Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
2 Heshvan 5778 | domingo octubre 22, 2017
donativo

“Tuvimos que quitar las etiquetas en hebreo cuando entregamos la ayuda a los refugiados sirios en Jordania”.

Con el Dr. Nir Boms, investigador en el Centro Dayan para Estudios del Medio Oriente y Africa en la Universidad de Tel Aviv.


 

 

Nir Boms es hoy uno de los principales referentes israelíes sobre la situación en Siria y la forma en que la ven los sirios desde distintas partes del mundo. Mantiene contactos personales con figuras sirias exiladas y ha organizado personalmente proyectos de ayuda a refugiados sirios en Jordania.

Este es un resumen de la entrevista que nos concedió recientemente, a la sombra de la cruenta guerra que no termina.

Nir tu interés en el tema sirio va más allá de tu condición académica. ¿Cuál es su origen?

Hace ya varios años que estoy vinculado al tema de Siria, tanto por el periodismo al que me dediqué años atrás como al simple hecho que soy hijo del Medio Oriente y como tal, he estado ocupado con el tema del diálogo con nuestros vecinos. Durante unos años que pasé en Washington, estuve involucrado en la formación de un grupo llamado “Cyber Dissidence”, dedicado a hacerse eco de las voces de disidentes políticos que se manifestaron a través de las redes y de la web.

A través de esa organización, llegaron a mí numerosas voces de toda la región, entre ellas también provenientes de Siria. Este marco apoyó a disidentes en diferentes países. Fue así que tuve el privilegio de conocer a ciudadanos sirios .Y cuando comenzó el levantamiento en siria que derivó luego en guerra civil, yo era uno de los israelíes que había estado expuesto a voces del otro lado, que tenía amigos del otro lado. Ellos también se dirigían a mí para preguntar qué hacía Israel y el por qué de cada cosa que Israel hacía o dejaba de hacer. Por otro lado, quienes sabían de mi contacto con el tema sirio, se dirigían a mí para preguntar qué se puede hacer.

El contacto, entiendo, fue inicialmente con exilados sirios en el exterior, por internet ¿Verdad?

Si analizamos la historia, vemos que muchas revoluciones fueron preparadas y lanzadas desde el exterior. Y de hecho, intervienen en eso no solamente los exilados mismos sino también países extranjeros. Basta con pensar qué habría pasado si Francia no le hubiera permitido al Ayatollah Khomeiny tomar su avión a Irán en 1979. Hay varios ejemplos de este tipo. También de Argentina, si no se hubiera permitido volver a Perón. También el Congreso Nacional Africano  organizó todo su trabajo desde afuera, tanto en Sudán como en Uganda. Sea como sea, a través de esa gente que está en el exterior, como fue en mi caso con exilados sirios, pude rápidamente llegar a la gente que está dentro de Siria.

¿Gente que lograba, desde Siria, transmitir mensajes a través de las redes sociales?

Exactamente. Eso incluyó a conocidos políticos a quienes pudimos ayudar a liberar.  Realmente fue un gran desafío ayudar a esas voces disidentes políticas, opositores al régimen. Ese trabajo continúa hasta hoy. Y fue lo que hizo posible esos vínculos. Claro está que algunas de esas personas se convirtieron en amigos personales .Ya hay un sistema completo que funciona y yo cada vez me fui involucrando más.

LA AYUDA A LOS REFUGIADOS

Eso significó, también, organizar ayuda a los sirios.

Así es.  Aproximadamente un año después del comienzo de la revolución en siria, marzo del 2011 o un poco antes, recibo llamadas de algunos amigos consternados por las fotos que llegan de Siria. Y eran los “buenos” días en los que el horror era por 10 mil muertos en Siria ,y hoy sabemos que son tantos más. Y dijimos que Israel no puede observar sin hacer nada, decidimos que queremos organizar algo.

Pues organizamos un evento con artistas en Tel Aviv, músicos que tocaron y cantaron, hablamos de la necesidad de hacer algo, publicamos un video traducido al árabe con el mensaje “nosotros, como israelíes, queremos decirles que los estamos escuchando y que nos importa lo que les está ocurriendo”. Fue algo muy especial. Pero de ahí pasamos a decir que el evento fue muy bueno pero que con la simpatía no calentamos a nadie en el frío del invierno, que debemos hacer algo más.

Y fue entonces que nació la primera iniciativa de juntar ropa y alimentos para los  refugiados sirios. Eso fue en marzo del 2012.Y el desafío más importante fue  cómo hacerles llegar lo que juntábamos. Empezamos a organizarnos a través de contactos en Jordania y armamos un emprendimiento conjunto jordano israelí para esa ayuda. Llevó mucho tiempo organizarlo y convencer a los jordanos que Israel quiere enviar ayuda a los sirios. Les resultaba difícil digerirlo. Pero al final logramos llegar a Jordania a la zona de los campamentos de refugiados sirios para distribuir lo que habíamos juntado.

¿Se presentaron como israelíes?

Los jordanos estaban en pánico al respecto y pidieron que no digamos que somos israelíes. Nos exigieron cortar las etiquetas de la ropa porque estaban en hebreo. También sacar todas las etiquetas que venían en hebreo en distintas mercaderías. Pero eso fue más con los mayores mientras que los voluntarios jordanos jóvenes que fueron con nosotros a los campamentos de refugiados y hablaron con ellos en árabe, les dijeron con entusiasmo: “¿Saben quiénes son estos amigos que están hoy aquí con nosotros? No lo van a creer, pero son amigos de Israel”. Pero las etiquetas las tuvimos que sacar.  Eran funcionarios oficiales los que lo pidieron.

¿Temían ser acusados de cooperación con el enemigo, aunque hay un acuerdo de paz, o temían por sus vidas?

Creo que es una gran combinación entre ambas cosas. Siempre decían “los apoyamos, pero queremos cuidarlos a ustedes”.

¿Qué reacciones viste  entre los sirios  cuando los jóvenes decían que ustedes eran israelíes?

En general las reacciones eran positivas. Creo que cuando está ante un refugiado que perdió casi todo, apreciará lo que se le entregue de ayuda, venga de donde venga. De todos modos, en cuanto a nuestra condición de israelíes, si bien hubo reacciones variadas, yo diría que en general lo aceptaron mejor de lo que yo pensaba. No me topé con ningún problema especial . Estuvimos con la gente en sus carpas, en sus barracas y conversamos. Y hubo momentos muy interesantes de conversaciones realmente de corazón. Y dentro de toda esa mezcla, capté voces que decían “de repente comenzamos a entender que  el Medio Oriente está cambiando y vemos que aunque nos enseñaron siempre que nuestro enemigo es Israel, ahora entendemos quién es realmente nuestro enemigo, el que nos dispara, nos expulsa, no el que nos da comida”. Empezaron a entender que las cosas acá son más complejas de lo que pensaban.

CAMBIOS GRADUALES

Y en esa complejidad ¿Qué  cambios fuiste notando?

Hoy en día hay diversas encuestas de opinión pública en la región sobre lo que piensan los jóvenes .Y cuando se les pregunta “¿Cuál es hoy el desafío más importante en Oriente Medio?”, la respuesta ya no es el conflicto israelo palestino sino el extremismo, el Estado Islámico que los amenaza, la economía, el desempleo, la falta de oportunidades. Sin detenernos ahí, en por qué empezaron las revueltas de la “primavera árabe”, no podemos entender nada. Los jóvenes comprendieron que hay oportunidades que ellos no reciben, corrupción gubernamental, precios en constante aumento…y decidieron que desean un cambio. Y dicen que quieren “un nuevo Medio Oriente”, cansados de los gobernantes que no los representan.

Yo me pregunto si antes realmente les interesaba el tema palestino.

Mira el caso de Siria, un país en el que un 12% de alawitas gobernaba a una mayoría de 60% de sunitas, además de drusos, kurdos, de todo…La ideología del partido Baath  podía sostenerse únicamente si el mensaje era que todos juntos deben defenderse del enemigo sionista. Pero con el tiempo los jóvenes entendieron que eso no justifica al sistema y que las cosas no pueden seguir funcionando así.

Pero este cambio aún no significa que se abra camino un mayor liberalismo en Oriente Medio al parecer…No sé qué piensas.

Es cierto. No me parece que Oriente Medio, seguro no en mi generación, se encamine hacia un lugar más desarrollado y muy distinto de lo que hemos visto hasta ahora. Lo digo con pesar. Pero las islas de fuerzas liberales pueden sí hallar la forma de expresarse.

Más allá de la dimensión moral de las actividades que tú y tu grupo han hecho en pro de los refugiados sirios ¿te parece que esto aporta a cierto cambio de posturas ante Israel

Creo que ya vemos cambios. Lo capto en diversas conversaciones. No olvidemos a los miles de heridos sirios que Israel ha atendido en los últimos años. Yo suelo decir en broma que desde 1948 se puede contar con los dedos de una mano los sirios que estuvieron en Israel, pero que en los últimos años, mucho más que eso son los sirios que estuvieron en mi casa en cenas de shabat.

Hay distintos niveles. Exilados sirios han estado en Israel. Sirios que hablaron con nosotros y aceptaron hacerlo abiertamente en distintas actividades en la universidad por ejemplo, o diciéndonos por Skype “les agradecemos por lo que han logrado hacer para ayudarnos”. Creo que eso es un cambio, es otra etapa.

.

 
Comentarios

Esto me recuerda al personaje de Superman, creado por judíos.
El judío que quiere usar todo su poder para beneficiar a la humanidad sin esperar nada a cambio y como Klark Kent, que nadie se entere quien es y pasar desapercibido.

Pues q no le den nada si no quieren la etiqueta israelí tampoco reciban nada

¿son amigos de los que nos quieren matar ?

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.