Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 17, 2020
donativo

Convivencia con felicidad


Ana J.

kaplan-hospitalEn el Hospital “Kaplan” de la ciudad de Rejovot se dieron días atrás escenas que probablemente, fuera del país, no todos creerían…aunque en Israel son sumamente communes.

Naáme Atúa, una mujer palestina de la Franja de Gaza, cruzó la frontera hacia territorio israelí y  llegó al “Kaplan” con complicaciones en su embarazo que no podían ser atendidas en sus hospitales locales. Corría riesgo su vida y la del feto. Fue atendida de urgencia y pocos días después, se le pudo inducir un parto sin complicaciones, habiéndose estabilizando su situación. Nació Mina, su sexta hija.

Poco después, en la cama de al lado fue internada  Yael Frenkel, del kibutz Saad, una de las localidades alcanzadas en los últimos años por los misiles disparados por terroristas desde Gaza. Yael tuvo su primera hija.

En un primer momento, quedó un tanto sorprendida por la compañera de pieza, comentando al sitio israelí Ynet que su esposo es el encargado de seguridad en Saad, que ha tenido que lidiar en más de una ocasión con la caída de cohetes en el lugar. Esa misma mañana , en la que hubo motivo de alegría en la familia, también hubo tensión, cuando los suegros de Yael le dijeron que habían caído misiles en la ciudad de Beer Sheba en la que viven.

“Pero un bebé es un bebé  y yo me alegro de que hayan salvado la vida de Naáme y su hija”, comentó Yael. La  realidad en el terreno, no impidió que ambas mujeres disfruten de sus respectivos bebés recién nacidos. Que los críen, a ambos, con salud y en paz.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.