Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
13 Heshvan 5779 | lunes octubre 22, 2018
donativo

Nuevas dimensiones estratégicas del Mediterráneo oriental


Benjamin Netanyahu, Nicos Anastasiades y Alexis Tsipras en la cuarta cumbre Chipre-Grecia-Israel, foto a través de la cuenta de Twitter de Alexis Tsipras

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

La influencia geoestratégica, diplomática y económica del Mediterráneo oriental es hoy más significativa que nunca. Esto crea oportunidades para Grecia, Chipre e Israel, pero también aumenta los desafíos y peligros futuros.

Por primera vez desde el colapso del Imperio Bizantino, el Mediterráneo Oriental se encuentra en medio de un cambio tectónico.

La región presenta todos los atributos requeridos para funcionar como un sistema subregional distinto en el  21°  entorno internacional del siglo. El Mediterráneo Oriental mantiene el interés de las grandes potencias (EE. UU., Rusia y China), contiene actores regionales resueltos que influyen en la órbita sociopolítica de la región (Israel, Egipto y Turquía) y la diplomacia internacional puede crear lazos firmes entre Estados que van mucho más allá de los arreglos de alianzas normativas y, por lo tanto, funcionan como maximizadores de poder para las partes interesadas (Grecia y Chipre). También hay dos guerras civiles en curso en la región que ofrecen un lugar en el que las grandes potencias pueden afilar sus garras, a menudo por poder (Siria y Libia). Existen dos grandes cuencas con recursos potenciales de gas natural que pueden jugar un papel decisivo en el difícil período de transición del monopolio de la energía del petróleo a los recursos energéticos alternativos (la cuenca del delta del Nilo y la cuenca del Levante).

Hoy en día, el Mediterráneo Oriental ha asumido el papel sombrío jugado por los Balcanes a principios del Siglo XX. La volatilidad política y económica afecta a casi todos los estados de la región. El ciclo de la violencia, ya sea en forma de guerra civil abierta o en términos de problemas internos, parece casi imposible de detener únicamente a través de la intervención institucional externa o de las súplicas derivadas del derecho internacional.

Con respecto a esto último: los acontecimientos en la región demuestran que en las condiciones geoestratégicas de Hobbes, la implementación del derecho internacional como la herramienta definitiva para la resolución efectiva de crisis es completamente inútil. La región nunca antes ha presenciado un período tan profundo de alta competencia entre los principales actores, y un período tan prolongado de incertidumbre y pesimismo con respecto a las perspectivas sociopolíticas de los estados. Esto se puede ver en datos cualitativos y cuantitativos sobre las economías locales, la cohesión social, la felicidad, etc.

Sin embargo, no todo en el Mediterráneo oriental merece ser abordado a través de un negro tan difícil como un análisis. Israel, por ejemplo, se está convirtiendo gradualmente en una superpotencia de TI. (Tecnología Informátic).  La llamada Cuarta Revolución Industrial ha sido acelerada a nivel internacional por empresas israelíes e instituciones académicas que investigan y fabrican activamenteEsto podría llevar a toda la región a una “primavera de alta tecnología” que podría generar riqueza, abrir nuevos empleos, enfrentar el desempleo y la radicalización entre los jóvenes desfavorecidos, y contrarrestar el aura negativa de la “primavera árabe” que continúa atormentando a la región .

Chipre, también, ha dejado atrás la crisis económica y ahora tiene el potencial de ser un socio confiable con el mundo occidental en la transformación del Mediterráneo oriental en un lago de avance tecnológico.

Por último, pero no por ello menos importante, EE. UU. ha demostrado que ha regresado a la región para siempre, después de un período corto pero crítico que se etiquetara en el análisis histórico como uno de negación cognitiva, un período durante el cual Rusia aprovechó la oportunidad para restablecerse en la región La reciente decisión de Washington de trasladar la Embajada de EE. UU. a Jerusalén, la capital del Estado de Israel desde el reinado del Rey David, es un movimiento político fundamental que puede dar como resultado un fortalecimiento del lado realista dentro de la Autoridad Palestina y, como resultado, posibilitar pasos para resolver el enigma de la cuestión palestina.

Muy a menudo en la política internacional, una decisión audaz es el único paso útil para lograr el avance. La Declaración  Balfour y la mudanza de la embajada son excelentes ejemplos. Además, la decisión de Washington de reactivar la Segunda Flota para reforzar la presencia de Estados Unidos y la OTAN en el Atlántico significa que el papel de la Sexta Flota se vuelve aún más destacado, un desarrollo que fortalece el triángulo estratégico de Grecia-Chipre-Israel a través de una operación multidimensional en el avance de la infraestructura de la OTAN en Grecia y mediante la estrecha cooperación de los tres estados a nivel militar.

Estados Unidos también ahora muestra un claro interés en desafiar al  Poder Aliado ruso y sus consecuencias en el Mediterráneo oriental y también en los estados balcánicos. Esto puede resultar no solo en un fortalecimiento de la conciencia social en general sino también en un aparato político interno más estable y efectivo.

Después de un período de vigoroso rechazo, EE. UU. Parece estar llegando a un acuerdo con una realidad internacional, en la que el equilibrio sistémico de poder, está bajo la influencia de una realidad multipolar firmemente establecida. El reconocimiento de este hecho político hace que los EE. UU. estén mucho más dispuestos y preparados para tomar decisiones que refuercen una presencia “inteligente” occidental en el Mediterráneo oriental y respalden el estado de los elementos occidentales regionales (Grecia, Chipre e Israel) también.

Sin embargo, esto no debe verse como una panacea para los problemas internos que afectan el funcionamiento cotidiano de los estados antes mencionados, particularmente Grecia. El establecimiento de un modus operandi internacional multipolar significa que la competencia interestatal, y en algunos casos el antagonismo, crecerá considerablemente, y pronto. Por lo tanto, Grecia, Chipre e Israel deben estar preparados no solo para enfrentar la música, sino para cambiar la melodía.

Esto significa que su papel en la política del Mediterráneo Oriental debe ser más activo y constructivo. Esto solo puede hacerse si los tres estados dejan de pensar regionalmente en términos políticos y comienzan a formular una estrategia más extrovertida que tendrá en cuenta el panorama internacional completo.

El futuro del mundo occidental depende del refuerzo de las perspectivas transatlánticas. La cooperación efectiva entre las dos costas del Atlántico en todos los niveles, y la profundización del modus vivendi institucional entre ellos, es de vital importancia y afectará drásticamente la evolución de la economía, la tecnología y la diplomacia a nivel mundial en las próximas décadas.

La elevación del Mediterráneo oriental al estado de un subsistema distinto requiere que la región desempeñe un papel constructivo en la profundización del funcionamiento transatlántico. Esto ofrece a Grecia, Chipre e Israel la oportunidad de servir como pioneros regionales de la era transatlántica y, por lo tanto, dar forma al futuro. Atenas, Nicosia y Jerusalén deben internalizar el antiguo proverbio griego  que Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos. Quien no esté preparado para salir de su zona de confort será dejado atrás.

 

***El Dr. Spyridon N. Litsas es Profesor Asociado de Relaciones Internacionales en la Universidad de Macedonia, Thessaloniki, Grecia y Profesor Visitante de Estudios Estratégicos en el Supreme Joint War College de las Fuerzas Armadas Griegas y en Sciences Po de la Universidad de Grenoble.

 

https://besacenter.org/perspectives-papers/eastern-mediterranean-strategy/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.