Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

La luz al final del túnel COVID-19


La voluntad de la gente de capear la tormenta del coronavirus y volver a la vida normal ha competido con el aumento de las tasas de infección sin precedentes en todo el mundo. La gente está cansada de oír hablar de la pandemia, pero se apodera de ella y no la suelta, se extiende y golpea. Sin embargo, podemos encontrar la energía para navegar la crisis cuando nos damos cuenta que la solución está en nuestras manos.

 

«Por primera vez en la historia, casi todos los científicos del mundo están enfocados en el mismo problema … esto está comenzando a generar dividendos reales», dicen académicos de Harvard que destacan la nueva era de cooperación en la que hemos entrado para mitigar el impacto de la pandemia en todos los ámbitos de nuestras vidas: la economía, la salud, la educación, la cultura. Millones de personas en todo el mundo están estresadas por las variables que predicen lo que nos espera en el futuro. ¿Qué pasará en el próximo invierno en términos de casos de COVID? ¿Cuántas personas más estarán desempleadas?

 

La incertidumbre da forma a nuestra conciencia colectiva y la prepara para un giro brusco. Precisamente este tipo de cambio de perspectiva, desde una perspectiva egoísta y de mente estrecha hasta un enfoque amplio y amplio para resolver nuestros desafíos comunes, es lo que nos ayudará a llegar a una solución a la crisis en la raíz más profunda del problema: nuestra disfuncionalidad. relaciones humanas, en lugar de abordarlo solo desde una perspectiva científica, económica o política.

 

De un mundo en el que una persona solo se ve a sí misma, necesitamos pasar a un mundo en el que las personas se consideren entre sí. Desde un mundo en el que ya no nos detenemos a considerar si usar o no una máscara o mantener la distancia social para evitar la transmisión de un virus dañino a quienes nos rodean, necesitamos alcanzar una realidad en la que conscientemente hagamos todo lo necesario para proteger a otros, de la misma manera que nos gustaría que otros cuidaran la salud de nuestros hijos.

Nuestro sentido actual de impotencia nos hace más sensibles a las relaciones entre nosotros. Sin mejorar nuestras relaciones humanas, no podremos asegurar un buen futuro. En cambio, solo desperdiciaremos energía y recursos preciosos en guerras y conflictos de intereses. Incluso si se encuentra una cura para COVID-19, no curará el fenómeno social del egoísmo excesivo, el estado que hace que las personas no sientan las necesidades de los demás sino solo sus propias demandas egoístas.

 

La vacuna definitiva contra todos los patógenos tiene como objetivo la curación de los corazones, neutraliza las críticas venenosas y corrige nuestra actitud de explotación hacia los demás. La naturaleza no es ciega y nada sucede por casualidad. El motor de la evolución produce lo que percibimos como eventos negativos, por lo que reaccionaremos y haremos conexiones que nos muevan en la dirección opuesta hacia la alineación con la naturaleza. Esta es la fórmula para la evolución de la vida, y los tiempos requieren que todos se den cuenta de esto. El mundo que hemos construido está completamente interconectado, pero nuestros corazones permanecen muy separados. Esta incompatibilidad es exactamente lo que debemos arreglar para que funcionemos como un sistema integral en mutua consideración y armonía.

Si nos ayudamos unos a otros a adoptar la mentalidad del bien de todos, nuestros corazones se limpiarán de actitudes egoístas y alienantes y todas las partes de la naturaleza recuperarán el equilibrio. La preocupación común por el bienestar de los demás creará soluciones para cada situación posible, construyendo un escudo que nos protegerá de todos los predicamentos. Entonces descubriremos que no hay nada amenazante en la naturaleza y que el coronavirus fue solo el medio para curar al mundo del odio y el consumismo excesivo.

La conclusión de esta fórmula para la seguridad y la prosperidad es simple: sin la conexión de los corazones todos sufriremos, pero el apoyo mutuo generará una sensación de paraíso. Somos como una familia atrapada en un túnel. Podremos ver la luz al final del túnel solo con el poder del amor.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Israel Hayom

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.