Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo junio 23, 2024

Apoyo en medio de la oscuridad


La Haya Manifestacion de apoyo a Israel. Ana Jerozolimski

Hace meses que Israel en especial y el pueblo judío en general, vivimos una sensación de profunda incomprensión por parte de la comunidad internacional – y está claro que este término es demasiado generalizador- respecto a la situación con la que lidia Israel y por qué tuvo que lanzar la guerra contra Hamas tras la masacre en el sur del país. Por eso, es importante mostrar las luces y por qué solemos decir que aún en medio de tantos problemas, no estamos solos.

Cuando llegamos a La Haya hace pocos meses con una delegación de familiares de israelíes secuestrados por Hamas, que viajaron para demandar a Hamas ante el Tribunal Penal internacional,  una multitud aguardaba con banderas de Israel y carteles clamando por la liberación de todos.

La emoción era indescriptible. Por los textos, por el abrazo, por la convicción, y porque estaba claro que allí no había solamente judíos holandeses. En realidad, quizás la mayoría no lo era.

Súbitamente, oímos el sonido del Shofar, que siempre estremece. Recordamos lo que nos dijeron de niños en la escuela….que ese sonido abre las puertas del cielo a las plegarias , que hace que Dios escuche. Y eso es lo necesario hoy.

Quien tocaba el shofar era Albert Oosting, junto a quien estaba su amigo y compañero de marcha en su apoyo al pueblo judío, Brecht.

 

Habían llegado del pueblo de Haarlem, ubicado a unos 40 kms de La Haya, viajando especialmente para esperar a los familiares de los secuestrados.Y tratándose de viajes, contaban que van frecuentemente a Israel. “Vamos a menudo porque amamos a Israel, amamos al Dios del pueblo judío y por lo tanto amamos a su pueblo”, sostienen.

Es difícil ponerles etiqueta. Aclaran que “no  somos cristianos,  somos de los gentiles que se consideran parte de Israel”. Teológicamente, aclaran, eso significa que “no consideramos que los judíos tengan que transformarse nunca en  cristianos sino que los cristianos tienen que volverse orientados hacia los judíos”. Para aclararlo más, agregan: “Nos consideramos pertenecientes al pueblo de Dios”.

Les preguntamos sobre la impresionante recepción que tuvimos quienes llegamos de Israel. Los abrazos, las rosas, los gritos con llantos “Am Israel Jai”, de dónde viene todo ese amor.

“ Viene de la Biblia.  No nos llamamos religiosos, pero nos consideramos como creyentes en el Dios de Israel, obedecemos la Torá con todos los mandamientos. Leemos en el Nuevo Testamento que el Mesías de Israel volverá próximamente porque el pueblo de Israel está regresando a Israel, ¿por qué? Porque el Mesías llegará y lo esperamos… Es por eso que estamos aquí!”.

Les comentamos sarcásticameente que cuando llegue, tendrá mucho trabajo para hacer… “Así es” dicen con amplia sonrisa.

“Creo que lo que está ocurriendo en Israel, pero también las dificultades en Gaza, es una guerra espiritual”, dice Albert. “ Es por eso que toco el Shofar, porque el Shofar es un instrumento espiritual. Cuando Gideón tocó el shofar lo hizo con su mano derecha.  ¿Y qué dijo Dios? – “los liberaré con mi mano derecha.”

Volvemos a los horrores del 7 de octubre y preguntamos cómo se sintieron al escuchar las noticias. “En  shock. No hay otras palabras para decir que es puro mal. Y estábamos completamente conmocionados. Fue horripilante y no entendemos cómo ahora todo el foco es cuestionar lo que hace Israel, aunque está luchando contra la pura maldad. Y la gente será juzgada por la responsabilidad de sus actos. Y es por eso que estamos aquí, para apoyar la demanda ante la Corte Penal Internacional”.

La delegación de las familias en La Haya. De fondo, el edificio del Tribunal Penal Internacional

 

Sin que lo preguntemos directamente, Albert analiza un aspecto muy concreto de la situación actual: “La gente dice que hay que interrumpir la guerra – pero si Netanyahu interrumpe ahora, en 2 años nuevamente, cuando el Hamás vuelva a comenzar, habrá 25.000 víctimas…  y lo repetirá una y otra vez. Por lo tanto, hasta que Hamás no sea destruido, se no puede detener la lucha. Seguir así, con ese riesgo, no es una opción”.

 

Y para terminar con luz, recordemos la emoción del Hatikva en medio de esa multitud, en apoyo a Israel y a los familiares de los secuestrados que estaban en el estrado, incluyendo secuestrados liberados en noviembre, y el clamor Am Israel Jai.

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.