Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado agosto 8, 2020
donativo

Es hora de cerrar la Liga Árabe


La Liga Árabe ha sido un fracaso absoluto en cada caso a lo largo de su existencia. Como aparentemente es constitucionalmente incapaz de servir a los mejores intereses de sus estados miembros, debería cerrarse.

La Liga Árabe es una unión de 22 países afroasiáticos de habla árabe y cuatro observadores con sede en El Cairo, Egipto. La idea de tal Liga fue discutida en 1942 por los británicos , que querían reunir a los estados árabes contra los poderes del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la Liga no despegó hasta marzo de 1945, justo antes del final de la guerra.

Los 22 miembros de la Liga Árabe a partir de 2018 fueron Argelia, Bahrein, Comoras, Yibuti, Egipto, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Mauritania, Marruecos, Omán, Palestina, Qatar, Arabia Saudita, Somalia, Sudán, Siria, Túnez, Emiratos Árabes Unidos y Yemen. Los cuatro observadores son Brasil, Eritrea, India y Venezuela.

En sus primeros años, la Liga Árabe se concentró principalmente en programas económicos, culturales y sociales. Celebró el primer congreso árabe del petróleo en 1959 y en 1964 estableció la Organización de Educación, Cultura y Ciencia de la Liga Árabe (ALECSO). Ese mismo año, a pesar de las objeciones de Jordania, la Liga otorgó el estatus de observador a la OLP recién establecida, mejorando este estado a membresía plena doce años después.

El alcance del fracaso de la Liga Árabe no tiene precedentes en la historia de las ligas internacionales. No logró evitar el establecimiento del estado de Israel a pesar de la amenaza genocida de su Secretario General  que tal medida conduciría a » una guerra de exterminio y una masacre trascendental de la que se hablará como la masacre de Mongolia y las Cruzadas».+ Tampoco ha tratado alguna vez de manera constructiva, compasiva o incluso particularmente astuta con los refugiados palestinos en sus estados miembros. En septiembre de 1970, la Liga Árabe no logró mediar una solución a la feroz confrontación entre Jordania y la OLP, o Septiembre Negro como se conoce comúnmente, que provocó miles de muertes y condujo a la expulsión de la OLP al Líbano y otros países vecinos.

En 1990, la Liga no logró resolver la disputa iraquí-kuwaití sobre el petróleo y no tuvo nada constructivo que hacer o decir en el período previo o posterior a la invasión iraquí y la brutal ocupación de Kuwait. A pesar de prohibir a los miembros usar la fuerza unos contra otros, sus estados miembros lo han hecho en muchas ocasiones. Egipto invadió Yemen en la década de 1960. Siria ocupó el Líbano entre 1976 y 2005. Irak, como se mencionó, invadió Kuwait en 1990. Marruecos, Argelia y Mauritania han usado la fuerza unos contra otros para encontrar una solución al problema del Sáhara Occidental desde 1975. Estos son solo algunos ejemplos. de conflictos y confrontaciones entre miembros de la Liga.

La Liga Árabe ha fallado constantemente en abordar cualquiera de los desafíos urgentes que han surgido a lo largo de las décadas en el mundo árabe, en particular la creciente insurrección chiíta iraní en el Medio Oriente. La Liga ha jugado poco papel en la lucha contra el terrorismo y el radicalismo en la región o en el avance del proceso de integración entre sus miembros. Tampoco ha tenido mucho que aportar sobre el problema de las violaciones desenfrenadas de los derechos humanos básicos en todo el mundo árabe. No ha tenido nada constructivo para sugerir cómo manejar el dramático movimiento de un gran número de refugiados en los últimos años y no dice nada sobre las guerras brutalmente destructivas actualmente en curso en Siria, Libia y Yemen.

Las cumbres de la Liga Árabe tienden a terminar con grandes declaraciones, sin decisiones y sin planes de acción. La larga serie de crisis internas en los estados miembros incluye angustia económica, contaminación, disturbios sociales, falta de respeto por los derechos humanos, terrorismo y numerosas guerras civiles que han provocado sufrimientos y dislocaciones humanas incontables. La Liga, que no proporciona nada para ayudar a esos estados a resolver o incluso hacer frente a esos problemas, ha perdido cualquier estatus que alguna vez ha afirmado ser un actor regional activo e influyente.

Además de todo esto, la Liga Árabe ha sufrido una crisis presupuestaria en los últimos años. Según su Secretario General, Ahmad Aboul Gheit, el presupuesto de la Liga es de alrededor de $ 60 millones, lo que señala que no es nada en comparación con el PNB del mundo árabe. Gheit advirtió que la crisis financiera de la organización ha empeorado durante varios años y dijo que algunas de sus actividades podrían detenerse por completo si los Estados miembros no cumplen con sus obligaciones de contribuir. «Algunos países que deberían contribuir con una gran parte del presupuesto no han pagado un solo dólar», dijo.

Las resoluciones de la Liga Árabe son prefabricadas, desactualizadas, fuera de contacto y reflexivamente antiisraelíes, todo lo cual mantiene a la Liga en un estado de parálisis. Las debilidades de la Liga reflejan las debilidades y deficiencias de los estados árabes que dependen de patrocinadores externos para el apoyo militar, financiero y diplomático. Este vacío proporcionó una oportunidad para la «Media Luna Shiita» apoyada por Irán, que ha florecido y ahora representa un serio desafío para los intereses, las rutas comerciales y la seguridad de los estados de toda la región.

La relación entre Israel y los Estados árabes del Golfo muestra signos de una creciente calidez, pero el hábito de la antipatía colectiva hacia Israel es difícil de romper. Los cancilleres de los estados miembros de la Liga adoptaron recientemente por unanimidad una resolución que rechaza el plan de paz israelí-palestino de Trump .

El Medio Oriente ha experimentado cambios dramáticos en términos de amenazas e intereses, y los estados árabes ignoran esos cambios bajo su propio riesgo. Las amenazas planteadas por el régimen radical de Irán, por ejemplo, han llevado a una nueva realidad en la que Israel y sus vecinos árabes comparten percepciones cada vez más similares de amenazas de seguridad comunes. Si se puede lograr la paz, la cooperación económica y de seguridad entre Israel y sus vecinos árabes puede crear un Medio Oriente próspero que esté conectado por un deseo común de seguridad y oportunidades económicas. Si la Liga Árabe es incapaz incluso de considerar una perspectiva tan brillante o de cuidar de sí misma con alguna apariencia de competencia, ha llegado el momento de cerrarla.

****El Dr. Frank Musmar es un especialista en gestión financiera y de desempeño .

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/close-the-arab-league/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.