Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 25, 2020
donativo

España, Suecia, Hungría e Israel destacan valentía de Wallenberg en Holocausto


Terra

España, Suecia, Hungría e Israel han destacado hoy en un acto de homenaje la «valentía» y el «heroísmo» del diplomático sueco Raoul Wallenberg, quien salvó la vida de miles de judíos en Budapest.

Han asistido al acto de homenaje del diplomático sueco Raoul Wallenberg, el secretario de Estado y de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, los embajadores de Suecia, Hungría e Israel, Cecilia Julin, Edit Bucsiszabó y Alón Bar.

De Benito ha resaltado «la infinita humanidad» de Wallenberg y ha alabado también la labor del diplomático español Ángel Sanz Briz, quienes se «rebelaron al espanto y tiranía nazi» y arriesgaron sus vidas socorriendo a los judíos en Hungría.

Por su parte, la embajadora de Suecia Cecilia Julin, ha recordado una frase que dijo Walenberg a un amigo suyo- «para mi no hay otra elección»- refiriéndose a que, para él, no había otra alternativa sino quedarse en Budapest y cambiar el destino de esas personas.

«Era un hombre muy joven, no era el candidato idóneo para este trabajo, había vivido una vida más bien protegida en Suecia», ha comentado Julin.

La embajadora sueca también ha resaltado la «franqueza» y a menudo el «descaro» de Wallenberg, «no era un diplomático normal» se caracterizaba por su «improvisación constante» bajo condiciones tensas y estrictas.

Asimismo, Julin ha manifestado que el Gobierno sueco va a seguir trabajando para esclarecer cuál fue el destino de Wallenberg.

«Se lo debemos a él, a su familia y a quienes trabajan por los derechos humanos en el mundo», ha sentenciado.

Julin ha ensalzado los valores que caracterizaban al diplomático sueco «el coraje, la valentía y la integridad personal» y ha hecho hincapié en que son cualidades en las que las nuevas generaciones se deben inspirar.

La embajadora sueca ha instado a las sociedades a luchar contra la xenofobia y el antisemitismo. «No nos queda otra elección», ha apostillado.

Por su parte, la embajadora de Hungría Edit Bacsiszabó, ha destacado el «heroísmo» de Wallenberg y Briz, quienes eran diplomáticos «extraordinarios» y ha manifestado que a ellos, como representantes actuales de la diplomacia, solo les queda «tomar su ejemplo» y «esperar a que algún día» puedan contribuir al bien de la humanidad.

«Supieron estar a la altura de las circunstancias que su profesión les exigía y su conciencia les demandaba», ha comentado Bacsiszabó.

La embajadora húngara ha recordado a Walenberg como alguien «que se lanzaba al vacío» y ha comparado su forma de ser con la de su compañero Briz quien «tenía más experiencia, cautela y era el que quería pensarlo y planificarlo todo».

El acto ha sido clausurado por el embajador israelí quien ha asegurado que espera que esta situación no se vuelva a repetir, para poner en relevancia la «valentía».

Wallenberg llegó a Budapest en 1944 y salvó la vida de miles de judíos de ser capturados por los nazis al facilitarles pasaportes y establece casas seguras, en las que ondeaba la bandera sueca.

El nombre de Wallenberg ocupa un lugar de honor en la Avenida de los Justos de Jerusalén, donde Israel ha honrado a aquellas personas que defendieron a los judíos de la persecución.

El 17 de enero de 1945, tras la liberación de Hungría por las tropas soviéticas, Wallenberg fue detenido y encarcelado bajo la acusación de cooperar con los servicios de inteligencia norteamericanos.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.