Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 12, 2019
donativo

PARASHA ITRO


parashaLuego de la derrota de Amalek, los Hijos de Israel parten de Refidim y acampan al pie del Monte Sinaí.

Itró el suegro midianita de Moshé, al enterarse de las maravillas y milagros hechos por Di-s para el pueblo judío, se presenta ante el campamento de Israel, junto con Tzipora, esposa de Moshé, y sus dos hijos, Guershon y Eliézer. Moshé da la bienvenida a su suegro, ofrecen sacrificios de agradecimiento a Di-s y junto con Aarón, sus hijos y los líderes del pueblo, realizan un banquete.

Al día siguiente Itró ve a Moshé juzgando todos los casos y querellas que el pueblo le presenta, entonces le aconseja que designe jueces para cada diez, cada cincuenta, cada cien y cada mil Hijos de Israel y que él se limite a juzgar los casos más graves. Moshé acepta el consejo.

Por fin, ante el Monte Sinaí Di-s ordena al pueblo que se purifique para recibir la Torá. Y el día 6 del mes de Sivan, cincuenta días después de la salida de Egipto, entre el fragor de truenos, el sonido del shofar, nubes de humo y rayos, el Creador entrega Su Ley al Pueblo de Israel, y es en ese momento que son pronunciados los Diez Mandamientos:

“Yo soy el Señor, tu Di-s que te sacó de la tierra de Egipto.

“No tendrás otros dioses.

“No te harás imágenes.

“No pronunciaras el Nombre de Di-s en vano.

“Cuidarás el Shabat.

“Honrarás a tu padre y a tu madre.

“No asesinarás.

“No cometerás adulterio.

“No hurtarás.

“No declararás con falso testimonio.

“No codiciarás los bienes de tu prójimo”

Y fueron grabadas estas palabras por mano de Di-s en dos tablas de piedra.

TORA = LIBERTAD

“Yo soy Di-s, tu Di-s, que te sacó de la tierra de Egipto”. Así comienzan los Diez Mandamientos. ¿No habría sido más lógico que comenzaran diciendo que Di-s es el Creador de los cielos y la Tierra?

Hay dos respuestas para esta pregunta.

Por un lado, la liberación de Egipto era algo que todos los presentes habían, no sólo presenciado, sino también vivenciado. Era un hecho cercano, que había ocurrido tan sólo cincuenta días atrás.

Por el otro lado, en hebreo Egipto se dice Mitzraim, de la misma raíz que meitzarim, limitaciones, estrecheces. Al decirnos Di-s que Él es Quien nos sacó de Mitzraim, nos está diciendo también que, a través del estudio y el cumplimiento de Su Torá nos veremos libres de las limitaciones y estrecheces (meitzarim) de la vida cotidiana, tanto a nivel físico como a nivel espiritual.

Haciendo que nuestros días cuenten

Por Mendi Herson

¿Qué tan rápido puede usted recordar —con alguna exactitud —lo que hizo ayer? Claro, probablemente pueda hacerlo, pero ¿cuánto tiempo toma?

¿Y el miércoles pasado?

Si es como yo, va a gastar mucha energía respondiendo a las responsabilidades del momento, destacando al mismo tiempo (por lo menos un poco) las cosas por venir. Esto hace que la mayor parte de la vida desdibuje en el espejo retrovisor, una hora es prácticamente indistinguible de otra, un día desemboca en el siguiente.

Sí, nos arreglamos, pero la vida debe ser algo más que mantenerse a flote. Monótonas, las horas se desvanecen en el nada espectacular pasado.

¿Qué hacer?

La enseñanza jasídica nos anima a pro-activamente tomar las riendas de nuestro tiempo e imbuir de sentido a cada hora, asegurándonos de que nuestros días realmente cuentan.

Así que hagamos de nuestro tiempo algo excepcional.

La enseñanza jasídica sugiere una actitud llamada «contar las horas».

Piense en su próxima hora como un buque a la espera de ser cargado. Es un tiempo neutro, y usted tiene que elegir cómo se utilizará.

Si usted hace algo especial del carácter de esta hora, la hora llega a ser significativa, va a vivir.

Es posible que eventos especiales de un día o de una hora lo conviertan en una parte destacada de tiempo, demasiado distinto como para desdibujarse en la vida.

Pero es algo más que la memoria.

Después de todo, ¿qué pasa si usted aprendió hace años una importante lección de vida —pero no recuerda la hora y día en el que ha aprendido la lección? ¿Eso importa? ¿No vive ese día con usted, ya que su contenido resuena en su vida actual?

Si mis días pasan significativamente, yo lo sabré. La vida se sentirá plena, y no importa si puedo recordar exactamente lo que hice en el mediodía del pasado martes.

Si conscientemente reconocen esta próxima hora como una hora durante la cual se están cumpliendo con la intención de Di-s en su creación —si la pasan trabajando para mantener a su familia o leyendo algo inspirador en Chabad.org —han hecho algo notable. Han elegido proactivamente hacer de esa hora un vehículo para vivir con propósito, han alineado su vida con la intención de Di-s al crearlos.

Mientras que puede no ser evidente para el espectador, ha llenado su hora con un Significado Eterno.

¿Puede ser empleado mejor el tiempo?

(Extraído de www.es.chabad.org)

(Contacto: [email protected])

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.