Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes abril 16, 2024

El escalofriante relato de Amit Soussana, torturada y violada en Gaza por la Organización Terrorista Hamás


Amit Soussana es la primera ex rehén que dice públicamente que sufrió abusos sexuales en cautiverio. Una testimonio desgarrador en una entrevista del New York Times.

Amit es una abogada israelí, fue secuestrada en su casa el 7 de octubre, golpeada y arrastrada hasta Gaza por al menos 10 hombres, algunos de ellos armados. Varios días después de su cautiverio, dijo, su guardia comenzó a preguntarle sobre su vida sexual.

 Soussana dijo que la mantuvieron sola en la habitación de un niño, encadenada por su tobillo izquierdo. A veces, el guardia entraba, se sentaba a su lado en la cama, le levantaba la camisa y la tocaba, dijo.

También preguntó repetidamente cuándo le vendría el período. Cuando terminó su período, alrededor del 18 de octubre, ella trató de disuadirlo fingiendo que estaba sangrando durante casi una semana, recordó.

Alrededor del 24 de octubre, el guardia, que se hacía llamar Muhammad, la atacó, dijo.

Temprano esa mañana, dijo, Muhammad le quitó la cadena y la dejó en el baño. Después de que ella se desnudó y comenzó a lavarse en la bañera, Muhammad regresó y se paró en la puerta, sosteniendo una pistola.

Se acercó a mí y me apuntó con el arma a la frente”, recordó Soussana durante ocho horas de entrevistas con The New York Times a mediados de marzo. Después de golpear a Soussana y obligarla a quitarse la toalla, Muhammad la tocó, la sentó en el borde de la bañera y la golpeó nuevamente, dijo.

La arrastró a punta de pistola de regreso a la habitación del niño, una habitación cubierta de imágenes del personaje de dibujos animados Bob Esponja, recordó.

“Luego él, apuntándome con el arma, me obligó a cometer un acto sexual con él”, dijo la Sra. Soussana.

Soussana, de 40 años, es la primera israelí que habla públicamente sobre haber sido agredida sexualmente durante su cautiverio después de la incursión liderada por Hamás en el sur de Israel. En sus entrevistas con The Times, realizadas principalmente en inglés, proporcionó amplios detalles sobre la violencia sexual y de otro tipo que sufrió durante una terrible experiencia de 55 días.

El relato personal sobre su experiencia en cautiverio es consistente con lo que les dijo a dos médicos y un trabajador social menos de 24 horas después de ser liberada el 30 de noviembre. Sus informes sobre su relato establecen la naturaleza del acto sexual; El Times acordó no revelar los detalles.

Describió haber sido detenida en aproximadamente media docena de sitios, incluidas casas privadas, una oficina y un túnel subterráneo. Más adelante durante su detención, dijo, un grupo de captores la colgaron entre dos sofás y la golpearon.

Durante meses, Hamás y sus partidarios han negado que sus miembros hayan abusado sexualmente de personas en cautiverio o durante el ataque terrorista del 7 de octubre. Este mes, un informe de las Naciones Unidas decía que había “información clara y convincente” de que algunos rehenes habían sufrido violencia sexual y que había “motivos razonables” para creer que se produjo violencia sexual durante la redada, al tiempo que reconocía los “desafíos y limitaciones” de examinar la cuestión.

Después de ser liberada junto con otros 105 rehenes durante un alto el fuego a finales de noviembre, la Sra. Soussana habló públicamente sólo en términos vagos sobre su trato en la Franja de Gaza, cautelosa a la hora de relatar una experiencia tan traumática. Cuando Hamás la filmó minutos antes de ser liberada, dijo, fingió haber sido tratada bien para evitar poner en peligro su liberación.

la-casa-de-amit-soussana
la-casa-de-amit-soussana

Dijo que había decidido hablar ahora para crear conciencia sobre la difícil situación de los rehenes que aún se encuentran en Gaza, cuyo número se ha calculado en más de 100, mientras las negociaciones para un alto el fuego fracasan.

Horas después de su liberación, la Sra. Soussana habló con una importante ginecóloga israelí, la Dra. Julia Barda, y una trabajadora social, Valeria Tsekhovsky, sobre la agresión sexual, dijeron las dos mujeres en entrevistas separadas con The Times. Un informe médico presentado conjuntamente por ellos y revisado por The Times resume brevemente su relato.

“Amit habló de inmediato, con fluidez y en detalle, no solo sobre su agresión sexual sino también sobre las muchas otras experiencias que experimentó”, dijo la Dra. Barda.

Al día siguiente, el 1 de diciembre, compartió su experiencia con un médico del Centro Nacional de Medicina Forense de Israel, según el informe médico del centro, que fue revisado por The Times.

Siegal Sadetzki, profesora de la facultad de medicina de la Universidad de Tel Aviv que ayuda y asesora a la familia de Soussana como voluntaria, dijo que le contó por primera vez sobre la agresión sexual pocos días después de su liberación. El profesor Sadetzki, ex alto funcionario de salud israelí, dijo que los relatos de ella se han mantenido consistentes.

También habló con el equipo de la ONU que publicó el informe sobre violencia sexual, pero The Times no pudo revisar su testimonio.

Un portavoz de Hamas, Basem Naim, dijo en una respuesta de 1.300 palabras al Times que era esencial que el grupo investigara las acusaciones de la Sra. Soussana, pero que tal investigación era imposible en “las circunstancias actuales”.

Naim puso en duda el relato y preguntó por qué no había hablado públicamente sobre el alcance de su maltrato. Dijo que el nivel de detalle de su relato hace “difícil creer la historia, a menos que haya sido diseñada por algunos agentes de seguridad”.

«Para nosotros, el cuerpo humano, y especialmente el de la mujer, es sagrado», dijo, añadiendo que las creencias religiosas de Hamás «prohiben cualquier maltrato a cualquier ser humano, independientemente de su sexo, religión o etnia».

asi-secuestraban-a-amit-soussana-(cámaras-de-seguridad)
asi-secuestraban-a-amit-soussana-(cámaras-de-seguridad)

Naim criticó al Times por la cobertura insuficiente del sufrimiento palestino, incluidos informes de agresiones sexuales por parte de soldados israelíes a mujeres palestinas, que han sido objeto de investigaciones por parte de funcionarios de la ONU, grupos de derechos humanos y otros. También dijo que «los rehenes civiles no eran el objetivo» de la redada y dijo que «desde el primer momento hemos declarado nuestra disposición a liberarlos».

Un documento de planificación de Hamás encontrado en una aldea poco después de la redada del 7 de octubre, que fue revisado por The Times , decía: «Tomar soldados y civiles como prisioneros y rehenes para negociar». Un vídeo del 7 de octubre muestra a militantes uniformados de Hamás secuestrando a civiles.

La Sra. Soussana vivía sola en una pequeña casa de una sola planta en el lado occidental del kibutz Kfar Azza . Después de escuchar sirenas que advertían de ataques con cohetes el 7 de octubre, dijo, se refugió en su dormitorio, que también era una habitación segura reforzada. Desde su dormitorio, Soussana escuchó cómo los disparos de los atacantes se acercaban.

El pequeño kibutz se encuentra aproximadamente a 1,5 millas de Gaza, y fue una de las más de 20 aldeas, ciudades y bases militares israelíes invadidas ese día por miles de personas que cruzaron la frontera de Gaza poco después del amanecer. Unas 1.200 personas fueron asesinadas ese día y unas 250 fueron secuestradas, dicen funcionarios israelíes, lo que desató una guerra en Gaza que, según funcionarios de salud locales, ha matado al menos a 31.000 palestinos.

El terrible destino

Ese día estaba en el kibutz casi por casualidad. Enferma con fiebre, se había estado recuperando el día anterior en la cercana ciudad de Sderot, con su madre, Mira, quien la presionó para que pasara la noche. Pero no aceptó y condujo a su casa en Kfar Azza para alimentar a sus tres gatos, dijo.

Es la menor de tres hermanas y creció en Sderot. Se graduó como abogada en una universidad local y trabajó para una firma de abogados especializada en propiedad intelectual. Sus colegas la consideraban una persona diligente, tranquila y reservada que mantenía las distancias, dijo en una entrevista su supervisor, Oren Mendler. En Kfar Azza, dijo la Sra. Soussana, rara vez se involucraba en la vida de la aldea y no formaba parte de los grupos locales de WhatsApp, lo que la dejaba inconsciente del alcance del ataque al kibutz.

A las 9:46 am de ese día, escuchó a hombres armados afuera, lo que la llevó a esconderse dentro del armario de su dormitorio, según mensajes en su grupo familiar de WhatsApp revisados ​​por The Times. Veinte minutos después, su teléfono se apagó.

Momentos después, “escuché una explosión, una explosión enorme”, dijo. “Y al segundo siguiente, alguien abrió la puerta del armario”.

Cuando la sacaron del armario, dijo, vio aproximadamente a 10 hombres rebuscando entre sus pertenencias, armados con rifles de asalto, un lanzagranadas y un machete.

Parte de la casa estaba en llamas, un incendio que arruinaría el edificio.

Durante la siguiente hora, el grupo la arrastró por un campo cercano hacia Gaza. Imágenes de seguridad de una granja solar cerca del kibutz, que circularon ampliamente en Internet, muestran al grupo derribándola repetidamente al suelo mientras luchaban por sujetarla. En un momento, un secuestrador la levantó y se la cargó a la espalda. El video la muestra agitándose con tanta fuerza y ​​sus piernas agitándose en el aire, que el hombre cayó al suelo.

«No quería dejar que me llevaran a Gaza como un objeto, sin luchar», dijo la Sra. Soussana. «Seguía creyendo que alguien vendría a rescatarme».

Los secuestradores intentaron sujetarla golpeándola y envolviéndola en una tela blanca, según muestra el vídeo. Incapaces de someterla, los atacantes intentaron, sin éxito, llevarla en bicicleta, dijo. Finalmente, la ataron de pies y manos y la arrastraron a través de las accidentadas tierras de cultivo hasta Gaza, dijo.

Estaba gravemente herida, sangraba mucho y tenía el labio partido, dijo. El informe del hospital preparado poco después de su liberación decía que regresó a Israel con fracturas en la cuenca del ojo derecho, la mejilla, la rodilla y la nariz y graves hematomas en la rodilla y la espalda. El informe indicó que varias lesiones estaban relacionadas con su secuestro el 7 de octubre, incluidos puñetazos en el ojo derecho.

Después de llegar al borde de Gaza, dijo  que, la metieron a empujones en un automóvil que la esperaba y la condujeron unos cientos de metros hacia las afueras de la ciudad de Gaza. La desató, la vistieron con uniforme paramilitar y la trasladaron a otro automóvil lleno de militantes uniformados. Le pusieron una capucha sobre la cabeza, aunque aún podía vislumbrar su entorno debajo de ella, dijo. Después de un corto viaje, la llevaron apresuradamente por una escalera y hasta una azotea, dijo.

Después de que le quitaron el capó, dijo Soussana, se encontró en una pequeña estructura construida en el techo de lo que más tarde se daría cuenta de que era una casa privada de lujo. Recordó que los militantes estaban ocupados sacando más armas de una caja. Luego los hombres armados se apresuraron escaleras abajo y ella se quedó sola, frente a una pared, con un hombre que decía ser el dueño de la casa y se hacía llamar Mahmoud, recordó.

“Después de un par de minutos, me dijo que podía darme la vuelta”. “Y me sorprendió”, añadió. «Me encuentro sentado en una casa en Gaza».

Dijo que a Mahmoud pronto se le unió un hombre más joven, Muhammad. Recordaba a Mahoma como un hombre regordete, calvo, de estatura media y con la nariz ancha.

Más tarde ese día, la vistieron con una gruesa prenda marrón que cubría su cuerpo, dijo. Le dieron tres pastillas, que dijeron que eran analgésicos. Fue la única vez que recuerda haber recibido algún tipo de medicamento en Gaza, y mucho menos tratamiento médico.

Equipada con un ventilador y un televisor, la habitación parecía haber sido preparada para su llegada, dijo. Dijo que había tres colchones, uno para ella y dos para los guardias.

Al principio de su cautiverio, sus guardias le encadenaron el tobillo al marco de la ventana, dijo. Alrededor del 11 de octubre, dijo, la cadena la llevó a un dormitorio de la planta baja. Entendió que pertenecía a uno de los hijos de Mahmoud y que su familia había sido trasladada a otro lugar.

La cadena se volvió a colocar en la manija de la puerta, dijo, junto a un espejo. Por primera vez desde su captura, pudo ver cómo se veía.

“Vi las cadenas y vi que tenía la cara toda hinchada y azul”, dijo.

“Y comencé a llorar”, dijo. «Este fue uno de los momentos más bajos de mi vida».

Durante las siguientes dos semanas y media de octubre, dijo Soussana, estuvo custodiada exclusivamente por Muhammad.

Recordó que la habitación estaba casi permanentemente envuelta en oscuridad. Por lo general, el telón estaba cerrado y hubo cortes de energía durante la mayor parte del día, dijo.

Ella dijo que Muhammad dormía fuera del dormitorio, en la sala de estar adyacente, pero con frecuencia entraba al dormitorio en ropa interior, preguntaba sobre su vida sexual y se ofrecía a masajear su cuerpo.

Cuando la llevó al baño, se negó a dejarla cerrar la puerta. Después de darle toallas sanitarias, Muhammad parecía particularmente interesado en el momento de su período, dijo. Dijo que había hablado en una mezcla de inglés básico y árabe; había aprendido un poco de árabe en la escuela y la familia de su madre (judíos de Irak) lo había hablado en ocasiones durante su infancia.

“Todos los días me preguntaba: ‘¿Te vino la regla? ¿Tuviste tu período? Cuando tengas tu período, cuando termine, te lavarás, te ducharás y lavarás tu ropa’”, recordó Amit

Cuando llegó, estaba agotada, asustada y desnutrida; su período duró solo un día. Logró convencerlo de que su menstruación continuó durante casi una semana, dijo.

Intentó humanizarse ante sus ojos preguntándole el significado de las palabras árabes que escuchaba en la televisión. También prometió que su familia lo recompensaría económicamente si la devolvían sin causar más daños a Israel, dijo.

Por las tardes, dos asociados de Muhammad se reunían con él en el apartamento y le llevaban comida cocinada, dijo. Parte de esta comida se la daban como única comida del día.

Los ataques israelíes en el vecindario se volvieron más frecuentes y aterradores, señalando que algunos rompieron las ventanas. A medida que los bombardeos se intensificaron, dijo, empezó a sentir lástima por los civiles y se preguntó por qué Hamas nunca había construido refugios antiaéreos para su gente.

“Lo sentí por ellos”, dijo Soussana. «Solo piensa en crecer así: da miedo».

Temprano en la mañana del asalto, dijo, Muhammad insistió en que se duchara, pero ella se negó, diciendo que el agua estaba fría. Sin inmutarse, la desató y la llevó a la cocina y le mostró una olla con agua hirviendo en la estufa.

Minutos más tarde, la llevó al baño y le dio agua caliente para que se la echara encima, dijo.

Después de lavarse durante unos minutos, escuchó su voz nuevamente desde la puerta, dijo.

“’Rápido, Amit, rápido’”, recordó que le dijo.

“Me di vuelta y lo vi parado allí”, dijo. “Con el arma”.

Recordó haber tomado una toalla de mano para cubrirse mientras él avanzaba y la golpeaba.

“Él dijo: ‘Amit, Amit, quítatelo’”, recordó. “Finalmente me lo quité”.

“Me sentó en el borde de la bañera. Y cerré las piernas. Y me resistí. Y siguió golpeándome y apuntándome con su arma a la cara”, dijo la Sra. Soussana. “Luego me arrastró al dormitorio”.

En ese momento, Muhammad la obligó a tener un acto sexual con él. Después de la agresión, Muhammad salió de la habitación para lavarse, dejando a Soussana sentada desnuda en la oscuridad.

Cuando regresó, ella recordó que él mostró remordimiento y dijo: «Soy malo, soy malo, por favor no se lo digas a Israel».

Ese día, Muhammad regresó repetidamente para ofrecerle comida, dijo Soussana. Sollozando en la cama, rechazó las ofrendas iniciales.

Sabiendo que ansiaba la luz del sol, dijo, se negó a abrir las cortinas, dejando la habitación a oscuras. Desesperada por la luz del día, aceptó la comida, creyendo que no tenía otra opción que aplacar a su abusador.

“No puedes soportar mirarlo, pero tienes que hacerlo: él es quien te protege, es tu guardia”, dijo. “Estás ahí con él y sabes que en cada momento puede volver a suceder. Eres completamente dependiente de él”.

Soussana dijo que sus captores la alejaron de la frontera después de un importante bombardeo que duró horas durante la noche. Basándose en el alcance de las explosiones y los fragmentos que captó en la televisión, más tarde concluyó que se trataba del inicio de la invasión terrestre de Gaza por parte de Israel el viernes 27 de octubre.

Al día siguiente, la llevaron a toda prisa a un pequeño coche blanco, dijo. El conductor se dirigió hacia el suroeste, hacia lo que más tarde le dijeron que era la ciudad central de Nuseirat.

“Muhammad está sentado en el asiento trasero junto a mí y me apunta con el arma”, dijo.

El auto se detuvo frente a lo que parecía una escuela de las Naciones Unidas y fue conducida a una calle muy transitada, recordó.

Dijo que la entregaron a un hombre que se hacía llamar Amir. La llevó escaleras arriba de un bloque de apartamentos cercano hasta otra casa privada, dijo.

Por primera vez en semanas, estaba libre de Muhammad, pero estaba aterrorizada de encontrarse con otra incógnita. “’Oh, Dios mío’”, recordó haberse preguntado. “’¿Qué va a pasar conmigo?’”

El hombre la condujo a un dormitorio y cerró la puerta detrás de ella, recordó. En el interior, encontró a dos mujeres jóvenes jugando a las cartas, junto a un hombre mayor acostado en una cama y una mujer mayor sentada en una silla, dijo. La señora Soussana vestía ropa tradicional de Gaza, recordó.

“Me miraron y yo los miré durante medio minuto”, dijo. “Entonces pregunté: ‘¿Son ustedes israelíes?’”

“¿Eres israelí ?” La Sra. Soussana recordó que una de las mujeres respondió.

Tres semanas después de su secuestro, Amit se reunió con otros cuatro rehenes. Abrazándolos, Soussana rompió a llorar.

Las identidades de los otros cuatro fueron compartidas con The Times con la condición  que sus nombres no se utilizaran para proteger a quienes aún están en cautiverio.

Unos días después de su llegada, la llamaron a la sala de estar del apartamento, recordó Soussana. Amir solía jugar aquí con sus hijos.

Ese día, los guardias envolvieron su cabeza en una camisa rosa, la obligaron a sentarse en el suelo, la esposaron y comenzaron a golpearla con la culata de una pistola, dijo.

Después de varios minutos, usaron cinta adhesiva para cubrirle la boca y la nariz, le ataron los pies y le colocaron las esposas en la base de las palmas, dijo. Luego la suspendieron, colgada “como una gallina” de un palo que se extendía entre dos sofás, causándole tal dolor que sintió que pronto se le dislocarían las manos.

Continuaron golpeándola y pateándola, centrándose en las plantas de sus pies, mientras simultáneamente le exigían información que creían que les estaba ocultando, dijo Soussana.

Ella todavía no entiende qué querían exactamente o por qué pensaron que estaba ocultando algo, dijo. En un momento, el jefe de guardia trajo una púa e hizo como si le pinchara el ojo con ella, alejándose justo a tiempo.

“Estuvo así durante unos 45 minutos”, dijo. “Me golpeaban, se reían y me pateaban, y llamaron a los otros rehenes para que me vieran”, dijo.

Recordó que los secuestradores la desataron y la devolvieron al dormitorio, diciéndole que tenía 40 minutos para presentar la información que querían o de lo contrario la matarían. Dijo que una de las jóvenes estaba tan asustada que le preguntó si tenía algún último mensaje para su familia.

A mediados de noviembre, los rehenes fueron separados: las dos mujeres más jóvenes fueron llevadas a un lugar desconocido, dijo, mientras que Soussana y la pareja mayor fueron conducidas a una casa rodeada de tierras de cultivo.

Encontraron la casa llena de pistoleros, quienes les ordenaron sentarse en el suelo. De repente, la mujer mayor empezó a gritar, dijo Soussana.

La mujer estaba mirando un pozo que descendía al suelo, dijo Soussana. “Escucho a uno de los conductores decirle: ‘No te preocupes, no te preocupes. Es una ciudad ahí abajo’”.

“Entonces me di cuenta”, dijo Soussana. «Vamos a entrar en los túneles».

 

Una escalera, varias escaleras y una serie de pasillos estrechos e inclinados condujeron a los tres rehenes a las profundidades del subsuelo, dijo.

Cuando llegaron al fondo, los guardias dijeron que estaban a 40 metros de profundidad, algo que esperaban tranquilizara a los rehenes, dijo: Las bombas israelíes no podrían alcanzarlos allí.

Dijo que un hombre armado y enmascarado los estaba esperando abajo. Inicialmente, comenzó a gritarles, diciéndoles que Israel había matado a su familia, pero luego se detuvo rápidamente, se quitó la máscara y adoptó un tono diferente.

Ella dijo que el hombre se presentó en inglés como Jihad y les dijo que su padre había trabajado en Israel e incluso había invitado a cenar a su jefe israelí, en los años en que los civiles israelíes todavía podían entrar a Gaza. A veces hablaba en hebreo. Jihad dijo que había aprendido algo viendo la televisión israelí y les cantó una canción famosa que había escuchado en un programa infantil, recordó la Sra. Soussana.

“Me sorprendió”. «De repente, era el tipo más humano que conocimos allí».

El suelo temblaba cada vez que un misil impactaba cerca, lo que le hacía temer que pudieran ser enterrados vivos, dijo. Los túneles estaban oscuros, húmedos y demasiado estrechos para que dos personas pudieran cruzarse. Y en su celda subterránea había tanta falta de aire que se quedaron mareados y jadeando después de dar unos pocos pasos, dijo.

Posteriormente, las tropas israelíes capturarían y fotografiarían el túnel. Identificó telas y colchones en las fotografías.

el-momento-de-la-liberacion
el-momento-de-la-liberacion

Sus captores pasaban poco más de una hora al día en el túnel, ascendiendo a niveles más altos durante la noche para tomar aire fresco, dijo Soussana. Los rehenes rogaron a los guardias que los trajeran también.

Después de varios días, los secuestradores cedieron, los trajeron de regreso a la superficie y los llevaron a otra casa privada.

Todavía estaban allí cuando Israel y Hamas acordaron un acuerdo de rehenes y una tregua temporal, que entró en vigor el viernes 24 de noviembre. Al día siguiente, los tres rehenes fueron llevados a una oficina en la ciudad de Gaza: el sitio de la detención final de la Sra. Soussana.

Cada día trajo esperanza y decepción. Nunca estuvo claro qué rehenes serían liberados ni cuándo.

El jueves 30 de noviembre, que resultó ser el último día completo de la tregua, los guardias estaban preparando el almuerzo cuando uno de ellos terminó una llamada telefónica y se volvió hacia Amit.

“Él dice: ‘Amit. Israel. Tú. Una hora’”, recordó la Sra. Soussana.

Al cabo de una hora la separaron del rehén mayor y la llevaron a través de la ciudad de Gaza. El coche se detuvo y una mujer con hijab subió al interior. Se trataba de otra rehén israelí: Mia Schem , que también estaba siendo liberada.

Los llevaron a un depósito de chatarra, recordó Soussana. A su alrededor, dijo, sus guardias se cambiaron de ropa civil a uniformes.

tristeza-en-la-cara-y-en-el-alma-de-amit-soussana
tristeza-en-la-cara-y-en-el-alma-de-amit-soussana

Finalmente, las dos mujeres fueron conducidas a la Plaza Palestina, una plaza importante en el corazón de la ciudad de Gaza, donde una ruidosa multitud esperó para ver como las entregaban a la Cruz Roja. Un video en las redes sociales mostró que Hamás luchaba por controlar a los espectadores, quienes rodearon el automóvil, se presionaron contra las ventanas y en un momento comenzaron a balancear el vehículo, dijo Soussana.

Después de unos minutos de tensión, los agentes de la Cruz Roja lograron trasladar a las mujeres a su jeep.

Mientras se acercaban a la frontera israelí, una funcionaria de la Cruz Roja le entregó un teléfono a la Sra. Soussana. Una persona que dijo ser soldado la saludó en hebreo.

“Él dijo: ‘Un par de minutos más y nos reuniremos con usted’”, dijo a Amit Soussana. “Lo recuerdo, comencé a llorar”.

Un informe de la ONU dijo que encontró «información clara y convincente» de que algunos rehenes sufrieron «violencia sexual relacionada con el conflicto».

New York Times

Traducido por Visavis.com.ar

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.