Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles junio 10, 2020
donativo

Gideon Sa’ar: «Nosotros, como servidores públicos, somos juzgados por nuestros hechos»

Gideon Sa'ar habla con el 'Post' sobre Netanyahu, las reformas necesarias en el sistema legal y por qué no permitirá que haya un estado palestino


GIDEON SAAR :  el liderazgo se basa en el avance de su ideología, y el público lo respeta. Foto de campaña

 

El sábado por la noche, 9 de mayo, Gideon Sa’ar fue invitado a la residencia del primer ministro en Jerusalén en la calle Balfour. El líder del Likud, Benjamin Netanyahu, estaba a días de jurar en su nuevo gobierno y se reunía con los principales miembros de su partido para distribuir las diferentes carteras a las que había logrado aferrarse después de duras conversaciones de coalición con Azul y Blanco.

Basado en la historia del partido, Sa’ar fue un entusiasta de un ministerio. En las primarias del partido que establecieron la lista, el ex ministro de Interior y Educación obtuvo el puesto número 4, colocándolo justo después de Netanyahu, Israel Katz, Yuli Edelstein y Gilad Erdan. Nunca antes en la historia del Likud se ha omitido a un alto miembro del partido en la distribución de carteras ministeriales.

 

Pero Sa’ar, que dejó la política en 2014 y regresó el año pasado, recordó lo que el primer ministro Ariel Sharon le dijo una vez cuando se desempeñó como secretario de su gabinete a principios de la década de 2000: «Sin expectativas no hay decepción».

Como el único miembro del Likud que se postuló contra Netanyahu por el liderazgo del partido en diciembre, Sa’ar tenía muy pocas expectativas  que Netanyahu ofreciera ahora a su archirrival en el partido un alto ministerio. Sin embargo, llegó a la reunión, que duró una hora y media.

En una entrevista con The Jerusalem Post esta semana, Sa’ar dijo que no estaba decepcionado con la decisión de Netanyahu y que servirá al público con orgullo como parlamentario de la Knéset. Es miembro del prestigioso Comité de Asuntos Exteriores y Defensa y también planea promover una legislación que reorganice la separación de poderes en Israel, con un enfoque particular en el poder judicial.

«Tengo años de experiencia política», dijo Sa’ar. «Mi predicción era que en una coalición de 73 miembros,  no recibiría una oferta o no recibiría una oferta tan buena, y eso es exactamente lo que sucedió».

Aproximadamente una semana antes de su reunión con Netanyahu, Sa’ar recibió una llamada telefónica de uno de los socios cercanos del primer ministro que le ofreció mudarse a Nueva York y servir como embajador de Israel en las Naciones Unidas y más tarde también en los Estados Unidos, un papel que Erdan termina aceptando.

 

«Mi respuesta fue inmediata… No», dijo. «No interpreto el mandato que recibí de los miembros del Likud que me eligieron para servir en una posición diplomática, tan respetable como podría ser».

Pero él no se queja. «Me puse reglas», dijo. “Decidí que no haría campaña para un papel ministerial, a diferencia de los que explicaron en los estudios de televisión por qué tienen que ser ministros. Ese no es mi camino y no creo que sea efectivo. La Knéset es un lugar respetuoso y sé cómo ser un parlamentario efectivo. No es el fin del mundo. Fui ministro en el pasado. Probé que podía dejar la política durante cuatro años y medio y volver a ser un gran jugador «.

El liderazgo, dijo, no se basa en la adulación. «El liderazgo se basa en avanzar con su ideología, y el público lo respeta», dijo.

A SA’AR NO se le había pedido que acudiera al Tribunal de Distrito de Jerusalén el domingo y no estaba cerca de allí cuando Netanyahu pronunció su discurso mordaz contra el sistema de justicia minutos antes de la apertura de su juicio.

El domingo por la mañana, realizó una visita a las colinas del sur de Hebrón, donde se reunió con los líderes de los colonos para discutir el próximo movimiento hacia la anexión y el impacto que el plan de paz de Trump podría tener en la presencia de Israel en Cisjordania. Por la tarde, regresó a su casa en Tel Aviv.

Cuando se le preguntó sobre el juicio histórico, Sa’ar adoptó un enfoque intermedio, expresando simpatía por Netanyahu, mientras que no está de acuerdo con la afirmación del primer ministro que hay un intento de derrocarlo.

Citando la enseñanza en Ética de los Padres de «No juzgues a tu prójimo hasta que hayas llegado a su lugar», dijo Sa’ar que simpatiza con el primer ministro en conflicto.

«El primer ministro tiene un fuerte sentimiento de que ha sido perjudicado, y muchas personas están de acuerdo», dijo. “Siento empatía por el primer ministro, que merece un proceso legal justo. Lo veo como inocente hasta que se demuestre lo contrario. El tribunal decidirá los hechos.

Cuando se le preguntó si estaba de acuerdo con los cargos de Netanyahu que el establecimiento legal está tratando de derrocarlo, Sa’ar reiteró lo que ha estado diciendo durante meses: no cree que haya una conspiración para derribar a la derecha.

«No estoy de acuerdo con llamarlo un golpe de estado cuando Netanyahu lo dijo después de su acusación en noviembre», dijo. “Eso no significa que las cosas no se hicieron de manera inadecuada en la investigación, como la redacción de ciertos testigos estatales. ¿Pero hubo un intento del fiscal general, que fue elegido no por mí sino por el gobierno de Netanyahu, para derrocar al gobierno? No lo vi así entonces, y no lo veo ahora ”.

Como conocido defensor de las reformas judiciales, Sa’ar dijo que trataría de iniciar tales pasos como miembro del Comité de Ley y Constitución de la Knéset. Una parte de la legislación que planea presentar pronto es similar a la ley Miranda en los EE. UU., según la cual las pruebas que no se obtuvieron adecuadamente serían inadmisibles en los tribunales. El primer ministro, dijo, tuvo 14 años para tratar de promulgar reformas al sistema contra el que ahora está luchando.

«Nosotros, como servidores públicos, somos juzgados por nuestros actos y la capacidad de lograr un cambio», dijo. «El momento de las reformas en el sistema legal ha llegado hace mucho tiempo».

Sa’ar espera devolver el equilibrio de poder entre las ramas del gobierno, protegiendo los derechos de los acusados ​​y trabajando para despenalizar gran parte del sistema legal.

«Israel está acusando a un número récord de personas con delitos», dijo. “Cualquiera con un negocio podría terminar siendo un criminal. Muchos cargos deberían pasar de crímenes con estigmas a delitos administrativos con multas «.

En cuanto a los asuntos diplomáticos y de seguridad, Sa’ar dijo que ahora es ventajoso tener un gobierno de unidad, por lo que ambos lados del espectro político pueden compartir la responsabilidad de las decisiones clave de seguridad que él cree que el gobierno actual tendrá que tomar.

Una de esas decisiones tiene que ver con la amenaza inminente que Israel enfrenta del creciente arsenal de misiles de Hezbolá en el norte. Saar apoya abiertamente tomar medidas militares preventivas para evitar que Hezbolá tenga en sus manos municiones guiadas con precisión, una capacidad que, según advierte, representa una amenaza estratégica para Israel.

«Lo que Hezbolá ha hecho para mejorar sus capacidades en el Líbano es extraordinario», advirtió. “Hamas está haciendo lo mismo en Gaza, construyendo sus industrias militares. Todos los que nos rodean quieren avanzar en sus programas de misiles guiados precisos que pueden causar mucho más daño. Israel debe hacer de esto una línea roja «.

Lo mismo se aplica a Gaza, dijo. «Si no nos enfrentamos a la acumulación militar en Gaza, nos enfrentaremos a una fuerza similar a la de Hezbolá en Gaza … Esto requerirá decisiones difíciles», explicó Sa’ar.

La supervisión de tales decisiones tendrá lugar en el Comité de Asuntos Exteriores y Defensa, que también está dispuesto a legislar los proyectos de ley necesarios para aplicar la soberanía a Judea y Samaria en julio, lo que Sa’ar cree que es una oportunidad histórica.

«Hemos estado en Judea y Samaria durante 53 años», dijo. “En algunos lugares se está criando una cuarta generación. ¿Necesitamos mantener su futuro en cuestión? La implementación del plan no impide futuros acuerdos con nuestros vecinos. No estamos pidiendo aplicar la soberanía a la tierra de la Autoridad Palestina, sino poner fin a las consecuencias prácticas de no aplicar nuestras leyes a nuestras comunidades «.

Sa’ar advirtió que no acepta todo el plan y dijo que no cree que nadie en el Likud lo haga. Señaló que el plan exige un estado palestino en el 70% de la tierra en Judea y Samaria, un puente terrestre desde allí a Gaza, que ceda tierras en el Negev, y dejaría a las comunidades judías rodeadas de territorio palestino.

«Trabajaré con toda la fuerza para evitar un estado palestino al oeste del río Jordán, sin importar quién lo avance, porque eso sería peligroso para Israel», dijo.

Recordó su visita a principios de la semana a South Hebron Hills, donde los residentes se quejaron  que, según el plan propuesto, aún no podrían expandir sus comunidades, un problema que el gobierno debe resolver.

AL FINAL, aunque Sa’ar podría no tener un ministerio y no ser uno de los miembros del Likud más cercanos al primer ministro, el mundo debería poner sus ojos en el.

Es popular en el partido y entre el público en general, se promociona como un posible sucesor de Netanyahu y es el único miembro del Likud que lo ha desafiado abiertamente en los últimos años.

«No es apropiado, una semana después  que se ha formado un gobierno, hablar sobre la ejecución, y haré lo que pueda para que el gobierno actual tenga éxito», dijo. “¿Pero fue mi carrera en diciembre la última? No.»

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

https://www.jpost.com/Israel-News/Politics-And-Diplomacy/Gideon-Saar-We-as-public-servants-are-judged-by-our-deeds-629511

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.