Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles noviembre 18, 2020
donativo

El «padrino palestino» que demandó al Reino Unido por la Declaración Balfour

El industrial Munib al-Masri, junto con varios activistas, presentó una demanda en busca de compensación de Gran Bretaña por los 'errores' causados ​​por la proclamación de 1917, que prometía el apoyo de Londres para la creación de un hogar nacional para los judíos en Palestina


Munib Al Masri en su casa de  Nablus. AFP

Sentado en un sillón antiguo a la luz moteada de su mansión en Cisjordania de inspiración renacentista, el multimillonario palestino Munib al-Masri planteó un tema que lo ha enfurecido durante ocho décadas

«¿Puede citarme las 58 palabras de la declaración de Balfour?» preguntó a la AFP, refiriéndose a la declaración de 1917 que establecía el apoyo de Londres a un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina.
A veces conocido como el «Padrino de Palestina», Masri es el patriarca de un imperio familiar que tiene intereses en telecomunicaciones, finanzas, industria y bienes raíces palestinos.
El hombre de 86 años vive solo en Beit al-Falestine (Casa Palestina), su mansión con vistas a Nablus en Cisjordania.
En la opulenta casa se exhiben fotos de Masri con Nelson Mandela, el candidato presidencial estadounidense Joe Biden y el icónico líder palestino Yasser Arafat, a quien Masri pasó de contrabando de Jordania a Siria en 1970 en el maletero de su automóvil.

El multimillonario palestino Munib al-Masri frente a un cartel que representa al icónico líder palestino Yasser Arafat en una galería dedicada a la historia de la lucha de los palestinos, en su mansión Beit al-Falestine (Casa Palestina) en la ciudad ocupada de Nablus en Cisjordania

Munib al-Masri está frente a una foto con el líder palestino Yasser Arafat en una galería dedicada a la historia de la lucha de los palestinos, en su mansión cerca de Naplusa.
( Foto: AFP )
Se ha desempeñado como ministro en el gobierno jordano y en la Autoridad Palestina con sede en Ramallah.
Pero a pesar de su éxito financiero, logros políticos y años avanzados, Masri dijo a la AFP que sigue consumido por la declaración del secretario de Relaciones Exteriores británico Arthur James Balfour, considerado un precursor de la creación de Israel en 1948.
Derechos politicos
La Declaración Balfour comienza afirmando que «el Gobierno de Su Majestad ve con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará todo lo posible para facilitar el logro de este objetivo».

Lord Arthur James Balfour, ex primer ministro del Reino Unido

Lord Arthur James Balfour, ex primer ministro del Reino Unido
( Foto: cortesía )
Después de leerle la frase, Masri dijo: «te olvidaste de lo principal». Luego completó la declaración él mismo.
«No se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina».
«Eso te dice que no tenemos derechos políticos», dijo Masri.
A principios de este mes, él y varios activistas presentaron una demanda en un tribunal palestino para obtener una compensación de Gran Bretaña por los «males» causados ​​por Balfour.

Munib al-Masri, jefe de la Asamblea Nacional de Independientes, (C) flanqueado por un gesto de activistas fuera de un tribunal después de presentar una demanda contra Gran Bretaña por la Declaración Balfour de 1917 que estableció una visión para una patria judía en Palestina, en Cisjordania. ciudad de nablus

Munib al-Masri (C) flanqueado por un gesto de activistas fuera de un tribunal después de presentar una demanda contra Gran Bretaña por la Declaración Balfour de 1917 en la ciudad de Nablus en Cisjordania
( Foto: AFP )
Es casi seguro que el gesto en gran parte simbólico no obligará a Gran Bretaña a pagar reparaciones, pero Masri dijo que presentar el caso cumplió un sueño de la infancia.
«Recuerdo el día en que el maestro nos contó sobre la Declaración Balfour y su significado», recordó, encaramado junto a su chimenea.
«Yo tenía ocho años. Lo leyó y me lo metió en la cabeza. Desde ese día, he estado enojado».
Una gran prisión
La entrada a Beit al-Falestine incluye una pintura de la Basílica de San Marcos en Venecia, colgada frente a una representación de la mezquita de la Cúpula de la Roca en Jerusalén.
Masri dijo que la última imagen sirve como recordatorio de que los árabes «sabían cómo construir cúpulas» antes que los europeos.
El centro del edificio cuenta con una estatua de mármol de Hércules.

El multimillonario palestino Munib al-Masri posa para una foto frente a su mansión Beit al-Falestine (Casa Palestina) en la ciudad ocupada de Naplusa en Cisjordania

Munib al-Masri posa para una foto frente a su mansión Beit al-Falestine (Casa Palestina) en la ciudad de Nablus en Cisjordania
( Foto: AFP )
También hay recordatorios de los reveses palestinos, incluidos frescos de la «Nakba» (desastre), el término palestino que describe la creación de Israel, y una representación de la «Naksa», la derrota árabe por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967.
«Hoy es el peor período de la historia palestina», dijo Masri a la AFP. «Vivimos en una gran prisión».

De izquierda a derecha: el canciller de Bahrein Abdullatif al-Zayani, el primer ministro Benjamin Netanyahu, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el canciller emiratí Abdullah bin Zayed Al-Nahyan en la firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca

De izquierda a derecha: el canciller de Bahrein Abdullatif al-Zayani, el primer ministro Benjamin Netanyahu, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el canciller emiratí Abdullah bin Zayed Al-Nahyan en la firma de los Acuerdos de Abraham en la Casa Blanca
( Foto: AFP )
Masri también expresó su preocupación por que los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein establezcan relaciones con Israel, lo que rompió décadas de consenso de la Liga Árabe contra la normalización hasta que se resolviera el conflicto palestino.
Los intereses comerciales de Masri incluyen prestar servicios a compañías petroleras del Golfo.
Sudán ha dicho desde entonces que también establecerá vínculos con el estado judío.

Comparte el pastel

El padre de seis hijos, con una barba blanca sin recortar, dijo a la AFP que estaba entusiasmado con los acuerdos de paz de Oslo en la década de 1990, pero que desde entonces se había desilusionado.
Expresó su esperanza de que el movimiento Fatah del presidente palestino Mahmoud Abbas pueda reconciliarse con su rival, el islamista Hamas, para dar a los palestinos una voz unida.

El primer ministro Yitzhak Rabin, el presidente estadounidense Bill Clinton y el líder palestino Yasser Arafat durante la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993 en la Casa Blanca

El primer ministro Yitzhak Rabin, el presidente estadounidense Bill Clinton y el líder palestino Yasser Arafat durante la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993 en la Casa Blanca
( Foto: Reuters )
La influencia política de Masri se ha desvanecido, pero todavía le escribe cartas en árabe a Donald Trump, alentando al líder estadounidense a cambiar de rumbo en el Medio Oriente, incluso si tiene pocas esperanzas de una respuesta.
Pero las principales frustraciones de Masri residen en Israel.
Argumentó que Balfour le dio al estado judío un cheque en blanco para ocupar e incluso anexar territorio palestino y que ahora los israelíes, en control de las tierras, se niegan a «compartir el pastel».
Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.