Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles mayo 22, 2024

Las profundas diferencias entre la propuesta egipcia de un acuerdo entre Israel y Hamás y la propuesta presentada por Hamás


Introducción

El 6 de mayo de 2024, Hamás anunció que había aceptado la propuesta egipcia de alto el fuego, en el contexto de las negociaciones para la liberación de los 132 rehenes israelíes retenidos en Gaza. Sin embargo, un examen de la versión del acuerdo aceptada por Hamás revela que el movimiento introdujo cambios fundamentales en los objetivos del acuerdo y en su contenido, modificando las condiciones del acuerdo a favor de Hamás y contra Israel.

El diario libanés Al-Akhbar, afiliado a Hezbollah que ha estado luchando junto a Hamás contra Israel, publicó el 1 de mayo el texto completo de la propuesta egipcia de alto el fuego, y el 6 de mayo publicó el texto del acuerdo que Hamás afirmó haber aceptado. Una comparación de los dos textos revela los cambios fundamentales realizados por Hamás.

En la versión del texto de Hamás, Israel debe en la primera fase liberar a todos los presos palestinos que Hamás considera figuras clave, mientras que Hamás entregará sólo a 33 rehenes israelíes, a los que denomina «detenidos», independientemente de si están vivos o muertos. De este modo pretende limitar el poder de negociación de Israel en fases futuras del acuerdo y permitir a Hamás conservar sus propias cartas de triunfo.

En la versión del texto de Hamás, el movimiento no está obligado a proporcionar detalles completos y claros sobre la identidad o el estado de ninguno de los rehenes israelíes, y puede liberar menos rehenes vivos de los especificados en la propuesta original, recibiendo a cambio un número mayor de presos palestinos (incluidos los presos que cumplen condenas prolongadas). También puede determinar la identidad de los presos palestinos que serán liberados, e Israel no tiene derecho a vetarlos.

El texto de Hamás también impone el fin de la guerra, como Hamás ha exigido desde el inicio de las negociaciones. Asimismo, designa la retirada de Israel de la Franja de Gaza y la reconstrucción de la Franja como objetivos del acuerdo, junto con los objetivos esbozados en la propuesta egipcia, a saber, la liberación de los civiles y soldados israelíes capturados «en cualquier período de tiempo» y el logro de «calma sostenible». El texto de Hamás exige la retirada total de Israel de la Franja de Gaza antes de la segunda fase del intercambio de presos, que incluirá a hombres israelíes –tanto civiles como soldados– que todavía estén vivos.

El texto del acuerdo que aceptó Hamás omitió todas las limitaciones y calificaciones que figuraban en la propuesta egipcia destinada a impedir que Hamás resurgiera militarmente. Hamás eliminó la prohibición de ese acuerdo de reconstruir su infraestructura militar junto con la prohibición de traer equipo militar a la Franja de Gaza. Asimismo, Hamás busca en su texto una libertad de movimiento ilimitada y un regreso a los hogares que no se limite únicamente a los civiles como se afirma en el texto egipcio.

Además, el texto de Hamás omitió todas las restricciones y reservas incluidas en la propuesta egipcia que pretendían impedir que Hamás reconstruyera sus capacidades militares. Eliminó el texto que especificaba que sólo se permitiría regresar a «civiles desarmados» a sus hogares en Gaza, así como el texto que restringía la libertad de movimiento de los agentes armados y prohibía a Hamás reconstruir su infraestructura militar o traer equipo militar a la Franja de Gaza.

En su versión del texto, Hamás pretende aumentar la participación de la ONU, y en particular de la UNRWA, en la implementación del acuerdo. En este sentido, menciona a la ONU como garante del acuerdo junto con Egipto, Qatar y Estados Unidos, y nombra específicamente a la UNRWA –que de hecho es la única agencia mencionada explícitamente en el texto– como una de las organizaciones que distribuirá la ayuda «en todas las áreas» de la Franja de Gaza […] a lo largo de todas las etapas del acuerdo». Esta situación se produce en el contexto de los esfuerzos por minimizar las operaciones de la UNRWA debido a las acusaciones de que los empleados de la agencia estuvieron involucrados en actividades terroristas.

Además, Hamás agregó una exigencia de compensación para todos los individuos perjudicados por la guerra, que no existía en la propuesta egipcia.

Este informe examina las diferencias fundamentales entre la propuesta egipcia de alto el fuego y el texto modificado que Hamás anunció que había aceptado.

Hamás liberará a “rehenes vivos o cadáveres” a cambio de un mayor número de presos palestinos

Como se mencionó, contrariamente a la propuesta egipcia de alto el fuego, que exige que Hamás libere a 33 rehenes israelíes vivos en la primera fase del acuerdo, la versión de Hamás del texto afirma que el movimiento liberará a 33 rehenes, «vivos o cadáveres».

El texto egipcio exige que Hamás libere «al menos a 33 detenidos, hombres o mujeres, incluidos todos los detenidos israelíes que están vivos entre las mujeres (civiles y soldados), los niños (menores de 19 años), los ancianos (mayores de 50), los enfermos y los heridos.» Por el contrario, la cuarta cláusula del acuerdo propuesto por Hamás omite las palabras «todos» y «al menos», y agrega entre paréntesis las palabras «[rehenes] vivos o cadáveres» cuando se refiere a los 33 «detenidos» israelíes. El texto de Hamás también define específicamente como «niños» sólo a los menores de 19 años «que no sean soldados» y promete liberar sólo a «civiles enfermos y heridos».

El número de presos palestinos que Israel debe liberar a cambio de sus rehenes también es mayor en el texto de Hamás, en comparación con la propuesta egipcia. El acuerdo egipcio establecía que, a cambio de cada niño o mujer civil liberado por Hamás, Israel liberaría a «20 niños y mujeres», pero la cuarta cláusula de la versión de Hamás establece en cambio que Israel debe liberar a 30 de esos presos. Tanto la versión de Egipto como la de Hamás afirman que los presos serán liberados de acuerdo con las listas proporcionadas por Hamás y según la cantidad de tiempo que los presos hayan cumplido.

De manera similar, Hamás aumentó el número de palestinos liberados a cambio de cada «detenido israelí vivo entre los detenidos ancianos (mayores de 50 años), los enfermos y los civiles heridos» de 20 a 30, de acuerdo con una lista proporcionada por Hamás y sobre la base del tiempo cumplido en prisión. Hamás también agregó la palabra «civiles» para eliminar de esta categoría a los hombres enfermos y heridos menores de 50 años (a todos los cuales Hamás define como soldados).

Israel liberará a más presos de alto perfil, no tendrá derecho de veto e incluso los liberará en Cisjordania

Otra forma en que Hamás cambió la propuesta en detrimento de Israel es evidente en la sección sobre la liberación de mujeres soldados israelíes. La propuesta egipcia establece que, a cambio de cada mujer soldado liberada por Hamás, Israel liberará a «20 [presos palestinos que cumplen] cadenas perpetuas y 20 [presos] a quienes no les quedan más de 10 años de sentencia, según las listas proporcionadas por Hamás, e Israel [conserva] derecho de veto (para no más de 200 nombres)». Por el contrario, el texto de Hamás aumentó el número de presos palestinos liberados por cada soldado israelí y eliminó la referencia al derecho a veto de Israel. El final de la cuarta cláusula del texto de Hamás establece que Israel liberará «50 presos por cada mujer soldado israelí liberada (30 [cumpliendo] cadenas perpetuas y 20 [cumpliendo] sentencias variables), según las listas proporcionadas por Hamás». Es decir, Hamás aumentó el número de presos que deben ser liberados, y específicamente el número de presos de alto perfil que cumplen condenas prolongadas. También eliminó por completo la frase que concedía derecho de veto a Israel.

Hamás eliminó otra frase importante de la propuesta egipcia, que establecía que «todo prisionero que cumpla cadena perpetua y cuya liberación se decida será liberado en el extranjero o en la Franja de Gaza», es decir, no en Cisjordania. La omisión de esta frase permite a Hamás exigir la liberación de presos de alto perfil en Cisjordania, fortaleciendo así su infraestructura terrorista allí.

Cronología del intercambio de presos modificada en detrimento de Israel

Según la propuesta egipcia original, Hamás debía liberar a «tres detenidos israelíes el primer día del acuerdo, y luego tres detenidos más cada tres días, empezando por todas las mujeres (civiles y soldados), hasta el día 33». Por el contrario, la quinta cláusula de la versión de Hamás cambió esta frase para que diga: «Hamás liberará a tres detenidos israelíes el tercer día del acuerdo, y posteriormente a tres detenidos más cada siete días, empezando por las mujeres (civiles y mujeres soldados) siempre que sea posible. » Es decir, el texto de Hamás extiende significativamente el período de intercambio de presos, facilitando así que el movimiento evada la implementación total del acuerdo.

Más adelante, en la quinta cláusula del texto de Hamás aparece otra frase que no estaba presente en la propuesta egipcia. Dice: «En la sexta semana, Hamás liberará a todos los civiles detenidos restantes incluidos en esta fase», es decir, del grupo de 33 rehenes.

El texto agregado por Hamás a la cláusula también le otorga el derecho exclusivo de determinar la identidad de los presos liberados por Israel. Mientras que la propuesta egipcia establecía que Israel liberará «un número apropiado y acordado de presos palestinos de las cárceles israelíes, de acuerdo con listas acordadas», el texto de Hamás dice: «Israel [liberará] el número acordado de presos palestinos de las cárceles israelíes según las listas que presentará Hamás«. En otras palabras, según la propuesta de Hamás, si bien Israel no tiene voz y voto sobre la identidad de los rehenes liberados por Hamás, Hamás puede dictar plenamente las identidades de los presos liberados por Israel.

Hamás exige la liberación de más presos de alto perfil, incluidos aquellos que lucharon en Gaza, a cambio de los cuerpos de los rehenes israelíes, no sólo de los rehenes vivos

Las obligaciones reducidas del acuerdo para Hamás y las mayores obligaciones para Israel también se reflejaron en una propuesta adicional de Hamás que enfatizaba que «en el caso» de que no queden rehenes vivos en las categorías de los que serán liberados en la primera fase, liberará los cuerpos de rehenes muertos.

La propuesta egipcia decía: «A más tardar el día 7 [de la implementación del acuerdo], Hamás proporcionará una lista del resto de los detenidos en los grupos antes mencionados (más allá de los 33 [antes] mencionados), para que puedan ser liberados a partir del día 34, junto con una extensión del cese de la actividad militar por un número de días de acuerdo con el número de detenidos restantes (un día adicional por cada detenido adicional liberado)». A cambio, «la parte israelí liberará a un número apropiado y acordado de presos palestinos de las prisiones israelíes, de acuerdo con las listas acordadas».

Sin embargo, la propuesta de Hamás dice algo completamente diferente, en la Sección 5: «Para el día 7 [de la implementación del acuerdo] en la medida de lo posible, Hamás proporcionará información sobre el número de detenidos israelíes que serán liberados en esta [primera ] fase. El día 22, la parte israelí liberará a todos los presos del acuerdo de intercambio por Shalit que fueron arrestados nuevamente. En el caso de que el número de detenidos israelíes vivos programados para ser liberados sea inferior a 33, este número se compensará con cadáveres de rehenes de esas categorías para esta fase. A cambio, Israel liberará a todas las mujeres y niños (menores de 19 años) arrestados en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre de 2023, y esto tendrá lugar en la semana 5 de esta fase.

En otras palabras, Hamás exige el derecho a guardar silencio sobre cuáles de los rehenes siguen vivos y no está obligado a liberar a 33 rehenes vivos en la primera fase. A cambio de esto, exige la liberación de presos de alto perfil adicionales junto con la liberación de todos los presos liberados en el acuerdo de intercambio por el soldado Gilad Shalit que desde entonces han sido arrestados nuevamente (una demanda que nunca apareció en la propuesta egipcia), así como de los terroristas arrestados durante la actual guerra en Gaza.

Además, cabe señalar que Hamás también ha realizado cambios fundamentales en la cláusula que se refiere al intercambio de cuerpos y restos humanos en la tercera fase del acuerdo. Mientras que la propuesta egipcia mencionaba un intercambio de «todos los cuerpos y restos de los fallecidos en poder de ambas partes», el texto de Hamás omite la palabra «todos», lo que permite a Hamás retener cuerpos y restos de los israelíes.

Garantías de que no se volverá a arrestar a los terroristas liberados y demandas de mejores condiciones para los presos en las cárceles israelíes

El texto del nuevo acuerdo presentado por Hamás incluye demandas legales para Israel en todo lo relacionado con los presos que serán liberados, así como para los presos que permanecerán en prisión israelí. Según la propuesta egipcia, Israel debía comprometerse sólo a «no volver a arrestar a los presos palestinos liberados por los mismos cargos por los que fueron arrestados anteriormente». En contraste, la Sección 6 del texto que Hamás aceptó dice: «Deben completarse todas las medidas legales exigidas que garanticen que los presos palestinos liberados no serán arrestados nuevamente por los mismos cargos por los que fueron arrestados anteriormente». Asimismo, una frase añadida (Sección 8) establece: «Todas las medidas y todas las sanciones impuestas contra los presos y detenidos en prisiones y centros de detención israelíes desde el 7 de octubre de 2023 serán canceladas y se mejorarán sus condiciones, incluso para los arrestados después de esta fecha.»

Demandas de Hamás a nivel militar: “acelerar la retirada de Israel de la Franja de Gaza y al mismo tiempo reducir el número de rehenes israelíes liberados a cambio; conceder a los militantes libertad de movimiento”; No hay prohibición de reconstruir la infraestructura militar

En los cambios introducidos por Hamás destacan también sus esfuerzos por acelerar la retirada de Israel de Gaza y al mismo tiempo reducir el número de rehenes que Hamás liberará a cambio. Por ejemplo, según la propuesta egipcia, la primera fase del acuerdo implicará un cese temporal de la acción militar de ambas partes y la retirada de las fuerzas israelíes hacia el este, lejos de las zonas densamente pobladas «hacia una zona cercana a la frontera israelí», » en todas partes de la Franja «excepto en el Valle de Gaza». Sin embargo, Hamás modificó este pasaje para afirmar que las fuerzas israelíes se retirarán «a un área a lo largo de la frontera israelí en todas partes de la Franja, incluido el Valle de Gaza», y aclaró que esto significa el eje Netzarim y la rotonda de Kuwait.

Además, este párrafo de la propuesta original presentada a Hamás establece que la retirada israelí de la calle Al-Rashid (en el oeste de la Franja, en la costa) hacia el este hasta la calle Salah Al-Din (la carretera que divide la Franja de norte a sur) ) se producirá el séptimo día del acuerdo, después de la liberación de todas las mujeres, mientras que la versión modificada de Hamás de este pasaje afirma que esta retirada se producirá ya al tercer día, después de la liberación de sólo tres rehenes. A diferencia de la propuesta egipcia, también estipula que la retirada israelí a la calle Salah Al-Din debe ser «completa» y debe incluir «el desmantelamiento completo de las posiciones militares [de Israel] en toda esta área».

La propuesta egipcia establece que el siguiente paso de la retirada de las fuerzas israelíes, desde el centro de la Franja de Gaza  -(especialmente desde el eje Netzarim y la rotonda de Kuwait), al este de la carretera Salah Al-Din, hasta una zona cercana a la frontera – se producirá el día 22, tras la liberación de dos tercios de los 33 rehenes que debían ser liberados en la primera fase del acuerdo, mientras que la versión de Hamás afirma que esta retirada se producirá después de la liberación de sólo la mitad de los rehenes vivos cuya liberación está prevista durante la primera fase. También aquí Hamás agregó la exigencia de que la retirada de Israel incluya el desmantelamiento completo de sus posiciones militares en toda la zona de la que se retira, y en el pasaje que habla del «continuo regreso de los civiles desplazados a sus lugares de residencia en el norte de la Franja de Gaza», volvió a eliminar la palabra «civiles».

La propuesta de Hamás busca dificultar que Israel recopile información de inteligencia sobre el reagrupamiento del ala militar de Hamás durante el cese temporal de las operaciones militares. La propuesta egipcia pedía la suspensión de los vuelos de reconocimiento israelíes sobre la Franja de Gaza durante ocho horas al día y diez horas los días de intercambio de presos. En la propuesta de Hamás, estos plazos se han ampliado a 10 horas y 12 horas, respectivamente.

La versión de Hamás pretende también garantizar la presencia de hombres del movimiento entre los desplazados a los que se permite regresar a sus hogares. En la propuesta egipcia, la sección sobre la primera fase del acuerdo establece que los residentes a los que se les permitirá regresar serán «civiles desarmados». Hamás eliminó esta frase y en su lugar agregó entre paréntesis que los desplazados comenzarán a regresar «sin portar armas durante su regreso», lo que implica que los terroristas podrán rearmarse más tarde. Además, mientras que la propuesta original hablaba de «libertad de movimiento para los residentes civiles en todas las áreas de la Franja», la versión de Hamás omite la palabra «civil», exigiendo así también libertad de movimiento para sus agentes militares.

Además, según la propuesta de Hamás, la segunda fase del acuerdo está condicionada a una retirada total de las fuerzas israelíes de la Franja de Gaza. En este punto afirma que esta fase comenzará con «el anuncio del retorno de la calma sostenible (cese de las acciones militares y hostiles)» antes de comenzar la segunda ronda de intercambio de presos. También habla de liberar «a todos los [rehenes] israelíes varones que aún viven (civiles y soldados) a cambio de un número acordado de presos y detenidos [palestinos]… y la retirada completa de las fuerzas israelíes de la Franja de Gaza». La palabra «completa» no formaba parte de la propuesta original y fue agregada por Hamás.

Cabe destacar que en la sección que trata de la tercera fase del acuerdo, Hamás eliminó de la versión egipcia un pasaje destinado a impedirle reconstruir sus infraestructuras e instalaciones militares y recuperar su fuerza militar. La frase eliminada decía que «la parte palestina se abstendrá de reconstruir las infraestructuras e instalaciones militares y de importar cualquier equipo militar, materia prima u otros componentes utilizados con fines militares».

Hamás introdujo cambios que permitirían a sus agentes militares salir de la franja a través del cruce de Rafah para recibir tratamiento médico desde el primer día de la primera fase del acuerdo, mientras que la propuesta original lo permite sólo «a partir del día 14″ del acuerdo. » La versión de Hamás también estipula que el número de militantes a los que se les permitirá salir para recibir tratamiento médico será «no menos de 50», y agrega que «se levantarán las restricciones a la circulación [a través del cruce de Rafah] y el movimiento de bienes y comercio [ también] se reanudará sin restricciones.»

Hamás hace de la reconstrucción de la Franja de Gaza uno de los objetivos del acuerdo, exige que los arreglos para ello comiencen en la primera fase, antes de la liberación de todos los rehenes, y también exige compensación para todos los afectados por la guerra

Los cambios introducidos por Hamás también afectan a la participación de las organizaciones internacionales en la aplicación del acuerdo, en la prestación de ayuda humanitaria y en la reconstrucción de la Franja. Hamás incorporó una referencia a la ONU como uno de los garantes del acuerdo, junto a Egipto, Qatar y EE.UU., así como una referencia explícita a la UNRWA como uno de los elementos que se encargarán de la ayuda. Esto es una contramedida a los intentos de minimizar el papel de la UNRWA, debido a las acusaciones de que sus miembros ayudaron a Hamás e incluso participaron en el ataque terrorista del 7 de octubre. La décima cláusula de la sección que trata de la primera fase del acuerdo establece que «la ONU y sus agencias, incluida la UNRWA, y otras organizaciones internacionales trabajarán para proporcionar ayuda humanitaria en toda la Franja de Gaza y continuarán haciéndolo en todas las fases del acuerdo».

Si bien la propuesta egipcia establece que, en la primera fase del acuerdo, se facilitará la entrada de ayuda humanitaria, materiales de socorro y combustible: «500 camiones, incluidos 50 camiones de combustible, 250 de los cuales serán para el norte [de la Franja], » la tercera cláusula de la propuesta de Hamás establece que «desde el primer día… 600 camiones por día, 50 de ellos de combustible, de los cuales 300 destinados a la zona norte» entrarán en la Franja.

Al comienzo del documento, Hamás insertó un pasaje que designaba la reconstrucción de la Franja de Gaza como uno de los objetivos del acuerdo. Mientras que la propuesta original afirmaba que el objetivo del acuerdo marco, además del intercambio de presos, es lograr una «calma sostenible, incluida la aplicación de lo necesario para lograr un alto el fuego», la versión de Hamás afirma que el objetivo es lograr «un retorno a la calma sostenible, de modo que se logre un alto el fuego permanente, así como la retirada de las fuerzas israelíes de la Franja de Gaza y la reconstrucción».

En cuanto al cronograma de la reconstrucción, la versión de Hamás estipula que los planes y preparativos comenzarán ya en la primera frase del acuerdo, y no en la segunda fase, como propone Egipto. En la versión de Hamás, la cláusula 14 del apartado sobre la primera fase habla de «iniciar los arreglos y planes necesarios para la reconstrucción integral de viviendas, instalaciones civiles e infraestructura civil destruidas en la guerra». En este apartado Hamás también agregó la exigencia de «compensar a los afectados, bajo la supervisión de varios países y organizaciones, entre ellos Egipto, Qatar y la ONU», pero no de EE.UU., aunque este país sí está considerado como uno de los garantes del acuerdo.

En el apartado sobre la tercera fase del acuerdo, la versión de Hamás afirma que el plan de reconstrucción se completará en un plazo de 3 a 5 años, mientras que la versión egipcia hablaba de cinco años. En esta sección, la versión de Hamás vuelve a mencionar la reconstrucción de viviendas, instalaciones civiles e infraestructura, mientras que la propuesta egipcia hablaba de «infraestructura civil». También aquí Hamás sumó una frase exigiendo «la compensación de todos los afectados, bajo la supervisión de varios países y organizaciones, incluidos Egipto, Qatar y Naciones Unidas», sin mencionar a Estados Unidos.

 

* Y. Yehoshua es vicepresidente de Investigación en MEMRI;

H. Varulkar es director de Investigación de MEMRI;

S. Schneidmann es investigador en MEMRI.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.