Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 25, 2020
donativo

Arabia Saudita e Israel: ¿Quién necesita a quién?


 La inestabilidad extrema y la desconfianza están aumentando las tensiones en el Golfo Pérsico, especialmente entre Irán chiíta y Arabia Saudita sunita. El apetito de Estados Unidos por el compromiso militar ha disminuido después de casi dos décadas de guerra y la región carece de cualquier forma de marco de seguridad colectiva, dejando un vacío de seguridad considerable. Las aperturas de los estados del Golfo a Israel son parte de un esfuerzo por salvar el compromiso de seguridad de Estados Unidos con el área, al tiempo que apuntalan una relación que puede mitigar la creciente influencia de Teherán.

La relación entre Israel y Arabia Saudita se ha estado calentando durante algún tiempo. Ambos países se alarmaron por lo que sus respectivos gobiernos vieron como la debilidad de la administración Obama frente a un Irán en ascenso. Ambos se opusieron al acuerdo nuclear de Irán (el Plan de Acción Integral Conjunto, o JCPOA). Ambos quieren ver una acción mucho más estricta contra la propagación de la influencia de Teherán, especialmente en Siria. Pero con todo lo dicho, Israel, que no importa nada del Golfo, preferiría no interferir directamente en el conflicto saudita-iraní, ya que es poco probable que se beneficie de tal interferencia y de hecho podría verse seriamente perjudicado.

A los estados del Golfo alineados con Arabia Saudita les gustaría revitalizar el interés de Washington en la región, pero esta es una venta más difícil de lo que fue antes, y no solo porque los estadounidenses se cansaron del compromiso militar en conflictos distantes. El presidente Donald Trump declaró  abiertamente que Estados Unidos no necesita el petróleo del Golfo, y afirma que los beneficiarios de este comercio deben cuidarse solo con el apoyo general y el respaldo de los Estados Unidos.

Además del desafío que enfrenta Riad está la imagen empañada de su liderazgo. El príncipe heredero Muhammad bin Salman fue ampliamente condenado (aunque ineficaz) por presuntamente ordenar el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, y el reino es cada vez más criticado por su conducta en la guerra en Yemen. Una de las pocas jugadas abiertas a Riad es hacer gestiones pacíficas hacia Israel , un movimiento que probablemente aumente sus existencias en Washington a pesar  que ofrece otros beneficios potenciales.

Arabia Saudita enfrenta graves consecuencias como resultado de sus enfrentamientos con el Irán chiíta y sus representantes. Alrededor de la mitad de la producción petrolera del país se vio interrumpida, 5 millones de barriles por día, como resultado de ataques con aviones no tripulados por parte de rebeldes hutíes respaldados por Irán de Yemen en las extensas instalaciones petroleras de Arabia Aramco en Abqaiq el 14 de septiembre de 2019. Según el  sitio web  de Al- Masirah, un canal de noticias satelital dirigido por Houthi, el grupo promete ataques adicionales si las fuerzas de la coalición saudita no se retiran de Yemen.

El ataque demostró que Riad es vulnerable a los ataques de Teherán y sus representantes. Otros ataques de Houthi en el negocio petrolero saudita serían desastrosos porque el petróleo es el pilar central de la economía del reino y la piedra angular de su desarrollo. Según los últimos datos del FMI , los ingresos petroleros representaron alrededor del 85% de las exportaciones de Arabia Saudita y casi el 90% de los ingresos fiscales, y el sector petrolero representa más del 40% del PIB total. El déficit presupuestario de Arabia Saudita cada año, dependiendo del precio del  crudo Brent , es de $ 40-60 mil millones.

Arabia Saudita necesita urgentemente una ruta de exportación alternativa para su petróleo, y esa es una razón más para la apertura de Riad hacia Jerusalén. El reino ya está hablando con Israel sobre un oleoducto a Eilat, a solo 40 km de distancia, para la importación de gas natural israelí. Por extensión, esta ruta podría desarrollarse como una forma alternativa de llevar el petróleo saudí al profundo puerto de Haifa para exportarlo a Europa y Occidente. Esta sería una forma mucho  más rápida y más segura de garantizar las exportaciones sauditas al oeste, ya que evitaría la agresión iraní en el Estrecho de Ormuz y el Estrecho de Bab al-Mandeb en el Mar Rojo. También ahorraría las considerables tarifas de tránsito involucradas al cruzar el Canal de Suez.

Esta ruta podría abrir un nuevo mundo de mercados de exportación para Arabia Saudita. Por el momento, el reino está buscando importar gas natural, pero con el tiempo, puede moverse para desarrollar sus propias reservas de gas natural, que son las quintas más grandes del mundo .

Israel está desarrollando sus reservas de gas natural, pero no posee lo suficiente para justificar la construcción de un gasoducto de exportación a Europa. Sin embargo, un vínculo con Arabia Saudita podría inclinar la balanza a favor de una tubería del Mediterráneo Oriental, lo que podría ser extremadamente lucrativo para ambos socios.

Ya sea que Arabia Saudita  esté presionando o no por la guerra con Irán, sus  opciones para evitar una se  están reduciendo. El reino, que está dentro del alcance de los misiles iraníes, tiene mucho más que perder de tal guerra que Irán. «Arabia Saudita no apoyará una guerra con Irán que tenga una dirección de retorno saudita», dijo Joshua Landis , director del Centro de Estudios del Medio Oriente de la Universidad de Oklahoma.

Teherán continúa aprovechando las numerosas interrupciones en todo el Medio Oriente para difundir su influencia. Está formando un puente terrestre para conectar Irán a través de Irak con Siria, la frontera israelí en el Golán y el Líbano (la » Media Luna Shiita «). Los chiítas representan solo el 10% de la población musulmana del mundo, pero son una mayoría masiva en Irán, que ha utilizado los movimientos chiítas en otros lugares para afirmar su hegemonía regional.

Una Media Luna chiíta completa representaría un serio desafío para los intereses sauditas en la región. Amenazaría rutas comerciales vitales y la seguridad de la región en su conjunto. Haría que la intervención en áreas dominadas por Irán sea aún más complicada, dado el potencial de escalada entre Arabia Saudita y las fuerzas respaldadas por Irán. En términos más generales, la presencia iraní alimenta un creciente sectarismo que representará una amenaza para la estabilidad regional en los próximos años. Riad hará lo que pueda para mitigar esa amenaza, incluso llegando a extender una mano amiga a Israel.

El Dr. Frank Musmar es un especialista en gestión financiera y de desempeño.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/saudi-arabia-israel-overtures/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.