Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles febrero 5, 2020
donativo

Del Otro Lado Del Túnel, En El Kibutz Ein Hashlosha


SAMSUNG

A muy corta distancia del lugar en el que el ejército muestra a la prensa la boca del túnel cavado desde  Gaza, donde los trabajos agrícolas no debieron ser interrumpidos, está Pablo Lefler, uruguayo-israelí encargado profesional de los cultivos en los campos de Ein Hashlosha. Comenta sobre la franja de tierra que desde hace mucho no se cultiva por estar ubicada justo frente a Khan Yunes, una de las localidades sureñas de Gaza. Y sobre el trabajo agrícola siempre bajo la custodia del ejército.

Observa las máquinas de recogen la última cosecha del maní, señala a lo lejos el área de la “paprika”-pimentón-recién cosechada y cuenta sobre los rabanitos…y no tiene dudas de que seguirán trabajando, a pesar del riesgo. Y a pesar del túnel. “El túnel demuestra que siempre están intentando hacer algo”, asegura. “Si Israel cierra el cielo con baterías anti misiles y cierra la frontera con una cerca protectora, los terroristas intentan entonces venir bajo tierra”.

Estamos en los campos de Ein Hashlosha. Se ven las casas del Kibutz Kisufim, del vecino Nirim.”Enfrente, donde ves esos minaretes de las mezquitas, es Khan Yunes, a 2.5 kms en línea recta”, explica.

Los tiene enfrente. Gaza gobernada por Hamas, es la vecina complicada.

“En una época los campos de nuestro kibutz  llegaban hasta el alambrado de la frontera misma, pero cuando Israel salió de la Franja de Gaza hicieron una segunda línea de patrulla a unos 300-400 metros de la línea original. A nosotros nos dejan trabajar hasta esa segunda línea. Nos sacaron pues toda esa franja, que antes trabajamos. Ahora está prohibido trabajar allí”.

Es una franja de nadie en la que el ejército patrulla, tiene sus posiciones de control, artefactos ópticos y dispositivos electrónicos para garantizar la seguridad.

Alrededor del punto en el que nos detenemos y Pablo explica, están los campos arados preparados para los próximos cultivos. “Están las papas que sembramos la semana pasada..más allá se puede ver  los campos donde cosechamos paprikas, acá están las cosechadoras de maní trabajando…todo esto a más o menos un kilómetro de donde el ejército está excavando el túnel que se descubrió en nuestros campos”.

El túnel no es el primero descubierto en la zona.

“Siempre decimos como broma que el día menos pensado nos van a empezar a salir  palestinos en medio del campo de trigo”, comenta Pablo. “Claro que al tener Israel buenas defensas contra los misiles, por el aire, y al tener la frontera con sistemas electrónicos por los que es muy difícil pasar para hacer un atentado terrorista, ellos tratan de hacer algo por debajo de la tierra, donde aparentemente Israel tiene menos defensas.

Los residentes en la zona lindante con Gaza, recuerdan épocas de otro cariz.

“En una época gente del otro lado venía aquí a trabajar a diario, no en trabajos comunes manuales. Venía gente capacitada, soldadores, metalúrgicos, tractoristas especializados…todos ellos se quedaron sin trabajo desde hace años por toda la situación en la zona”, dice Pablo. “Es exactamente lo que pasa en los regímenes totalitarios, donde la gente tiene hambre y el régimen se sigue armando como si viniera la tercera guerra mundial. Esto, aunque Israel nunca atacó la Franja de Gaza así porque sí, sino siempre  en respuestas a ataques desde allí cuando acá la situación ya era desesperada, con decenas de misiles diarios que caían en nuestro lado”.

Hoy son “algunos cada tanto” y a eso Pablo lo llama “normalidad a la que ya nadie da mucha importancia”. Todo es cuestión de comparación, pensamos.

“Ahora trabajamos relativamente tranquilos, pero está claro que mientras vivimos esta “tranquilidad”, dentro de Gaza, Hamas o quien sea, se están preparando para un futuro ataque..Es que este túnel  no es para otra cosa”.

Pero la esperanza, es lo último que se pierde.

“Siempre tenemos la esperanza de que en algún día en el futuro va a haber paz. Lo que pasa es que las tratativas con los fundamentalistas son muy difíciles. Vemos  lo que pasa ahora en el mundo árabe, con la “primavera” árabe…el mundo occidental pensaba que vendría algo mejor, pero ahora no esperamos nada mejor en los próximos tiempos.”

Volvemos un poco hacia atrás…y preguntamos a Pablo si es consciente de lo extraño que resulta que a una situación en la que hay un misil cada tanto y no decenas por día, él le llame de “normalidad”. “Es como los italianos que viven al lado de Vesubio”, dice mirando los campos. “ Gaza es nuestro Vesubio..Nunca sabemos cuándo va a entrar en erupción”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.