Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo julio 21, 2024

SEMITISMO vs. ANTISEMITISMO (Parte 1) La estructura de nuestra historia

Serie de MOR: SEMITISMO vs. ANTISEMITISMO: La estructura de nuestra historia An MOR series: SEMITISM vs. ANTISEMITISM: The structure of our history


SEMITISMO vs. ANTISEMITISMO (Parte 1). La estructura de nuestra historia

SEMITISM vs. ANTISEMITISM (Part 1). The Structure of our History

Antiguamente se creía que se trataba de la máscara de Sargón de Akkad; ahora se cree, por razones estilísticas, que se trata de la máscara de Naram-Sin, su nieto. Crédito: Wikimedia .

 

Imagínese que la clase de historia fuera como sumergirse en los mundos de aventuras milenarios, repletos de acción y de múltiples novelas de Frank Herbert ( Dune ), Isaac Asimov ( Fundación ) o JRR Tolkien ( El Señor de los Anillos ). ¡Ningún niño se aburriría jamás!

Entonces ¿por qué los profesores los aburren?

Lo pregunto porque la historia política de Asia occidental (que incluye a Europa) tiene esa estructura de fantasía y ciencia ficción: ha sido un choque de 4.300 años entre dos grandes fuerzas ideológicas.

Creo que eso está hecho a medida para Asimov o Herbert. ¿No? ¡Es lo suficientemente cursi incluso para Tolkien! Porque estas dos fuerzas gigantescas, que chocan una y otra vez con matices y complejidades a lo largo de toda nuestra historia política, pueden con justicia ser llamadas las fuerzas (qué vergüenza si quieren) del «Bien» y del «Mal» (pronto verán por qué…).

Yo llamo a esta confrontación: semitismo versus antisemitismo .

Pero este modelo simple, que es a la vez una gigantesca y apasionante historia y una poderosa heurística que aclara la estructura de toda nuestra historia política y, además, da sentido a nuestra situación del siglo XXI, no es lo que te enseñan en la escuela. Así que permítanme…

En esta serie voy a:

  1. definir el antisemitismo;
  2. definir el semitismo; y
  3. Esbozar la estructura de nuestra historia política.

¿Qué es el antisemitismo?

 

Un antisemita es un enemigo racista del pueblo judío.

¿Por qué esta etiqueta? Porque los enemigos racistas de los judíos han querido orgullosamente ser conocidos como «antisemitas» ( ellos inventaron el término en el siglo XIX) y todo el mundo les ha dado la razón. Se llaman a sí mismos antisemitas porque el hebreo, la lengua ancestral y ritual de los judíos, es una lengua semítica. Por lo tanto, según la costumbre moderna, llamamos a los nazis «antisemitas».

Los antisemitas representan un peligro especial para el pueblo judío. En la Shoah (Holocausto) de la Segunda Guerra Mundial, los antisemitas mataron entre 5 y 6 millones de judíos. Pero no se distraigan con eso; quiero que estén atentos a esto : los antisemitas, que iniciaron esa guerra de destrucción planetaria, también mataron a más de 64 millones de no judíos . Y esos mismos antisemitas esclavizaron directamente a cientos de millones de —nuevamente— no judíos.

La cuestión es la siguiente: los antisemitas van a por todos. Van a por ti. Y ahí lo tienes: esa es la estructura, o al menos la mitad de ella.

Pero ¿podemos encontrar esta estructura en otros siglos? Sin duda que sí.

En siglos anteriores hubo grandes expulsiones, conversiones forzadas, quemas y enormes masacres de judíos. Los poderosos antisemitas responsables de toda esa violencia antijudía eran entonces, como lo son ahora, una muy mala noticia para todos los occidentales.

De hecho, en la Europa medieval y renacentista se organizaron enormes masacres de cristianos por cortesía de los mismos antisemitas que entonces se dedicaban a matar y expulsar a los judíos. Muchos fueron quemados en la hoguera (me refiero a los cristianos de ahora). Y aquellos cristianos que no fueron asesinados fueron definitivamente oprimidos (sí, por los mismos antisemitas). Mientras tanto, los paganos fueron convertidos a la fuerza o exterminados por los valientes y devotos caballeros germánicos antisemitas.

¿Y qué hay de más atrás? Una vez más encontramos la misma estructura. Recorramos los siglos de dolor y terror de la Inquisición y retrocedamos hasta la Roma pagana, buscando ahora el crimen culminante: el genocidio de los siglos I y II contra los antiguos judíos.

Quizás hayas oído hablar de la destrucción del Templo de Jerusalén ( Tisha B’Av ) en el año 70 del primer siglo de nuestra era, un episodio de la Primera Guerra Judía. La Rebelión de la Diáspora y la Segunda Guerra Judía siguieron. Todas fueron guerras genocidas. Después de esto, quedaron pocos judíos en el Mediterráneo. Los historiadores estiman que, en términos proporcionales, ¡los romanos mataron a más judíos que Hitler!

¿Y adivinen qué? Esos mismos romanos, esos antisemitas que asesinaron al pueblo judío de la antigüedad, también fueron una mala noticia para todos los demás. Los romanos esclavizaban a todo el mundo.

Datos interesantes:

  • Hitler y sus nazis se autodenominaban el Tercer Reich, una reencarnación (el segundo) del Primer Reich: el Sacro Imperio Romano Germánico, gobernado por un káiser (‘César’) y, a su vez, una reencarnación de la antigua Roma. Los nazis también saludaban con orgullo a su Führer con el brazo derecho en alto, como creían que habían hecho los antiguos romanos con su César, gritando ‘¡Heil Hitler!’ (¡Salve, César!).
  • La Iglesia católica, autora de mucha crueldad antisemita a lo largo de los siglos, también es orgullosamente romana. Fue la Iglesia la que recreó el Imperio romano como el Sacro Imperio Romano Germánico de la Edad Media.

Insisto: hay aquí una estructura transhistórica.

Pero vayamos más atrás: antes de los romanos, ¿qué teníamos? Griegos y macedonios, que esclavizaban a todo el mundo.

Olvidaos de lo que os decían en la escuela sobre Atenas, supuestamente «democrática». En otro artículo presento una refutación detallada y documentada de esa narrativa escolar (que sigue vigente). Pero pensad aquí sólo en esto: Demetrio de Falero —gobernante del pequeño imperio ateniense entre los años 317 y 307 a. C.— documentó en su censo los siguientes totales: 21.000 ciudadanos, 10.000 metecos (semilibres o semiesclavos, como prefierais) y 400.000 esclavos .

No diré que los atenienses eran inimaginablemente crueles porque tenemos la experiencia reciente de los campos de exterminio nazis y ustachas. Los atenienses también los tenían: multitudes gigantescas de esclavos, decenas de miles, fueron obligados a trabajar hasta la muerte en las minas de Laurion, al sur de Atenas. Azotados con látigos y forzados con grilletes, los esclavos fueron obligados a entrar en la Tierra una y otra vez hasta que caían muertos.

¿Una democracia tiene campos de exterminio?

Los macedonios heredaron esta cultura del horror. ¿Y adivinen qué? Los greco-macedonios también cometieron genocidio contra los antiguos judíos, como se narra en los Libros de los Macabeos (contenidos en la Biblia cristiana). Querían abolir la religión judía. Así que eran antisemitas.

Me pregunto: ¿por qué esta asociación? ¿Por qué, siglo tras siglo, quienes pretenden esclavizarnos a todos quieren también matar hasta el último judío ? ¿Será, acaso, porque el Libro del Éxodo remonta los orígenes judíos –como comunidad jurídica y política– a una revuelta de esclavos ?

Es bastante obvio (una vez que lo dices…). Y ahí lo tienes: la otra mitad de la estructura.

Ahora, pongamos ambas mitades juntas. La ley judía, la ley de Moisés, es la ley de los esclavos liberados que desafiaron al faraón egipcio y escaparon al desierto para vivir en libertad. El objetivo de esta ley es luchar contra la opresión. Por lo tanto, el peligro -para los esclavistas- es que los judíos puedan inspirar y liderar a otros esclavos en una revolución. Por lo tanto, los esclavistas -los antisemitas- siempre han perseguido a los judíos con gran violencia.

¡El antisemitismo explicado!

Pero los antiguos antisemitas, fíjense, no eran simplemente judeófobos. Eran antisemitas . El término es muy aplicable (ésta es la parte más interesante). Porque los antiguos antisemitas querían destruir no sólo a los judíos, sino al semitismo en general . Y lo hacían incluso antes de que los judíos dejaran su huella en la historia mundial.

Pero ¿qué es el semitismo?

 

Hace 4.300 años (2.300 años antes de Jesús), en el sur de Mesopotamia, cuna de la primera civilización, se estableció un amplio fenómeno cultural y político por parte de los pueblos semíticos de Babilonia, como llamarían más tarde a ese lugar. El judaísmo es la expresión más desarrollada, madura y exquisita de este movimiento ideológico más amplio, al que llamo semitismo .

El semitismo, así definido, habla de la relación –anclada en la evolución del derecho– que debe existir entre un rey y su pueblo: el rey garantiza los derechos de todos y protege, muy especialmente, a los pobres y vulnerables. Esta ideología fue fundada por Sargón de Acad, Sargón el Grande, cuando estableció el Imperio acadio en una revolución.

Ésa es la revolución original al comienzo de nuestra historia.

Ahora bien, antes de esto, el descontento ya se había manifestado en Sumer, cuando Urukagina depuso al opresor Lugalanda y siguió con reformas legales proclamadas en voz alta para proteger a los pobres y vulnerables en las ciudades de Lagash y Girsu que él gobernaba.

Pero la opresión era un problema más amplio, porque tan sólo unos años después, Sargón, con el amplio apoyo de las clases bajas, organizó una revolución general en todas las ciudades sumerias en un movimiento rápido y repentino. Y unificó esas ciudades, estableciendo el Imperio acadio (el primero del mundo). Del hecho de que Sargón reemplazara el sumerio por el acadio (semítico oriental) como el nuevo idioma oficial del gobierno, podemos inferir que las masas oprimidas habían sido en su mayoría semitas.

Este Sargón era algo especial.

A juzgar por las famosas afirmaciones que se hacen sobre él en un texto copiado en la antigüedad como su presunta autobiografía , a Sargón le gustaba alardear de que un trabajador agrícola lo había criado, resaltando así una conexión familiar (adoptiva) con las clases bajas semíticas que había liderado en la revolución y que eran la fuente misma de su poder:

Sargón, el poderoso rey, rey de Agadé [Akkad], soy yo.
Mi madre era una suma sacerdotisa, a mi padre no lo conocí.
Los hermanos de mi padre amaban las colinas.
Mi ciudad es Azupiranu, que está situada a orillas del Éufrates.
Mi madre, la suma sacerdotisa, me concibió, en secreto me dio a luz.
Me puso en una cesta de juncos, con betún selló mi tapa.
Me arrojó al río que no subía (sobre) mí.
El río me levantó y me llevó a Akki, el sacador de agua.
Akki, el sacador de agua, me sacó mientras mojaba su aguamanil.
Akki, el sacador de agua, [me] tomó como su hijo (y) me crió.
Akki, el sacador de agua, me nombró su jardinero.
Mientras yo era jardinero, Ishtar me concedió (su) amor […]

Como comenta el historiador Robert Wolfe: “Hay más que un indicio en las inscripciones antiguas de que el ascenso de Akkad bajo Sargón también fue algo así como una revolución social”.1Sí, y la presunta biografía de Sargón (arriba) tiene asombrosas similitudes con la de Moisés, líder de la revuelta de esclavos narrada en El libro del Éxodo . Ningún erudito que yo conozca considera que eso sea una coincidencia.

De hecho, no hay motivos para dudar de que Sargón lideró una revolución, porque la evidencia de sus sucesores dinásticos deja claro que, desde el reinado de Sargón en adelante, una nueva cultura política se institucionalizó fuertemente en el sur de Mesopotamia.

Y esa asombrosa —y asombrosamente estable— cultura e ideología política que fundó Sargón sería preservada a su vez por acadios, amorreos, caldeos y arameos, todos semitas que, durante casi dos mil años, nunca olvidarían a Sargón.

¿Y cuál es esta cultura política sargoniana que los pueblos semitas mesopotámicos transmitieron y preservaron? Habla de la obligación del rey hacia su pueblo; de la importancia de establecer la paz, la tolerancia, la igualdad jurídica y la justicia; de la sagrada misión de eliminar la opresión.

Está bien, entonces. Llamo a esta ideología semitismo por tres razones obvias:

  1. porque fue originalmente producido y luego transmitido durante mucho tiempo por los reyes semitas ;
  2. porque floreció en una civilización mayoritariamente semítica ; y por último (pero no menos importante)
  3. porque es precisamente lo opuesto, en su contenido ético y político, a lo que quieren los antisemitas .

Este contraste y oposición —semitismo versus antisemitismo— ha sido el motor de toda nuestra historia política.

Desde la más remota antigüedad en Asia occidental (que incluye Europa), pasando por el «Occidente» moderno (entendido como Europa y sus sociedades descendientes), hasta el genocidio nazi y los horribles acontecimientos del 7 de octubre de 2023, los grupos criminales antisemitas ansiosos por sacar provecho de nuestra esclavitud han visto en el semitismo a su enemigo mortal. Por eso han hecho todo lo posible para envenenar y movilizar a la gente común contra los vehículos humanos de esta ideología liberadora.

A pesar de todo, y pagando un precio humano incomprensible, el semitismo ha logrado enormes avances en el progreso político y ha transformado nuestro mundo.

Esa historia continúa en la Parte 2.

 

Difusion: Porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.