Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
24 Kislev 5778 | martes diciembre 12, 2017
donativo

Suecia, de paraíso a infierno salafista-yihadista


 

A finales de los años sesenta del siglo pasado, un ensayo titulado Suecia, infierno y paraíso, del periodista italiano Enrico Altavilla, arrasó en las librerías europeas en general, y españolas en particular. El paraíso sueco estaba formado por una sociedad del bienestar que ponía a la gratuita disposición de sus ciudadanos magníficos servicios públicos. Se disfrutaba de una y justicia social admirados por el resto de europeos. El infierno al que se refería Enrico Altavilla estaba constituido por la soledad y la falta de relaciones, el alcoholismo y la escasez de sol, que desembocaban en la depresión, causa de un elevado índice de suicidios, y en una sexualidad desaforada. Aquella sexualidad que se vivía en Suecia, tan criticada en las páginas de aquel libro, era lo que atraía a la mayoría de los jóvenes del atrasado sur de Europa. También fascinaba y atraía la cultura política de su democracia, que fue anhelada por los sectores sociales más avanzados del sur europeo. Mientras, el turismo ya había instalado en el consciente colectivo de la católica Europa meridional el estereotipo de las suecas como ideal femenino: altas, rubias, de ojos azules y cuerpo escultural, liberadas sexualmente, que el cine se encargó de afianzar con estrellas como Bibi Andersson, Anita Ekberg o Mai Zetterling.

En los primeros años del siglo XX Suecia había pasado de una estructura social rural y agrícola a una acelerada industrialización. Su sistema político, fundamentado en el socialcristianismo del Partido Liberal de Centro y en la socialdemocracia, fundó un capitalismo cimentado en las libertades públicas y la igualdad de oportunidades, financiado por un sistema impositivo implacable y sin corrupción, que dio lugar a una sociedad del bienestar envidiable y envidiada por la práctica totalidad de los países europeos. La ideología que subyacía en las leyes del país escandinavo era el intelectualismo moral socrático, que identifica la virtud como el conocimiento. Se creía que bastaba el conocimiento de lo justo (la autognosis) para obrar correctamente, y se consideraba que las malas acciones son producto del desconocimiento, esto es, no son voluntarias, ya que el conocimiento de lo justo sería suficiente para obrar virtuosamente. Por lo tanto, la conducta moral sólo es posible si se basa en el conocimiento del bien y la justicia. Sus cárceles y sanciones eran modélicas y ejemplo para el resto de los europeos.

Suecia empezó a despertarse de su sueño socrático el viernes 28 de febrero de 1986 cuando a las 23:21 horas el Premier socialdemócrata Sven Olof Joachim Palme fue asesinado mientras volvía caminando del cine a su casa con su mujer Lisbet Beck Friis, por una de las calles principales del centro de Estocolmo. La pareja no llevaba guardaespaldas. Otro hecho que ha generado enorme impacto en la conciencia colectiva sueca ha sido la recepción de un enorme número de migrantes procedentes de los países del Este a raíz de la caída del muro de Berlín y la de los kurdos y países musulmanes. Muchos inmigrantes han enriquecido las costumbres, la economía y la sociedad sueca, mientras muchos otros han formado mafias dedicadas a la trata de blancas y a una delincuencia criminal violenta y sofisticada y otros muchos han constituido zonas no-go (en las que se cuelgan carteles que advierten “estás entrando en una zona controlada por la Sharía: reglas islámicas obligatorias”)

Ha fallado el sistema político sueco al permitir además la proliferación de grupos neonazis y skinheads,  las más de 55 zonas no-go en las que colectividades musulmanes que impiden al estado sueco ejercer su soberanía, zonas en las que la única ley es la Sharía, la ley islámica. [1] Las “no-go zones” son barrios, en ocasiones pueblos o ciudades enteras, en los que los Estados de Europa han perdido toda su capacidad de intervención y donde las leyes constitucionales, los derechos humanos y las libertades individuales no existen, arrasadas por la presencia y la dominación de estructuras salafistas –islamistas- que se imponen a la autoridad legal de las instituciones oficiales. Expertos en Seguridad señalan que, en la Unión Europea, existen más de un millar de “no-go zones”, espacios urbanos a la deriva en los que no entran policías, médicos, bomberos, jueces o ambulancias y en los que se está amasando, lentamente, pero sin pausa, el mayor desafío a las democracias occidentales que se lanzado desde la II Guerra Mundial. En estas zonas no-go controladas por salafistas se reclutan yihadistas para combatir para el Estado Islámico.

 

El gobierno sueco publicó el viernes 3 de marzo de 2017 a través de la Agencia de Contingencias Civiles (MSB), perteneciente al Ministerio de Defensa del país escandinavo, un documento en el que se afirma que la Hermandad Musulmana está construyendo una sociedad paralela en Suecia, infiltrando salafistas en organizaciones y partidos políticos. [2]

Los salafistas de la Hermandad Musulmana cuentan con la ayuda de las “elites políticas” suecas que fomentan una cultura de silencio y haciendo imposible criticar al Islam, logrando que cualquier crítica a la Hermandad Musulmana sea calificada de racista o islamofoba.[3] En abril de 2016 hubo una constante sucesión de escándalos islamistas en el Partido Verde (Miljöpartiet). El Partido Verde forma parte del gobierno sueco, junto a su socio de coalición, el Partido Socialdemócrata (Socialdemokraterna).

Se presentan como un partido a favor de las fronteras abiertas, con una apasionada adoración por el multiculturalismo. Estos apasionamientos son precisamente la razón por la que el partido ha sido un candidato perfecto para la infiltración islamista. Dentro del Partido Verde, preguntar siquiera si los musulmanes ven el Islam como una fuerza política ha sido considerado grosero e “islamofóbico”. [4]

A partir de la llegada de migrantes musulmanes en Suecia se ha dado una eclosión de agresiones sexuales [5],  cada vez más, los suecos están evitando por completo las piscinas públicas, pues los varones jóvenes musulmanes solicitantes de asilo han convertido las piscinas públicas en un calvario de violaciones y acosos sexuales a pesar de que los políticos suecos parecen convencidos de que con un poco de educación sobre “igualdad” cambiarán los modales de unos hombres musulmanes a los que, desde que eran niños, se les ha enseñado que es culpa de la mujer si el hombre tiene ganas de violarla. [6]  Todos estos numerosos acontecimientos hacen que Suecia sea considerada la capital de violaciones en Occidente. [7]

Se censura la literatura infantil con “revisiones literarias” en nombre de la corrección política. Tanto Pipi Calzaslargas como otros libros infantiles han sufrido revisiones varias o han sido incluso retirados del mercado para no ofender al público musulmán [8].

Suecia es la ciudadela del antisemitismo del Occidente. El odio a Israel se ha convertido en una auténtica obsesión en Escandinavia, en la que se manifiesta una fraternal alianza entre los izquierdistas y los islamistas preocupados por la sumisión y la matanza de “infieles”. Dagens Nyheter, el periódico sueco más sofisticado, publicó un dossier antisemita violentamente titulado “Se permite odiar a los judíos”. [9]

Suecia ha devenido un territorio en el que defecar, masturbarse, robar, cantar cánticos islámicos en iglesias por visitantes musulmanes salafistas es comprendido y tolerado en nombre del buenismo y del relativismo cultural. [10].

Los constructores no se atreven a edificar una estación de policía en zonas musulmanas, pues lo consideran “demasiado peligroso”. [11] Y como guinda de la sumisión de Suecia al salafismo, el gobierno autoriza protestas de los migrantes turcos pro Erdogan en su territorio, a diferencia de Holanda, Alemania y Austria que no permiten injerencias islamistas y totalitarias en sus respectivos países. [12]

El buenismo ha fracasado, y ha permitido que la maldad se imponga en su manifestación actual: el totalitarismo islámico. El discurso imperante en las zonas no-go y en la inmigración musulmana en Suecia es controlado por imames que predican violencia contra la mujer, antisemitismo y odio a los judíos y consideran la homosexualidad como un virus. De hecho, uno de los principales medios de comunicación de Suecia describió el antisemitismo como una opinión simplemente diferente. Claramente, a los ojos de las autoridades suecas, ni los homosexuales ni los judíos cuentan mucho. Las autoridades suecas también dan grandes sumas de dinero a organizaciones que abogan por la violencia e invitan a predicadores del odio que apoyan a organizaciones terroristas como Estado Islámico. Uno de los oradores contratados por SFM fue Michael Skråmo, quien ha llamado públicamente a sus compañeros musulmanes a unirse a Estado Islámico y ha aparecido en videos de propaganda, posando con rifles de asalto junto a sus niños pequeños. [13]

Cuando se es bondadoso con los malvados se acaba siendo malvado con los bondadosos.

NOTAS

[1] Hayes, Liz (20 March 2016). “Breaking Point”. 60 Minutes. 2:54-2:59: 60 Minutes Australia. Archived from the original (video) on 2016-03-24. there are now 55 declared no-go zones in Sweden

Neuding, Paulina (2017-03-13). “The Truth About Sweden”. The Weekly Standard. Retrieved 2017-03-03.

 

http://latribunadelpaisvasco.com/not/5443/angered-suecia-la-ruptura-islamista-de-la-ley-y-el-orden/

[2] MSB:s diarienummer: DNR 2017-1287 Allah är vårt mål; Profeten är vår ledare; Koranen är vår lag; jihad är vår väg; och döden för Allahs ära är vår högsta strävan (Hassan al-Banna, grundare av Muslimska Brödraskapet) Muslimska Brödraskapet i Sverige Red: Dr. Magnus Norell (Med Docent Aje Carlbom & Fil. Kand Pierre Durrani) På uppdrag av MSB, november-december 2016.

https://www.msb.se/Upload/Kunskapsbank/Studier/Muslimska_Brodraskapet_i_Sverige_DNR_2107-1287.pdf

 

La Agencia de Contingencias Civiles de Suecia (MSB), perteneciente al Ministerio de Defensa de Suecia, es la responsable de la protección civil y la seguridad pública y en su informe de 35 páginas de afirma categóricamente que los islamistas están construyendo una “sociedad paralela” en Suecia al infiltrarse los salafistas en organizaciones y partidos políticos ayudados por la “cultura del silencio” y responsabiliza a las elites políticas por fomentar una doctrina de multiculturalismo y silencio, lo que ayuda y facilita los fines nefastos de la organización antidemocrática como la Hermandad Musulmana.

Los autores del documento afirman que la Hermandad está trabajando para aumentar el número de practicantes musulmanes en Suecia, fomentando la tensión con la sociedad secular y apuntando a partidos políticos, ONG, instituciones académicas y otras organizaciones de la sociedad civil.

http://porisrael.org/2017/03/06/yihadistas-estan-creando-un-estado-dentro-del-estado-sueco/

 

Fundada en 1926, la Hermandad Musulmana tiene como objetivo crear un Califato Islámico global sunita organizando a los musulmanes políticamente. Es la organización islámica más grande del mundo y tiene vínculos con el Consejo Musulmán de Gran Bretaña y con muchas otras instituciones islámicas europeas.

El grupo tiene vínculos con militantes y es considerado una organización terrorista por los gobiernos de Bahrein, Egipto, Rusia, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

La ideología de la Hermandad Musulmana es la base religiosa-teorética de todos los movimientos y grupos islamoterroristas sunnitas (Al Qaeda, Estado Islámico, Hamás, etc.) y del terrorismo yihadista sunnita.

Es imprescindible para mayor entendimiento sobre el salafismo y yihadismo la lectura del libro:

OBJETIVO: CALIFATO UNIVERSAL. Claves para entender el  yihadismo. Eduardo Martín de Pozuelo, Jordi Bordas y  Eduard Yitzhak. Libros de Vanguardia.

http://www.lavanguardia.com/cultura/libros-de-vanguardia/20151023/54438318973/objefivo-califato-universal-libros-vanguardia.html

 

[3] http://www.dailymail.co.uk/news/article-4289770/Muslim-Brotherhood-creating-parallel-society-Sweden.html

 

 

[4] Los islamistas se infiltran en el gobierno sueco

Un mes de islam y multiculturalismo en Suecia: abril de 2016. por Ingrid Carlqvist. 23 de Mayo de 2016

https://es.gatestoneinstitute.org/8109/islamistas-gobierno-suecia

 

[5] Suecia: eclosión de agresiones sexuales. Un mes de islam y multiculturalismo en Suecia: mayo de 2016. por Ingrid Carlqvist. 14 de Julio de 2016

 

https://es.gatestoneinstitute.org/8475/suecia-agresiones-sexuales

[6] Suecia: agresiones sexuales en piscinas. por Ingrid Carlqvist. 17 de Marzo de 2016

https://es.gatestoneinstitute.org/7642/suecia-agresiones-sexuales-migrantes

https://es.gatestoneinstitute.org/7170/suecia-violaciones-absoluciones-cabezas-cortadas

 

[7] Suecia: Capital de violaciones en occidente. por Ingrid Carlqvist y Lars Hedegaard. 14 de Febrero de 2015

https://es.gatestoneinstitute.org/5379/suecia-violaciones

 

[8] La guerra santa de Suecia contra los libros infantiles. por Judith Bergman. 5 de Junio de 2016

https://es.gatestoneinstitute.org/8208/suecia-libros-infantiles

 

[9] Scandinavia: The West’s Citadel of Anti-Semitism. by Giulio Meotti. February 17, 2017

https://www.gatestoneinstitute.org/9924/scandinavia-antisemitism

 

[10] Sweden: Muslim migrants defecate, masturbate, scream Islamic chants in church pews. December10, 2016 10:56 AM BY CHRISTINE WILLIAMS. Jihad Watch

https://www.jihadwatch.org/2016/12/sweden-muslim-migrants-defecate-masturbate-scream-islamic-chants-in-church-pews

 

[11] Sweden Can’t Find Contractor Willing to Build Police Station in Migrant Suburb — “It’s Too Dangerous”. 13 Mar 2017

http://www.breitbart.com/london/2017/03/13/sweden-police-station-suburb-dangerous/

 

[12] Sweden authorizes Turkish referendum campaigning

https://www.neweurope.eu/article/sweden-authorizes-turkish-referendum-campaigning/

 

[13] Sweden: Hate Speech Just for Imams. by Judith Bergman. February 22, 2017

https://www.gatestoneinstitute.org/9923/sweden-islam-hate-speech

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.