Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado septiembre 14, 2019
donativo

Examinando la influencia de Qatar


Ya a mediados de la década de 1990, un enigma circulaba entre las autoridades en política exterior: Tras el colapso soviético, ¿cuáles son las dos grandes potencias del mundo? Respuesta: Estados Unidos y Qatar. En otras palabras, las ambiciones exageradas de un país con una población nativa que en ese momento sumaba alrededor de 150,000 almas, han sido evidentes durante mucho tiempo.

En estos días, la influencia de Qatar ya no es un enigma. Se siente desde el Hotel Claridge’s hasta el Quand te maries-tu de Paul Gauguin, desde Al Jazeera hasta la Copa del Mundo 2022, desde esfuerzos de piratería hasta los escándalos de soborno. El gobierno ha equilibrado de manera extravagante sus conexiones externas, simbolizadas por la gigante base aérea Al-Udeid utilizada principalmente por las fuerzas estadounidenses contra el Comando Conjunto de la Fuerza Combinada Qatar-Turquía.

En parte, este extraordinario récord es posible gracias a las riquezas únicas que se derramaron sobre la pequeña población del país (que ahora se sitúa en un poco más de 300,000, o alrededor del 1 por ciento de la población de Shanghai). El vasto campo de gas North Dome le otorga a los sujetos del país (a diferencia de los muchos más numerosos extranjeros) un ingreso per cápita de aproximadamente US $ 500,000, o unas cinco veces más que el segundo estado más rico, Luxemburgo.

En parte también, el papel exagerado de Qatar se refleja en la naturaleza del país y su liderazgo. Al igual que en Arabia Saudita, la ideología extremista del wahabismo domina Qatar, otorgando a su población un sentido de propósito y ambición bastante fuera de proporción con su tamaño. Su reciente liderazgo, primero Emir Hamad (r. 1995-2013) y ahora su hijo Tamim (2013-), así como sus familiares y ayudantes, se entregan a una grandiosidad evanescente bien simbolizada por el nombre HAMAD (en letras latinas) que se extiende por un kilómetro de alto y tres kilómetros de ancho que el Emir Hamad había grabado breve y misteriosamente en las arenas de una isla en 2010, y no menos misteriosamente se había borrado dos años después.

mail

En la foto de portada el arenal HAMAD en todo su esplendor

El alcance de Qatar es quizás más evidente en su apoyo testificado a grupos yihadistas en lugares tan variados como Irak (Al-Qaeda), Siria (Ahrar al-Sham, Jabhat al-Nusra), Gaza (Hamas) y Libia (Brigadas de Defensa de Benghazi) . Además, Qatar apoya redes islamistas prominentes en todo el mundo, incluyendo la Hermandad Musulmana en Egipto, el AKP en Turquía y Jamaat-e-Islami en Bangladesh.

En Doha, el gobierno proporciona a los talibanes espacio para oficinas. Luminarias islamistas, como el líder espiritual de la Hermandad Musulmana, Yusuf Al-Qaradawi, y el jefe de Hamás, Khaled Meshaal, han construido sus hogares en Doha durante décadas.

En Occidente, el poder de Qatar es más cauteloso y prospera sin oposición. Por un lado, financia mezquitas y otras instituciones islámicas, que expresan su gratitud al protestar frente a las embajadas de Arabia Saudita en Londres y Washington.

Pero Doha no depende solo de la diáspora islamista en Occidente para promover su agenda; También trabaja para influir directamente en los políticos occidentales y el público.

La enorme red de televisión Al Jazeera se ha convertido en una de las emisoras más grandes y conocidas del mundo. Sus estaciones en idioma inglés producen una propaganda hábil contra los enemigos de Qatar, disfrazados de la retórica liberal occidental. La última aventura de Al Jazeera, su canal de medios sociales, AJ+, está dirigida a los jóvenes progresistas estadounidenses. Sus documentales sobre los males de Israel, Arabia Saudita y la administración Trump se encuentran entre la brillante cobertura de las campañas de derechos de las personas transgénero y los llamamientos emocionales por la difícil situación de los solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos, temas aparentemente incongruentes para una emisora ​​controlada por un régimen de Wahhabi.

Doha también busca influir en las instituciones educativas occidentales. La Fundación Qatar, controlada por el régimen, entrega decenas de millones de dólares a escuelas, colegios y otras instituciones educativas en toda Europa y América del Norte. De hecho, Qatar es ahora el mayor donante extranjero para las universidades estadounidenses. Sus fondos pagan por la enseñanza del árabe y las lecciones sobre la cultura de Oriente Medio siendo su inclinación ideológica a veces es evidente, como en el plan de lecciones en las escuelas estadounidenses tituladas. “Expresa tu lealtad a Qatar”.

Ahora que los gobiernos de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y otros países árabes se han dado cuenta de la amenaza que representa Qatar, ¿no es hora que los occidentales también lo hagan? La conferencia del Foro de Medio Oriente, el 6 de febrero, busca arrojar luz sobre uno de los estados más pequeños, ricos, poderosos y siniestros del mundo, centrándose en dos preguntas: ¿Qué está haciendo el gobierno de Qatar? ¿Cuál es su objetivo?

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.