Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 14, 2019
donativo

La impunidad del atentado a la AMIA


Juan Raul Ferreira

Especial para Semanario Hebreo

14 de julio de 2011

amia001El 18 de Julio es una fecha importante en Uruguay. Para algunos historiadores, la más importante. El propio Dr. Sanguinetti la propuso en su momento que la Fiesta Nacional del Uruguay. El Uruguay nace como resultado de un proceso. Por eso no hay una fecha determinante. Artigas ni soñó con un Estado Independiente. Lavalleja peleó contra brasileños, el 25 de agosto nos reincorporamos a Argentina. De tal modo que el 18 de julio fue la fecha en que los Orientales juran su Constitución para organizar soberanamente su floreciente República. Tan importante es que no nos da espacio para recordar otra cosa, que nuestra festividad nacional.

Pero hay cosas, que no podemos ni debemos olvidar. El 18 de julio  de 1994 a las 9 y 35 de la mañana, volaba en pedazos la sede de la Asociación Mutual Israelita de Argentina (AMIA). Hombres, mujeres, niños, transeúntes, heridos, muertos, desparecidos entre los escombros. Ver en vivo aquellas imágenes era más desgarrador aún, que la terrible visión del año 2002 de la caída de la Torres Gemelas de NY. No es un tema haya sido mejor o peor, el terrorismo es siempre deleznable e injustificable. Cuando además la víctima es anónima es más incomprensible. Pero la crudeza de las imágenes de los intentos de rescate no tienen parangón en la historia de la cobertura televisiva de noticias.

Apenas dos años antes, otro atentado similar había volado las instalaciones de la Embajada del hermano Estado de Israel en Argentina. Los responsables seguían impunes. Pasaban los años y la investigación no avanzaba. No por negligencia sino por complicidad y corrupción, los aliados fáciles de la impunidad. Había voluntad de ocultar. De no averiguar y de no dar a conocer lo que se sabía. El poder estaba asediado de cómplices.

85 muertos y más de 300 heridos. Algún periodista llegó a decir “y muchos de ellos argentinos.” Como si hiciera alguna diferencia y como si los judíos por el hecho de ser tales no fueran argentinos.

En el año 2006, la causa toma un giro inesperado. El Fiscal Alberto Nisman se hace cargo de la causa y logra demostrar en forma contundente que el autor fue el grupo terrorista Hezbollah. Siendo un grupo libanés el ejecutor, se demuestra que fue actuando en conjunto, o más bien bajo las órdenes de los financiadores del operativo: los iraníes. El líder terrorista Rafsanjani organizó e instigó el atentado. Sin embargo, 17 años después, Irán no ha concedido su extradición.

El mismo régimen que dice que  no existió el genocidio nazi, se niega a aceptar la requisitoria internacional por su captura y acusa, nada más ni nada menos que a la Interpol de “sucumbir ante el poder sionista.”

Si solo debiera pesar sobre la conciencia de ellos la protección de asesino, sería, no sé si cabe la expresión, hasta menos grave. Pero nosotros, que el 18 de Julio festejamos nuestra verdadera partida de nacimiento, no podemos ser leales a aquel juramento Patrio de 1830, si no somos libres de toda culpa de amparar o legitimar al responsable de estos actos de lesa humanidad.

Nuestro homenaje a los centenares de luchadores por la Libertad que en Argentina siguen reclamando justicia para la AMIA y proclaman: “TODOS LOS FAMILIARES MANTIENEN ACTIVA  

 

 

LA MEMORIA. PORQUE SIN MEMORIA HAY OLVIDO Y EL OLVIDO ES EL PRIMER PASO HACIA LA IMPUNIDAD Y LA IMPUNIDAD ES UNA TRAGEDIA QUE VUELVE”.   

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.