Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 27, 2024

Israel puede permitirse un cambio de dirección estratégica en la guerra

Cualquiera que haya observado las ruinas de Gaza y esté familiarizado con los preparativos para entrar en Rafah puede permitirse la máxima flexibilidad para garantizar la liberación de los rehenes. No existe una victoria completa, que en todo caso podrá obtenerse por otros medios


Cualquiera que haya estado recientemente en la Franja de Gaza y haya visto de cerca lo que está sucediendo allí comprende que el Estado de Israel ha logrado en sus territorios la mayor parte de lo que se puede lograr por medios militares. La mayor parte de la Franja de Gaza está destruida. En el norte de la Franja de Gaza, el 70% de los edificios ya no son habitables. En el sur, según una estimación conservadora, la mitad de los edificios están destruidos.

Cuando buscaron un lugar para evacuar a las personas desplazadas que se encontraban actualmente en Rafah para que pudiera comenzar una operación militar, las FDI descubrieron que sólo en Deir al-Balah, donde nuestros combatientes no entraron, todavía había infraestructura de agua y alcantarillado alrededor de la cual se podían construir campamentos de refugiados para cientos de miles de personas. En el resto de Gaza, la infraestructura está destruida.

Destrucción en la Franja de Gaza.

La destrucción en la Franja de Gaza es casi completa. (AFP)

Más importante aún, un examen reciente relativamente preciso reveló que el 45% de los combatientes de Hamás y la Jihad Islámica fueron asesinados o capturados, y alrededor del 65% de la infraestructura de combate de la organización, incluidos túneles, lanzadores y producción de armas y cohetes, fueron destruidos o dañados irreparablemente. Esto no significa que un cohete no pueda volar aquí y allá, pero lo más probable es que caiga en la Franja de Gaza y que las FDI, con sus capacidades actuales, destruyan el lanzador en cuestión de minutos.

 

Eso no es todo. El pueblo de Gaza se encuentra en una crisis humanitaria de la que tardará años en recuperarse, y el Líbano e Irán ven la destrucción en Gaza y entienden lo que les sucederá si la guerra no termina pronto.

Irán también sufrió un doble golpe: una vez que su ataque fracasó, y otra vez, según los informes, Israel respondió. Al parecer, la Guardia Revolucionaria entiende que aún no se ha alcanzado un equilibrio estratégico a favor de Irán en su lucha contra Israel, a pesar de que sus representantes siguen siendo leales a él. Israel tiene la capacidad de infligir más daño y pérdidas a Irán hoy que el régimen de los ayatolas en Israel. Lo más importante es que Teherán se ha dado cuenta de que existe la posibilidad de que se forme una coalición regional occidental en su contra por iniciativa de Washington y Jerusalem.

Intercepciones de misiles iraníes durante la noche.

Intercepciones de misiles iraníes durante la noche del ataque. La defensa de la coalición de defensa de Israel derribó el 99% de los misiles y drones. (EPA)

En la situación actual, las FDI han demostrado su capacidad para escalar y terminar el trabajo, es decir, para desmantelar completamente las capacidades militares de Hamás. Quien haya seguido los preparativos de las FDI para entrar en Rafah y el plan inteligente que ya ha sido aprobado para su aplicación comprende que la victoria militar de Hamás y de la Jihad Islámica está al alcance de la mano y que los ejércitos terroristas pronto volverán a ser organizaciones terroristas cuyo peligro es menor y que pueden ser tratadas como el terrorismo en Cisjordania.

 

La afirmación de que la presión militar no mueve a Hamás simplemente no es cierta. Y la prueba es la repentina voluntad de Hamás de negociar un acuerdo debido a la amenaza de una entrada de las FDI en Rafah.

Cuatro obstáculos

En esta situación, hay cuatro obstáculos que se interponen en el camino para derrotar a Hamás y poner fin a la guerra con la victoria, incluso en el ámbito norte. La tarea más importante ahora es lograr la liberación de los abducidos, de todos. En segundo lugar en importancia está la necesidad de poner fin a la guerra de desgaste en el norte manteniendo a Hezbolá fuera del alcance y disparando directamente contra nuestras comunidades. En tercer lugar de la lista de prioridades está la necesidad de encontrar un sustituto para la administración civil en la Franja de Gaza en lugar de Hamas. Y la cuarta, sumamente importante, es restaurar la legitimidad que se ha erosionado casi por completo, para seguir luchando y defendiéndonos. En pocas palabras, ahora necesitamos un cambio en nuestra relación con la administración estadounidense, con nuestros aliados en el campo democrático occidental y con los países de la región que pertenecen a este campo y se oponen a Irán.

 

Estas cuatro tareas son alcanzables. El Estado de Israel, después de haber demostrado una capacidad militar impresionante en Gaza y el Líbano y, según los informes, también en Irán, ahora puede permitirse el lujo de tener en cuenta las limitaciones y cambiar de dirección. No renunciar a la intención y al esfuerzo de derrotar a Hamás y alejar a Hezbolá de la frontera, sino sólo cambiar la estrategia y los métodos de guerra, es decir, las tácticas que usaremos para continuar la lucha por otros medios.

 

Con respecto a los abducidos, se puede mostrar la máxima flexibilidad con una condición: que al final del proceso, todos los abducidos que están vivos y los que no están vivos serán devueltos. En la situación actual, no hay necesidad de alarmarse y disuadirse por la exigencia de Hamás de poner fin a la guerra. Altos funcionarios de las FDI, el Shin Bet y el Mossad están de acuerdo en que lo que aún no hemos hecho para derrotar a Hamás puede completarse por otros medios y métodos de guerra que requerirán mucha más sabiduría, astucia, inteligencia y tiempo, pero que producirán los resultados deseados en un futuro próximo y permitirán que tanto los residentes del Negev occidental como los residentes de la frontera libanesa regresen a sus hogares en condiciones de seguridad. Todo esto a condición de que el escalón político entienda que este esfuerzo no es sólo cinético y se extiende en el tiempo y requerirá muchos recursos, incluyendo mano de obra y presupuestos.

También es importante señalar, con respecto a los secuestrados, que es imposible establecer un paralelismo entre la situación actual y la rendición de Israel a Hamás cuando liberó a Gilad Shalit de su cautiverio. Así que nos rendimos a Hamás sin cobrarle un precio y sin crear una contra disuasión. Entonces, le dimos a Hamás todo lo que quería.

Gilad Shalit regresa a Israel en octubre de 2011 después de más de cinco años en cautiverio de Hamas en Gaza.

Gilad Shalit regresa a Israel en octubre de 2011 después de más de cinco años en cautiverio de Hamás en Gaza. (Archivo)

Esta vez, cuando el Estado de Israel acceda a muchas de las demandas de Hamás, incluido el cese de las hostilidades, Yahya Sinwar y sus hombres que abandonaron los túneles –si es que salieron de allí o permanecerán allí como Hassan Nasrallah en el búnker– tendrán que lidiar con los gazatíes, la mayoría de los cuales volverán a sus hogares y verán que no les queda nada. Entonces también será más fácil establecer un gobierno civil alternativo para Hamás en Gaza, basado en los lugareños y en una fuerza de tarea interárabe a la que no se le pedirá que ingrese a la Franja de Gaza con bayonetas de las FDI, sino como alguien que viene a ayudar a los Hermanos Árabes sin tener que recibir la bendición de Mahmoud Abbas.

Lo que no es menos importante es que Israel rehabilite la legitimidad que tiene en los Estados Unidos y en la arena internacional y cierre el sobregiro creado en la conciencia internacional en nuestro detrimento. Como beneficio adicional, incluso podríamos obtener la normalización con Arabia Saudita.

En cuanto al Líbano, después  que termine la guerra en Gaza será más fácil llegar a un acuerdo. Y si pronto vemos a Nasrallah tirando de sus pies, las FDI se embarcarán en una guerra limitada para la que ya están preparadas. En cuanto al arsenal de misiles y otras armas de destrucción que los iraníes han entregado a Hezbolá en el Líbano, el Estado de Israel, con la ayuda de sus aliados estadounidenses, se ocupará cuando llegue el momento de una gran confrontación con Irán sobre la cuestión nuclear.

Demolición de casas en el sur del Líbano tras los ataques de las FDI.

Demolición de casas en el sur del Líbano tras los ataques de las FDI. (Ynet)

Una fuente de alto rango de las FDI dice que el Líbano hace tiempo que se ha desviado de la condición de representante y forma parte del sistema militar iraní, y que así es como debe tratarse, siempre que el escalón político del Estado de Israel comprenda que todavía nos espera una larga campaña, y que una larga campaña debe dar prioridad a las misiones, y que ahora estamos en una situación en la que podemos permitirnos preferir la paz de los rehenes y el fin de la guerra de desgaste en la frontera libanesa al colapso total de Hamás y la Jihad Islámica en Gaza.

«Cada perro tendrá su día», dice el proverbio árabe, y debemos profundizar en la sabiduría práctica que encarna este proverbio. El Estado de Israel, el gobierno de Israel y sus fuerzas de seguridad se encuentran ahora en un fatídico punto de inflexión, y debemos tener el coraje, el intelecto, la astucia y la unidad interior para cambiar de dirección: liberar a los secuestrados y recibir legitimidad para continuar la guerra por otros medios.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.