Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves mayo 14, 2020
donativo

Anexar Cisjordania dañaría a Israel


Un conservador estadounidense comentarista sobre asuntos del Medio Oriente da seis razones para creer que tomar el territorio palestino dañaría tanto las relaciones entre Estados Unidos e Israel como la condición de Israel como estado judío.

Gracias al plan de «Paz a la Prosperidad» de la administración Trump, el tema de Israel anexionando partes de Cisjordania ha pasado de la periferia al centro de la política israelí. La aparente falta de participación del Departamento de Estado de los Estados Unidos en el tema ha llevado al primer ministro Benjamin Netanyahu a manifestar su confianza en que la anexión ocurrirá dentro de «unos pocos meses» o antes de las elecciones presidenciales estadounidenses en noviembre.

No soy alguien que se preocupe por la «ocupación» israelí de Cisjordania: en mi opinión, los palestinos habrían disfrutado hace mucho tiempo del autogobierno si hubieran dejado de asesinar a israelíes. Ignoro los parámetros de Clinton, la fórmula de compromiso del ex presidente estadounidense para resolver el conflicto palestino-israelí hace dos décadas. Por el contrario, aliento los pasos israelíes que señalan a los palestinos que el conflicto terminó y que perdieron.

A pesar de estos puntos de vista, me opongo firmemente a que Israel anexe cualquier parte de Cisjordania, y lo hago por seis razones principales.

Primero, el presidente Trump podría estallar en furia contra Israel por dar unilateralmente un paso. Si bien el plan de Trump permite a los israelíes anexar alrededor del 30 por ciento de Cisjordania, lo hace, el Departamento de Estado les recuerda: «en el contexto del Gobierno de Israel que acuerda negociar con los palestinos». Si los israelíes siguen adelante con la parte que les gusta e ignoran el resto, invitan al monumental disgusto de Trump.

Segundo, la anexión alienaría y debilitaría el número cada vez menor de amigos de Israel en el Partido Demócrata y en Europa. Representante de esto, la Mayoría Demócrata por Israel no midió palabras sobre la anexión: «No podemos sobreestimar el daño a largo plazo que tal movimiento tendría en la alianza entre Estados Unidos e Israel. Las repercusiones serían extremadamente serias y duraderas». Los asesores principales de Joe Biden transmitieron el mismo mensaje, al igual que un grupo de 30 pesos pesados ​​de la política exterior del Partido Demócrata, aunque sin rodeos. Alienar simultáneamente tanto a Trump como a los demócratas requiere una habilidad real. Además, los principales estados europeos condenaron la posibilidad de anexión e insinuaron represalias. Ha’aretz citó al embajador francés en las Naciones Unidas, Nicolas de la Rivière, diciendo que la anexión «no pasaría sin discusión y no se pasará por alto en nuestra relación con Israel». Eso podría significar reconocer un Estado de Palestina.

Tercero, a medida que la amenaza de Irán ha crecido en los últimos años, el gobierno israelí ha logrado expandir con éxito los lazos con los estados árabes sunitas, especialmente aquellos que bordean el Golfo Pérsico. Esta relación de trabajo se ha basado en que los gobiernos árabes desestiman el tema palestino; nada es más seguro para hacer que ese tema vuelva a la vida que la provocación de una anexión israelí unilateral. Años de arduo trabajo, liderados por el propio Sr. Netanyahu, podrían explotar rápidamente.

Cuarto, la anexión probablemente conduciría a la furia palestina que podría desestabilizar a Jordania, Cisjordania y Gaza. La población palestina de Jordania ha calmado el fervor revolucionario de antaño, pero la anexión podría incitarla nuevamente y desafiar gratuitamente a la monarquía. Los residentes de Cisjordania podrían comenzar una nueva intifada, levantamiento, que costará vidas israelíes y dañará su posición internacional. Envalentonados, el gobierno de Hamas en Gaza podría comenzar una nueva ronda de guerra.

Quinto, la anexión seguramente alienará a la izquierda de Israel, lo que conduciría como mínimo a una batalla política viciosa y probablemente a un contingente de sionistas israelíes que se vuelvan antisionistas, con algunos israelíes indignados abandonando el país.

Sexto, la anexión probablemente haría que más palestinos sean elegibles para convertirse en ciudadanos de Israel. Eso sería un error profundo, ya que sus ciudadanos árabes constituyen lo que creo que es el enemigo final de la condición de Israel como estado judío, el que seguirá en pie después de que se hayan enfrentado las amenazas planteadas por Irán y Gaza. Los ciudadanos de Israel, a diferencia de los enemigos externos, no pueden ser derrotados. Su lealtad debe ganarse, y cuanto mayor sea su número, más difícil se vuelve.

En resumen, la anexión de Cisjordania probablemente dañaría las relaciones de Israel con la administración Trump, los demócratas, los líderes europeos y árabes, además de desestabilizar la región, radicalizar la izquierda israelí y dañar el objetivo sionista de un estado judío.

¿Y qué logra realmente la anexión? Es un movimiento simbólico, un gesto hacia los israelíes que viven en el limbo legal en Cisjordania. Pero la anexión no los saca de ese limbo, ya que es probable que ningún gobierno importante en el mundo reconozca el cambio en su condición legal.

La conclusión es simple: no jugar con el temperamento de Trump, no enfurecer a los demócratas y europeos, no enajenar a los líderes árabes, no inflamar a los palestinos, no radicalizar la izquierda israelí y no agregar palestinos como ciudadanos israelíes.

Israel debe imponerse contra los palestinos; pero esa afirmación debe ser estratégica, encajar en la campaña más amplia para obligar a los palestinos a renunciar a su objetivo de eliminar al estado judío. Anexar Cisjordania es una autocomplacencia que tiene el resultado opuesto. Por lo tanto, a pesar de su intención, impulsa la causa antisionista y hace que la resolución del conflicto sea más distante.

En consecuencia, los amigos de Israel deben decir en voz alta y clara «No» a la anexión de Cisjordania.

El Sr. Pipes (DanielPipes.org@DanielPipes) es el presidente del Foro del Medio Oriente, un grupo de expertos con sede en Filadelfia.

Actualización del 8 de mayo de 2020: una encuesta encuentra que solo el 26 por ciento de los israelíes judíos (y presumiblemente el 21 por ciento de todos los israelíes, si uno incluye a sus ciudadanos musulmanes) a favor de la anexión.

Este artículo apareció en forma levemente diferente en la versión en papel el 8 de mayo bajo el título «La anexión dañaría a Israel». Se puede encontrar en http://www.danielpipes.org/rr/2020-05-07-no-to-wb-annexation-papernyt.pdf.

 

Original en Inglés: Annexing the West Bank Would Hurt Israel
Traducido por Silvana Goldemberg

 
Comentarios

Con todo el respeto a la personalidad de D.Pipes en EEUU, y al NYTimes en EEUU, yo les propondria tomarse un avion y venir a vivir a Israel, antes de opinar sobre el futuro de nuestro Pais.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.