Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
16 Tishri 5779 | martes septiembre 25, 2018
donativo

La paradoja palestina: 70 años de perpetuación de los Refugiados


Cuanto más la comunidad internacional ha invertido en los refugiados de Palestina, e invirtió en ellos más de lo que invirtió en cualquier otro de refugiados en el mundo, más grande se ha convertido el problema. Para hacer algo bueno en el Medio Oriente, y para resolver el conflicto israelo-palestino, es necesario drenar el mayor pantano del conflicto: el problema de los refugiados.

“El lado palestino ganó por un golpe de gracia”, dijo el teniente coronel Jonathan Conricus, vocero internacional de la Fuerzas de Defensa de Israel. Bueno, por supuesto. Ese es el resultado de la política de “esperar y ver”. Hamás sabe que no derrotará a Israel en el campo de batalla. Pero sabía de antemano que vencería a Israel en la opinión pública mundial. Hamás no era el único que sabía eso. Cualquier persona sensata lo sabía.

Israel debería haber hecho a los palestinos de Gaza, hace mucho tiempo, incluidos a Hamás, una oferta que no podrían rechazar. He repetido esta afirmación, debo decir, como Cato el Viejo.

Foto_1

    La mayoría de los refugiados registrados por UNWRA ya no se encuentran en campos de refugiados o ni siquiera existen (Foto: Reuters)

Ahora, Hamás está proponiendo una Hudna (Tregua). La proposición con sus precondiciones, respondieron los altos funcionarios israelíes, no cumple con las demandas de Israel. Qué tontería… Israel no solo no impulsa nada, sino que también rechaza una propuesta de Hamás. Cuando Hamás proponga algo, Israel debería antes que nada decir “sí”, y agregar que la Hudna debe basarse en los términos de la comunidad internacional. ¿Israel tiene algo que perder? No.

Pero Israel, una vez más, está ganando en la frontera de Gaza y sufriendo una derrota en los medios globales. Eso es lo que Hamás quería. Eso es lo que tiene Hamás. Y la admisión del líder de Hamás Salah Salah Bardawil, que 50 de los palestinos asesinados el 14 de mayo eran miembros de Hamás, no ayuda a Israel de ninguna manera. Perdimos este conflicto, no por Hamás, sino por la locura israelí.

Los únicos perpetuados como refugiados

Los detalles de la nueva iniciativa de paz del presidente estadounidense Donald Trump no importan. Ya sabemos cuál será la reacción palestina de antemano. Aquellos que rechazaron la propuesta de Bill Clinton, que rechazaron la propuesta de Ehud Olmert y que rechazaron la propuesta de Barack Obama y John Kerry rechazarán también la nueva propuesta de Trump.

La cuestión es que no hay necesidad de darse por vencido. Para hacer algo bueno en el Medio Oriente, y para resolver el conflicto israelo-palestino, es necesario drenar el mayor pantano del conflicto: el problema de los refugiados.

Durante 70 años, la comunidad internacional ha estado ayudando a los palestinos, principalmente a los llamados por algún motivo: refugiados. Decenas de millones de personas se convirtieron en refugiados luego de la disolución de los imperios, las guerras, los conflictos y el establecimiento de Estados nacionales. Las Naciones Unidas crearon la Organización Internacional de Refugiados (IRO) en 1947 para tratar con los refugiados de la Segunda Guerra Mundial.

Foto_2

                                                 El mundo árabe se negó tercamente a rehabilitar a los refugiados (Foto: UNRWA Archive)

Dos años más tarde, a fines de 1949, se cambió el nombre de la organización al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para tratar con todos los refugiados del mundo. Bueno, no exactamente todos. Debido a que cinco días después del establecimiento de ACNUR, otro cuerpo fue creado para hacer frente a los refugiados de Palestina. La Agencia para los Refugiados Palestinos y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA). Solo para ellos.

¿Por qué había necesidad de otro cuerpo? Porque se suponía que ACNUR se ocuparía de la integración y la rehabilitación de los refugiados. Los estados árabes esperaban y querían un cuerpo que no se ocupara de la integración o la rehabilitación. Querían un cuerpo que trabajara para perpetuar el problema. La definición de refugiado era diferente y más amplia, los presupuestos eran mucho más grandes, etc. Y lo más importante, el ACNUR se ocupa de 50 millones de refugiados. UNRWA, por otro lado, comenzó con 711,00, y hoy el número de refugiados registrados es de 5,3 millones. Todo ha sido revertido.

Desde su establecimiento hasta hoy, de 1950 a 1918, la comunidad internacional ha asignado enormes sumas de dinero a UNWRA, que actualmente se valoran entre 40 y 45 mil millones de dólares. Teniendo en cuenta el número de refugiados y el tamaño de las familias (siete nacimientos por mujer) cuando se creó el problema, estamos hablando de $ 500,000 por familia. Incluso si fuera mucho menos, solo $ 250,000, es una gran suma.

Teniendo en cuenta el poder adquisitivo en los países de la región, la comunidad internacional invirtió esta capital enorme en la compra de un apartamento y un coche y una granja para cada familia, una gran suma habría sido dejada para las inversiones en infraestructuras, en la industria, en el bienestar y en educación. Pero 70 años de “Refugismo” son 70 años de perpetuar el refugiado.

Foto_3

                                       UNRWA comenzó con 711,000 refugiados y dice que está lidiando con 5.3 millones hoy (Foto: UNRWA Archive)

En aras de la comparación, ACNUR, creada cinco días antes que UNWRA, se ocupó de 50 millones de refugiados, ninguno de los cuales es refugiado en la actualidad. UNRWA, por otro lado, salió a la carretera con 711,000 refugiados y dice que está lidiando con 5,3 millones en la actualidad.

Para comprender la paradoja, debo agregar que a fines de 1950 la ONU decidió crear otro organismo, la Agencia de las Naciones Unidas para la reconstrucción de Corea (UNKRA), para encargarse de la reconstrucción de Corea, y principalmente de los refugiados: de 1 a 3 millones de personas sin un centavo. Este organismo operó hasta 1958. Su presupuesto era de $ 148 millones (valuado en $ 1,400 millones en la actualidad). Las donaciones de dinero se detuvieron y el “problema de los refugiados”, como todos los problemas de los refugiados de las décadas anteriores, desapareció. Los campos de tránsito en Israel, que fueron utilizados principalmente para acoger a los refugiados de la Nakba judía, funcionaron durante varios años también, y la mayoría de ellos se vació hacia fines de la década de 1950. Los palestinos son los únicos perpetuados como refugiados.

La fantasía del regreso

La sorprendente paradoja es que cuanto más invirtió la comunidad internacional en los refugiados de Palestina, e invirtió en ellos más de lo que invirtió en cualquier otro refugiado en el mundo, más grande se volvió el problema. El mundo árabe se negó obstinadamente a rehabilitar a los refugiados (como se detalla en el libro de Einat Wilf y Adi Schwartz “La guerra por el derecho al retorno”, que se publicó esta semana). La terquedad era única y exclusivamente centrada en la perpetuación del refugiado.

El Centro para la Investigación de Políticas del Cercano Oriente sigue exponiendo lo que ocurre detrás de los muros de las escuelas de la UNRWA, y especialmente el lavado de cerebro con respecto al “derecho al retorno”. No existe tal derecho. Decenas de millones de personas se convirtieron en refugiados durante esos años. Ninguno de ellos recibió el “derecho de retorno”. Ocasionalmente hubo reclamos de personas expulsadas y desarraigadas en Europa, que exigieron la restitución de la propiedad y el retorno.

Foto_4

                                        Una escuela de UNRWA. Lavado de cerebro alrededor del “derecho de retorno”

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos discutió el reclamo más importante en esta área. Refugiados del lado turco de Grecia, después de la invasión turca en 1974, exigieron una restitución de la propiedad. La situación ha cambiado, el tribunal dictaminó y desestimó el reclamo.

Hubo otros reclamos. Los judíos reclamaron una propiedad que les fue expropiada en Egipto. En la práctica, nadie recibió compensación. Pero los refugiados de Palestina, que en ese momento eran árabes y luego se convirtieron en palestinos, siguen fomentando una sola fantasía: el regreso.

Disolver la UNRWA

Para resolver de alguna manera el conflicto israelo-palestino, se necesita una ruta diferente basada en el siguiente principio: no más perpetuación del “refugismo”, sino más bien una rehabilitación de los refugiados. No es necesario rescindir la UNWRA de inmediato. Y de todos modos, la mayoría de los registrados por la UNWRA ya no se encuentran en campos de refugiados o ni siquiera existen (solo 177,000 de las 450,000 personas registradas en el Líbano se encuentran en el Líbano). Muchos otros son ciudadanos jordanos o residentes de la Autoridad Palestina, y otros se han mudado a Europa con cientos de miles de refugiados de Siria. Los restantes deben ser manejados por ACNUR.

El plan de paz de Trump fracasará al igual que todos los planes anteriores, pero la administración estadounidense puede cambiar de dirección con respecto a los refugiados. Esta es una oportunidad histórica, porque algunos estados árabes han cambiado su postura. Y la disolución de UNRWA, que era imposible en el pasado, es cada vez más posible hoy en día. Es bueno para los palestinos, alejarlos de sus fantasías, es bueno para Oriente Medio, es bueno para Israel y solo aumentará las posibilidades de paz.

Traducido por Hatzad hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.