Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

¿Por qué los estados árabes rechazan la causa palestina?


Los líderes árabes se han movido para enfrentar sus problemas y oportunidades reales en la actualidad, la mayoría de los cuales se pueden abordar más fácilmente con un socio israelí.

Cada vez más, las naciones árabes en el Medio Oriente se están distanciando de sus hermanos palestinos. La solidaridad de medio siglo de los países árabes con la causa palestina ha disminuido recientemente debido a numerosos factores.

Uno de los factores principales ha sido la conducta de la Autoridad Palestina y la OLP. Agregue la imprudencia y la intransigencia terrorista del régimen de Hamás en Gaza, más las realidades de la economía y la política global, y la mayoría de los países árabes han decidido que la creación de un estado palestino puede ponerse en un segundo plano.

Otro factor es la desaparición del panarabismo, una fuerza política y transnacional en el siglo XX, defendida por líderes pasados, como el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser. Su paso ha sido ayudado a lo largo de la llamada Primavera Árabe, que obligó a los regímenes de Oriente Medio, desde Túnez a Irak, a centrarse en la autoconservación nacional.

Sin embargo, sobre todo, está la competencia del Irán no árabe y no sunita de extender su esfera de influencia brutal al corazón del mundo árabe, que ha requerido una reevaluación de las prioridades nacionales árabes. Resolver el problema palestino es irrelevante para enfrentar esta amenaza. De hecho, dado que Hamás y la Yihad Islámica en Gaza, así como Hezbollah en el Líbano y Siria, están en el bolsillo de Irán, cualquier progreso palestino a expensas de Israel aumentaría la penetración de Irán en el Medio Oriente.

El año pasado, el príncipe heredero de la corona saudita Mohammed Iben Salman declaró en una reunión a puerta cerrada que “los palestinos deberían aceptar la paz o callarse y dejar de quejarse”.

Si bien la hostilidad hacia Israel sigue siendo común en la “calle” árabe, los líderes árabes han llegado a la conclusión de que la realidad de Israel y todo lo que ofrece, militar, económica, agrícola y tecnológicamente, debe ser cultivada, y si sus hermanos palestinos no les gusta, muy mal.

El ejército de Israel proporciona un verdadero baluarte contra el aventurismo iraní, y los servicios de inteligencia de Israel superan con creces cualquier cosa existente en el mundo árabe. Mientras los líderes árabes perciban a Irán como la mayor amenaza regional, los vínculos israelíes deben ser cultivados.

Mientras Israel lidere al mundo en la gestión del agua y la agricultura del desierto, los países árabes con esos desafíos compartidos deben escuchar a Israel e intentar compartir el liderazgo empresarial y tecnológico que Israel ha demostrado.

Recuérdese, también, que hasta 1967 a la mayoría de los países árabes no les importó mucho la “nación palestina” recientemente inventada. En 1948, Egipto y Jordania habían robado la tierra que podría haberse convertido en el estado palestino, y ninguna otra nación árabe quiso sacudirse ese asunto.

Incluso después de 1967, cuando la “liberación” de Israel por parte de Palestina se convirtió en una causa en el mundo árabe, que anteriormente solo había querido exterminar a Israel, los palestinos hicieron muy poco para formar vínculos profundos de simpatía con los árabes. De hecho, bajo Yasser Arafat, la OLP hizo todo lo posible para apoderarse del Reino de Jordania, hasta la purga del Septiembre Negro en 1971 por el Rey Hussein.  Arafat y la OLP se mudaron a Líbano, donde comenzó una guerra civil y precipitó la invasión israelí en 1978. El Líbano aún no se ha recuperado de esa invasión y sus consecuencias, y ahora está completamente dominado por el poder iraní chiíta vía Hezbollah.

En resumen, los árabes palestinos han hecho poco para convertirse en líderes árabes. Sería fácil argumentar que el apoyo árabe en curso para la causa palestina ha tenido poco que ver con preocuparse por los árabes palestinos, y más con el odio demagógico, religioso y étnico de los judíos y su estado judío.

El reciente encuentro económico en Bahrein vio a tres poderosos estados árabes, Egipto, Arabia Saudita y Jordania, a los que se unieron Marruecos, los Emiratos Árabes Unidos y, por supuesto, el mismo Bahrein. Al liderar la reunión, Estados Unidos estableció un programa económico agresivo para sacar a los palestinos y sus vecinos de sus problemas generalizados. Como era de esperar, los líderes palestinos rechazaron totalmente este “Plan Marshall del Medio Oriente”, cuyos principales beneficiarios sería… el pueblo palestino.

A pesar de las denuncias de la conferencia por parte de Ramallah y Gaza, asistieron una docena de importantes empresarios árabes palestinos.

El liderazgo palestino ha alienado a sus propios aliados naturales, los estados árabes. El terrorismo, la intransigencia y la corrupción tanto de la Autoridad Palestina como de Hamás son entendidos por todos, incluidos los líderes árabes.

Ha quedado claro que, en la configuración política actual y de corto plazo, no existe la posibilidad de un plan de paz satisfactorio con Israel. Los árabes palestinos ni siquiera vienen a la mesa. En consecuencia, los líderes árabes se han movido para enfrentar sus problemas y oportunidades reales en la actualidad, la mayoría de los cuales pueden abordarse más fácilmente con un socio israelí.

En cuanto al tema del apoyo panárabe acrítico a la causa palestina, como en muchos otros temas en el Medio Oriente, el tiempo parece estar firmemente del lado de Israel.

Para Israel y sus aliados, y para la mayoría de los antiguos enemigos árabes de Israel, el camino hacia el futuro no pasa por Ramallah ni por Gaza, sino por el compromiso cada vez más abierto de Israel con el mundo árabe en el esfuerzo por crear un mejor mañana para todos.

 

Ken Cohen es el editor de Hechos y lógica sobre el Medio Oriente, que publica mensajes educativos para corregir las percepciones erróneas sobre Israel y su relación con los Estados Unidos.

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Arafat fue en su tiempo despreciado o temido por los dirigentes del mundo árabe, raramente querido o considerado por ninguno de ellos … del mismo modo, la mal llamada «causa palestina» no fue núnca para ellos, motivo de afliccion y desvelo, tan solo árma arrojadiza contra Israel y los EE UU, cada vez que sus intereses les llevaban a adoptar esa postura … «los palestinos» eran entonces el gran pretéxto utilizado (solo éso) núnca la razon última de sus quéjas ….tengámoslo claro …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.