Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
22 Sivan 5779 | martes junio 25, 2019
donativo

¿Qué deben tener en cuenta los votantes en las urnas?

A medida que la iniciativa de paz de Trump cobra fuerza, debemos reconocer que, a pesar de la complejidad regional, el status quo solo llevará al final de un estado judío o democrático; debemos exigir que nuestros líderes presenten una visión clara para un futuro de Israel que sea seguro, judío y democrático.


Cumbre de Medio Oriente de Varsovia Foto: AP

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Después del fracaso del plan de paz de Kerry, el proceso diplomático entre Israel y los palestinos se estancó y la cuestión quedó al margen. Ahora, cinco años más tarde, parece que el problema está a punto de volver a ser el centro de atención cuando surjan las indicaciones de Varsovia, Washington, Moscú y Riyadh.

La clave para comprender  el enfoque adecuado de un proceso diplomático es internalizar la realidad complicada. Por un lado, el status quo es un concepto imaginario, porque en el terreno, los eventos son dinámicos. Esta dinámica, además de su capacidad para crear un brote grave en Gaza o en Cisjordania a corto plazo, puede terminar creando una realidad de un estado binacional, en lugar de uno judío.

Por otro lado, las ilusiones sobre la capacidad de alcanzar un acuerdo israelí-palestino mediante negociaciones también carecen de una comprensión real de la situación actual en la arena palestina.

La filtración con respecto a la formulación del «Trato del siglo» de Trump recibió una leve negación por parte del enviado especial del Medio Oriente, Jason Greenblatt, quien se unió a su compañero de equipo Jared Kushner en Varsovia, donde intentaron reclutar a los estados árabes pragmáticos para apoyar su plan. .

Mientras tanto, parecen reacios a aceptar la iniciativa. Mahmoud Abbas, a su vez, rechazó la propuesta de ir a Varsovia y, en cambio, recurrió a otros tres canales: en Gaza, está tratando de incitar a un enfrentamiento militar entre Israel y Hamas mediante la intensificación de las sanciones de la Autoridad Palestina en la Franja de Gaza; en Moscú, los representantes del presidente Putin intentaron apaciguar a Fatah y Hamas, que se niega incluso a reconocer a Israel dentro de las fronteras de 1967; y en Riad, Abbas se reunió con el rey Salman en un intento desesperado por evitar que los saudíes se unieran a la iniciativa estadounidense. Mientras tanto, Netanyahu viajó a Varsovia, pero solo para enfocarse en la única amenaza existencial que ve ante él: Irán.

Netanyahu ha sido firme y constante en su trato con el problema iraní, pero también sabe que la posibilidad  que Israel se convierta en un estado binacional es real y pone en peligro la continuación del sueño sionista. Él sabe que para beneficiarse de cualquier tipo de normalización con el mundo árabe, como se discutió en Varsovia, Israel debe demostrar un progreso considerable en sus esfuerzos para poner fin al estancamiento diplomático con los palestinos.

Es una vergüenza que en el clima político de hoy el problema palestino exista principalmente en los anuncios de ataques electorales entre candidatos; No hay discusiones serias. Uno esperaría que los partidos que compiten por el apoyo de los votantes presenten su visión sobre el tema: ¿Qué tipo de estado desean ver nuestros líderes en el año 2040 o 2050? Sin establecer metas, Israel se deslizará precariamente en una nueva realidad y perderá su calidad judía o democrática para entonces.

Debemos permitir negociaciones de paz genuinas, basadas en la iniciativa Trump, una oportunidad, incluso si las posibilidades de éxito son pequeñas. Israel finalmente tendrá que configurar su futuro (geográfica, demográficamente, éticamente y desde una perspectiva de seguridad) de acuerdo con la voluntad constante de alrededor del 70% de sus ciudadanos.

No hay sustituto para iniciar negociaciones, con el apoyo de los estadounidenses y el apoyo a los estados árabes. Esta es la estrategia correcta, tanto para definir el futuro del estado como para mantener su posición política sólida frente a las fuerzas que trabajan para aislarlo e imponer acuerdos problemáticos.

Es necesario un proceso independiente y controlado, respaldado por una garantía de seguridad rígida, no la ilusión de paz, sino más bien para comenzar a configurar las condiciones para una solución futura. El día de las elecciones, otorgue su voto a los partidos que se identifiquen con esta aspiración y estén preparados para adoptar un esquema político y progresar. Solo así será posible garantizar la preservación de un Estado judío, democrático, seguro y moral de Israel. El primer ministro también entiende esto muy bien.

 

Gen. (Res.) Amos Yadlin es el Director del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS)

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.