Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 12, 2019
donativo

Israel debe anexionar partes de la Margen Occidental


El movimiento Comandantes por la Seguridad de Israel ha lanzado una muy publicitada advertencia al primer ministro Netanyahu basada en una afirmación falsa: que la anexión de partes de la Margen Occidental pondría en riesgo a los habitantes de Israel.

Hace sólo unas semanas, en plena campaña electoral, esta organización inundó el país con carteles y anuncios en los autobuses, por valor de varios millones de shékels, en los que decía a los votantes que en las elecciones se sustanciaría la diferencia entre la separación [de los palestinos] y la anexión [de territorios en disputa]. Nadie tuvo ninguna duda de a qué bando intentaba ayudar.

Una considerable mayoría de la población israelí optó por ignorar las recomendaciones de los antiguos bit’honistim (expertos en seguridad). Tampoco los tres exjefes del Estado Mayor que comandaban el Partido Blanco y Azul, que gozaron del abierto apoyo de otros tres exjefes de Estado Mayor retirados, lograron poner a la opinión pública de su lado y conseguir la mayoría parlamentaria necesaria para implementar las recomendaciones de quienes están a favor de nuevas retiradas.

Esta polémica tiene dos vertientes. La primera atañe a la concepción que se tiene de Israel y de su seguridad nacional.

Tal como la definen las Fuerzas de Defensa de Israel, “la seguridad nacional se preocupa de asegurar la capacidad nacional de combatir con eficacia cualquier amenaza a la existencia nacional y a los intereses nacionales”. Esto, expresado así, es muy certero. Pero los intereses nacionales de Israel en la Margen Occidental van más allá de las meras necesidades de seguridad. Y lo mismo vale para los palestinos, como explicó Mahmud Abás al rechazar el plan del presidente Trump: “El palestino no se puede convertir únicamente en un problema económico-humanitario”. Israel, por su parte, no debe convertir el sueño sionista en un mero anhelo de contar con un refugio seguro para los judíos perseguidos. La seguridad, como recalcó David ben Gurión, es sólo un medio, no el fin. Hay una diferencia sustancial entre el deseo de seguridad y el deseo de independencia, y ahí reside el núcleo de la controversia.

La segunda vertiente tiene que ver con el problema de la seguridad en sí. A lo largo de los años, la perspectiva estratégica de los referidos bit’honistim ha sido refutada una y otra vez por la realidad.

Muchos de los que firmaron la carta de los comandantes al primer ministro también firmaron en 2005 la declaración del Movimiento por la Paz y la Seguridad a favor de la retirada unilateral de Gaza, con la promesa de que mejoraría la seguridad de Israel. Ni que decir tiene, estaban letalmente equivocados.

En un reciente estudio del BESA analicé dónde se equivocaban los comandantes; en concreto, no interpretaban correctamente la potencial amenaza para Israel resultante de los cambios radicales que se han producido en la naturaleza de la guerra y, por otro lado, del poderío que han amasado las organizaciones terroristas palestinas tras el lanzamiento del proceso de paz de Oslo. Uno sólo ha de considerar la última ronda de enfrentamientos en Gaza para comprender cómo sería la amenaza que se cerniría sobre las ciudades de la llanura costera si Israel renunciara a los terrenos montañosos que dominan el núcleo económico, social e industrial del país. La Autopista 6 se convertiría en una autopista de frontera, y los misiles antitanque y antiaéreos amenazarían el tráfico en las principales arterias israelíes, así como el tráfico aéreo.

El resultado de las recientes elecciones indica que una considerable mayoría de israelíes ha aprendido que, por mucho que respeten a quienes han defendido el país día y noche, es más sensato guardar cautela ante sus concepciones y recomendaciones equivocadas.

© Versión original (en inglés): BESA Center
© Versión en español: Revista El Medio

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.