Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

La unidad militar 8200, la cara oculta desde hace mucho tiempo de la tecnología israelí


Imagen relacionada

 

Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

El Estado hebreo ha estado utilizando el contraespionaje durante años como catalizador económico. Las tropas de élite en la defensa cibernética son entrenadas con gran exigencia. Sus numerosos veteranos, autorizados a desplegar sus talentos en el ámbito civil, a veces se convierten en gurús del Silicon Wadi.

Con traje sport y ojos de mirada franca junto a una sonrisa chispeante, Yair Amit parece salido directamente de una incubadora de Silicon Valley. Sólo un marcado acento hebreo traiciona sus orígenes. El joven de 34 años, graduado en biología e informática, es en realidad un antiguo “barbudo” del ejército israelí. Veterano de la unidad de élite 8200, el equivalente de la NSA americana, Yair Amit se embarcó en el tren de la iniciativa empresarial para convertirse en multimillonario. Muy recientemente, como muchos compañeros de cuartel lo hicieron antes que él.

Yair Amit cofundó Skycure, hace menos de cinco años. Un especialista en telefonía móvil – que emplea a 35 empleados en Tel Aviv y casi tanto en California – comprada este verano por el gigante estadounidense de software Symantec. El importe de la transacción se estima en 250 millones de francos.

Como una incubadora de ideas

El ex-espía, le debe en gran parte este cheque a las FDI. “Es en el Ejército donde aprendí a manejar responsabilidades, a sobreponerme al fracaso y trabajar en equipo en proyectos complejos, muy rápidamente y con recursos a menudo limitados”, cuenta Yair Amit. La Unidad 8200 le exige a uno constantemente improvisar para encontrar soluciones a problemas teóricamente imposibles de resolver “.

Un poco como en start-up, solo que bajo las banderas del Estado hebreo, casi todo es cuestión de vida o muerte. “En Suiza, Uds. no tienen el mismo sentido de urgencia que nosotros”, resume Uri Adoni, socio del fondo de capital riesgo jerosolimitano JVP.

Durante décadas, los veteranos de 8.200, realizaban sus ensayos en las start-up del Silicon Wadi, una cuenca de alta tecnología que se concentra en torno a Haifa, la capital económica del estado hebreo, y en Jerusalén. Esta crema de la crema tecnológica contaría entre 5000 y 7500 miembros. Es la mayor unidad militar de inteligencia en Israel. El número de ¨pepitas¨ lanzado hasta la fecha por sus antiguos agentes secretos, versión 2.0, se estima en 1000.

“La Unidad es un verdadero acelerador de ideas. CheckPoint, Waze e incluso Mirabilis fueron incubados en 8200 “, dijo Ygal *, un oficial de alto rango del club de potenciales empresarios financiado por el ejército, cuya existencia fue clasificada como secreto de Estado hasta el principios de los años noventa.

Una ciberescuela militar

La unidad legendaria coopera con los servicios extranjeros del contra-espionaje extranjero, especialmente americano. “Cuando vienen a Israel, a menudo se sorprenden al ver jovencitos gestionar solos proyectos que normalmente se confían a especialistas mucho más experimentados. Al integrar 8200, estamos comprometidos a trabajar 18 horas al día, siete días a la semana “, cuenta Ygal. Esta antecámara de “unicornios” sería, paradójicamente, una jerarquía militar bastante llana, donde te animan a cuestionar las decisiones de tu superior. “Si uno está equivocado, pero uno puede justificar su error, nadie es sancionado”, nos revela.

La red 8200 ahora irriga todos los sectores de alta tecnología del Wadi de Silicio. Es sobre todo un pasaporte para el empleo, que abre todas las puertas. De los cuales los de Sixgill, especializado en la observación de los hackers que gravitan en la Dark Web, (web oscura). “Básicamente extraigo a mis nuevos reclutas de veteranos de esta unidad, aunque nunca he sido parte de ella”, dijo Avi Kasztan, cofundador de la compañía, que ha registrado un crecimiento trimestral del 300% desde su lanzamiento en 2014.

Embebido en el espíritu empresarial

Y Yair Amit me comentó: “La experiencia 8200 es la mejor entrevista de trabajo que uno puede tener. Es un filtro muy reconocido. Pero no siempre es suficiente para tener éxito como empresario “. La ventaja comparativa del jefe de Skycure: cuando era un niño, en lugar de leer cuentos de caballeros para quedarse dormido, su padre inventó modelos de negocios para él para desafiarlo.

En Israel, el servicio militar obligatorio dura entre dos y tres años. Pero los reclutas de la Unidad 8200 son alentados a extender su servicio, a veces varios años. “Algunos, y esto es bastante nuevo, son alentados a presentarse a una maestría en ciencias de la computación en menos de 24 meses, dos veces más rápido que en lo civil”, dice Inbal Arieli, empresaria serial y sobre todo fundadora de 8200 EISP, el primer acelerador en conjunto con los veteranos de la famosa unidad de élite de Tzahal.

y sobre todo fundadora del 8200 EISP, el primer acelerador respaldado por los veteranos de la famosa unidad de elite de la FDI. La incorporación en la Unidad 8200 es objeto de un proceso de selección exigente. “El proceso comienza cuando se tiene más o menos 17 años. Aparte de las pruebas de cociente de inteligencia, el ejército no busca perfiles que sean experimentados pero que sean capaces de asimilar una cantidad de cosas rápidamente, incluyendo varios otros idiomas “, concluye Inbal Arieli. Es decir, aprender a “hablar” los dialectos notoriamente diferentes de la programación de computadoras.

Imagen relacionada

www.letemps.ch/economie/2017/09/06/lunite-militaire-8200-face-longtemps-cachee-hightech-israelienne

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.