Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes abril 19, 2021
donativo

El asalto de las pandillas contra Israel en el 75° período de sesiones de la Asamblea General de la ONU


El asalto de las pandillas contra Israel en el 75° período de sesiones de la Asamblea General de la ONU – Por Embajador Alan Baker (Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén)

 

Cuando se trata de las sesiones anuales de la Asamblea General de la ONU, uno puede apostar fácilmente al hecho de que, de todas las comisiones de la Asamblea General, la Cuarta Comisión, con el curioso título de “Comisión Política Especial y de Descolonización”, adoptará ciega y tontamente las mismas resoluciones, año tras año. Además, la Tercera Comisión de la Asamblea titulada “Asuntos sociales, humanitarios y culturales” gana un lugar en el podio.

Lamentablemente, los comités de la 3ª y 4ª Asamblea General no habrían “cumplido con su tarea internacional” sin haber adoptado debidamente sus resoluciones anuales que critican a Israel.

Examinando la nueva serie de resoluciones aprobadas por los comités durante la actual 75 ª sesión de la Asamblea General durante octubre y noviembre de 2020, y a la espera de la confirmación automática por la Asamblea Plenaria general en los próximos días, la Asamblea General no va a defraudar. Es una apuesta segura. ¡No hay nada nuevo!

Las mismas resoluciones que critican a Israel, repetidamente cada año, son reelaboradas por prácticamente las mismas mayorías automáticas de alrededor de 150 estados (incluidos los estados de la UE y otros países aparentemente amigos de Israel), con prácticamente los mismos estados (generalmente solo Israel y Estados Unidos, pero ocasionalmente junto con Canadá y Australia) que votaron en contra y algunos estados se abstuvieron (estados insulares del Pacífico y ocasionalmente Hungría y la República Checa).

Un “escuadrón” regular de algunos de los estados más no democráticos, represivos y ardientemente hipócritas del mundo – genuinos “parangones de la virtud humanitaria” – como Cuba, Indonesia, Kuwait, Marruecos, Omán, Nicaragua, Qatar, con la ayuda ocasional de otras democracias ilustradas como Sudáfrica, Egipto y Jordania, apoyan las propuestas patrocinadas por la delegación palestina de observadores de la ONU que la ONU ha denominado, durante casi una década, el “Estado de Palestina”.

Estas resoluciones emanan de dos puntos del orden del día y giran en torno a ellos:

“Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente” (tema 52), que ha estado en la agenda de la ONU desde que se creó la agencia UNRWA en 1948, (2) y…

“Informe del Comité Especial encargado de investigar las prácticas israelíes que afecten a los derechos humanos del pueblo palestino y otros habitantes árabes de los territorios ocupados” (tema 53), que figura en el programa desde el establecimiento del comité especial en 1968 (3).

Estos puntos de la agenda generan una serie de resoluciones políticas anuales que se repiten a sí mismas y que giran en torno al único tema de señalar a Israel.

Si bien cada resolución adoptada en el marco de estos temas del programa aborda el tema específico de su título respectivo, cuando se ven en conjunto, por su propia naturaleza, son demasiado repetitivas y, en muchos aspectos, se duplican entre sí, y todas tienen un objetivo central: criticar, singularizar y deslegitimar a Israel.

En concreto, cubren los siguientes ámbitos:

  • Asistencia a los refugiados palestinos;
  • Operaciones del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) para los refugiados de Palestina en el Cercano Oriente;
  • Las propiedades de los refugiados palestinos y sus ingresos;
  • Labor del Comité Especial encargado de investigar las prácticas israelíes que afecten a los derechos humanos del pueblo palestino y otros habitantes árabes de los territorios ocupados;
  • Asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental y el Golán sirio ocupado;
  • Prácticas israelíes que afectan a los derechos humanos del pueblo palestino en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y
  • El Golán sirio ocupado. (4)

Dado que las resoluciones, sus proponentes y los patrones de votación de los estados que las apoyan son idénticos a los adoptados en años anteriores, uno puede preguntarse por qué los estados responsables, así como la propia ONU, que pretende ser el único organismo internacional comprometido en la paz y el bienestar internacionales, ¿se molesta en volver a proponer, patrocinar y volver a adoptar las mismas resoluciones año tras año tras año? ¿Por qué desperdician el valioso tiempo y recursos de las Naciones Unidas y los estados que envían a sus representantes para formar parte de este curioso comité?

Abundan las cuestiones más serias, como la contribución sustantiva que esas resoluciones hacen a la paz en general y en el Oriente Medio en particular. De manera similar, ¿por qué algún país democrático que se precie, incluso aquellos que quizás sin saberlo continúan apoyando resoluciones tan absurdas porque lo hicieron en años pasados, querrían ser parte en este flagrante abuso de los objetivos y propósitos de las Naciones Unidas así como los términos y el espíritu de la Carta de la ONU?

Reconociendo el proceso de paz de Oriente Medio

Aún más curioso es el hecho que algunas de las resoluciones reconocen y acogen con satisfacción los esfuerzos realizados durante años para lograr la paz en el Oriente Medio:

  • Acogiendo con beneplácito la convocación en Madrid de la Conferencia de Paz sobre el Oriente Medio sobre la base de las resoluciones 242 (1967) … y 338 (1973) del Consejo de Seguridad encaminadas a la realización de una paz justa, amplia y duradera… (5)
  • Recordando la Declaración de Principios sobre los arreglos provisionales de autogobierno del 13 de septiembre de 1993 y los acuerdos de implementación posteriores entre las partes palestina e israelí. (6)
  • Recordando además la hoja de ruta del Cuarteto hacia una solución permanente de dos Estados al conflicto israelo-palestino. (7)
  • Destacando la necesidad de que se cumplan plenamente los acuerdos israelo-palestinos alcanzados en el contexto del proceso de paz del Oriente Medio, incluidos los entendimientos de Sharm el-Shiekh, y la implementación de la hoja de ruta del Cuarteto hacia una solución permanente de dos Estados para los israelíes y los palestinos. (8)

Sin embargo, si bien reconocen y acogen con beneplácito aquellos instrumentos internacionales que exigen y establecen mecanismos de negociación entre las partes sobre el estatuto permanente de los territorios, las mismas resoluciones continúan socavando y prejuzgando el resultado de cualquier proceso de negociación. Las resoluciones determinan de antemano que los territorios son palestinos y exigen e imponen a Israel una resolución unilateral, totalmente incompatible con cualquier proceso de negociación genuino y de buena fe.

 

Falsificación deliberada de la historia

Otro triste ejemplo del absurdo de estas resoluciones es la curiosa disposición del preámbulo de la resolución sobre ” Prácticas israelíes que afectan los derechos humanos del pueblo palestino en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental” (9) que se refiere a “tensiones y violencia con respecto a los lugares santos de Jerusalén, incluido el Haram al-Sharif”.

El uso de esta denominación exclusivamente musulmana para el Monte del Templo de Jerusalén equivale a una burda negación de la herencia histórica y religiosa de las religiones judía y cristiana en los lugares sagrados de Jerusalén. También ignora el hecho de que Jerusalén, en sí mismo, incluido el estado de los lugares sagrados, es un tema de negociación acordado entre Israel y los palestinos, de conformidad con los Acuerdos de Oslo.

Esta referencia niega directamente el siguiente párrafo del preámbulo de la misma resolución que “reafirma la obligación de respetar el statu quo histórico, el significado especial de los lugares sagrados y la importancia de la ciudad de Jerusalén para las tres religiones monoteístas”.

Una crítica acertada de estas resoluciones fue expresado en el día en que se adoptaron las resoluciones de 4º comité de la Asamblea General de la ONU de 5 de noviembre de 2020, por Hillel Neuer, director de UN Watch: “Una de las resoluciones de hoy, redactada y copatrocinada por Siria, condena falsamente a Israel por ‘medidas represivas’ contra ciudadanos sirios en los Altos del Golán”, dijo Neuer. “Este es sólo el último acto en el teatro del absurdo de la ONU”.

La resolución condena a Israel por aferrarse a los Altos del Golán y exige que Israel entregue la tierra y su pueblo a Siria. “Es asombroso”, dijo Neuer. “Después de que el régimen sirio haya matado a medio millón de su propia gente, ¿cómo puede la ONU pedir que se entregue más gente al gobierno de Assad? El texto es moralmente irritante y lógicamente absurdo”.

Las resoluciones de hoy afirman preocuparse por los palestinos, pero la ONU no se da cuenta de más de 3.000 palestinos que han sido masacrados, mutilados y expulsados ​​por las fuerzas de Assad.

La farsa en la Asamblea General subraya un hecho simple: la mayoría automática de la ONU no tiene ningún interés en ayudar verdaderamente a los palestinos, ni en proteger los derechos humanos de nadie; El objetivo de estas condenas rituales y unilaterales es convertir a Israel en chivo expiatorio

El ataque desproporcionado de la ONU contra el estado judío socava la credibilidad institucional de lo que se supone es un organismo internacional imparcial. La politización y la selectividad dañan su misión fundacional, erosionando la promesa de la Carta de la ONU de un trato igual para todas las naciones, grandes y pequeñas, (10)

Mientras que la peor parte de la crítica obsesiva a Israel se reserva para el 4º Comité La colonización, el 3 º Política Especial Comité de Derechos Humanos, sociales, humanitarios y Asuntos Culturales, afirma su propia resolución anual de condena a Israel, bajo el tema del programa titulado “Derecho de los pueblos a la libre determinación” (tema 71 del programa).

Esta resolución, patrocinada por el habitual “escuadrón” de regímenes represivos – Angola, República Popular de Corea, Egipto, Siria, Venezuela y Vietnam, pero también por algunos estados “normales” como China, Chile, Francia y los Países Bajos, y con el apoyo de prácticamente toda la UE y otros países occidentales: “reafirma el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación, incluido el derecho a su Estado independiente de Palestina”. (11)

Al mismo tiempo, en su 8º párrafo del preámbulo, la resolución subraya la urgencia de lograr sin demora “una solución de paz justa, duradera y global entre la palestina y la parte israelí, sobre la base de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, el mandato de Madrid de referencia, incluido el principio de territorio por paz, la Iniciativa de Paz Árabe y la hoja de ruta del Cuarteto para una solución permanente de dos Estados al conflicto israelo-palestino “.

Lógicamente, dado que, en las palabras de esta resolución, lograr un “estado independiente de Palestina” es parte integrante del mismo “acuerdo de paz justo, duradero y completo entre las partes palestina e israelí”, la resolución es auto contradictoria e ilógica en la medida en que intenta influir y predeterminar el resultado del mismo proceso de negociación de paz que defiende como medio para resolver la disputa.

¿Cómo los estados y órganos que son signatarios de los Acuerdos del Proceso de Paz de Oslo de 1991-3 (incluyendo la Federación de Rusia, la UE, Egipto, Noruega y Jordania, así como la propia ONU, que ha respaldado repetidamente los Acuerdos de Oso), alinearse con esa lógica invertida?

 

Agencias especializadas de la ONU

Si bien la ONU, el órgano central de la comunidad internacional, de hecho marca la pauta en el festival anual de ataques contra Israel, las propias agencias especializadas de la ONU y los órganos relacionados, principalmente con sede en Ginebra, no se quedan atrás.

Podría suponerse que una agencia especializada de la ONU, como su nombre lo indica, preferiría reservar su experiencia profesional, credibilidad y dignidad a la esfera profesional que pretende regular.

Así, el mismo “escuadrón” de estados y cuasi-estados irresponsables se presenta inevitablemente ante los delegados que asisten a las asambleas generales de estos organismos especializados para abusar de la profesionalidad, fines y funciones del organismo especializado y manipular a los estados miembros para inyectar politización en estos cuerpos. Todo esto con el objetivo de condenar a Israel por cualquier tema que tenga la más mínima relación con el tema de la organización.

Todos estos temas especializados y las organizaciones de la ONU están infectados con este virus político antiisraelí: trabajo (OIT), salud (OMS), educación, ciencia y cultura (UNESCO), desarrollo industrial (ONUDI), aviación civil internacional (OACI), asuntos marítimos (OMI), alimentación y agricultura (FAO), comercio y desarrollo (UNCTAD), desarrollo (PNUD), fondo monetario (FMI), telecomunicaciones (UIT), turismo (OMT), cuestiones postales (UPU), propiedad intelectual (OMPI), meteorología (OMM), policía (INTERPOL) y energía atómica (OIEA).

El ejemplo más reciente de tal abuso y manipulación es la reciente decisión de la Asamblea Mundial de la Salud el 11 de noviembre de 2020, titulada “Condiciones de salud en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental, y en el Golán sirio ocupado”, (12) que es un carbono exacto -Copia de la resolución adoptada en la 72 ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2019. (13)

Esta resolución fue adoptada por 78 estados, con 14 en contra (Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Brasil, República Checa, Alemania, Honduras, Hungría, Israel, Eslovenia, Camerún, Swazilandia y Micronesia), con 32 abstenciones y 56 países ausentes.

La resolución, patrocinada por el “escuadrón” de estados aficionados a la salud: Cuba, Irak, Líbano, “Palestina”, Qatar, Siria, Túnez y Turquía, y sorprendentemente respaldada por Francia, España, Bélgica, Suiza, Irlanda, Polonia, Portugal, Japón, India, Nueva Zelanda, Luxemburgo y Mónaco – pide, entre otras cosas, que se preste apoyo a los servicios de salud palestinos, incluso mediante “programas de creación de capacidad”. Hace un llamamiento para asegurar la adquisición sostenible de vacunas, medicamentos y equipo médico para el “territorio palestino ocupado” de conformidad con el derecho internacional humanitario y las normas y estándares de la OMS.

Solicita al director general de la OMS que brinde asistencia técnica relacionada con la salud a la población siria en el “Golán sirio ocupado”, así como “la asistencia técnica necesaria para satisfacer las necesidades de salud del pueblo palestino, incluidos los prisioneros y detenidos, en cooperación con los esfuerzos del Comité Internacional de la Cruz Roja, así como las necesidades de salud de las personas discapacitadas y heridas”.

Coronavirus

Si bien una resolución de este tipo que pide apoyo médico para los palestinos, o para cualquier otra gente o país no es, en sí misma, problemática en una asamblea de estados preocupados por la salud mundial, el hecho es que esta es la única resolución de la Salud Mundial. Asamblea dirigida a un estado en particular: Israel. Representa una forma cínica de manipulación política selectiva de la OMS como organización y un abuso de la buena fe de los representantes de los estados – la mayoría de las veces expertos médicos dedicados a su profesión – que asisten a la asamblea en un período tan crucial de COVID 19.

Este es especialmente el caso a la luz de los esfuerzos concertados y ampliamente reconocidos y la coordinación entre las autoridades de salud israelíes y palestinas para hacer frente a la pandemia de COVID 19, y el hecho de que los palestinos reciben atención en hospitales israelíes de forma regular y que los sirios resultan heridos en la guerra civil de ese país incluso fue tratada en instalaciones de salud israelíes.

La abrumadora necesidad de que la OMS concentre todos sus esfuerzos en la pandemia de COVID-19 y otras prioridades y emergencias sanitarias mundiales vitales que enfrenta la comunidad internacional, en lugar de señalar a Israel, pone en duda considerables la credibilidad de la organización en una situación tan vital. hora.

Conclusión

Lamentablemente, el festival anual de ataques a Israel en la ONU y sus agencias especializadas parece haberse convertido en un mal aceptado dentro de la sociedad internacional organizada, al que la mayoría de los observadores prestan una atención mínima o seria.

Sin embargo, en un momento en que la paz y la normalización entre Israel y los estados árabes se están desarrollando, y las trágicas realidades de años pasados ​​están siendo reemplazadas por una nueva realidad de Oriente Medio, es hora de que la ONU, sus agencias internacionales especializadas, y los estados miembros que componen estas organizaciones reforman sus políticas, examinan sus procesos de toma de decisiones y revisan seriamente este desfile anual y redundante que ataca a Israel.

 

 

Amb. Alan Baker es director del Instituto de Asuntos Contemporáneos del Jerusalem Center y director del Global Law Forum. Participó en la negociación y redacción de los Acuerdos de Oslo con los palestinos, así como acuerdos y tratados de paz con Egipto, Jordania y Líbano. Se desempeñó como asesor legal y subdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y como embajador de Israel en Canadá.

* * *

Notas

1 https://www.un.org/en/ga/

2 Resoluciones de la Asamblea General 194 (III) de 11 de diciembre de 1948 y 302 (IV) de 8 de diciembre de 1949

3 Resolución 2443 (XXIII) de 19 de diciembre de 1968

4 En el presente 75 ° Sesión de la Asamblea General que se publican como 4 th documentos del Comité en virtud de los respectivos números de serie A / C.4 / 75 / L.9-L.15

5 A / C.4 / 75 / L.15 sobre “el Golán sirio ocupado”, 11 ° párrafo del preámbulo

6 A / C.4 / 75 / L.13 en   “asentamientos israelíes” 11 ° párrafo del preámbulo

7 Ibid – 12 ° párrafo del preámbulo

8 A / C.4 / 75 / L.14 22 nd párrafo del preámbulo

9 Ibíd, 24º párrafo del preámbulo

10 https://unwatch.org/138-un-nations-call-temple-mount-solely-by-muslim-name-haram-al-sharif-as-un-singles-out-israel-7-times-rest -of-world-0 /

11 https://undocs.org/A/C.3/75/L.45

12 https://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/WHA73/A73_BCONF1-en.pdf

13 https://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/WHA72-REC1/A72_2019_REC1-en.pdf#page=68

 

Traducido por Hatzad Hasheni

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.