Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 23, 2021
donativo

Autor egipcio: Para poder combatir el extremismo religioso debemos hacer accesible la cultura a los jóvenes del mundo árabe


Dr. ‘Ammar’ Ali Hassan (Fuente: Masralarabia.net)

En un artículo publicado el 29 de octubre, 2020 en el diario de los Emiratos Árabes Unidos Al-Ittihad, el autor e intelectual egipcio Dr. ‘Ammar’ Ali Hassan discutió las formas de combatir el extremismo religioso en las sociedades árabes y musulmanas. Afirmando que la cultura moldea los valores y personalidades de la gente y puede revitalizar a la sociedad y disipar las ideas extremistas, este hizo un llamado a hacer que la cultura sea más accesible a los jóvenes en las sociedades árabes a través de la construcción de centros culturales, alentando a los chicos a leer desde una edad temprana, cultivar la literatura y el teatro para los chicos y adolescentes y asignar los fondos suficientes para realizar todas estas actividades culturales.

 

Lo siguiente son extractos traducidos de su artículo:[1]

«Para que las ideas se arraiguen y sean puestas en práctica y para que la población las adopten, las instituciones u organizaciones deben impulsarlas y transformarlas en medidas tangibles que puedan ser aplicadas a la vida real. De lo contrario, estas quedan flotando en el horizonte lejano; la gente no se fija en ellas y estos no las influencian en lo absoluto. Muchas ideas han sido sugeridas dentro del marco de las críticas al extremismo ideológico y religioso, aun así no logran despegar, porque no hay nadie que las traduzca en medidas prácticas que puedan establecerse y difundirse de manera eficaz.

«Los intelectuales han hecho mucho ruido en el mundo con sus demandas de construir una cultura cívica que sea inclusiva y no exclusiva… pero solo unos pocos han presentado ideas que pueden ser implementadas sobre el terreno y que encarnan lo que se requiere para lograrlo. Por lo tanto, permítanme enumerar varias medidas que pueden ayudar a promover la cultura, con el objetivo de combatir el extremismo y el fanatismo, de la siguiente manera:

«1. Construir pequeños centros culturales, o incrementar las actividades de los que ya existen. Estos centros deben ubicarse en zonas residenciales para que le sea más fácil a los jóvenes llegar hasta ellos, participar en sus actividades y visitarlos periódicamente. Las escuelas y universidades deben llamar la atención de los alumnos y estudiantes sobre estas y formular planes para colaborar con ellos.

«2. Esto requiere que la lectura y el aprendizaje en profundidad constituyan un elemento básico de los cursos escolares – desde el primer grado hasta el último año de la escuela secundaria. Los maestros deben estar capacitados y entrenados para cumplir con esta función y las escuelas deben contar con bibliotecas ricas en diversos tipos de información y literatura cuidadosamente seleccionados.

«3. Ampliando la iniciativa creada por el Teatro Egipcio Gurn,[2] en la que tuve el honor de participar. Un programa experimental para combatir la ideología extremista, esta iniciativa tiene como objetivo fomentar el arte, la literatura y el folclore en las escuelas primarias y secundarias y que fue llevada a cabo por medio de la colaboración entre los ministerios de cultura y de educación. Incluso cuando fue implementado en las escuelas de pueblos conocidos por ser estos bastiones de las organizaciones islamistas, tuvo gran éxito, aunque inicialmente se encontró con la oposición de los alumnos, que afirmaban que todo tipo de arte está prohibido según el Islam. Con el tiempo, estos estudiantes comenzaron a pintar, tocar música y escribir poesía, historias y artículos, realizar obras de teatro y crear arte popular relacionado con su entorno social y estos lo hacen con gran éxito.

«4. También es importante producir cultura para los chicos, porque algunas de las organizaciones religiosas extremistas utilizan este método para atraer a los más chicos y prepararlos para que se unan a la organización, acepten sus ideas y se identifiquen con ellos. Estas organizaciones poseen editoriales muy conocidas que ayudan a cumplir con esta misión. Para competir, la lucha contra ellos debe utilizar métodos similares. En este contexto, no basta con publicar revistas culturales, es necesario alentar a los autores de cuentos infantiles y establecer casas editoriales para que publiquen su trabajo a precios adecuados a la población.

  1. Los artistas y autores deben ser promovidos dentro de la sociedad, porque son dignos de respeto y lo que escriben es un componente muy importante, no solo para la lucha contra el extremismo religioso, sino también para la consolidación general del ‘poder blando’ del estado. Todo esto requiere de la asignación de los fondos suficientes para la creación de una cultura genuina.

«6. Deberían organizarse y premiarse concursos de escritura para escolares y jóvenes, dedicados a temas específicos que fomenten la concientización y promuevan la moderación religiosa.

«En cualquier caso, no debemos tratar la cultura como un elemento decorativo y sin importancia. La cultura es la forma de construir personalidad y moldear conciencias, valores y actitudes y de esta manera revitalizará a la sociedad en su totalidad».


[1] Al-Ittihad (Emiratos Árabes Unidos), 29 de octubre, 2020.

[2] El Teatro Gurn fue un programa cultural itinerante creado por el director egipcio Ahmad Ismail en colaboración con el Ministerio de Educación de Egipto y la Autoridad Nacional de la Cultura, con el propósito de fomentar la cultura entre los escolares y construir teatros al aire libre en poblados menos favorecidos (Al-Yawm Al-Sabi’, Egipto, 54 de julio, 2018).

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.