Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
16 Iyyar 5779 | martes mayo 21, 2019
donativo

Cómo Influyó la Jihad en la Matanza de Noruega


Raymond Ibrahim

8 de agosto de 2011

http://www.hudson-ny.org/2327/jihad-influenced-norway-massacre

oslomurderEn su manifiesto, Anders Breivik, el perpetrador de la masacre de Noruega, en la que 80 personas murieron y muchos resultaron heridos, mencionó las Cruzadas y aspectos de las mismas, ya que habían sido un factor de inspiración para él. Como era de esperarse, las elites occidentales – especialmente a través de los principales medios de comunicación – han comenzado una nueva ronda de relativismo moral, cultural e histórico, algunos incluso mezclando el terrorismo con el ex presidente George W. Bush, quien alguna vez usó la palabra “cruzada”.

El hecho es que hay importantes paralelismos entre las Cruzadas y las acciones de Breivik –  pero no precisamente de la manera presentada por los medios de comunicación. Irónicamente, este ataque terrorista, como las históricas cruzadas, fue influenciado por la doctrina de la jihad.

Si bien muchos son conscientes de que, históricamente, las Cruzadas fueron una represalia a siglos de agresión musulmana (ver Batallones de Dios: El Caso de las Cruzadas de Rodney Stark), pocos son conscientes de que la idea de “guerra santa” cristiana – en particular el uso de la violencia en nombre del cristianismo y la noción de que los cruzados que mueren son mártires perdonados por sus pecados – tiene su origen ideológico en la jihad musulmana.

Como lo dice el historiador Bernard Lewis, “Incluso las cruzada cristianas, a menudo comparadas con la jihad musulmana, fueron una respuesta tardía y limitada a la jihad y, en parte, también una imitación”. ¿Cómo? Los Papas ofrecían perdón por los pecados a aquellos que luchaban en defensa de la Santa Iglesia de Dios y de la religión y las instituciones políticas cristianas, y la vida eterna para quienes luchaban contra los infieles. Estas ideas… reflejan claramente la noción musulmana de la jihad, y son precursoras de la Cruzada Cristiana Occidental.

Sin embargo, Lewis deja en claro algunas diferencias fundamentales:

Pero a diferencia de la jihad, a [la Cruzada] le interesaba principalmente la defensa o la reconquista de territorios cristianos amenazados o perdidos. …La jihad musulmana, en cambio, era percibida como ilimitada, como una obligación religiosa que continuaría hasta que todo el mundo hubiera adoptado la fe musulmana o se hubiera sometido a la dominación musulmana. …El objetivo de la jihad es colocar a todo el mundo bajo la ley islámica.

Si puede decirse que las cruzadas tienen su origen ideológico en la jihad, lo mismo ocurre con gran parte del terrorismo moderno. Los Hashashin medievales – arquetípicos terroristas que nos legaron la palabra “asesino” – fueron, por ejemplo, una secta musulmana que fue pionera en el uso del miedo y el terrorismo con fines políticos durante la época de las Cruzadas, alrededor de los siglos XI y XIII.

Abundan más ironías, debido a que gran parte de estos antecedentes son pasados por alto por los medios de comunicación. Muchos señalan, por ejemplo, la fascinación de Breivik con los Caballeros Templarios, una orden de cruzados, como prueba de que fue motivado por las Cruzadas. Sin embargo, como un informe de AP indica, “Los Caballeros Templarios fue una orden medieval creada para proteger a los peregrinos cristianos a Tierra Santa, después de la Primera Cruzada en el siglo XI”.

Cómo exactamente, una orden militar dedicada a proteger cristianos, inspiró a alguien para matar a niños inocentes en Noruega, queda sin respuesta. Como lo dijo un historiador, los Caballeros Templarios originales, unas “personas muy devotas”, estarían “horrorizados” al verse comparados con Breivik.

Aún más irónico, los Caballeros y los Cruzados, en general, estaban con frecuencia en el extremo receptor del terrorismo de los Asesinos, lejos de ser fuentes de inspiración para el terrorismo, se llevaban la peor parte de una de las primeras manifestaciones del terrorismo islámico.

En realidad, las acciones de Breivik están más inspiradas por la Jihad que por las Cruzadas, por los Asesinos en lugar de los Templarios, y por al-Qaeda – “por el que abriga una gran admiración” – que por el IRA. Como Fareed Zakaria, de CNN, afirma correctamente, según la visión de Breivik, “los Caballeros Templarios no se parecen en nada a al Qaeda”.

Los paralelismos son evidentes: la Europa medieval, en un esfuerzo por tomar represalias contra un Islam expansionista, articuló un medio influenciado por la jihad o “guerra santa”: las Cruzadas. Hoy en día, los europeos modernos como Breivik, en un esfuerzo por tomar represalias contra un expansionista Islam, han articulado un medio influenciado por al-Qaeda: terrorismo de estilo jihadista.

Algunos podrían argumentar que no es de los grupos terroristas musulmanes de los que Breivik puede extraer inspiración. Aún así, en un mundo globalizado donde el Islam tiene, por lejos, la parte del león del terrorismo – donde imágenes sin parar de terrorismo jihadista han hecho metástasis en los medios de comunicación, y por lo tanto en la cultura – no es difícil ver dónde se inspiró Breivik.

Raymond Ibrahim, un ampliamente publicado especialista del Islam, es un Shillman Fellow en el David Horowitz Freedom Center y un Associate Fellow en el Middle East Forum

.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Difusión: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.