Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves junio 13, 2024

Desinflando la amenaza planteada por la Corte Penal Internacional (CPI)


  • La experiencia ha demostrado que la Corte Penal Internacional (CPI), en sus esfuerzos por apaciguar a los palestinos y vilipendiar a Israel, ha estado dispuesta a ignorar los hechos y la ley e incluso tomar decisiones carentes de jurisdicción. El fiscal y el tribunal han estado dispuestos a adoptar posiciones fácticas y jurídicas desprovistas de todo fundamento, reconociendo un Estado que no existe e inventando su territorio geográfico, en contradicción explícita con múltiples documentos jurídicamente vinculantes.
  • Solicitar a la ONU que admita a “Palestina” como Estado es una violación fundamental de los Acuerdos de Oslo, ya que habría prejuzgado el resultado de las negociaciones. Unirse a la CPI como medio para atacar y deslegitimar a Israel agravó aún más la brecha.
  • Como parte de los Acuerdos de Oslo, Israel acordó renunciar a importantes ingresos fiscales en favor de la recién creada Autoridad Palestina. Según los acuerdos, Israel recauda los ingresos fiscales en nombre de la Autoridad Palestina y los transfiere cada mes. Los ingresos de la AP por estos impuestos aumentaron de 4.800 millones de shekels en 2010 a 11.300 millones de shekels en 2022. Desde 2016 hasta 2022, los impuestos recaudados por Israel representaron entre el 75% y el 79% de los ingresos fiscales anuales de la AP.
  • Si bien Israel renunció a los ingresos para que la Autoridad Palestina pudiera utilizar los fondos para promover los objetivos de los Acuerdos de Oslo en beneficio de los palestinos y prevenir la incitación al terrorismo y la violencia y combatir el terrorismo, en la práctica, la OLP/AP utiliza los fondos para financiar todas sus prácticas que violan los Acuerdos de Oslo.
  • Desde el principio, la OLP/AP ha violado todos y cada uno de los compromisos que asumió en los Acuerdos de Oslo. Sin embargo, Israel ha seguido recaudando y transfiriendo miles de millones de shekels al año a la OLP/AP. Cada mes, Israel paga a la OLP/AP por la paz. Cada mes, la OLP/AP responde con terror y violencia.
  • Israel debería darle un ultimátum a la OLP/AP: elegir la adhesión a los Acuerdos de Oslo y los consiguientes fondos de Israel o elegir el unilateralismo, la ONU y la CPI, y perder todos los fondos de Israel. No se puede esperar que Israel siga financiando su propia desaparición.

Los rumores de que la Corte Penal Internacional (CPI) emitirá órdenes de arresto contra altos funcionarios israelíes, incluido, potencialmente, el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, otros ministros del gobierno y personal de las FDI, son motivo de preocupación. Si los rumores se materializan, la medida causará un daño sustancial a la posición internacional de Israel, además de limitar el movimiento de las personas sujetas a las órdenes judiciales. Si se emitieran, las órdenes no reflejarían ninguna sospecha genuina o legítima de que realmente se haya cometido un crimen, sino que serían simplemente otro hito logrado por los líderes palestinos: la Organización de Liberación de Palestina (OLP) y la Autoridad Palestina (AP) para deslegitimar a Israel y politizar la corte.

Si bien la CPI es aparentemente un foro judicial supranacional, la experiencia ha demostrado que en sus esfuerzos por apaciguar a los palestinos y vilipendiar a Israel, la corte ha estado dispuesta a ignorar los hechos y la ley e incluso tomar decisiones carentes de jurisdicción.

En el caso de la CPI, la lucha de Israel es más política que legal. En consecuencia, las medidas que Israel debe tomar para desinflar la amenaza que plantea la CPI son políticas. Identificar y adoptar la medida correcta podría eliminar y anular por completo la amenaza actual y todas las amenazas futuras.

La naturaleza especial de la CPI y su perversión

La CPI es un tribunal especial que funciona sobre la base de la adhesión de los Estados. Israel participó activamente en la promoción del establecimiento del tribunal. Aun así, después de que el estatuto fundacional de la corte fuera secuestrado y politizado para señalar específicamente a Israel, se tomó la decisión de que Israel no se uniría a la corte.

Entonces, si Israel no es parte en el tribunal, ¿cómo considera el tribunal ejercer jurisdicción?

Con respecto a las Naciones Unidas, el estadista israelí Abba Eben bromeó: “Si Argelia presentara una resolución declarando que la Tierra era plana y que Israel la había aplanado, se aprobaría por 164 votos contra 13 y 26 abstenciones”.

En 2012, los dirigentes palestinos –la OLP y la Autoridad Palestina– solicitaron a las Naciones Unidas que reconocieran el “Estado de Palestina”. Si bien en realidad no existe tal estado, la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) decidió otorgar a “Palestina” el estatus de Estado observador no miembro.

Según la Carta de la ONU, la ONU sólo puede admitir un nuevo estado si nueve (incluidos los cinco miembros permanentes) de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU recomiendan hacerlo, y esa recomendación es adoptada por dos tercios de los estados que son miembros de la AGNU. La decisión de la Asamblea General de la ONU de conceder a “Palestina” el estatus especial, que sólo comparte la Santa Sede, eludió estos requisitos fundamentales.

No obstante, los dirigentes palestinos utilizaron entonces la falacia política creada por la decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se refería a “Palestina” como un Estado para unirse a la CPI.

Después de ser aceptado en el tribunal, el líder palestino Mahmoud Abbas estableció un comité que incluía a miembros de Hamás, el Frente Popular para la Liberación de Palestina y otras organizaciones terroristas designadas internacionalmente para participar en el tribunal (1). Desde entonces, el comité contra el terrorismo ha cooperado estrechamente con el fiscal de la CPI, presentando cientos, si no miles, de quejas e informes. En un momento, la OLP/AP se jactó de que el comité terrorista se había reunido en más de 80 ocasiones con la oficina del Fiscal (2).

Los esfuerzos palestinos dieron frutos en diciembre de 2019, cuando el Fiscal de la CPI anunció que “tras una evaluación exhaustiva, independiente y objetiva de toda la información confiable disponible en mi Oficina… estoy convencido de que existe una base razonable para proceder con una investigación sobre la situación”. en Palestina” (3).

Sólo hubo un problema. Cuando los estados reales son aceptados en la ONU, esos estados tienen fronteras claras. Sin embargo, dado que “Palestina” realmente no existe, carece de fronteras. Esto planteó la cuestión del alcance territorial del tribunal con respecto al Estado inexistente. En otras palabras, antes de proceder con la investigación, el Fiscal primero tuvo que establecer qué zona geográfica debía considerarse “Palestina”, en la que luego se llevaría a cabo una investigación sobre los crímenes que supuestamente se habían cometido en ella.

Basándose en una lista de resoluciones de la Asamblea General de la ONU con motivaciones políticas que no tienen valor legal y una cacofonía de otros argumentos intrincados, el Fiscal de la CPI sugirió que el tribunal reconozca a Judea, Samaria, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza como el territorio de “Palestina.”

A pesar de los defectos y objeciones fundamentales a la posición del Fiscal, incluido un escrito (4) presentado por el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén junto con otras organizaciones, la decisión mayoritaria de la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI, sin ninguna competencia para hacerlo, dictaminó que el ficticio “Estado de Palestina” realmente existe y que sus fronteras son equivalentes al “territorio palestino ocupado”.

El término “territorios palestinos ocupados” nunca apareció en ninguna resolución de la ONU entre 1948 y 1967. Evidentemente, las áreas en cuestión, Judea, Samaria, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza, que fueron ocupadas por Jordania y Egipto, respectivamente, no aparecen. haber sido “territorios palestinos” hasta que fueron liberados por Israel en 1967. “Palestina”, según el razonamiento del tribunal, es el único país en el mundo que no existía antes de ser “ocupado” (5).

En otras palabras, para complacer a los palestinos y potencialmente arrastrar a los israelíes ante la CPI, el fiscal y el tribunal estuvieron dispuestos a adoptar posiciones fácticas y jurídicas carentes de cualquier fundamento, reconociendo un Estado que no existe e inventando su territorio geográfico en contradicción explícita de múltiples documentos jurídicamente vinculantes (6).

Unirse a la ONU y a la CPI fue una violación de los Acuerdos de Oslo

Los Acuerdos de Oslo, nombre genérico de varios acuerdos entre Israel y la OLP desde septiembre de 1993 hasta septiembre de 1995, son el marco fundamental que define las relaciones entre Israel, por un lado, y la OLP/AP, por el otro. Los acuerdos, que dieron lugar al gobierno autónomo palestino sobre ciertas áreas de Judea, Samaria y la Franja de Gaza (7), fueron de naturaleza temporal y dejaron muchos temas abiertos a una mayor discusión como parte de las negociaciones sobre el “estatus permanente”.

Si bien Israel nunca estuvo de acuerdo en que las negociaciones aún abiertas sobre el “estatus permanente” dieran lugar a un Estado palestino, la OLP ha hecho todo lo posible para persuadir al mundo a imponer la creación del Estado palestino a Israel (8).

Solicitar a la ONU que admitiera a “Palestina” como Estado fue una violación fundamental de los Acuerdos de Oslo y uno de los pocos compromisos que asumió la OLP, ya que habría prejuzgado el resultado de las negociaciones. Unirse a la CPI como medio para atacar y deslegitimar a Israel agravó aún más la brecha.

Israel financia la mayor parte de las malas prácticas de la OLP y la Autoridad Palestina

Como parte de los Acuerdos de Oslo, Israel acordó renunciar a importantes ingresos fiscales en favor de la recién creada Autoridad Palestina. La idea era que los ingresos fiscales proporcionarían a la Autoridad Palestina un ingreso estable del que pudiera depender (9). Según los acuerdos, Israel recauda los ingresos fiscales en nombre de la Autoridad Palestina y los transfiere cada mes.

Según la información proporcionada por el Ministerio de Finanzas de Israel en respuesta a una solicitud en virtud de la Ley de Libertad de Información de Israel, los ingresos de la Autoridad Palestina por estos impuestos aumentaron de 4.800 millones de shekels en 2010 a 11.300 millones de shekels en 2022 (10).

Según informes financieros publicados por el Ministerio de Finanzas de la Autoridad Palestina (11), desde 2016 hasta 2022, los impuestos recaudados por Israel representaron entre el 65% y el 68% de todos los ingresos netos anuales de la Autoridad Palestina y entre el 75% y el 79% de los ingresos fiscales anuales de la Autoridad Palestina.

Si bien Israel renunció a los ingresos para que la Autoridad Palestina pudiera utilizar los fondos para promover los objetivos de los Acuerdos de Oslo en beneficio de los palestinos y prevenir la incitación al terrorismo y la violencia y combatir el terrorismo, en la práctica, la OLP/AP utiliza los fondos para financiar todas sus prácticas que violan los Acuerdos de Oslo.

Así, en promedio, durante los años 2016 a 2022, de cada 100 shekels que la OLP/AP gastó en su política de “pago por asesinato” que recompensaba el terrorismo (12), recibió entre 65 y 68 shekels de Israel; de cada 100 shekels que la Autoridad Palestina gastó en incitación al terrorismo y asesinato de judíos, recibió entre 65 y 68 shekels de Israel; y de cada 100 shekels que la Autoridad Palestina gastó en atacar a líderes israelíes y soldados de las FDI en la CPI, recibió entre 65 y 68 shekels de Israel (13).

Recomendaciones

Desde el principio, la OLP/AP ha violado todos y cada uno de los compromisos que asumió en los Acuerdos de Oslo. Estas violaciones incluyen incitar, incentivar y recompensar activamente el terrorismo y unirse a organizaciones internacionales como el “Estado de Palestina”. Mientras que la OLP/AP ha ignorado sistemáticamente sus compromisos, Israel ha seguido recaudando y transfiriendo miles de millones de shekels al año a la OLP/AP.

La realidad creada es análoga a la de una persona que compra una casa. Cada mes, el comprador paga al vendedor la compensación total por la casa, y cada mes, el vendedor se niega a desalojar la casa y transferirla al comprador.

En los Acuerdos de Oslo, Israel compró la paz a la OLP/AP. Cada mes, Israel paga a la OLP/AP por esa paz. Cada mes, la OLP/AP responde con terror y violencia, ya sea física o legal.

Esta realidad no puede continuar

Desde que la OLP/AP/”Estado de Palestina” se unió a la CPI, Israel ha estado a la defensiva, tratando de utilizar argumentos predominantemente legales (14) para evitar el desastre inminente. Si bien estos esfuerzos son encomiables y deberían continuar como medio para presentar los argumentos legales de Israel al mundo, considerando el sesgo inherente de la CPI, parecerían insuficientes.

Durante años, los líderes de Israel y el personal de las FDI han vivido bajo la amenaza cada vez más oscura de la CPI. Aunque se hace pasar por una amenaza legal, en realidad el caso palestino-CPI es una amenaza política.

Como Israel proporciona entre el 65% y el 79% de los ingresos anuales de la OLP/AP, como se presentó anteriormente, a la OLP/AP nunca se le debería haber permitido solicitar a la ONU una condición de Estado ficticio y ciertamente no se le debería haber permitido unirse a la CPI.

Si bien la amenaza política de que la CPI siga adelante con su investigación sesgada y, en última instancia, emita órdenes de arresto ha estado pesando sobre Israel durante años, Israel evitó utilizar su influencia política y financiera para resolver el problema.

Dado que la amenaza ahora parece estar haciendo metástasis de una opción teórica a un escenario real, y dado que Israel ha perdido un tiempo valioso permitiendo que esta amenaza cobre impulso, debe dejar claro de inmediato tanto a los palestinos como a sus partidarios que se ha acabado el tiempo.

Para evitar daños sustanciales a Israel si la CPI emite las órdenes de arresto, Israel debe cortar la amenaza desde sus raíces. Para hacer esto, Israel debería darle un ultimátum a la OLP/AP: elegir la adhesión a los Acuerdos de Oslo y sus consiguientes fondos de Israel o elegir el unilateralismo, la ONU y la CPI, y perder todos los fondos de Israel. La OLP/AP debe informar a la ONU que renuncia a su estatus ficticio y que el inexistente “Estado de Palestina” se retira de la CPI o enfrentará toda la fuerza de las consecuencias políticas y financieras.

No se puede esperar que Israel siga financiando su propia desaparición.

Nota final

Cada vez que surge la idea de adoptar medidas que potencialmente podrían provocar la desaparición de la OLP/AP, las partes interesadas y los comentaristas cuestionan qué alternativas existen a la AP. Esta es, por supuesto, una pregunta fundamental cuya respuesta está mucho más allá del alcance de este informe. Ahora se está discutiendo un microcosmos de esta cuestión en relación con el destino de la Franja de Gaza tras la masacre del 7 de octubre. Si bien aún no hay nada definitivo, el gobierno de Israel ha declarado repetidamente que la OLP/AP no tendrá más papel en la Franja.

A pesar de esta posición, a los efectos de este informe, no es menos relevante escuchar primero la respuesta de la OLP/AP al ultimátum. Si la OLP/AP opta por reformar inmediatamente su comportamiento y cesar y desistir de sus prácticas nefastas, se evitaría el requisito de considerar alternativas. Si, por otra parte, la OLP/AP se adhiere a su camino actual, optando por el terror, la muerte y la destrucción en lugar del camino de la paz, habrá demostrado claramente a Israel y a la comunidad internacional que ha sobrevivido a su función y que debe ser eliminada. se disolvió a favor de casi cualquier otra opción.

* * *

Notas

  1. ¿El fiscal de la CPI ha estado en connivencia secreta con la Autoridad Palestina y ya ha decidido procesar a Israel? Un sitio de noticias jordano lo dice – https://palwatch.org/page/17849 ↩︎
  2. La Autoridad Palestina se reunió 80 veces con la CPI – burlándose y violando las condiciones para la financiación estadounidense – https://palwatch.org/page/23847 ↩︎
  3. https://www.icc-cpi.int/news/statement-icc-prosecutor-fatou-bensouda-conclusion-preliminary-examination-situation-palestine ↩︎
  4. https://www.icc-cpi.int/sites/default/files/CourtRecords/CR2020_01023.PDF ↩︎
  5. Preparándose para la próxima debacle de la Corte Internacional de Justicia , https://jcpa.org/preparing-for-the-next-international-court-of-justice-debacle/ ↩︎
  6. Incluyendo, entre otros, los Acuerdos de Armisticio de 1948-1949 firmados entre Israel, Egipto y Jordania, y los Acuerdos de Oslo. ↩︎
  7. Los acuerdos no otorgaron a la OLP ni a la Autoridad Palestina ni a ninguna entidad palestina ninguna autoridad sobre el área conocida como “Jerusalén Oriental”. ↩︎
  8. Entre otras cosas, rechazando múltiples ofertas hechas por Israel y utilizando la violencia y el terror para obligar a Israel a capitular. ↩︎
  9. Como parte del acuerdo, Israel acordó renunciar a todos los derechos de importación sobre bienes encargados por los palestinos, todos los impuestos especiales sobre los combustibles importados para el uso de los palestinos, el IVA sobre todos los bienes comprados por los palestinos a Israel, el impuesto sobre la renta pagado por los palestinos que trabajan en Israel (75% de la suma pagada) y en los asentamientos israelíes (100% de la suma pagada) y algunos otros impuestos directos menores. ↩︎
  10. Se cumplió parcialmente una solicitud para recibir la misma información para el ejercicio 2023, con cifras proporcionadas hasta finales de agosto de 2023. ↩︎
  11. La Autoridad Palestina solía publicar informes mensuales de ejecución presupuestaria en el sitio del Ministerio de Finanzas de la Autoridad Palestina. Si bien la Autoridad Palestina ha eliminado el sitio, los informes pertinentes están registrados en la JCPA. ↩︎
  12. https://jcpa.org/pagar-salarios-terroristas-contradictos-palestinos-votos-peaceful-intentions/ ↩︎
  13. https://jcpa.org/video/how-does-the-palestinian-authoritys-economy-work/ ↩︎
  14. Otras medidas empleadas incluyeron la promoción de legislación en Estados Unidos, que limita la mayor parte de la financiación estadounidense a la Autoridad Palestina si los palestinos “inician una investigación judicialmente autorizada por la Corte Penal Internacional (CPI), o apoyan activamente dicha investigación, que someta a los ciudadanos israelíes a una investigación por presuntos crímenes contra palestinos”. Ver: Lo que la Autoridad Palestina esperaba que hiciera la Administración Biden y por qué esas expectativas solo se han cumplido parcialmente – https://palwatch.org/page/30994 ↩︎
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.