Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 16, 2024

SEMITISMO vs. ANTISEMITISMO (Parte 2) El semitismo en ascenso: la historia de la antigua Mesopotamia

Serie de MOR: SEMITISMO vs. ANTISEMITISMO: La estructura de nuestra historiaAn MOR series: SEMITISM vs. ANTISEMITISM: The structure of our history


Asirios torturando a prisioneros de guerra. (Crédito: Biblioteca Pública de Nueva York )

SEMITISMO vs. ANTISEMITISMO (Parte 2) El semitismo en ascenso: la historia de la antigua Mesopotamia

 

En la primera parte de esta serie mencioné a Sargón de Acad, un hombre sin igual que lideró a las antiguas clases bajas semíticas en una revolución contra sus gobernantes sumerios y estableció el Imperio acadio hace 4.300 años.

Este acontecimiento —la revolución de Sargón— estableció una cultura política y jurídica notablemente estable, centrada en los ideales de la ética, la justicia y la protección de los vulnerables, que, a lo largo de los siguientes 4.300 años, liberaría a cientos de millones de seres humanos. ( Seguimos en ello… )

Es a esta notable cultura, a esta ideología , a la que llamo semitismo .

En la segunda parte, que se presenta a continuación, les daré una idea del impacto literalmente épico del semitismo en la historia mundial. Espero poder contribuir en algo a una nueva conciencia del semitismo occidental, de modo que pueda seguir cobrando fuerza para una última gran lucha por la libertad.

(Pido disculpas por los matices tolkienianos, pero es… ¡todo cierto!).

Una nota sobre la terminología (de nuevo)

Aquellos importantes reyes mesopotámicos que, en nuestra más profunda antigüedad, defendieron la cultura jurídica y política del semitismo , los llamo semitas .

Eso es «semita» con «s» minúscula en lugar de «semita» con mayúscula. Me refiero a una ideología , no a una comunidad lingüística.

Por supuesto, existe una relación entre lengua e ideología. Fueron hablantes de lenguas semíticas quienes establecieron por primera vez esta ideología, y fueron hablantes de lenguas semíticas quienes la preservaron y desarrollaron (ésta es una de las razones por las que la llamo «semitismo»). Pero los hablantes de lenguas no semíticas pueden, por supuesto, adoptar esta ideología, y a lo largo de los siglos muchos lo han hecho. En tres épocas importantes, los pueblos de Babilonia fueron gobernados por hablantes no semíticos que aseguraron amorosamente la continuidad del semitismo en esa civilización.

Ahora bien, dado que la búsqueda de la compasión, la ética, la tolerancia, la justicia y la igualdad es lo que yo llamo semitismo , entonces se deduce, manteniéndonos dentro de la más estricta lógica etimológica, que la búsqueda totalitaria de convertirnos a todos en esclavos debería llamarse antisemitismo .

¿Adivinen qué? Ya hablamos así. Los nazis alemanes querían destruir la democracia y convertirnos a todos (incluidos los alemanes) en esclavos, y los llamamos antisemitas . Además, en perfecto acuerdo con las distinciones que estoy planteando, lo que los nazis alemanes odiaban no eran los semitas, sino el semitismo .

Puedo demostrarlo. Basta con hacer un pequeño desvío para considerar la relación de los nazis con los árabes. Porque, aunque los árabes hablan una lengua semítica, los nazis se sentían muy atraídos por ellos. Y el propio Adolf Hitler estaba fascinado con la religión árabe, el Islam.

Albert Speer, ministro de armamento de Hitler, escribió sobre ello después de la guerra en sus contritas memorias, escritas en prisión. Hitler, decía Speer, amaba el Islam porque era “una religión que creía en difundir la fe por la espada y subyugar a todas las naciones a esa fe”. Si los musulmanes hubieran conquistado Europa en la Edad Media, en lugar de “[ser] rechazados en la batalla de Tours [Poitiers]”, creía Hitler, entonces “los alemanes islamizados podrían haber estado a la cabeza del Imperio mahometano”.1

Es interesante. Significa que al supremacista alemán Adolf Hitler le hubiera gustado que los árabes musulmanes derrotaran militarmente a los alemanes medievales. ¡Y sólo para que los alemanes pudieran heredar el Islam! Esto delata un amor bastante pronunciado por la religión musulmana.

Y él insistía en este tema a menudo.

“Hitler solía concluir esta especulación histórica diciendo: ‘Ya ves, ha sido una desgracia para nosotros tener la religión equivocada… La religión musulmana… habría sido mucho más compatible con nosotros que el cristianismo’”.2

En consonancia con todo esto, antes y durante la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler y los nazis felizmente forjaron importantes alianzas con líderes de todo el mundo árabe musulmán, y estos líderes árabes musulmanes y sus movimientos correspondieron al amor de Hitler por el Islam con una abierta admiración por los nazis alemanes.

Este libro contiene una gran cantidad de documentación sobre el cortejo agresivo que los nazis dirigieron hacia los jefes árabes musulmanes y la respuesta entusiasta que obtuvieron.

Todo esto encaja, porque, a pesar de todo lo que se dice de las «religiones abrahámicas», es el judaísmo -y no el islam- el que ha llegado hasta nuestros días como el vehículo humano que expresa los ideales del semitismo mesopotámico. El islam es algo completamente distinto y no tiene ninguna relación real con el judaísmo. Cualquier afirmación en contrario es un simple fraude, un fraude que es fundamental para la génesis del islam.

Como bien reconoció Hitler, el Islam expresa ideales idénticos o adyacentes, funcional y políticamente, a los de los nazis alemanes. Por supuesto, Hitler no tenía ningún problema con el Islam, al contrario. Su problema era con el vehículo humano del semitismo en Occidente, los judíos, y con la expresión moderna más sofisticada del semitismo , que es la democracia occidental. Eso era lo que odiaban los nazis.

Sostengo que mis términos técnicos y el modelo que sustentan se ajustan perfectamente a otros siglos también. La forma de comprobarlo es consultar el resto de nuestra historia. Porque si esto realmente se ajusta como modelo general , entonces los antiguos enemigos de los judíos también deberían haber sido totalitarios interesados ​​en esclavizarnos a todos (no sólo en matar judíos). ¡Y lo son! Los yihadistas, los nazis alemanes, los boyardos rusos, los “sagrados” inquisidores, los antiguos aristócratas romanos y los antiguos aristócratas greco-macedonios, todos los cuales cometieron genocidio contra los judíos, también estaban ocupados esclavizando a todos los demás. Eran enemigos de la libertad de todos .

¡Antisemitas!

Por supuesto, en nuestras escuelas se ha pedido perdón a los opresores totalitarios medievales y antiguos de los occidentales con el argumento de que la esclavitud y la opresión eran universales en el pasado porque, supuestamente, antes de los tiempos modernos, todos padecían la condición de ignorancia en cuestiones éticas. Pero esa historia es falsa.

Nos han vendido esta historia porque en la escuela no aprendemos casi nada sobre la antigua Mesopotamia, así que hemos aceptado la mentira etnocéntrica de que todo el mundo antiguo era tan terrible como los grecorromanos, a quienes nos enseñaron a aceptar como nuestra principal herencia. Pero algunas sociedades antiguas, en marcado contraste con los grecorromanos, eran liberales .

Sí, también hubo cierta esclavitud en Mesopotamia, pero esos esclavos eran relativamente pocos y eran tratados como personas, no como animales (no tenían libertad, pero sí tenían derechos legales importantes y no eran tratados con crueldad, mucho menos con crueldad gratuita).3En sus valores y objetivos civilizatorios, las sociedades babilónicas eran notablemente similares a nuestros modernos Estados democráticos occidentales.

Esa similitud no es casualidad, porque el semitismo mesopotámico, que ha luchado por la libertad de todos desde la primera civilización, en Sumeria, también es nuestro legado. Aunque los antiguos defensores del semitismo fueron finalmente derrotados por los greco-macedonios en su territorio natal de Mesopotamia, los judíos, que sobrevivieron a la destrucción del Imperio persa, continuaron la tradición política y ética del semitismo en Occidente y la heredaron a los greco-romanos, cuyos descendientes cristianos cumplieron por fin la promesa del semitismo y produjeron la democracia occidental moderna.

En suma, en este análisis, la lucha entre el semitismo el antisemitismo es el motor de toda nuestra historia política, y la judeofobia —el odio específico a los judíos (como tales)—, aunque es ciertamente antisemitismo, debe reconocerse como un caso especial de éste.

Bueno, ya basta de terminología. Ahora sigamos con la historia.

Las nieblas de la antigüedad mesopotámica

 

Sí, la judeofobia es un caso especial de antisemitismo, pero desde hace mucho tiempo este caso especial ha sido el juego entero. Esto se debe a que, en el siglo VII, el Islam, esa gran corriente antisemita, destruyó el semitismo en Mesopotamia, por lo que los judíos (y su progenie cristiana) son todo lo que sobrevive del semitismo antiguo. Sin embargo, el impacto del pensamiento judeocristiano para liberar a todos los seres humanos ha sido tremendo. Pensemos sólo en el día de descanso semanal, una bendición que todo el planeta heredó del sabbat judío. O pensemos en la democracia, otra consecuencia moderna del semitismo judeocristiano.

El semitismo siempre ha estado haciendo esto, siempre ha estado luchando por nosotros. Para descubrir ese patrón milenario, debemos remontarnos al origen: a la antigüedad mesopotámica.

En la primera parte les hablé de Sargón de Acad —Sargón el Grande—, quien lideró a los semitas subyugados en Sumer a una rebelión y con su ayuda estableció el Imperio acadio. Esto hizo que el semitismo se extendiera hace 4.300 años, y los acádios se mantuvieron en esa situación durante unos buenos 200 años.

El Imperio acadio en su máxima expresión. Wikipedia .

Pero los imperios caen. Los gutianos, que ya habían causado problemas, llegaron desde el este y se impusieron.

El erudito Bill T. Arnold explica que en Mesopotamia la “caída del imperio acadio” se interpretó “durante más de un milenio” en términos enteramente morales. Según un documento mesopotámico cuneiforme llamado Crónica de Weidner, “Marduk, rey de los dioses” se puso del lado de los gutianos contra el rey acadio Naram-Sin porque este último supuestamente se había vuelto opresivo contra su propio pueblo:

“Naram-Sin destruyó al pueblo de Babilonia. Dos veces [Marduk] convocó al ejército gutiano contra él”.4

La evidencia arqueológica rescata la reputación de Naram-Sin, quien parece haber sido un buen rey. Pero incluso si la Crónica de Weidner, un texto de propaganda religiosa que no se interesa por la exactitud histórica y que fue escrito muchos siglos después de Naram-Sin, es injusta con ese rey, lo que quiero señalar aquí es una tendencia babilónica a considerar los acontecimientos históricos en términos morales . Eso es algo que también encontramos, y con creces, en la Biblia hebrea ( Tanaj ), donde Dios envía enemigos para castigar a los reyes acusados ​​de desviarse de la ética de gobierno (véase el Libro de los Reyes y el Libro de las Crónicas ).

Y esto parece ser una tradición babilónica muy antigua. Consideremos la manera en que Utu-hengal, quien expulsó a los gutianos después de que estos habían gobernado durante unos cien años, interpretó su éxito en la famosa estela de la victoria de Utu-hengal o Tabla de Utu-hengal :

… Gu[tium], la serpiente con colmillos de la montaña, que actuó con violencia contra los dioses, que se llevó la realeza de la tierra de Sumer a la tierra de la montaña, que llenó la tierra de Sumer de maldad, que le quitó la esposa a quien tenía esposa, que le quitó el hijo a quien tenía un hijo, que puso maldad y maldad en la tierra (de Sumer) — el dios Enlil, señor de las tierras extranjeras, encargó a Utu-hegal, el hombre poderoso, rey de Uruk, rey de los cuatro cuartos, el rey cuya expresión no puede ser revocada, que destruyera su nombre.

La interpretación moral —según la cual el castigo divino sigue al trato poco ético de los gobernados— es imposible de pasar por alto: el dios Enlil favoreció a Utu-hengal porque los gutis habían “llenado la tierra de Sumer de maldad”, es decir, de asesinatos , porque los gutis habían conquistado Akkad por la espada, la violación (“le quitaron la esposa a quien tenía una esposa”) y la esclavitud (“le quitaron el hijo a quien tenía un hijo”). Utu-hengal comprendía el lenguaje de los derechos humanos universales: quien trajera asesinato, violación y esclavitud “ponía maldad y maldad en la tierra”.

El ‘Imperio Neosumerio’. Imagen modificada de Wikipedia .

Ahora, los historiadores han decidido llamar a Utu-hengal, a su yerno Ur-Nammu y a los descendientes dinásticos de Ur-Nammu «reyes neosumerios».5Creo que esa etiqueta es engañosa. Sí, eran étnicamente sumerios, pero no tenían ningún interés en recrear la tradición política del Antiguo Régimen de Sumer. Por el contrario, Utu-hengal y Ur-Nammu se consideraban restauradores del Imperio acadio revolucionario. Eran semitas ideológicos .

Y eso, en sí mismo, es sorprendente. Significa que, cuando llegaron los gutianos, ya no importaba si el pueblo de Babilonia estaba gobernado por semitas o sumerios, porque la ideología monárquica de Sargón (que otorgaba derechos a todos y protegía a las clases bajas y vulnerables) se había institucionalizado por completo durante los dos siglos de gobierno acadio y había transformado a todo el mundo. Utu-hengal y Ur-Nammu, de etnia sumeria, eran orgullosos defensores de esta cultura liberal semítica.

Para contrastar este argumento, pensemos en el gran experto en los «sumerios», Samuel Noah Kramer. Para él, todo es «Sumeria» hasta el fin del llamado Imperio «neosumerio». Y se explaya sobre la ética de los «sumerios». Así, escribe:

“Los sumerios, según sus propios registros, apreciaban la bondad y la verdad, la ley y el orden, la justicia y la libertad, la rectitud y la rectitud, la misericordia y la compasión, y naturalmente aborrecían sus opuestos, el mal y la falsedad, la anarquía y el desorden, la injusticia y la opresión, la pecaminosidad y la perversidad, la crueldad y la falta de piedad”.6

Sí, pero todos los ejemplos (sin excepción) de «sumerios» que expresan valores tan elevados son posteriores las revoluciones de Urukagina y Sargón. Por lo tanto, se trata de los valores de la civilización acadia , en la que ya se habían criado los gobernantes «neosumerios» posteriores a Sargón, como Utu-hegal y Ur-Nammu.

Los dioses acádios también eran éticos. Kramer —para quien, recordemos, todo lo que sucedió después de Sargón y antes de la caída del Imperio «neoacadio» o «neosumerio» sigue siendo «sumeriano»— escribe lo siguiente:

“Los dioses, por supuesto, también preferían lo ético y moral a lo no ético e inmoral, según los sabios sumerios, y prácticamente todas las deidades principales del panteón sumerio son ensalzadas en sus himnos como amantes del bien y lo justo, de la verdad y la rectitud”.7

Esta orientación ética era tan fuerte que incluso los dioses eran castigados si no actuaban de forma ética. Enlil, “la deidad más importante del panteón sumerio”, a pesar de sus poderes supremos, fue capturado por los demás dioses y castigado después de que violara a la diosa Ninlil.8

Para señalar la restauración de esta civilización ética, el semitismo, Ur-Nammu y sus sucesores adoptaron el título de «Rey de Sumer y Akkad» y «Rey de los Cuatro Puntos (del Universo)», usado anteriormente por los emperadores acadios.

En el prólogo del Código de Ur-Nammu , el código legal más antiguo conocido rescatado como texto de las brumas del tiempo, el rey expresó en tonos elevados el gran propósito de la civilización acadia:

“… Ur-Nammu… conforme a sus principios de equidad y verdad… estableció la equidad en la tierra; desterró la maldición, la violencia y la discordia… El huérfano no fue entregado al hombre rico; la viuda no fue entregada al hombre poderoso; el hombre de un siclo no fue entregado al hombre de una mina [= 60 siclos].”

El siguiente emperador, Shulgi, hijo de Ur-Nammu, se casó con una semita, Abisimti, de lo que podemos inferir la importancia percibida de enviar el mensaje, desde el trono «neo-sumerio», de la continua alianza y compañerismo entre sumerios y semitas en la civilización acadia restaurada. Abisimti era «enérgica y activa», y conservó el título de «reina» después de su muerte, bajo los tres sucesores de Shulgi, en orden: Amar-Sin, Shu-Sin e Ibbi-Sin. Los dos primeros eran hijos de Shulgi, el tercero era su nieto (hijo de Shu-Sin). De estos tres, como señala Samuel Noah Kramer, al menos dos tienen nombres semíticos. Estos y otros detalles en conjunto respaldan el comentario de Kramer de que Shulgi «parece haber tenido una orientación semítica».9

No obstante, el mismo autor observa que Shulgi amaba la cultura y la literatura sumerias, y como tal se convirtió en mecenas de la edubba , la escuela sumeria. La supervivencia de esta escuela durante el Imperio acadio hasta el Imperio «neosumerio» de Shulgi indica que, desde la época de Sargón, se había establecido la tolerancia mutua de las dos principales culturas del Imperio acadio.10

Esta tolerancia fue producto de la ética del semitismo, institucionalizada desde los días de Sargón en adelante, y continuada por los reyes «neo-sumerios», quienes en realidad eran reyes neo-acádios , y bastante orgullosos de representar esa tradición ética.

Shulgi, por ejemplo, considerado uno de los más grandes reyes de la historia de Mesopotamia, afirmó en el texto ‘Shulgi, Rey de la Abundancia’, que entre sus obligaciones monárquicas estaban las siguientes:

“Que la justicia nunca se acabe. Que el mal se lance a las profundidades como si fuera una piedra liviana. Que nadie haga de su prójimo un mercenario.”11

Los pueblos del restaurado Imperio acadio (el Imperio «neosumerio» de los historiadores) tuvieron la suerte de tener gobernantes cuya ambición era ser vistos por los gobernados —incluso por los más débiles ( viudas y huérfanos )— como defensores de la ética y la justicia.

Después de los «neosumerios», volvieron a estar en el poder los semitas étnicos, esta vez los amorreos, durante el largo período Isin-Larsa, del que se sabe poco, cuando el poder se fragmentó nuevamente en ciudades-Estado locales.

Luego, un rey amorreo, Hammurabi, reunificó Babilonia. Trescientos años después de Shulgi y medio milenio después de Sargón, Hammurabi renovó el título de «rey de Sumer y Akkad» cuando fundó el antiguo imperio babilónico.

El antiguo imperio babilónico de Hammurabi. Imagen: Wikipedia .

En el prólogo de su famoso código legal —que sería copiado y estudiado por los eruditos mesopotámicos durante un milenio más— Hammurabi expresó lo que él entendía que era su obligación monárquica:

“para establecer el gobierno de la justicia en la tierra, para destruir a los malvados y a los que obran iniquidad, para que los fuertes no dañen a los débiles; … e iluminar la tierra, para promover el bienestar de la humanidad”.

Esto es semitismo .

El antisemitismo , entonces, busca destruir el imperio de la justicia (ética), la protección de los débiles y el bienestar de la humanidad.

La dinastía amorrea de Hammurabi fue expulsada del poder babilónico cuando el rey hitita Mursili I descendió de Anatolia y atacó Babilonia. Mursili regresó rápidamente a Anatolia (sus campañas habían agotado sus recursos y generado mucho malestar en su país), pero no antes de dejar a sus aliados casitas el control de Babilonia.

Los casitas fueron gobernantes de gran éxito en Babilonia, la región meridional de Mesopotamia, y la gobernaron durante más tiempo que ningún otro. No sabemos mucho sobre ellos, pero todo lo que sabemos sugiere que los casitas, que no hablaban una lengua semítica, se convirtieron en semitas ideológicos. Los reyes casitas adoptaron el título de «rey de Sumer y Akkad», mantuvieron el acadio como idioma oficial y también conservaron las estructuras burocráticas del antiguo imperio babilónico. Esta continuidad explicaría por qué, mucho después de los casitas, que gobernaron durante unos buenos cuatro siglos, el Código de Hammurabi siguió siendo tremendamente influyente.

El imperio babilónico casita. Imagen: Wikipedia .

Finalmente, el Imperio Casita de Babilonia fue derrotado por los ataques del Imperio Asirio al norte y de los Elamitas al este. El rey asirio Tiglat-Pileser III conquistó Babilonia en el año 729 a. C.

El encuentro entre los casitas y los asirios nos ayuda a ver claramente, una vez más, que los términos empleados aquí hacen referencia a la ideología , no a la lengua o a la etnicidad. Pues, así como el semitismo podía ser adoptado por gobernantes que hablaban una lengua no semítica, como en el caso de los casitas, el antisemitismo podía seducir a los hablantes de lenguas semíticas, como los asirios, que hablaban un dialecto del acadio.

El mal había llegado para quedarse. Los asirios antisemitas, entregados por completo a la guerra, la esclavitud y la crueldad, eran monstruos consumados, asombrosamente brutales y orgullosamente brutales. Su estrategia de control era el terrorismo, por lo que en sus inscripciones los reyes asirios —a diferencia de Sargón, Ur-Nammu, Shulgi y Hammurabi— celebraban el sufrimiento que imponían a todos, alardeando de cómo devastaban ciudades, exterminaban y exiliaban a pueblos enteros, torturaban a inocentes y esclavizaban a las masas.

El imperio asirio. Imagen: Wikipedia .

Lo que el asiriólogo Marc van de Mieroop llama “la base ideológica del gobierno en Asiria” presenta algunas similitudes funcionales importantes con los yihadistas posteriores, tan obsesionados con el orden totalitario . Consideremos:

  1. Los yihadistas dividen el mundo en Dar al Islam (la “Casa del Islam”) y Dar al Harb (la “Casa de la Guerra”);
  2. Los yihadistas conciben a los que viven en Dar al Harb como «infieles» que se unirán al Islam o serán asesinados o esclavizados (un proceso que, en su concepción, trae «paz»); y
  3. Los yihadistas consideran que el terrorismo es un método bueno y adecuado tanto para mantener a raya a los musulmanes existentes como para ganar más musulmanes.

Aquí está la versión asiria de todo esto:

“El rey, como representante del dios Assur, representaba el orden. Allí donde él ejercía el poder, reinaba la paz, la tranquilidad y la justicia, y allí donde no gobernaba reinaba el caos. El deber del rey de poner orden en todo el mundo era la justificación de la expansión militar. Esta idea impregnaba la retórica real. Todo lo que era extranjero era hostil, y todos los extranjeros eran como criaturas no humanas. Las imágenes de ratas de pantano o murciélagos, solitarios, confundidos y cobardes, se aplicaban comúnmente a quienes estaban fuera del control del rey. Este mensaje se comunicaba a través de diversos medios. Las inscripciones reales son las más elocuentes para nosotros hoy en día, pero en la época asiria eran incomprensibles para la población, en su mayoría analfabeta. El pueblo se informaba a través de eventos como los desfiles de la victoria, y hay pruebas de que ciertos relatos de campañas se leían en voz alta en las ciudades”.12

Para tener una idea de lo que los súbditos asirios oyeron cuando estas inscripciones reales “se leyeron en voz alta en las ciudades”, consideremos a Asurnasirpal II , el tercer rey. Su idea de “orden” era aparentemente exigir el tributo más opresivo imaginable a las ciudades que gobernaba, lo que provocó que estas ciudades se rebelaran. Así que las castigó. Para jactarse de ese castigo, Asurnasirpal no tenía las herramientas modernas empleadas por los terroristas de Hamás, quienes transmitieron con orgullo en las redes sociales sus horrendos crímenes del 7 de octubre de 2023. Así que este rey asirio usó inscripciones oficiales y las hizo leer en voz alta a sus súbditos esclavizados:

“Construí una columna frente a la puerta de la ciudad y desollé a todos los jefes que se habían rebelado y cubrí la columna con sus pieles. A algunos los empalé en estacas sobre la columna y a otros los até a estacas alrededor de la columna. Corté las extremidades de los oficiales que se habían rebelado. A muchos cautivos los quemé en el fuego y a muchos los tomé prisioneros vivos. A algunos les corté la nariz, las orejas y los dedos, a muchos les saqué los ojos. Hice una columna con seres vivos y otra con cabezas y até sus cabezas a troncos de árboles alrededor de la ciudad. A sus jóvenes y doncellas los consumí con el fuego. Al resto de sus guerreros los consumí de sed en el desierto del Éufrates”.

Mordor .

La sombra de la muerte se extendió sobre un vasto territorio, pues los asirios crearon el imperio más grande que el mundo jamás había visto.

Mucha gente se acobardó, tan terrible era la violencia asiria. Sin embargo, los asirios no podían librarse de su «problema babilónico», como han comenzado a llamarlo los eruditos: no importaba cuánta violencia ejercieran los asirios contra Babilonia, los babilonios se rebelarían de nuevo. Una y otra vez.

Sin duda, esto se debió a que, para los babilonios, que habían descubierto el secreto de la tolerancia cultural y la libertad política, nada en el universo volvería a tener sentido a menos que los asirios, psicópatas, locos y sedientos de sangre, fueran derrotados por completo. Fue una lucha existencial y condujo a la primera gran «Guerra Mundial» de la antigüedad (hubo dos más).

Esa guerra mundial la ganó Nabopolasar, considerado caldeo (de nuevo, semita) y un hombre de gran importancia. Fue él quien lideró a los babilonios oprimidos para destruir el Imperio asirio.

Nabopolasar atacó el corazón de Asiria desde el sur, y el Ciaxares medo desde el este.

Después de esto, Nabopolasar se declaró a sí mismo “rey de Sumer y Akkad”, es decir, sucesor de Sargón , y formó el Imperio Neobabilónico, restaurando la cultura del semitismo en Mesopotamia. Esto ocurrió 1.700 años después de Sargón, en el año 609 a. C.

¡Semitas e iraníes, uníos!

 

Para derrotar a los asirios, el babilonio Nabopolasar se había aliado con Ciaxares, líder de los medos, un pueblo iraní (al noreste) también oprimido por los asirios. Tras la victoria sobre los asirios, los medos crearon un vasto imperio que, sin embargo, no le disputaba a Nabopolasar el derecho a Babilonia ni, de hecho, al resto de Mesopotamia.

Los imperios medo y neobabilónico. Imagen: Wikipedia .

Pero aunque esa alianza se mantuvo, la destrucción de las ciudades asirias por los medos había causado mucha vergüenza en Babilonia, patria del semitismo. Los medos habían demolido y quemado todo en las ciudades asirias, sin perdonar ni siquiera los templos, y habían exterminado a la población, incluidos los niños.

Nabopolasar no era completamente inocente, pero lo que importa aquí es la vergüenza , tan sentida que los cronistas posteriores en Babilonia intentaron exculpar a Nabopolasar y culpar por completo a los medos. ¿Por qué tanta vergüenza? Porque dentro del semitismo ese tipo de violencia, incluso contra los crueles terroristas asirios, se consideraba un pecado. Al igual que en el Occidente moderno, los babilonios consideraban que la guerra, incluso contra los terroristas, tenía que llevarse a cabo de acuerdo con las reglas de la ética.

Sin embargo, los medos no continuaron siendo tan violentos por mucho tiempo, ya que la civilización iraní estaba atravesando una profunda transformación. El vasto imperio medo dominaba a muchos iraníes orientales que ya seguían el camino de la paz universal, la hermandad y la justicia predicado por el profeta iraní Zoroastro (Zaratustra). En una de las transformaciones religiosas más importantes de la historia, los medos (y también sus aliados, los persas (otro pueblo iraní)) se convirtieron al zoroastrismo.

Así, cuando Astiages, hijo de Ciaxares, se volvió opresor, los nobles medos se aliaron con los persas, encabezados por Ciro, rey de Anshan, quien, al frente de un gran ejército de campesinos (según Heródoto), derrocó a Astiages en una nueva revolución. Ciro —Ciro el Grande— refundó el imperio medo como el Imperio persa aqueménida (550 a. C.).

Poco después, Ciro lideró con éxito un gigantesco ejército multiétnico para derrotar al rey Creso de Lidia, un antisemita que había atacado la frontera occidental de Ciro y había comenzado a esclavizar a su pueblo. Y luego Ciro derrocó a Nabonido, entonces gobernante del Imperio neobabilónico, quien, a juzgar por la alianza que Heródoto alega que había establecido con Creso, aparentemente también se estaba volviendo opresor (la propaganda de Ciro ciertamente lo acusa de ello).

El Imperio persa aqueménida. Imagen: Wikipedia .

Con las conquistas adicionales de Cambises, el hijo de Ciro, el Imperio persa se convirtió en algo nunca antes visto. Desde Egipto y la actual Turquía (e incluso una pequeña parte de Europa), en Occidente, hasta lo que hoy es Pakistán, en Oriente, este imperio abarcaría a los pueblos de Asia occidental y los bendeciría a todos con una combinación de ética zoroástrica y semítica.

Ciro era… el Mesías.

No estoy cayendo en la hipérbole, esa es una afirmación literal. El Libro de Isaías , origen de la tradición mesiánica judía, habla de un liberador ético y revolucionario (no de una víctima sacrificial mística), y llama a Ciro el Mesías del Señor: “Así dice el Señor a su Mesías, a Ciro, a quien tomé por su mano derecha” (Isaías 45:1). Es la única figura a la que Isaías le da este título: el Mesías del Señor . Y ciertamente parece el indicado: Ciro “salvó al mundo”: trajo la paz a casi toda la oikoumene (lo que los griegos llamaban el “mundo conocido” de la gente de la ciudad).

Bajo Ciro y sus sucesores, el Imperio persa aqueménida se convirtió en una gran alianza de semitas ideológicos y zoroastrianos, unidos en la misión común de paz universal, hermandad y justicia.

El semitismo y el Imperio persa aqueménida

semitismo, a través de los judíos y los cristianos de Occidente, continúa hasta el día de hoy como una fuerza poderosa en la historia mundial, mientras que el zoroastrismo prácticamente ha desaparecido. Por lo tanto, resulta atractivo para mis propósitos ver el legado perdurable del zoroastrismo principalmente como una contribución a la corriente histórica del semitismo babilónico (con el que el zoroastrismo tiene una profunda afinidad ideológica).

Este enfoque también está respaldado por otros detalles.

En primer lugar, aunque zoroastriano, Ciro gobernó como un buen rey semita: 1) incorporó Babilonia a su imperio y la convirtió en una de sus capitales; 2) añadió «Rey de Sumer y Akkad» a sus títulos, declarándose así sucesor de Sargón; 3) se aseguró de que las tradiciones semíticas babilónicas de religión y ley continuaran; y 4) hizo del arameo -una lengua semítica que se había convertido en la lengua franca de Mesopotamia en esa época (de forma muy similar a como lo es hoy el inglés a nivel global)- la lengua oficial del Imperio persa en aquellas regiones colonizadas por semitas.

Pero eso no es todo. En Babilonia, Ciro se encontró con un gran número de judíos, también semitas, que habían sido exiliados allí unos setenta años antes por el rey Nabucodonosor II (hijo de Nabopolasar) tras una revuelta israelita contra Babilonia. Ciro encontró en el movimiento jurídico y religioso judío el desarrollo más refinado, maduro y sofisticado del proyecto jurídico de paz y justicia iniciado hacía tanto tiempo por Sargón el Grande. Y así, Ciro, el rey de reyes zoroastriano de Asia occidental, el hombre más poderoso que jamás había existido, se convirtió en el gran patrón del judaísmo, una religión fundada en el recuerdo de una revuelta de esclavos (véase el Libro del Éxodo ) que expresaba los valores centrales del semitismo babilónico en su forma más desarrollada y exquisita hasta la fecha.

Los judíos de aquella época eran proselitistas: querían convertir al mundo entero al judaísmo y así acabar con la guerra y la injusticia, instaurando la paz y la hermandad en todas partes. Según lo narrado en los Libros de Esdras y Nehemías (incluidos en el Tanaj , que está incluido en la Biblia cristiana), Ciro apreciaba estos objetivos judíos, y apoyaba y subvencionaba el movimiento judío, al igual que lo hacían sus sucesores. Así protegidos dentro del Imperio persa, los judíos llevaban un mensaje universal de amor, paz y justicia a dondequiera que iban, convirtiéndose —en parte a través de la conversión— en una de las poblaciones más numerosas de la antigüedad, derramándose fuera del imperio hacia Oriente, en Asia, y hacia Occidente, en el Mediterráneo.

Persas contra griego

En el Mediterráneo, justo más allá de la costa occidental (Egeo) de la actual Turquía, que era la frontera más occidental del Imperio persa, se encontraban los antisemitas más consumados y peligrosos de todos: los griegos .

Mirando hacia el oeste desde Babilonia, los persas se preocuparon por ellos.

Mientras que los reyes babilónicos habían defendido una ideología de gobierno anclada en la memoria de revoluciones antiguas y más recientes que habían sacudido el yugo de la opresión para establecer y restaurar la búsqueda de la ética y la justicia como objetivo de la civilización, los griegos, en cambio, anclaron toda su identidad en la historia de un antiguo genocidio.

Esa es la historia de La Ilíada , que sin duda te hicieron leer en la escuela bajo la interpretación insistente de que se trata de una obra de arte maravillosa y algo totalmente digno de admirar. La poesía es tal vez sublime (¿quién soy yo para juzgar?), pero si la quitas, tienes la siguiente historia: Helena, la bella esposa del rey espartano, se enamoró del príncipe no griego Paris, de Troya, y escapó con su amante después de una visita real troyana a Esparta; en respuesta, todos los reinos étnicos griegos enviaron juntos a sus guerreros para quemar Troya hasta los cimientos y exterminar a los troyanos. Para los antiguos griegos, este crimen genocida era un recuerdo orgulloso y sus perpetradores, héroes dignos de emulación.

Y así lo hicieron. Al igual que los asirios, dedicados por completo y con orgullo a la guerra y la esclavitud, los griegos iban a la guerra cada primavera, como el agricultor a la tierra. Tenía que ser así porque la economía política depredadora de los griegos se basaba en gran medida en el saqueo, material y humano. Una vez que habían derrotado a una ciudad enemiga, la práctica tradicional era robar todos los objetos de valor y ejecutar a sangre fría a todos los hombres adultos supervivientes entre los ciudadanos, para luego llevarse a las mujeres y los niños como esclavos. Todos los esclavos que la ciudad derrotada había tenido anteriormente también eran botín de guerra, por supuesto.

Esto dio lugar a una estructura social particular. Como se mencionó en la Parte 1 , un censo del pequeño imperio ateniense a finales del siglo IV contaba con 21.000 ciudadanos atenienses y 400.000 esclavos. Muchos de esos esclavos, decenas de miles de ellos, fueron destruidos en las minas de plata de Laurion, que eran básicamente campos de exterminio.

Mordor , otra vez.

Los griegos eran muy conscientes de que tarde o temprano tendrían que destruir el semitismo mesopotámico o ellos mismos serían destruidos. Porque el semitismo estaba siendo promulgado y defendido por el imperio más poderoso jamás visto, el Imperio persa aqueménida, más grande incluso que el asirio. Y el semitismo se estaba filtrando fuera de ese imperio y se estaba infiltrando en todas partes, seduciendo al mundo entero, amenazando con romper las cadenas de los esclavos en Grecia.

En consecuencia, la guerra mundial volvió a la oikoumene . O debería decir guerras mundiales (en plural).

En primer lugar, se produjeron las dos grandes guerras greco-persas, guerras tan gigantescas y tan imponentes para quienes las presenciaron que dieron origen, en la jerga herodotiana, a la disciplina de la Historia. Yo las considero juntas como dos episodios de una única guerra mundial: el intento del Imperio persa multiétnico de conquistar a los griegos.

Ese intento fracasó: los antisemitas en la península griega resistieron con éxito.

Sorprendentemente (al menos para quienes siguen mi relato), los historiadores occidentales han celebrado ese resultado como una victoria de la “democracia” contra la “autocracia”. Evidentemente, estos historiadores consideran que el sufragio de un puñado de criminales en la cúpula de Atenas es mucho más valioso que los abundantes derechos legales concedidos a todos en Babilonia y en el resto del Imperio persa, incluso a los esclavos (que no eran tantos).

Luego vino la siguiente guerra mundial: la derrota alejandrina de los persas, un acto flagrante de saqueo y destrucción, y el comienzo de una terrible opresión para los asiáticos occidentales. Los historiadores occidentales también han optado por celebrar esto. Se supone que Alejandro, a quien tal vez se pueda comparar mejor con alguien como Adolf Hitler, fue un tipo maravilloso.

El breve Imperio alejandrino. Imagen: Wikipedia .

Según Plutarco, a Alejandro Magno (no “el Grande”, por favor), educado por su tutor, el filósofo Aristóteles, se le dijo que, al conquistar Asia, debía tratar a los asiáticos “como plantas o animales”.13Alejandro, siempre buen alumno, era aficionado a quemar ciudades asiáticas y crucificar a sus prisioneros de guerra por miles (como hizo, por ejemplo, en Tiro). Celebró su conquista del Imperio persa con una gran juerga de borrachos y luego prendió fuego a la ciudad sagrada de Persépolis, una joya, en su totalidad, tras lo cual introdujo la esclavitud, al estilo griego, en los pueblos de Asia occidental.

El historiador Gunther Hölbl considera a Alejandro “un autócrata fanático”.14Encaja.

Una luz para las naciones

 

La oscuridad se cernía sobre los pueblos abigarrados del Asia occidental, que habían conocido la paz y la libertad durante doscientos años bajo la atenta y compasiva mirada de los emperadores aqueménidas. Pero, aunque el semitismo sufrió un tremendo golpe, había pasado silenciosamente de Mesopotamia a Occidente, al corazón de la civilización griega, llevado por un vehículo humano orgullosamente idealista: los judíos.

Muchos, muchísimos hablantes de griego se convirtieron al judaísmo (tantos que se creó una edición griega de la Biblia hebrea, la Septuaginta , para ellos). Dispersos por todo el Mediterráneo, los judíos estaban teniendo un gran éxito convirtiendo a los paganos helenísticos.

En respuesta, los sucesores de Alejandro en los imperios ptolemaico y seléucida llevaron a cabo grandes masacres de judíos. El gran genocidio seléucida está narrado en los Libros de los Macabeos , incluidos en la Biblia cristiana (hasta el día de hoy, los judíos celebran su milagrosa victoria militar sobre sus opresores genocidas en la festividad de Janucá ).

Los imperios ptolemaico y seléucida. Imagen: Wikipedia .

Pero la popularidad de los judíos entre los antiguos esclavos no hizo más que crecer. No es difícil encontrar la razón. Por poner un solo ejemplo, en la Ley Oral Judía, compuesta posteriormente como Talmud se ordenaba ( Kiddushin 20a) que un esclavo debía disfrutar de condiciones de vida idénticas a las de su amo. La consecuencia práctica de tales leyes fue que el judaísmo, fundado en la historia de una revuelta de esclavos, estaba aboliendo la esclavitud.

En el período romano, los paganos del Mediterráneo, con la bota romana antisemita sobre sus cuellos, también encontraron mucho que admirar en el Dios invisible de los judíos, que había liderado la antigua revuelta de esclavos de los israelitas y que se mantenía en evidente solidaridad con todos los pueblos subyugados y oprimidos.

Hillel el Viejo, el rabino más influyente de todos los tiempos, había llegado a Jerusalén desde Babilonia y enseñaba que todo el propósito de la ley judía podía resumirse en un solo mandamiento: “ama a tu prójimo como a ti mismo” ( Levítico 19:18).15Muchos paganos oyeron este mensaje alto y claro, pues las sinagogas estaban abiertas para ellos. También oyeron hablar de un Mesías venidero, un líder revolucionario al estilo de Ciro el Grande, que vendría a liberarlos a todos del Imperio Romano.

Miles y miles de paganos se convirtieron al judaísmo, y muchos de los que dudaron en dar ese paso —a quienes los judíos llamaban «temerosos de Dios»— admiraron a los judíos, adoptaron algunas de sus leyes éticas y tradicionales y los apoyaron políticamente.

El Imperio Romano en su máximo esplendor. Imagen: Wikipedia .

Esto infundió terror en los aristócratas militares romanos, quienes nos dejaron numerosos testimonios de sus temores.

El famoso estadista del siglo I a. C. Cicerón , por ejemplo, se quejó en un juicio (en el que participó como abogado defensor) de “la multitud de judíos” en la ciudad de Roma de que “a veces en nuestras asambleas [informales] se encendían de pasión”. Parece que un gran número de judíos disciplinados y solidarios estaban liderando a las masas para presionar a las autoridades: “Ya sabéis qué gran multitud es, cómo se mantienen unidos, lo influyentes que son en las asambleas informales”, acusó Cicerón.

Y temía esta influencia, pues estaba defendiendo a Lucio Valerio Flaco, acusado en parte de robar dinero judío. Mientras hablaba, una gran multitud pro judía se había reunido afuera y temía despertarla. “Así que hablaré en voz baja para que sólo los jurados puedan oír; porque no faltan quienes inciten [a los judíos] contra mí y contra todo hombre respetable”. Lo que Cicerón quería decir con “hombre respetable” (algunas traducciones dicen “hombre eminente”) era un aristócrata romano , pues Cicerón “con frecuencia se refería a la ciudadanía regular de Roma como escoria y basura” y, además, “desdeñaba el cargo de tribuno”, que representaba a esos ciudadanos de baja cuna.dieciséis(Podéis imaginar cómo se sentía respecto a los esclavos. )

El contexto es revelador. Flaco, cliente de Cicerón, había sido pretor durante el consulado de Cicerón y lo había ayudado a derrotar a Lucio Sergio Catilina («Catilina») en su intento de liderar una gran coalición de personas de mentalidad liberal, de ascendencia alta y baja, contra la tremenda opresión que sufrían por parte de los aristócratas romanos en el siglo I a. C. Se trataba de un movimiento ideológico, pues incluía a esclavos y también a muchos jóvenes aristócratas. Hay buenas razones para pensar (como argumentaré en un próximo artículo) que los intentos de Catilina —y luego también los de Clodio— de llevar a cabo una revolución en Roma fueron liderados por conversos secretos al judaísmo.

El senador Séneca, de principios del siglo I d.C., escribió que se estaban produciendo conversiones de tan alto nivel cuando se lamentó de que “las costumbres de esta raza maldita [los judíos] han adquirido tal influencia que ahora son aceptadas en todo el mundo. ¡Los vencidos han dado leyes a sus vencedores!”.17

Otro testimonio de ello lo da Dión Casio, el antiguo historiador romano:

“No sé el origen de este nombre [Ioudaios = judíos] para ellos, pero también se refiere a otras personas, incluso extranjeros, que siguen con avidez sus costumbres. Y este pueblo se encuentra incluso entre los romanos. Aunque a menudo fue reducido, aumentó al máximo, de modo que ganó por la fuerza la libertad de su creencia religiosa”.18(énfasis mío)

Como indica indirectamente Dio Cassius en la última frase (“aunque a menudo reprimidos”), los emperadores romanos intentaron exterminar a los judíos en la primera parte del siglo I d.C. Sin embargo, en esa época los judíos eran numerosos y tenían demasiados aliados, como transmite Cicerón, por lo que el intento fracasó (como narraré en un próximo artículo). Sin embargo, los romanos continuaron con sus intentos, y en la segunda mitad del siglo, y también en la siguiente, tuvieron más éxito, derrotando finalmente a los judíos y completando un genocidio que, según los historiadores, fue incluso mayor que el de Hitler (en términos proporcionales).

 

Complejidad cristiana

Sin embargo, la popularidad del semitismo no disminuyó; sencillamente no se lo podía detener. Por eso, después de dos siglos más, incluso el emperador romano se convirtió a una rama del judaísmo greco-judío llamada cristianismo .

Aquí es donde la cosa se pone verdaderamente compleja, porque si bien la conversión imperial al cristianismo significó que Roma fue judaizada en cierta medida, el cristianismo, adoptado por el imperio, también fue grecorromanizado, y en este doble proceso el conflicto entre semitismo y antisemitismo –que había sido entre culturas, civilizaciones, ¡incluso continentes!– se convirtió en un conflicto interno de Occidente.

Como si M. C. Escher hubiera dibujado un pliegue fractal sobre su superficie, Europa se tragó una paradoja y alojó en el corazón de su identidad dos filosofías morales y políticas precisamente opuestas: el semitismo el antisemitismo Ambas.

Sí, los textos judíos habían sido adoptados como sagrados y el “amar al prójimo como a uno mismo”, al menos oficialmente, fue elevado a la categoría de valor supremo, junto con sus numerosos corolarios (amar a los pobres, amar a los enfermos, amar a los enemigos, etc.). Eso era semitismo.

Pero la identidad y el gobierno de la Iglesia eran grecorromanos. La Iglesia justificaba la opresión de los judíos como castigo por su supuesto delito de deicidio y celebraba este castigo como prueba de la corrección cristiana y del error judío. El «error» acechaba también en otras partes, por lo que la Iglesia perseguía –con violencia– los pensamientos de todos. Y en el año 800 la propia Iglesia resucitó el poder romano que había oprimido a todos, al crear el Sacro Imperio Romano Germánico. Eso fue el antisemitismo .

¡Así que la Iglesia se volvió simultáneamente semítica antisemita ! Una vez que se comprende esta paradoja occidental (y la tensión que produjo), la dinámica política occidental de los últimos 2000 años se convierte en un libro abierto que cualquiera puede leer y comprender.

En la tercera parte, que se publicará a continuación, describiré la paradoja occidental, cuyo origen se encuentra en la identidad paradójica de la Iglesia católica. En la cuarta y quinta partes explicaré cómo y por qué surgió esta paradoja. Y luego, en la sexta parte, resumiré brutalmente la evolución política occidental a la luz de esta paradoja.

SEMITISMO VS. ANTISEMITISMO (Parte 1). La estructura de nuestra historia

SEMITISM VS. ANTISEMITISM (Part 1). The Structure of our History

Difusion: Porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.