Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

El Acusado Que Faltó En Nüremberg


No usaba uniforme, o quizás si.

Se llamaba Otto, o Franz, o Lisa, o Inga.

Era abogado, o comerciante, o quizás trabajaba en una fábrica, o era empleada de limpieza, o quizás una simple ama de casa.

Una vida simple, oscura quizás.

En 1932 votó a Hitler, y no lo culpo, si yo hubiera vivido en Alemania en esa época, quizás habría hecho lo mismo. Había inflación, faltaba trabajo, los partidos políticos eran demasiados y el caos reinaba en el país.

Pero aquí comienza su culpa.

En 1934 se inició el boicot contra los judíos, y él o ella miró para otro lado.

Se dictaron las leyes raciales, y no se atrevió a protestar.

Cuando la “Noche de los Cristales” se llevó a su casa pieles y telas valiosas, mientras sus bolsillos rebosaban de joyas, todo ello proveniente de las casas y comercios judíos saqueados.

Cuando comenzaron a deportar a los judíos de Alemania se mantuvo en silencia (cuando no denunciaba a los judíos ocultos).

Vivía cerca de Bergen Belsen, Buchenwald, Dachau, Flossenburg, Dora Mittelbau. El olor a corrupción hería día a día sus fosas nasales y el humo del crematorio era una vista diaria. Pero no sabían nada.

Y cuando Eisenhower los obligó a entrar a esos campos para que contemplaran el horror, se llevaban las manos a la cabeza, derramaban lágrimas de cocodrilo y decían que no sabían nada.

Y cuando los pocos sobrevivientes judíos solicitaron en un pueblo cercano a un campo de personas desplazadas permiso para organizar las ceremonias religiosas de las Altas Festividades en algún salón del pueblo vecino, los representantes de los habitantes del pueblo fueron a solicitar que no se permitiera para no ofender los sentimientos de los pueblerinos (el comandante de las fuerzas aliadas en el lugar concedió el permiso y participó de las ceremonias porque… ¡¡¡EL TAMBIÉN ERA JUDÍO!!!)

Y cuando aquellos judíos que pudieron regresar quisieron recuperar lo que les fuera arrebatado, solo enfrentaron la hostilidad de sus antiguos vecinos, los mismos que antes del nazismo habían compartido fiestas y duelos con ellos.

Si, en Nüremberg faltó un acusado, el simple ciudadano alemán que con su indiferencia, y, por qué no, por su ambición y odio visceral al judío, permitió que la bestia nazi llevara a cabo su obra de exterminio.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.