Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

Después de ISIS: ¿Cómo ganaron aunque fueron derrotados?


El Mayor General Majid Al-Tamimi murió en agosto de 2014 tratando de pilotar su helicóptero iraquí para rescatar a los yazidíes que huían del Estado Islámico. Hoy hay un nuevo monumento en la región norteña de Sinjar en honor a su heroísmo. En los días oscuros de aquel año, cuando el ISIS parecía imparable, solo se veían algunos puntos de luz. Cuatro años después, la situación en Sinjar es sombría. El área, también llamada Shingal por los lugareños, fue devastada por ISIS y más de sus 300,000 residentes Yazidíes aún no han regresado a sus hogares.

Resultado de imagen de Mayor General Majid Al-Tamimi imagenes

Major General Pilot Martyr(Majid Abdul Salam Salm Al-tamimi

Es un testamento del efecto duradero de ISIS, ya que la mayoría de las áreas destruidas durante la guerra y las comunidades ISIS seleccionadas para genocidio y limpieza étnica – incluidos los grupos chiítas, yazidíes y cristianos – no han vuelto a sus vidas anteriores al 2014. Este es un resultado del genocidio, que las comunidades atacadas por grupos como los nazis, a menudo no pueden recuperarse. Las comunidades judías en muchas partes de Europa desaparecieron y nunca regresarán.

La diferencia entre el legado de ISIS y el de los nazis es que al ISIS se le permitió lograr una forma de victoria no ganando la guerra sino por la falta de voluntad de la gente para enfrentar los crímenes de ISIS. Podemos ver esto en el muro de silencio en los países de mayo, especialmente en Europa, sobre lo que sabían los servicios de inteligencia y cuándo lo sabían acerca de los 5.000 ciudadanos de los países de la UE que se unieron al ISIS. En 2014, ISIS dio a conocer sus objetivos. Decía: “Vamos a matar al kuffar”, la palabra para “no musulmanes” o “infieles”.

En las redes sociales, cientos de miles de cuentas compartieron videos del ISIS sobre ejecuciones, decapitaciones y ametralladoras en fosas comunes. Parecía el Holocausto, como si pudieras haber visto a los Einsatzgruppen en tiempo real. Sin embargo, casi nada se hizo en 2014 para evitar que miles de personas se uniesen a ISIS. En cambio, todo lo que se hizo fue una campaña mediática conjunta para afirmar que ISIS era “extremistas violentos” y “militantes” e “insurgentes”, una banda transportadora de términos diseñados para hacernos pensar que ISIS no es como los nazis, es algo más.

A diferencia de cómo los países occidentales enfrentaron el legado del nazismo y grupos como el KKK, al enfrentar el racismo y la intolerancia, casi no se hizo ningún esfuerzo para enfrentar la intolerancia y la incitación diaria que llevó a ISIS. Nos dijeron que la gente se unió al ISIS por “alienación” o simplemente porque eran pobres, pero cuando realmente pudimos entrevistar a los miembros de ISIS cuando fueron arrestados o detenidos en Irak y Siria, lo que los medios descubrieron fue que estos no son pobres que sufren “discriminación”Estos a menudo son de clase media y tienen educación universitaria, a veces se convierten al extremismo islamista, quienes disfrutaron la idea de vender esclavos y asesinar personas. Vieron viajar a Irak y Siria para ser una especie de vacaciones en la que conseguirían una bonita casa, vacía de sus habitantes y confiscada a las minorías, y obtendrían esclavos y se relajarían.

A diferencia de los lugareños en Siria e Irak, que a veces se unieron por diferentes razones, los 50,000 extranjeros de todo el mundo que viajaron a Irak y Siria fueron allí solo por el botín. Se jactaban en línea sobre la violación y el genocidio. Estos eran los miembros de las SS de nuestra era, si los miembros de la SS tuvieran Twitter y Facebook para hablar sobre cuánto no podían esperar para llegar a Polonia y crear un Lebensraum.

En Medio Oriente, se entiende al ISIS en su propio contexto, un movimiento yihadista que surgió de otros movimientos. Los estados de Medio Oriente han encontrado diferentes formas de enfrentar este “extremismo”, como se lo denomina en la terminología orwelliana desinfectada. El extremismo, como los juicios de brujas de Salem o la Inquisición, fue extremismo. Entonces, algunos estados ahora tienen sermones administrados por el estado en las mezquitas del viernes para detener a los predicadores extremistas. Algunos han tratado de “reeducar” a los radicales. En Iraq, también han ejecutado a los miembros capturados de ISIS.

Pero, ¿y el legado general? ¿Qué pasaría si el legado del KKK hubiera sido simplemente decir: “No son cristianos reales” y “Son extremistas violentos”, pero luego detenerse allí y no hacer ningún esfuerzo para enseñar tolerancia y hacer aparecer la ideología del KKK tóxica en público? En Washington esta semana, hubo una pequeña marcha de “nacionalistas blancos” y una gran protesta en contra de ella. Pero nunca hubo una protesta contra ISIS en Europa o en los países donde miles de miembros de ISIS transitaron, como Turquía, para llegar a Iraq y Siria. Si alguien ve una bandera de ISIS hoy, ¿lo otros protestan? ¿Les enoja? ¿O prefieren el blanco más fácil de enfrentar, la esvástica, porque secretamente todavía tememos decir la verdad al poder del “extremismo violento”?

En ese sentido, ISIS ganó. Ganó en Irak y Siria al destruir las comunidades minoritarias. Ganó porque hoy la comunidad internacional no está financiando esas comunidades ni reconstruyendo sus áreas. Ganó en Occidente porque se le permitió filtrarse y luego irse en silencio sin ningún deseo real de enfrentarlo. Algunos países de Europa, como el Reino Unido, simplemente despojaron a los miembros de ISIS de su ciudadanía. Esa fue una forma conveniente de lavarse las manos del problema. ¿Hubiera sido suficiente después del Holocausto si Alemania acabara de despojar a los nazis de su ciudadanía y luego volviera a la normalidad?

Ciertamente, algunos países de Europa querían hacer eso. Ignorar a los colaboradores, las decenas de miles en lugares como Bélgica, los Países Bajos, Austria y otros países que se ofrecieron como voluntarios para las SS. Dejar que el abuelo cuelgue su uniforme de la guardia de Auschwitz y vuelva a ser un granjero. ¿Qué hizo el abuelo durante la guerra? Oh, él estaba recogiendo tomates. Al igual que los miembros de ISIS que, cuando son capturados, siempre dicen ser cocineros en Siria e Irak. Solo en raras ocasiones admiten sus crímenes.

ISIS era una marca, como el KKK, pero su ideología aún existe. Si no derrotas al grupo de intolerancia del que proviene ISIS, no lo has vencido. Muchas sociedades no quieren entrar en la piscina y protestar contra la intolerancia, de modo que las ideologías que sustentaron ISIS, principalmente la intolerancia religiosa, tienen el mismo estigma que el racismo.

Vivimos en un mundo globalizado hoy. Solía ​​ser que si había un pequeño “extremismo” aquí y allá, se podía hacer la vista gorda. Pero desde la década de 1990, las redes de odio han difundido la ideología que llevó al ISIS y han utilizado nuevos medios para hacerlo. ¿Por qué un atacante suicida intentó atacar una iglesia en Egipto recientemente? ¿Por qué un druso fue asesinado en Siria recientemente? No es aleatorio. Así como los pogroms en el siglo XIX llevaron al Holocausto, todos estos eventos son parte de un patrón.

Si no queremos que ISIS gane a largo plazo, tenemos que enviar el mensaje que las comunidades minoritarias no solo se reconstruirán en Irak y Siria, sino que se reconstruirán más fuerte que antes, y que lucharemos contra las mentalidades de ISIS en Europa y en todo el mundo. Majid Al-Tamimi intentó rescatar a cientos de yazidíes atrapados en Sinjar. A diferencia de Oskar Schindler, quien inicialmente trabajó dentro del sistema Nazi y solo se dio cuenta que al final podría haber ahorrado más, Al-Tamimi siempre buscó salvar a más personas, y perdió la vida salvándolas.

No escucharás su nombre en ninguna ciudad europea. Mientras volaba hacia los Yazidíes, los miembros del ISIS volaban hacia Irak y Siria. No construirán un monumento al Mayor General Al-Tamimi en Europa porque podría forzar a la gente a preguntar: “Cuando miles de mis conciudadanos fueron al Medio Oriente para participar en el genocidio de minorías, ¿por qué no dije nada? ¿Qué hizo el abuelo en 1942? ¿Qué hice en 2014?

 

***Seth Frantzman es el editor de opinión editorial de The Jerusalem Post, miembro del Middle East Forum y fundador del Middle East Center for Reporting and Analysis. Ha cubierto el estado islámico en Iraq e informó desde Turquía, Jordania, Egipto, África occidental y Europa del Este.

https://www.meforum.org/articles/2018/after-isis-how-the-won-even-though-they-were-defe

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.