Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado agosto 1, 2020
donativo

Las decisiones históricas requieren coraje

Siempre habrá razones por las cuales no se deben tomar iniciativas, a pesar de que a lo largo de la historia de Israel, se han recompensado pasos audaces.


Los que apoyan la soberanía israelí están comenzando a ponerse nerviosos. Siempre habrá razones persuasivas de por qué no se debe tomar la iniciativa, especialmente cuando la iniciativa es audaz. Pero la historia israelí ha demostrado que los pasos audaces siempre han llevado a resultados positivos, mientras que la vacilación y los temores han llevado a malos resultados y, a veces, a desastres.

No tiene sentido hablar largamente sobre la oportunidad histórica que podría pasarnos por alto. La idea del ministro de Defensa, Benny Gantz,  que la soberanía debería discutirse cuando termina la crisis del coronavirus es pobre. Esta ventana de oportunidad comienza hoy y termina en noviembre, cuando Estados Unidos celebrará una elección presidencial. Esta ventana de oportunidad histórica nos permite dar un paso diplomático audaz y aplicar la ley israelí a algunas áreas vitales al oeste de Jordania.

Ya se han presentado todos los argumentos a favor y en oposición: los méritos de un movimiento de soberanía más pequeño, una versión más grande y más completa de la soberanía, y una oferta de soberanía grande pero incompleta.

Debemos recordar que hay una mayoría en el gabinete y no es necesaria una decisión distinta a la del gabinete.

Parece que la pieza cuestionable del rompecabezas es el propio Trump. El tema de la soberanía no le interesa mucho. Sabemos que tiene una agenda completamente diferente. Parece que está decepcionado no solo por la falta de apoyo de los judíos estadounidenses, sino también por los judíos en la Tierra de Israel.

La forma en que lo ve, los Altos del Golán y Jerusalén fueron un regalo. Ahora espera que Israel permita que el «acuerdo del siglo» avance, incluidas las concesiones de su parte. Pero Israel está enviando mensajes mixtos y vacilantes, y el mismo sector que buscó formas de entrar en la Casa Blanca, a veces con la intención de esquivar al gobierno israelí, parece objetar todo el proceso.

Aquí es donde entran en juego la audacia, la iniciativa y la decisión. Estados Unidos se ha alineado tradicionalmente con el ganador. No le gustan los perdedores. Envió un mensaje vacilante, tartamudo y en efecto negativo antes de la Guerra de los Seis Días de 1967. En el momento en que Israel emergió como vencedor, tuvo lugar un punto de inflexión histórico en términos de las relaciones de Estados Unidos con Israel. Lo mismo sucedió después de la Guerra de Yom Kippur de 1973, cuando los Estados Unidos nos habrían abandonado si no hubiéramos cambiado las cosas y asegurado la victoria en el campo de batalla. Hoy, a pesar de que no estamos hablando de preparativos militares, la aplicación de la soberanía israelí en el Valle del Jordán y dos o tres bloques de asentamientos es un punto de inflexión en la batalla diplomática. Proyectará confianza en sí mismo y fortaleza. Eso es lo importante, no las preocupaciones de que el movimiento pueda ser una provocación.

En enero de 2021, un nuevo presidente podría asumir el cargo. Si eso sucede, será una administración demócrata que no actuará en base al «interés nacional» que dicta la inversión en el ganador. Será una administración que operará en función de lo que ve como valores. Estos no serán los valores centrales de la democracia y el ethos histórico de los Estados Unidos, sino más bien algo completamente diferente sobre lo que se puede decir con certeza: no será amigable con Israel. 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.