Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles noviembre 18, 2020
donativo

El futuro de la normalización árabe con Israel

Israel es una influencia estabilizadora en una región inestable del mundo. Es una democracia, un innovador militar y tecnológico, un país económicamente avanzado. Puede ayudar a sus nuevos aliados en cada una de estas áreas, como ya ha comenzado a hacerlo incluso en el corto tiempo transcurrido desde que comenzó la normalización.


Ahora que Sudán se ha unido a los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein en la normalización de las relaciones con Israel, el futuro parece brillante para que incluso más países árabes hagan la paz con su antiguo enemigo. El gran premio, por supuesto, sería Arabia Saudita, y ya estamos escuchando rumores de sus líderes apuntando en esa dirección. Incluso el Líbano, que actualmente alberga a Hezbolá, ha dejado entrever posibles propuestas de paz.

Existe la posibilidad que, en poco tiempo, la mayoría de los estados árabes sunitas reconozcan que sus intereses residen en un proceso de paz con Israel. Verán las ventajas económicas, tecnológicas, diplomáticas y militares de tener a Israel como aliado en lugar de enemigo.

Una importante fuerza unificadora detrás de este movimiento es Irán, un estado musulmán chiíta no árabe, que es una fuerza desestabilizadora entre otras naciones musulmanas. Irán es el mayor exportador de terrorismo y el único país con potencial para desarrollar un arsenal nuclear. Sus objetivos hegemónicos se extienden por todo Oriente Medio y requieren el derrocamiento de regímenes sunitas estables. Estos regímenes se dan cuenta que Israel, que es el principal objetivo de la animosidad de Irán, nunca le permitirá desarrollar armas nucleares. También se dan cuenta  que Israel juega un papel importante en limitar la exportación de terrorismo de Irán.

 

Pero hay más en este nuevo desarrollo que el viejo cliché de «el enemigo de mi enemigo es mi amigo». Israel es una influencia estabilizadora en una región inestable del mundo. Es una democracia, un innovador militar y tecnológico, un país económicamente avanzado. Puede ayudar a sus nuevos aliados en cada una de estas áreas, como ya ha comenzado a hacerlo incluso en el corto tiempo transcurrido desde que comenzó la normalización.

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, insinuó la posibilidad que Irán algún día se una al proceso hacia un Medio Oriente más estable y pacífico. Eso parece poco probable con el régimen actual. Los ayatolás, con la ayuda de las sanciones estadounidenses, están llevando a la bancarrota a Irán y destruyendo a su históricamente acomodada clase media. Si hubiera elecciones populares, el régimen actual caería. La unidad media de las naciones árabes sunitas con Israel puede aumentar la presión para un cambio de régimen en Irán. Eso sería bueno para los iraníes y para la región.

El otro régimen periférico es Turquía, que es una potencia militar y miembro de la OTAN. Aunque el pueblo turco, como el pueblo iraní, no tiene antecedentes de odio contra el estado nacional del pueblo judío, su líder actual, Recep Tayyip Erdogan, al igual que los ayatolás iraníes, ha despertado el odio y la animosidad. Lo han hecho en gran parte por razones domésticas, para distraer la atención de su liderazgo fallido. Es irónico que, no hace mucho, Irán y Turquía fueran los aliados más cercanos de Israel en el Medio Oriente, mientras que los estados árabes que no están en proceso de hacer la paz con Israel fueron sus enemigos más intransigentes. El Medio Oriente ha cambiado rápidamente y puede retroceder con la misma rapidez.

Los grandes perdedores de estos nuevos desarrollos son los palestinos. Su liderazgo «nunca ha perdido una oportunidad de perder una oportunidad», como el ex canciller israelí Abba Eban dijo él. Esta puede ser su última oportunidad de lograr una solución razonable de dos estados. Los vecinos árabes de Israel han demostrado que la causa palestina no ocupa un lugar tan destacado en su agenda como parecía en el pasado. Estas naciones entienden que la situación en la que se encuentran ahora los palestinos ha sido el resultado de heridas autoinfligidas, y lo más importante es la falta de voluntad para aceptar un sí por respuesta cuando los israelíes les han ofrecido la condición de Estado.

Incluso ahora, el liderazgo palestino se niega a sentarse y negociar con Israel. Deben entender que no obtendrán un estado como resultado del movimiento de boicot, protestas en los campus universitarios o resoluciones sin sentido de las Naciones Unidas. Los acontecimientos recientes dejan en claro que la condición de Estado para los palestinos vendrá solo a través de negociaciones con Israel. Ha llegado el momento  que la Autoridad Palestina se una a otros árabes sunitas para reconocer que el estado nacional del pueblo judío está aquí para quedarse y que la negociación es el único camino hacia el estado y una paz permanente que beneficiará tanto a los palestinos como a los israelíes. así como el resto de la región y, de hecho, el mundo entero.

Alan M. Dershowitz es profesor de derecho Felix Frankfurter, emérito de la Facultad de Derecho de Harvard y autor del libro Culpabilidad por acusación: el desafío de probar la inocencia en la era del #MeToo, Skyhorse Publishing, 2019. Su nuevo podcast, «The Dershow, «se puede ver en Spotify, Apple y YouTube . Es miembro de la Fundación Caritativa Jack Roth en el Instituto Gatestone.

 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Gatestone Institute

 

 
Comentarios

Dicha «normalizacion» no será culminada, en tanto ésta se limite a ámbitos politicos y economicos, y siga sin alcanzar la esféra de los sentimientos y las convicciones …tengámoslo por cierto …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.