Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado agosto 8, 2020
donativo

Irán en la cúspide de la nueva era


El Departamento de Estado publicó un video a principios de este mes que muestra los derechos de los iraníes antes que una dictadura islámica radical llegara al poder en 1979. Muchos iraníes e iraníes-estadounidenses celebraron el video en las redes sociales, pero también hubo una reacción negativa de los críticos que condenaron el video por «Blanqueando el historial de derechos humanos de Mohammad Reza Shah Pahlavi», el monarca prerrevolucionario de Irán. El legado del sha está destinado a seguir siendo controvertido, pero los críticos no entienden el punto: el Departamento de Estado se está acercando efectivamente a millones de iraníes que luchan por la libertad después de 40 años del gobierno brutal y tiránico de la República Islámica.

A medida que una economía en crisis y las protestas masivas debilitan el régimen clerical, los iraníes que luchan por un futuro mejor toman un poco de consuelo e incluso se inspiran en los recuerdos nostálgicos de las mejores vidas que ellos o sus padres tuvieron antes de 1979. Sin embargo, reconocer el pasado es muy diferente a desear  repetirlo

Para muchos en Irán, el reinado del sha marcó una era dorada de modernización industrial, crecimiento económico, prestigio internacional y libertades privadas. Al mismo tiempo, el shah era autocráticoSin embargo, Irán ha experimentado un renacimiento de Pahlavi en los últimos años.

Muchas manifestaciones en los últimos dos años han presentado consignas que apoyan a los Pahlavis, incluyendo, «Ven y sálvanos, príncipe heredero», una referencia al príncipe heredero exiliado Reza Pahlavi, quien parece tener un considerable seguimiento tanto dentro como fuera de Irán. Pahlavi es un invitado popular en las principales transmisiones en idioma persa con sede fuera de Irán, como Manoto e Iran International. Incluso BBC Persian, conocido por sus sentimientos a favor del régimen (reformista), se ha visto obligado a presentarlo. Pahlavi también parece tener muchos seguidores en las redes sociales, como Telegram , Instagram y Twitter .

Por ahora, no se puede evaluar rigurosamente la popularidad de Pahlavi dentro de Irán. Tampoco los sentimientos positivos hacia el sha o el príncipe heredero significan que los iraníes quieren una nueva monarquía. Es probable que muchos iraníes no sepan exactamente qué quieren a continuación, pero una mayoría decisiva probablemente no quiera la República Islámica. Los recuerdos de la era Pahlavi ayudan a los iraníes a concebir un futuro mejor que el presente. Es inteligente y ciertamente no históricamente deshonesto que el Departamento de Estado demuestre que comparte esta comprensión del pasado.

El Irán prerrevolucionario tenía su propia oscuridad, pero el sha no era el ogro sanguinario representado por intelectuales y periodistas occidentales e iraníes de izquierda. En su libro Fall of Heaven: The Pahlavis and the Final Days of Imperial Iran , Andrew Cooper detalla las falsedades que los revolucionarios iraníes susurran a los periodistas occidentales sobre las atrocidades cometidas por el régimen del sha. Abolhassan Banisadr, un colaborador cercano del ayatolá Ali Khameini y más tarde el primer presidente de la República Islámica, admitió a Cooper que él y su equipo mintieron sobre la escala de abusos contra los derechos humanos cometidos por la monarquía para volver a Occidente contra el sha.

Si bien hubo graves violaciones de derechos humanos bajo Pahlavi, palidecen en comparación con las atrocidades de la República Islámica. Según Cooper, las ejecuciones y el asesinato de manifestantes bajo el sha pueden haber sido de cientos. El régimen actual mató a unos 1.500 manifestantes en los últimos meses de 2019. Sus primeros años también fueron sangrientos. Hubo varios miles de asesinatos solo en 1988. La nostalgia de la era Pahlavi está, en parte, enraizada en esta yuxtaposición. Hoy, Irán es conocido por cosas inimaginables antes de 1979, incluido el terrorismo, el apartheid de género, el ahorcamiento de homosexuales, el asesinato en masa de sirios, las luchas sectarias letales en Irak y el asesinato de israelíes y estadounidenses.

Algunos iraníes en realidad pueden favorecer un regreso a los Pahlavi. Muchas protestas contra el régimen en los últimos dos años han presentado el grito de «Regreso a Irán, (de) nuestro sha» y «Qué error cometimos para tener una revolución». Pero la historia moderna de Irán demuestra claramente un creciente deseo de constitucionalidad, un gobierno representativo.  Pahlavi lo sabe y apoya la democracia liberal para su patria.

Para construir un futuro mejor, tanto el pueblo iraní como sus amigos en los Estados Unidos deben reconocer los éxitos y los errores del pasado. Irán es un lugar pésimo hoy, pero los iraníes tienen razones para esperar. La República Islámica es un volcán de descontento. Grandes manifestaciones en todo el país contra la teocracia siguen estallando. Los iraníes son cada vez más audaces y más explícitos en lo que quieren.

Ciertamente le corresponde a Washington, tanto demócratas como republicanos, no mejorar la salud financiera de un régimen que oprime tan brutalmente a su propio pueblo. Esto es, por supuesto, exactamente lo que hizo el acuerdo nuclear del presidente Barack Obama. La democracia no es una mala palabra entre el pueblo iraní. No debería ser una idea descabellada para los estadounidenses que luchan por desarrollar una política coherente en Irán.

Alireza Nader es investigadora principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias con sede en Washington.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.washingtonexaminer.com/opinion/iran-on-cusp-of-new-era

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.