Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes abril 16, 2024

Angina imperial


Federico el Grande inspeccionando la cosecha de patatas en Prusia

Si alguien alguna vez quiso pruebas de que Estados Unidos es un imperio global, los últimos días y semanas son ilustrativos. La Administración Biden dijo a los gobiernos de Ucrania, Israel y Níger que detuvieran ciertos comportamientos, en dos de esos casos, comportamientos durante una guerra. En Haití, los estadounidenses intentaron instalar un nuevo gobierno interino y conseguir algunas fuerzas de paz después de la renuncia del primer ministro haitiano Ariel Henry. Mientras tanto, Estados Unidos libró tanto la guerra como la diplomacia para impedir que el régimen hutí en Yemen atacara el transporte marítimo en el Mar Rojo y el Golfo de Adén.

A primera vista, esto parece impresionante: ejercer casi simultáneamente la voluntad, o intentar hacerlo, a grandes distancias y en múltiples frentes, en Ucrania, Israel, Níger, Haití y Yemen. Y mientras Estados Unidos lucha por lidiar con una deuda y una inmigración ilegal descontroladas, estoy de acuerdo con el analista político Niccolò Soldo en que, en muchos sentidos, tanto el «poder blando» coercitivo como el poder duro de «Turbo-Estados Unidos» nunca han sido más ubicuos. [1] Ciertamente, Estados Unidos está plagado de problemas, muchos más estadounidenses están descontentos con la situación del país que contentos con la forma en que van las cosas, una tendencia de insatisfacción que lleva 20 años. [2] Pero los posibles rivales y movimientos, considerados individualmente –Rusia, China, la Unión Europea, Irán, la insurgencia salafista-yihadista global– parecen más débiles y más vulnerables (una alianza duradera de China con Rusia, Irán , y Corea del Norte coordinando estrechamente es un desafío más formidable) en un escenario global.

Pero una mirada más cercana a la interacción estadounidense con los cinco países que mencioné –Ucrania, Israel, Níger, Haití y Yemen– revela los límites muy reales del poder imperial.

Sobre Ucrania, los informes dicen que la Administración Biden instó a ese país a detener una campaña «descarada» dirigida a las refinerías de petróleo rusas en lo profundo de las fronteras de ese país utilizando drones de ataque. [3] La preocupación estadounidense no es sólo que Rusia pueda ampliar la guerra, sino que tales ataques puedan provocar un aumento en los precios mundiales del petróleo, provocando una inflación desestabilizadora. Por supuesto, tanto Rusia como Irán también se beneficiarían de un aumento en los precios del petróleo. La Administración Biden se encuentra en una posición extraña respecto de la guerra de Ucrania, quiere que la guerra continúe, «sangrar» o «debilitar» a Rusia (que en cierto modo es más fuerte que cuando comenzó la guerra), y no puede darse por vencida en un año electoral. Pero también está cada vez más distraída y empuja a los europeos a asumir una mayor carga de suministro financiero y militar. Si bien se habla mucho de los retrasos causados por los republicanos de la Cámara de Representantes en el envío de miles de millones adicionales a Kiev, Ucrania se está quedando sin soldados, ya que muchos huyen del país mientras otros son secuestrados en las calles y enviados al frente. [4]

Mientras Washington quiere que Ucrania siga luchando contra Rusia –dentro de ciertos límites–, quiere que Israel deje de luchar en Gaza. Evidentemente, el riesgo de un conflicto más amplio con la Rusia nuclear es más manejable que una guerra terrestre con el grupo terrorista Hamás. A medida que el Partido Demócrata se desplaza hacia la izquierda, Israel se ha convertido más que nunca en un tema partidista divisivo dentro de Estados Unidos. [5] Lejos de ser cautivo de los intereses israelíes, Washington está cada vez más preocupado por las reacciones de Irán, Qatar y las masas radicales de todo el mundo, que apoyan a Hamás. [6]

En cuanto a Níger, sede de una importante base estadounidense de aviones no tripulados, Washington envió un equipo de alto nivel de los Departamentos de Estado y de Defensa para frenar a la junta militar en Niamey y advertirle sobre los vínculos con Rusia e Irán. La maniobra parece haber fracasado espectacularmente, ya que los generales anunciaron inicialmente el fin del acuerdo militar que permitía a las fuerzas estadounidenses tener su base en el país. A pesar del anuncio, los estadounidenses aún no fueron expulsados y todavía hay esperanzas de que se convenza a Níger para que ceda. [7]

En Haití, Estados Unidos está ejerciendo presión para que se establezca rápidamente un consejo gobernante interino, algo que no está sucediendo. El país no sólo no tiene presidente ni primer ministro, sino que tampoco tiene ejército y su fuerza policial está superada en armas y personal por las pandillas que controlan la mayor parte de la capital. [8]

Todos en la comunidad internacional afirman querer un «proceso político liderado por los haitianos y propiedad de los haitianos», mientras que los haitianos parecen querer cada vez más un hombre fuerte que pueda imponer el orden y garantizar cierta seguridad y normalidad.

Frente a la costa del Yemen gobernado por los hutíes, continúa la campaña aérea y marítima encabezada por Estados Unidos, que está sometiendo a marineros y buques de guerra estadounidenses a un fuego sostenido no visto desde la Segunda Guerra Mundial.[9] Los estadounidenses también se reunieron – indirectamente – con Irán en Omán para tratar de conseguir que el principal patrocinador de los hutíes los presione.[10] No parece haber funcionado. Si bien los ataques aéreos occidentales pueden haber evitado que algunos barcos fueran hundidos, el Yemen hutí parece empoderado. Mientras el mundo exterior se centra en la amenaza al transporte marítimo, los hutíes no sólo se presentan como los celosos protectores de Gaza, distrayendo la atención de su propio gobierno desastroso en Yemen, sino que también están trabajando para movilizar, adoctrinar y militarizar a la población yemení que controlan (que es la mayoría de los 33 millones de personas que viven en todo el país).[11] El personal militar que el régimen está reuniendo se utilizará en el momento adecuado contra los oponentes del régimen hutí dentro de Yemen, rompiendo un tenue alto el fuego y un falso proceso de paz. Después de eso, ¿quién sabe dónde podría desplegarse esa fuerza, más grande que todos los demás representantes árabes de Irán juntos? La visión ideológica de los hutíes sobre sí mismos y su papel es peligrosamente ambiciosa y expansiva.

Una metrópoli imperial, bendecida con riqueza y poder militar, puede hacer mucho. Puede proyectar poder desde lejos, especialmente a través del aire, mediante la diplomacia y mediante sanciones punitivas o generosidad imperial. Ciertamente puede hablar de manera idealista y filosófica sobre derechos y valores. El «megáfono» de Estados Unidos en el escenario mundial no tiene comparación. Pero en Ucrania, Israel, Haití y Yemen, el poder real y la resolución de conflictos se producirán a la antigua usanza, sobre el terreno, a menudo de manera fea y brutal.

La guerra en Ucrania terminará cuando Rusia o Ucrania desgasten a la otra en combate, una cuestión de números, sangre derramada y fuerza bruta. Israel aplastará a Hamás a pesar de los estadounidenses o se enfrentará a un conjunto revitalizado de adversarios que lo rodean y a la probabilidad de otra guerra en poco tiempo.[12] En Haití, el colapso continuará hasta que alguien (un jefe de una pandilla, un político o un hombre uniformado) sea capaz de imponer una apariencia de orden mediante el uso de la violencia. Y en Yemen, los rebeldes hutíes lograrán crear una gran fuerza terrestre que barrerá a sus adversarios yemeníes y amenazarán la región o serán detenidos… en el campo de batalla.

Estados Unidos es poderoso, pero a veces hoy en día parece que está en todas partes y en ninguna al mismo tiempo. Hay un movimiento considerable y de alto perfil, pero no necesariamente un avance. Estados Unidos es contundente, pero no quiere o no puede concentrar suficiente fuerza por sí solo para lograr la resolución de estos conflictos; en cambio, se gestionan o mejoran, y la resolución se pospone en lugar de resolverse decisivamente. Uno recuerda la máxima del rey Federico el Grande de Prusia de que «quien defiende todo, no defiende nada».

*Alberto M. Fernández es vicepresidente de MEMRI.

 

[1] Niccolo.substack.com/p/turbo-america, 21 de abril de 2022.

[2] News.gallup.com/poll/469070/americans-dissatisfaction-nation-eases-high.aspx, 31 de enero de 2023.

[3] Ft.com/content/98f15b60-bc4d-4d3c-9e57-cbdde122ac0c, consultado el 25 de marzo de 2024.

[4] Nytimes.com/2023/12/15/world/europe/ukraine-military-recruitment.html, 15 de diciembre de 2023.

[5] Reuters.com/world/us/biden-dogged-by-democrats-anger-over-israel-reutersipsos-poll-finds-2024-02-29, 29 de febrero de 2024.

[6] Npr.org/2024/03/22/1240148688/israel-gaza-war-state-department-memo-damage-reputation, 22 de marzo de 2024.

[7] TaskandPurpose.com/news/niger-us-troops-partnership, 18 de marzo de 2024.

[8] Apnews.com/article/haiti-activate-military-gangs-bb05bdc98d0c7fafdccbbce5743223ed, 17 de marzo de 2023.

[9] Stripes.com/branches/navy/2024-03-22/houthi-eisenhower-navy-red-sea-13392591.html, 17 de marzo de 2023.

[10] Timesofisrael.com/iran-reportedly-pusded-us-to-broker-gaza-ceasefire-during-secret-talks-in-oman, 16 de marzo, 2024.

[11] Twitter.com/A_ALGABARNI/status/1765424788846022755, 6 de marzo de 2024.

[12] Véase el Informe Diario de MEMRI No. 582, Un pequeño paso para el presidente Biden en Gaza, un gran paso hacia la guerra total, 20 de marzo, 2024.

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.