Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

La anexión no es apartheid

La intención de Israel de actuar según el plan no creará una situación de apartheid. Los "enclaves" de asentamiento que conlleva son el resultado inexorable del loable principio de que ningún palestino o israelí debe ser expulsado de su hogar. Este saludo a los derechos indígenas debe celebrarse.


La anexión no es apartheid – Por David M. Weinberg

 

La intención de Israel al actuar según el plan de anexión no creará una situación de apartheid. Los “enclaves” de asentamientos que conllevan son el resultado inexorable del loable principio que ningún palestino o israelí debe ser expulsado de su hogar. Este saludo a los derechos indígenas debe celebrarse.

En esta era de hipersensibilidad liberal radical, donde cada posición ligeramente conservadora se considera un “delito personal” y automáticamente se la denomina “racismo”, no sorprende que cada movimiento israelí que se aleja del dogma izquierdista se denomine rápidamente “apartheid”.

Eso es lo que está sucediendo ahora con respecto al plan de Israel de extender su ley a algunos asentamientos críticos y zonas de seguridad en Judea y Samaria, luego del rechazo total palestino del plan de paz estadounidense. Hacerlo crearía una situación de “apartheid” en Cisjordania, gritan los críticos liberales.

Los “expertos en derechos humanos de la ONU” (un oxímoron si hubiera uno) se han quejado que “lo que quedaría de Cisjordania (después de una ‘anexión’ israelí) sería un Bantustán palestino, islas de tierra desconectada completamente rodeadas por Israel y sin conexión territorial con el mundo exterior”, escribieron, refiriéndose a los territorios establecidos para los negros por el régimen de apartheid de Sudáfrica. “Esta es una visión del apartheid del siglo XXI”.

¿Y por qué sería así? “Israel ha prometido recientemente que mantendrá un control de seguridad permanente entre el Mediterráneo y el río Jordán. Por lo tanto, la mañana después de la anexión sería la cristalización de una realidad ya injusta: dos pueblos que viven en el mismo espacio, gobernados por el mismo estado, pero con derechos profundamente desiguales”.

Benjamin Pogrund, nacido en Ciudad del Cabo, un antiguo confidente judío de Mandela que ahora vive en Israel, dice que “si anexamos el Valle del Jordán y las áreas de asentamiento, somos apartheid. Punto final. No hay duda al respecto”.

¿Por qué esto sería así? Porque varias decenas de miles de palestinos que viven en “enclaves” dentro del nuevo Israel soberano seguirán siendo sujetos de la Autoridad Palestina (y eventualmente se convertirán, quizás, en ciudadanos de un estado palestino).

La ex líder de Meretz, Zahava Galon, reconoce que la política israelí no se puede comparar con la prohibición de Sudáfrica del matrimonio interracial o la insistencia racista de Pretoria en playas, escuelas, hospitales y baños públicos separados. Sin embargo, ella aplica el epíteto del “apartheid” a las pocas “islas” palestinas rodeadas por Israel que surgirían del plan estadounidense “incluso si tienen sus propios caminos soberanos para conducir entre sus soberanías”.

Tal calumnia escandalosa contra Israel y el plan estadounidense debe contrarrestarse abiertamente. No hay apartheid aquí. Aquellos que presionan para aplicar el “Estado del apartheid” de aspersión a Israel están (equivocada o intencionalmente) ayudando a criminalizar a Israel por completo como una empresa ilegal. Están reciclando el viejo intento de acusar al sionismo como un demonio imperialista.

La lucha de Israel con el movimiento nacional palestino nunca se ha basado en la discriminación racial o étnica. Israel todavía está luchando, por desgracia, una guerra de 100 años con ultranacionalistas árabes y radicales islámicos (que son ideologías firmemente arraigadas en los partidos dominantes palestinos de Fatah y Hamás) que buscan destripar el derecho indígena del pueblo judío a cualquier parte de la tierra de Israel y para aplastar al moderno Estado de Israel.

Para estos rechazadores, incluso la presencia del pueblo judío en Jerusalén es una manifestación de “colonialismo”, “criminalidad” y “apartheid”. Desde aquí no es más que un pequeño salto para declarar ciudades israelíes en Judea y Samaria (el patrimonio bíblico del pueblo judío) como discriminación estructurada también, ya sea que estén basadas en una “ocupación” militar o en la ley soberana israelí.

No hay mentira más grande. Recordemos algunos hechos básicos: desde los acuerdos de Oslo I y II, el 90% de los palestinos en Cisjordania están bajo el dominio de la Autoridad Palestina (en lo que entonces se denominó Áreas A y B). Según el plan estadounidense, este sigue siendo el caso, y en el futuro, estas áreas más el 70% del Área C restante podrían convertirse en un estado palestino soberano (si los palestinos abandonan el terrorismo y se desmilitarizan, garantizan los derechos humanos y civiles a su propia gente, etc.). Israel no tiene la intención de anexar ninguna de estas áreas, ni establecer ningún “asentamiento” allí.

El 30% del Área C a la que Israel tiene la intención de aplicar su soberanía es donde viven los israelíes (todos los asentamientos, junto con una pequeña minoría de palestinos) y donde las FDI tienen sus bases y realizan sus patrullajes para proteger Jerusalén y antes de 1967, a Israel.

Los críticos rechazan esto, argumentando que el estado palestino previsto, sin embargo, constituye una discriminación estructurada contra los palestinos porque su territorio no será máximo o totalmente contiguo. Tampoco será soberano en el sentido más completo del término porque Israel mantendrá el control de seguridad del territorio total y de las fronteras entre todo el sobre y los países árabes circundantes.

Bueno, sí, eso es cierto, y siempre lo será. Simplemente debe ser así. No hay otra manera de asegurar la desmilitarización de un estado palestino y bloquear la infiltración iraní de Cisjordania y Gaza. No hay otra manera de proteger al Estado de Israel y al Reino de Jordania de la radicalización y agresión palestina. No hay otra manera de garantizar la seguridad básica de los judíos que viven en Judea.

En cuanto a los “enclaves” de asentamientos residenciales y tierras agrícolas que serán “burbujas aisladas” dentro del territorio de los otros lados, bueno, sí, habrá varias docenas de enclaves, tanto israelíes como palestinos. Este es un resultado inevitable de la compleja geografía y los sitios históricos que impulsaron el asentamiento israelí y palestino del área, así como las consideraciones de seguridad.

Los enclaves también son el resultado inexorable del gran principio establecido en el plan estadounidense de que ningún palestino o israelí debería ser expulsado de su hogar. Esta no es una regla para lamentar, sino para celebrar majestuosamente, incluso si implica la creación de enclaves precarios. Nuevamente, esto no tiene nada que ver con el apartheid o la discriminación. Más bien, es un saludo a los derechos indígenas.

Se puede argumentar que el mapa de dos estados creado por el plan estadounidense es demasiado pegajoso y complicado, con fronteras intrincadas de 800 kilómetros de largo entre Israel y una futura Palestina. Se puede argumentar que los enclaves israelíes como Elon Moreh y Har Bracha en el área de Nablus son insostenibles a largo plazo, o que los enclaves palestinos como Auja en el área del Valle de Jericó/Jordania y Kafr Qaddum en Samaria son insostenibles a largo plazo.

Se puede argumentar que la “contigüidad del transporte” prevista en el plan estadounidense, permitir a los palestinos y permitir por separado a los israelíes viajar libremente entre las partes no contiguas de sus países de origen, a través de un sistema de puentes y túneles, pasos subterráneos y pasos superiores, con un mínimo de puntos de control de seguridad, es fantasía, o simplemente poco práctico y todavía demasiado restrictivo. O se puede argumentar alternativamente que el plan es creativo, viable y esperanzador, si ambas partes aceptan las realidades sobre el terreno (¡realidades que no cambiarán!) y que es una muestra de buena voluntad.

Nota: Ya hoy, los israelíes deben conducir a través de ciudades árabes para llegar a Itamar u Otniel con protección del ejército israelí, y los palestinos de Jerusalén deben conducir a través de Gush Etzion para llegar a Hebrón con tropas israelíes a lo largo del camino. Esta es la realidad y no cambiará, para bien o para mal, después de la aplicación de la soberanía israelí a una parte minoritaria de Judea y Samaria.

Una vez más, uno puede debatir la sabiduría del plan estadounidense (considero que es el único camino realista hacia la visión de “dos estados para dos pueblos”). Pero uno no debe hacer acusaciones maliciosas, perniciosas y falsas de que esto se debe a las intenciones del apartheid; ni creará una situación de apartheid.

Finalmente, cuando se habla del apartheid, uno no debe pasar por alto al elefante en la habitación: la discriminación profunda y sucia que es la regla en la mayoría de los países árabes (y en Gaza), donde a los judíos no se les permite vivir en absoluto.

Traducido por Hatzad Hasheni

David M. Weinberg es vicepresidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén.

Israel Hayom

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.