Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 4, 2020
donativo

Israel, los palestinos y la Corte Penal Internacional

La discusión no es sólo jurídica


La decisión de la Fiscal principal en la Corte Penal Internacional Fatou Bensouda de avanzar hacia la posibilidad de una investigación sobre supuestos “crímenes de guerra” en Cisjordania y la Franja de Gaza, desató airadas reacciones en Israel.  Si bien todo depende de la opinión que emitan en el plazo de 120 días los juristas expertos de la corte acerca de si esta instancia tiene o no jurisdicción para la investigación y en qué territorios esta podría realizarse, ya ahora,  las declaraciones de Bensouda señalando que  hay “base” para estimar que fueron cometidos crímenes de guerra, encendieron las alarmas en Israel.

El primer punto, que está claro desde un punto de vista formal – y por ello sorprende la nueva posición de Bensouda- es que la Corte  Penal Internacional no tiene autoridad para realizar la investigación en cuestión porque sólo Estados soberanos pueden delegar jurisdicción criminal a la Corte. Evidentemente la Autoridad Palestina no responde a este criterio, no es un Estado según el Derecho Internacional. Esto, aunque en el 2012 la Autoridad Palestina logró que las Naciones Unidas reconozcan al “Estado de Palestina”. Eso no corresponde a la verdad sino a las presiones políticas que logró imponer.

Esta es la primera razón por la que cabe preguntarse si no hay una motivación política, y no jurídica, de fondo.

Pero además, Israel goza de un sistema jurídico firme e independiente, reconocido a nivel mundial, que se apega al Derecho internacional también en situaciones bélicas, y eso ha quedado demostrado en numerosas ocasiones. Cuando esa es la realidad,  no hay justificación alguna para intervención jurídica internacional.

Es interesante-y por cierto no es una buena señal- que Hamas haya felicitado a la Corte, aunque según Bensouda, su intención es investigar también supuestos crímenes de guerra cometidos por Hamas en la Franja de Gaza, tanto al atacar a civiles israelíes como al utilizar a la población civil como escudos humanos. Hamas sabe que lo hizo y lo sigue haciendo y sabe que no tiene nada que celebrar al respecto. ¿Será que confía en que la Corte no sea justa?

No creemos que sea oportuno convertir ahora a Bensouda en una enemiga de Israel. Pero sí es legítimo discrepar con su posición, aún antes de confirmarse si habrá o no investigación criminal.

Por ahora, podemos solamente plantear las interrogantes.

Los puntos mencionados por la Fiscal Bensouda, sobre los que habría investigación de Israel, son:

El uso de fuerza supuestamente desproporcionada por parte de Israel en Gaza en la guerra del 2014
¿Qué significa fuerza desproporcionada en reacción a recurrentes ataques con cohetes desde Gaza hacia la población civil israelí? Esos ataques comenzaron a inicios del 2001 y fueron aumentando inclusive después de la retirada israelí de Gush Katif en la Franja de Gaza. Israel se fue de  allí en el 2005 y eso no trajo la calma, ya que tampoco su presencia allí era la razón sino la excusa. La razón de los ataques, es la incapacidad de los terroristas de aceptar la existencia de Israel y su derecho a vivir en paz. La sensación ahora es que la Corte Penal Internacional dice que investigará también supuestos crímenes de Hamas, para no ser acusada de tendenciosidad anti israelí. ¿Por qué no se investigó el disparo de cohetes hacia la población civil israelí durante 18 años?

 

Sus disparos a manifestantes palestinos en la frontera con Gaza desde marzo del 2018.
Israel no se levantó un buen día a ver si puede matar civiles palestinos que manifiestan pacíficamente sino que tuvo que tomar medidas para frenar intentos de infiltración y ataques a su frontera, precedidos por avisos claros sobre intentos de atentados. Sí, cuando terroristas usan civiles a los que mezclan entre quienes llevan granadas y botellas incendiarias, puede pasar que también hay civiles muertos o heridos. Cuando están en medio de tumultos de ese tipo, no se los puede ver exactamente como “no involucrados”. De todos modos, Israel no buscar matar a gente que no le ataca. E inclusive si hay situaciones en las que muere gente en medio del conflicto, eso no es un “crimen de guerra”. Crimen de guerra es un abuso flagrante e intencional de las leyes de combate. Esa no es la situación cuando Israel lidia con un constante acoso a su frontera internacional.

La política israelí de asentar población en los asentamientos en Cisjordania (Judea y Samaria en los términos bíblicos).
Es legítimo que haya discusiones políticas sobre el tema de los asentamientos. Las hay también dentro de Israel. Pero crimen de guerra es otra cosa.

Se podría comenzar recordando que Israel llegó a los territorios en los que se han erigido los asentamientos, en una guerra de autodefensa que trató de impedir y que le fue impuesta por sus vecinos árabes en junio de 1967. Se podría recordar que fue atacado cuando no había ni un asentamiento.  Pero lo central es recordar que justamente para poner fin al conflicto, incluyendo el tema de la discusión sobre el futuro de los territorios en cuestión, fueron suscriptos los acuerdos de Oslo entre Israel y los palestinos. A pesar de todas las críticas, no hay sido formalmente derogados por ninguna de las partes. Y con los acuerdos de Oslo, los palestinos se comprometieron a no recurrir a la fuerza para dirimir diferencias, lo cual no se cumplió en el terreno.

Los territorios en los que fueron erigidos los asentamientos, no fueron quitados a un Estado palestino , ya que éste nunca existió. Estaban antes en poder de Jordania, que los ocupó ilegalmente, al lanzarse en 1948 a una guerra contra el entonces naciente Estado de Israel.

El tema de fondo es que la Autoridad Palestina decidió, en lugar de volver a negociar con Israel, hacerle la guerra en la arena internacional, donde por mayorías automáticas y presiones políticas, sabe que a menudo lleva las de ganar. “Hay un esfuerzo palestino por criminalizar el conflicto, de modo que solamente los israelíes tengan obligaciones legales y solamente los palestinos tengan derechos”, opina Tal Becker, asesor jurídico de la Cancillería israelí. “La historia ha demostrado que esa actitud no hará más que alejar más aún a las partes”.

En otras palabras, no se podrá resolver ninguna disputa fuera de la mesa de negociaciones. Las presiones internacionales palestinas, podrán colocar a Israel en situaciones embarazosas, pero no pondrán fin a ningún conflicto.

También el Fiscal del Estado Dr. Mandelblit se refirió a este punto, asegurando que los palestinos intentan “empujar a la CPI a determinar asuntos políticos que deben ser resueltos en negociaciones y no por procedimientos criminales”.

El problema principal es que los palestinos decidieron ya hace años no negociar y librar su guerra contra Israel en el plano diplomático internacional. Israel no puede frenarlos solo. Cabe esperar que no decida boicotear a la CPI sino cooperar con cualquier investigación, para poner los puntos sobre las íes y decir la verdad, que los palestinos intentan deforma

 

http://www.semanariohebreojai.com/editorial/115

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.