de Defensa talibán afgano, Mullah Yaqoob Mujahid, y el jefe de Estado mayor del ejército Talibán se reúnen con el emir de Qatar e inspeccionan armas en la exposición de Defensa DEMDEX

Qatar es el caballo de Troya en Washington, D.C.

Qatar: facilitador del terrorismo islamista e intermediario deshonesto

¿Por qué Estados Unidos e Israel toleran la flagrante actitud antiestadounidense de Qatar y sus políticas antiisraelíes?

El embajador de Qatar en Estados Unidos presuntamente estuvo involucrado en sobornar a un ministro francés y espiar a legisladores estadounidenses

Hamás está operando en Libia al servicio de Qatar

Evaluación de la relación entre Estados Unidos y Qatar – Comité de Asuntos Exteriores, Cámara de Representantes, 26 de julio de 2017

En medio de la toma de Afganistán por los talibanes –patrocinada y facilitada por Qatar–, ISIS mató a 13 estadounidenses. Después de todo esto, Doha permite que los talibanes e Irán asistan a la Exposición de Armas de Defensa (DEMDEX) este mes en Qatar.

El portavoz de Hamás, Husam Badran, dijo en una entrevista con un medio afgano, cuando se le preguntó sobre la diferencia entre la yihad palestina y afgana: «No hay diferencia en la realidad de las naciones».

El presidente Biden, que sabe muy bien lo que ocurrió en Kabul durante la evacuación estadounidense en agosto de 2021, también debería saber que, para Israel, Gaza no será como Afganistán. La única similitud entre los talibanes y Hamás es que en ambos casos Qatar se sale con la suya en el asesinato de estadounidenses.

Quienes argumentan que la presencia del CENTCOM en la base aérea de Al-Udeid en Qatar significa que Qatar debería ser considerado un aliado no entienden que la presión de Estados Unidos sobre Doha para que detenga sus actividades antiestadounidenses no tendrá ningún impacto en la actividad del CENTCOM. Qatar necesita al CENTCOM más de lo que Estados Unidos necesita a Qatar. Esta base es el único garante de la supervivencia de la familia gobernante Aal Thani; le deben a Estados Unidos su propia existencia. En 2017, los verdaderos aliados de Estados Unidos en la región (los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Egipto y Bahréin) intentaron poner fin al gobierno de la familia; Estados Unidos salvó a la familia Aal Thani que patrocinaba al terrorismo. ¿Qué obtuvo Estados Unidos a cambio? Qatar ayudó a derrocar al gobierno pro-estadounidense en Afganistán y a reemplazarlo con terroristas talibanes.

Para resumir la alianza estadounidense con Qatar: imaginemos la rehabilitación de la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial y la implementación del Plan Marshall con los restos del Partido Nazi. ¿Cómo funcionaría eso? Involucrar a Qatar en el proyecto portuario de ayuda humanitaria y en la resolución del conflicto palestino-israelí significaría lo mismo.

 

* Yigal Carmon es presidente y fundador de MEMRI.

[1] Prueba de este punto es la fiesta Iftar celebrada por el Emir de Qatar el año pasado en Doha en la que se honró a todos los enemigos de Estados Unidos, incluidos Hamás, Irán y muchos otros. Véase MEMRI Despacho Especial No. 10576, Hamás organiza una cena festiva Iftar para diplomáticos en la capital de Qatar; Los invitados incluyen a los embajadores de Irán, los talibanes, Turquía y Rusia, 25 de abril de 2023.

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.