Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

BESHALAJ 5779


B’H

Poco tiempo después que los Hijos de Israel salieron de Egipto, el Faraón los persigue para forzarlos a volver; los Israelitas se encuentran atrapados entre el ejército del Faraón y el mar. Di-s le dice a Moshé que eleve su bastón por sobre el agua; el mar se abre para dejar pasar al Pueblo Judío, y luego se cierra sobre los egipcios. Moshé y los Hijos de Israel cantan una canción de alabanza y agradecimiento a Di-s.

En el desierto, la gente sufre sed y hambre y repetidamente se quejan ante Moshé y Aarón. Di-s endulza milagrosamente las amargas aguas de Mará, y luego hace que Moshé extraiga agua de una roca a través de golpearla con su bastón; hace descender maná del cielo antes del rocío cada mañana para desaparecer del campamento israelita por la noche.

A los Hijos de Israel se les dice que deben recolectar una doble porción de maná los viernes, porque éste no descenderá los sábados, el día de descanso decretado por Di-s. Algunos desobedecen y salen a recolectar maná en el séptimo día, pero no encuentran nada. Aarón preserva una pequeña cantidad de maná en un jarro, como un testimonio para futuras generaciones.

En Refidím, el pueblo es atacado por los amalecitas, quienes son derrotados por las plegarias de Moshé y un ejército organizado por Ioshua.

 

DOS CANTICOS, DOS VISIONES

Este Shabat se lee el Cántico del Mar, que los hijos de Israel entonaron en alabanza a Di-s por haberlos salvado del ejército del Faraón. Pero si observamos atentamente, vemos que en realidad hay dos Cánticos: uno entonado por Moisés y los hombres y el otro por Miriam y las mujeres.

Pero hay algo muy curioso. El Cántico de los hombres consta de 19 versículos que relatan la grandeza del Creador, su poder, el temor que despierta en otros pueblos. En cambio el entonado por Miriam y las mujeres consta sólo de un versículo.

¿A qué se debe esta diferencia? La mente del hombre es especulativa cuando se trata de cuestiones de fe. Necesita que se le explique y explicarse, necesita saber el por qué, el cómo, el cuándo. En cambio la fe de la mujer no necesita de explicaciones, es fe pura y simple, sin agregados. La mujer cree porque lo tiene incorporado en su propia esencia. El hombre cree porque se le explica, y si no acepta la explicación, simplemente no cree. En una palabra, la fe de la mujer es la fe pura y esencial, sin agregados. Y es esa fe la que mantuvo la integridad de nuestro pueblo a lo largo de los siglos.

 

 

IUD SHEVAT, IORTZAIT DE RABÍ IOSEF ITZJAK SCHNEERSON (1950)

 

  El sexto Lubavitcher Rebe, Rabí Iosef Itzjak Schneerson, falleció en la mañana de Shabat, el 10 de Shevat del año 5710 desde la creación (1950) (este año cae el miércoles 16 de enero).

Muchas historias se cuentan acerca de su mesirut nefesh (auto sacrificio) y su amor al pueblo judío. Acá reproducimos una de esas historias

 

Deuda

El Rebe Anterior, Rabí Iosef Itzjak Schneerson de Lubavitch, instó a un hombre de negocios a que fijara un tiempo para estudiar Torá. El hombre le respondió que ahora estaba abocado por completo a establecer las bases para sus negocios, pero cuando estos ya estén encaminados, promete dedicar un tiempo especial al estudio de la Torá.

El Rebe le dijo: «Uno de los Jasidim de mi padre, el Rebe Rashab, estaba muy enfermo. Le escribió a mi padre prometiendo que, si se curaba de su dolencia, donaría una fuerte suma de dinero a la Ieshivá Tomjei Tmimím». Mi padre le respondió: «Es conveniente que cumplas con tu promesa de inmediato. Es mejor que Di-s sea tu deudor a que Él se convierta en tu acreedor

 

Milagros constantes

Por Rabino Ben A.

“…Y Di-s causó que el mar fuera hacia atrás con un fuerte viento del este durante toda la noche, e hizo que la tierra del mar se seque y que las aguas se dividan. Y la gente de Israel fueron hacia el medio del mar sobre tierra seca; y las aguas eran una pared para ellos en su lado derecho e izquierdo” (Éxodo 14:21-22)

En la Torá, leemos acerca de uno de los milagros más famosos-la partición del Mar de los Juncos. De todos los eventos sobrenaturales que están registrados en la Biblia, éste parece ser el único que ha capturado nuestra conciencia colectiva como la mayor excelencia de todas las maravillas. Y todavía, bajo una profunda consideración, vemos que la maravilla de la partición del mar no es tan notable como el milagro de la incesante creación del mundo en este momento.

Considere: Para hacer que las aguas del mar permanezcan erectas, está escrito que Di-s sopló un viento masivo del este que hizo correr las aguas durante toda la noche. En otras palabras, para hacer que las aguas se paren, Di-s les impuso una fuerza constante. Ahora, el milagro de la división de las aguas tomó solo un elemento pre existente (el agua) y lo cambió de su forma a otra cosa (una pared). Pero la creación del universo de la nada y de un vacío, es agarrar una nada y convertirlo en un algo. Si cambiar un elemento de su forma requiere el esfuerzo de una fuerza constante, cuánto más la existencia del universo que viene de la nada debe estar constantemente recreándose por una fuerza continua e interrumpida.

En otras palabras, el mundo existe porque Di-s lo obliga a existir a través del incesante esfuerzo de Su Poder. Un artesano mortal puede construir un recipiente y dejar su trabajo terminado, sin el peligro de que vuelva a su forma original desarmada. Pero cuando Di-s convierte una nada en algo, es un cambio que desafía la misma esencia de la nada. Sin una fuerza constante, todo lo existente volvería a su estado original de la nada.

Creer en un Poder Mayor es una cosa; pero creer en un Poder Mayor que está en control en cada momento es otra. Para aquellos en recuperación, no es suficiente que creamos simplemente en Di-s, debemos entregarnos a Él con completa fe. El saber que Di-s está siempre en constante y completo control de Su mundo es esencial para mantener la aceptación y serenidad que precisamos para mantenernos sobrios. No creemos en accidentes. Creemos que todo lo que es ahora es exactamente como Di-s quiere que sea ahora; que sólo hay ahora y que Di-s lo está creando en este preciso instante. Estos son hechos que nos permiten hacer las paces con nuestras vidas y encontrar la Divinidad que está constantemente presente en todo. (www.es.chabad.org)

 

Tu Bishvat

El Año Nuevo de los árboles

 

¿Cuándo fue la última vez que le deseaste a un árbol Feliz Año Nuevo? El 15 del mes hebreo de Shvat (este año el lunes 14 de enero es una gran oportunidad. Es el día que se conoce como Tu Bishvat, el Año Nuevo de los árboles.

¿Por qué los árboles celebran su Año Nuevo tanto más tarde que nosotros celebramos el nuestro? Eso tiene que ver con la época de las lluvias en Israel, que comienza con la festividad de Sucot. Las lluvias tardan cuatro meses en saturar el suelo, nutrir a los árboles y lograr que den frutos. Es muy importante saber esto si estás planeando dar el diezmo de los frutos, como se hace en la Tierra de Israel, porque los diezmos requeridos varían de un año al otro. También, es importante en caso de que seas un árbol y estés buscando algo que festejar.

Nosotros los humanos también podemos celebrar junto con los árboles. Al fin y al cabo, la Torá dice: “El hombre es un árbol del campo”. Nos nutrimos de raíces profundas, que se remontan a Abraham y a Sara, miramos bien alto al cielo mientras nos quedamos parados firmemente en el suelo, y cuando hacemos todo esto de la manera debida, damos frutos que benefician al mundo entero. Esos frutos son nuestras buenas acciones.

Observancias tradicionales

Come frutas en este día. Lo ideal es comer las frutas por las cuales es famosa la Tierra de Israel: aceitunas, dátiles, uvas, higos y granadas.

Hay quienes acostumbran comer algarrobas. El maestro de la Cábala, el Arizal, solía comer ¡quince clases de frutas en este día! (www.es.chabad.org)

 

 

 
Comentarios

La fé (emuná) es un don de D- imprescindible para el crecimiento espiritual, la cual no halla su fuerza en el raciocinio del hombre sino en la confianza absoluta del Poder de D- manifestado en Su Justicia y Compasion hacia nosotros … Sin ella jamas Abraham habriá obtenido la Bendicion que le fue concedida a él y a su descendencia… como tampoco Moises tiempo despues, hubiera aceptado el encargo que le fue hecho por parte de D- de conducir a los hijos de Israel, hacia la tierra que recibirian por heredad …
¿Que hubiera sido de David, cuando era perseguido por Saul, o rodeado por sus enemigos si esta misma fé no hubiera alumbrado su corazon? … y asi tambien de los Profetas (Neviim) ¿alguien puede imaginarse a Elias (Eliyahu ha Nevi) desposeido de este Don Divino? …
La fé pues antecede a las Escrituras, y como tal ocupa junto a la oracion (téfilá) el primer lugar de la vida espiritual, y a traves de ella, de nuestra relacion con D- ….

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.