Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 22, 2024

Jordania: El tratado de paz con Israel es una opción estratégica y una fuente de fortaleza para nosotros; Son los palestinos quienes perderían más si lo revocamos


Últimamente se produjeron cada vez más llamamientos en Jordania para revocar el acuerdo de paz con Israel y romper completamente las relaciones bilaterales, y hubo incluso quienes acusaron al régimen jordano de traición por mantener este acuerdo. Estas voces se escucharon en las manifestaciones y protestas contra la guerra en Gaza que se han llevado a cabo en Jordania en las últimas semanas, especialmente por parte del movimiento jordano de los Hermanos Musulmanes.[1] También fueron escuchados después de que Jordania ayudara a frustrar el ataque con misiles y drones de Irán el 14 de abril contra Israel al interceptar algunas de estas amenazas, que atravesaron su espacio aéreo.[2]

 

Tras el ataque iraní, el ministro jordano de Relaciones Exteriores, Ayman Al-Safadi, se refirió los llamados a revocar el tratado de paz con Israel, y sostuvo que el tratado es una fuente de fortaleza para Jordania, especialmente porque permite al reino ayudar a los palestinos y promover su causa, como así también proteger Jerusalén y sus lugares santos. Revocar este acuerdo, enfatizó, no sólo no beneficiará a los palestinos, sino que los perjudicará al impedir que Jordania los apoye. Otros funcionarios jordanos también subrayaron que el tratado de paz con Israel es «una elección estratégica» de Jordania que beneficia a los palestinos. También señalaron que Jordania firmó este acuerdo con Israel sólo después de que los propios palestinos firmaran con ese país los Acuerdos de Oslo en 1993.

Argumentos similares fueron presentados por el periodista jordano Alaa Al-Qarala en su columna del 31 de marzo en el diario estatal Al-Rai, en la que se manifestó en contra de los llamados «populistas» a cancelar el tratado de paz con Israel. El periodista afirmó que el tratado beneficia a los palestinos mucho más que a los jordanos y que, si no fuera por este tratado, la causa palestina habría perecido hace décadas.

Lo siguiente son extractos traducidos de las declaraciones de los funcionarios jordanos y de la columna de Al-Qarala.

Altos funcionarios jordanos: Revocar el tratado de paz con Israel perjudicaría a los palestinos y su causa

En declaraciones al canal de noticias oficial de Jordania, Al-Mamlaka, el 14 de abril – el día después del ataque de Irán contra Israel, que Jordania ayudó a frustrar – el ministro de Relaciones Exteriores Ayman Al-Safadi se refirió a los llamados a revocar el tratado de paz de Jordania con Israel, diciendo: «El tratado actualizaba todos nuestros derechos y servía a nuestros intereses. Revocarlo no redundaría en interés de Jordania ni de los palestinos. Si pensáramos, aunque fuera por un momento, que revocarlo redundaría en interés de Jordania o de los palestinos, lo habríamos hecho, sin dudarlo… En realidad, esto perjudicaría tanto a Jordania como a Palestina y limitaría en gran medida nuestra capacidad de continuar cumpliendo nuestro papel principal y primario de brindar ayuda al pueblo palestino… El tratado de paz es una fuente de fortaleza para nosotros y nos permite continuar con nuestro papel de ayudar al pueblo palestino mientras protegemos nuestros intereses… El reino firmó el tratado de paz después de que los palestinos firmaron los Acuerdos de Oslo con Israel y todo el mundo árabe estuvo [involucrado] en negociaciones hacia una paz integral y duradera”.

Refiriéndose a los llamamientos en Jordania para cancelar el tratado de paz con Israel, Al-Safadi afirmó que «respetamos la opinión pública jordana» y añadió: «En 1994, cuando se firmó [el tratado], protegía nuestros intereses. Hemos recuperado todas nuestras tierras ocupadas, y el tratado consagró el papel especial de Jordania en la administración de los lugares sagrados para el islam y el cristianismo en Jerusalén. Si no fuera por este papel, se habría producido un vacío, e Israel lo habría aprovechado para imponer su propia soberanía y administración de los lugares santos en lugar de concedérselo a los palestinos». Al-Safadi sostuvo que los extremistas israelíes, entre ellos ministros del gobierno israelí, «quieren cancelar el tratado de paz, lo que nos llevaría de nuevo al punto de partida y a la cuestión de las fronteras y el conflicto, y nos haría perder nuestra capacidad de cumplir nuestro papel…” [3]

Otros funcionarios jordanos de alto rango también expresaron el compromiso de Jordania con el acuerdo de paz con Israel a la luz de los llamamientos en el reino para revocarlo. En una entrevista del 29 de marzo de 2024 con Sky News Arabia, el portavoz del gobierno de Jordania, Muhannad Mubaidin, acusó a los líderes de Hamás de populismo y de incitar al pueblo jordano contra su liderazgo. Estas figuras, dijo, están tratando de «obligar a Jordania a elegir opciones diferentes», pero «la paz es nuestra opción estratégica y el tratado de paz [con Israel] es lo que nos permite cumplir nuestro papel de aliviar las presiones sobre la gente en Cisjordania.»[4]

En una entrevista del 3 de abril de 2024 con el canal de televisión y plataforma digital Al-Mashhad, el presidente del Senado jordano, Faisal Al-Fayez, dijo que, después de la firma de los Acuerdos de Camp David entre Egipto e Israel, el monarca de Jordania en ese momento, el Rey Hussein, fue presionado para firmar un acuerdo similar con Israel, pero «no sucumbió a esta presión. Sólo después de que la Autoridad Palestina firmó los Acuerdos [de Oslo] con Israel el rey firmó el tratado [de paz] jordano-israelí. Así que, a no blandir consignas populistas basadas en nuestra posición…” [5]

Artículo en el diario estatal Al-Rai: Si no fuera por el tratado de paz, la causa palestina habría perecido

El periodista Alaa Al-Qarala expresó opiniones similares en su columna del 31 de marzo de 2024 en el diario estatal Al-Rai, titulada «Oh diseminadores de consignas populistas, estas [serían] las consecuencias de revocar el Tratado de Paz». En este sentido sostuvo que este tratado beneficia a los palestinos más que a Jordania, y que, si Jordania estuviera preocupada sólo por sus propios intereses, lo habría cancelado hace mucho tiempo.

El autor escribió: «Comencemos reconociendo que Jordania firmó el tratado de paz con la entidad ocupante [es decir, Israel] sólo después de que los propios palestinos, incluidas todas sus facciones, lo hicieran [firmando los Acuerdos de Oslo de 1993]. Y también hay que reconocer que los últimos que obtienen algún beneficio de este tratado son los propios jordanos. El punto más importante en el que debemos estar de acuerdo radica en la pregunta: ¿Qué derivaron los palestinos y su causa del acuerdo firmado con la entidad, y qué sucedería si Jordania decidiera revocarlo?…”

«Señoras y señores, es este tratado de paz el que nos ha permitido a lo largo de los años extender nuestro patrocinio a los lugares santos de Cisjordania, protegerlos, cuidarlos, renovarlos, mantenerlos y garantizar que los creyentes tengan acceso a ellos. Además, el tratado ha permitido a todos los palestinos viajar al [resto del] mundo a través de nuestro territorio, y ayudar a los palestinos a establecer el núcleo de su estado anhelado: un estado en las fronteras de 1967 con Jerusalén Este como su capital, por cuyo establecimiento hemos estado luchando desde [la firma del] tratado.”

“Si no fuera por este tratado – que ahora los lleva a acusarnos de traición y a difundir consignas populistas contra nosotros – los colonos [israelíes] habrían hecho lo que quisieran en Cisjordania y no habríamos podido enviar ni siquiera un grano de harina o una cama para tratamiento médico, ni ayuda en paracaídas para el pueblo de Gaza, que quiere acción y no retórica, incitación, división y manifestaciones que, además, no servirían de nada. Si no fuera por el tratado entre nosotros e [Israel] – y lo que digo no es ningún secreto – la causa palestina habría perecido hace un cuarto de siglo, y todos [los palestinos] habrían emigrado de [Palestina].”

«Si Jordania quisiera comportarse de manera egoísta con respecto a la causa palestina, habría cancelado el tratado hoy, no mañana. Pero la sabiduría y el sentido común nos obligan a mantenerlo mientras insistimos en el establecimiento de un Estado palestino cuya capital sea Jerusalén. Con este fin trabajamos junto con todos los socios del mundo para presionar a esta entidad [Israel] para que ponga fin a la lucha armada en toda Palestina, no sólo en Gaza.”

“Además, Jordania no dudó ni un momento en congelar todos los acuerdos [que se han firmado], suspender todos los que estaban programados para ser firmados y condicionarlos todos a poner fin a la agresión contra Gaza.[6] De hecho, Jordania expulsó al embajador israelí, cerró la embajada [israelí] [en Ammán] e [hizo campaña] en todo el mundo en nombre de los palestinos en un intento por poner fin a la agresión [israelí], exponer la narrativa israelí engañosa y romper el asedio [a Gaza ] por aire y por tierra, y está enviando [a los habitantes de Gaza] ayuda que está más allá de sus modestos medios y recursos.”

“En resumen, cancelar el tratado [de paz entre Jordania e Israel] no nos perjudicaría [a los jordanos]. Los últimos en perder serían Jordania y los jordanos, mientras que los primeros en perder serían los propios palestinos, los musulmanes y los árabes. Esto se debe a que revocar el tratado conduciría a la judaización y la pérdida de Jerusalén, junto con todos los lugares sagrados que contiene, y fortalecería el dominio de la ocupación sobre Cisjordania. Lo más significativo es que revocar el tratado significaría condenar a los palestinos a hacerlo. Vivimos bajo asedio para siempre, ¿y quién de ustedes quiere eso? Esta es una pregunta para todos, excepto para los populistas que reciben sus instrucciones del extranjero.»[7]

 

[1] Véase Informes de MEMRI: Despacho Especial No. 11251 – Régimen jordano furioso con Hamás y la Hermandad Musulmana: Están actuando para fomentar el caos en el Reino al servicio de Irán – 4 de abril, 2024; Despacho Especial No. 11226 – Llamados a operaciones terroristas contra Israel desde territorio jordano – Funcionarios de Hamás y la Hermandad Musulmana, clérigos cercanos a Qatar: Los jordanos deben comprar armas y someterse a entrenamiento militar; Luchar contra los judíos es un ‘deber islámico’ – 25 de marzo de 2024.

[2] Véase MEMRI Despacho Especial No. 11277 – Jordania explica su participación en frustrar el ataque de Irán contra Israel: Defendimos nuestras fronteras y a nuestro pueblo, nos oponemos a cualquier intento iraní de violar nuestra soberanía – 15 de abril de 2024.

[3] Almamlakatv.com, 14 de abril de 2024.

[4] Skynewsarabia.com, 29 de marzo de 2024.

[5] Almashhad.com, 3 de abril de 2024.

[6] La referencia es a la decisión de Jordania de noviembre de 2023 de congelar el acuerdo de agua por energía con Israel, establecida en una Carta de Intención firmada en el contexto de la Expo en Dubai en noviembre de 2021. Véase la Serie de Investigación y Análisis No. de MEMRI. 1615, El acuerdo de agua por energía entre Jordania e Israel: un interés jordano en medio de la oposición popular, 28 de diciembre, 2021. El 22 de noviembre de 2023, el diario en línea Rai Al-Youm informó que, según fuentes oficiales jordanas, Jordania había informado a los Emiratos Árabes Unidos de su decisión de retrasar la firma final del acuerdo, que iba a ser financiado por los Emiratos Árabes Unidos, como parte de la presión a Israel en el contexto de la guerra de Gaza. El diario también informó que, en una entrevista con Al-Jazeera TV, el ministro de Relaciones Exteriores de Jordania, Ayman Al-Safadi, declaró que el reino no firmaría el acuerdo. Raialyoum.com, 22 de noviembre de 2023.

[7] Al-Rai (Jordania), 3 de marzo, 2024.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.