Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Tevet 5779 | sábado diciembre 15, 2018
donativo

Comentarios del Secretario General al evento de alto nivel sobre el poder de la educación para combatir el racismo y la discriminación: el caso del antisemitismo


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Agradezco a la UNESCO y su Directora General, Audrey Azoulay, por unirnos para centrarnos en el antisemitismo y la educación.

Los judíos siguen siendo atacados por ninguna otra razón que no sea su identidad.

Y el antisemitismo no es un problema solo para la comunidad judía.

Donde hay antisemitismo, es probable que haya otras ideologías discriminatorias y formas de prejuicio: alimentarse mutuamente en un caldero de desprecio.

Hoy en día, el odio también se dirige a las minorías religiosas, los inmigrantes y los refugiados es particularmente virulento.

El antisemitismo amenaza los derechos humanos de todas las personas.

Es una amenaza para los valores democráticos, para la paz social y la estabilidad.

Se propaga a través de las redes sociales, Internet y mediante el discurso de odio y las teorías conspirativas.

El antisemitismo ha sido a menudo llamado “el odio más antiguo”.

Los prejuicios contra los judíos se pueden encontrar en los primeros capítulos de la historia registrada.

Dentro de la memoria reciente, el antisemitismo culminó en genocidio.

Hoy en día, está en aumento en todas las partes del mundo donde viven las comunidades judías.

Pero también está presente en países donde no hay judíos en absoluto.

El antisemitismo ha evolucionado, se ha vuelto más complejo y ha adoptado nuevas formas.

Se apoya en el discurso público que estigmatiza a las minorías, los refugiados y los extranjeros.

Trata de distorsiones de la historia e intenta negar o disminuir el hecho y el horror del Holocausto. 

En tiempos más recientes, se está expresando en intentos de deslegitimar el derecho de Israel a existir, incluidas las llamadas a su destrucción, utilizando el pretexto de la situación en el Medio Oriente para atacar a los judíos y los símbolos judíos.

El mundo también está viendo una proliferación alarmante de grupos de supremacía neonazis y blancos, y de aquellos que buscan la dominación religiosa y étnica. Este es el tribalismo ejecutado fuera de control. No solo sus puntos de vista viles están llegando a la corriente principal, sino que la corriente principal, desafortunadamente, a veces, está llegando a ellos.

Señoras y señores:

Como el antisemitismo siempre vuelve, todos tenemos el deber de contraatacar.

Los Estados miembros tienen la responsabilidad principal de proteger los derechos humanos de sus ciudadanos y abordar las causas profundas de la intolerancia.

La educación es una de nuestras herramientas más poderosas. Permítame resaltar cuatro posibles prioridades:

Primero, reconocer el antisemitismo como un problema que debe abordarse internacionalmente. Deseo reconocer los esfuerzos de los 31 países miembros de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto para acordar una definición común de antisemitismo. Dicha definición puede servir como base para la aplicación de la ley, así como también para las políticas preventivas.

Segundo, desarrollar programas de educación que aborden el antisemitismo en un marco de derechos humanos y ciudadanía global. 

En tercer lugar, desarrollar la capacidad de los sistemas educativos para abordar el antisemitismo, las teorías de conspiración y todas las demás formas de discurso de odio.

Cuarto, debemos ver la diversidad como una riqueza. A medida que las sociedades se vuelven más multiétnicas, multirreligiosas y multiculturales, debemos invertir más en la cohesión social.

Las Naciones Unidas, incluida la UNESCO, están liderando una importante labor para prevenir el antisemitismo y la discriminación, incluso a través de la educación sobre el Holocausto y las directrices para educadores y responsables políticos. Pido a todos los Estados miembros que se unan a este esfuerzo crucial.

Señoras y señores,

Los niños judíos no deben tener miedo de usar kipot en las calles de nuestras ciudades.

Los jóvenes judíos no deberían tener que viajar a la escuela bajo la protección de militares armados o policías.

Los cementerios judíos no deben ser profanados.

El antisemitismo ha sobrevivido a lo largo del milenio, pero no debería tener lugar en el siglo XXI.

Los orígenes de las Naciones Unidas están enraizados en la necesidad de aprender las lecciones del Holocausto.

Ser fiel a nuestra Carta significa combatir el antisemitismo y el odio con toda nuestra energía y voluntad.

He luchado contra la intolerancia durante toda mi vida cívica y política, y pueden contar conmigo para seguir estando a la vanguardia como Secretario General.

Muchas gracias.

https://www.un.org/sg/en/content/sg/statement/2018-09-26/secretary-generals-remarks-high-level-event-power-education

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.