Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

¿Por qué la Autoridad Palestina no se derrumbará?


La Autoridad Palestina se niega a aceptar los fondos transferidos por Israel ya que Israel ha comenzado a deducir el valor de los estipendios que la AP paga a los terroristas y sus familias, comúnmente conocidos como “pagar por matar”.

La negativa de la Autoridad Palestina se ha sumado a su crisis presupuestaria crónica. El apoyo financiero internacional a la Autoridad Palestina ha disminuido en los últimos años y la economía palestina se ha deteriorado en consecuencia. Como resultado, la Autoridad Palestina ahora le está diciendo al mundo que enfrenta un colapso económico.

La estrategia palestina es clara. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, está tratando de asustar a Israel y a la comunidad mundial para que crean que la estabilidad relativa en Cisjordania llegará a su fin, lo que llevará al caos y al terror. El liderazgo de la Autoridad Palestina está emulando el comportamiento de Hamás al amenazar con que ocurrirá un desastre humanitario a menos que se preste más ayuda financiera. Hamás ha estado jugando este mismo juego durante años en Gaza. Israel y otros actores internacionales (los Estados Unidos son una excepción sobria) parecen caer repetidamente en estos esquemas palestinos.

Tanto la AP como Hamás le dicen al mundo que se producirá un desastre humanitario si no se presta más ayuda financiera.

Es cierto que un cierto nivel de prosperidad económica en la AP favorece la estabilidad. Los vecinos hambrientos siempre plantean problemas. Desafortunadamente, la pobreza a menudo es empleada cínicamente por regímenes autoritarios como Hamás y la Autoridad Palestina como una herramienta de política exterior para obtener atención y ayuda financiera. De hecho, el liderazgo palestino necesita un cierto número de súbditos hambrientos como condición previa para el apoyo internacional continuo. Y los líderes palestinos son mucho menos susceptibles a las dificultades económicas que los líderes responsables. Las elites palestinas comen bien en cualquier caso.

Abbas pronto enfrentará el “acuerdo del siglo” propuesto por una administración estadounidense que es muy crítica hacia las políticas palestinas.

Abbas

El enviado de Trump a Medio Oriente, Jason Greenblatt (izquierda), ha encontrado un rechazo constante del líder de la Autoridad Palestina Mahmud Abbas (derecha).

Una forma de rechazar la propuesta de paz estadounidense y, sin embargo, no ser culpado por su fracaso es crear una crisis económica que desvíe la atención de la intransigencia palestina continua en relación con todos y cada uno de los intentos de pacificación.

Afortunadamente para la Autoridad Palestina, la crisis económica siempre puede atribuirsele a Israel, que sirve como un villano constante e histórico en la narrativa palestina. La atención a la ineptitud económica y la corrupción de los palestinos también puede desviarse culpando a los israelíes de alto nivel. Y, finalmente, la insistencia de Israel en no financiar actividades terroristas puede movilizar un apoyo político muy necesario en un país en donde los Abbas son impopulares. Todas las encuestas muestran una pérdida gradual de legitimidad para Abbas entre los palestinos.

Los temores del inminente colapso de la Autoridad Palestina sirven para hacer que el tema palestino regrese a lo más alto de la agenda mundial.

Los temores de un inminente colapso de la Autoridad Palestina (por mucho tiempo, los más queridos por la comunidad internacional) también sirven para obligar al tema palestino a volver a la cima de la agenda mundial. Durante un tiempo, el mundo ha estado ocupado con otros temas más candentes, como Irán. De hecho, la amenaza iraní también ha reducido el interés de la mayoría de los estados árabes en el tema palestino y los ha acercado a la posición israelí, que básicamente considera a los palestinos una molestia estratégica. La conclusión a la que llegan muchos actores árabes y otros es que, en ausencia de un liderazgo palestino listo para tomar decisiones difíciles, el conflicto palestino-israelí puede, en el mejor de los casos, gestionarse a medio plazo.

Cabe señalar que Israel está haciendo más de lo que le corresponde para impulsar la economía palestina, proporcionando empleos a los palestinos en el mercado laboral israelí; suministro de agua, electricidad y servicios de salud a los palestinos; y evitando que Hamás derroque a la AP Abbas. Además, es un factor activo en la recaudación internacional de fondos para la Autoridad Palestina. Abbas y su camarilla no matarán al ganso que pone los huevos dorados.

Y así, nadie debe ceder al chantaje palestino. Si bien es mejor para todos los interesados ​​garantizar un nivel de vida digno para los palestinos en Cisjordania y Gaza, es altamente improbable que la Autoridad Palestina se derrumbe económicamente. Después de todo, la Autoridad Palestina es un muy buen negocio para los líderes cleptocráticos del régimen en Ramallah. Marcado por la corrupción y el nepotismo, la Autoridad Palestina es una fuente de ingresos significativos para Abbas y su camarilla. Tan disfuncional como se ha vuelto el movimiento nacional palestino, ha sobresalido en la perpetuación del barril de oro nacido en Oslo.

 

***Efraim Inbar es presidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén y miembro del Foro de Medio Oriente.

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.