Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles julio 6, 2022

Detrás de cada medico habrá un PC


Los médicos no serán sustituidos por robots en un futuro cercano, pero los adelantos tecnológicos de los últimos años están cambiando significativamente la manera en que trabajan. Hay médicos que dan la bienvenida al hecho de que los pacientes llegan a ellos con fajos de hojas impresas bajadas de Internet. Mientras que otros ven eso como una afrenta. Algunos argumentan que esos cambios están acelerando la despersonalización de la medicina, reemplazando el examen físico por escaneos y análisis de laboratorio y hasta por «diagnósticos sugeridos» computarizados, mientras que otros señalan que la creciente digitalización minimiza el riesgo de error humano.

Ese fue el tema de la Tercera Conferencia Anual Médica de Hadassah organizada recientemente por la Organización Médica Hadassah (HMO en su sigla inglesa) a la que asistieron más de 800 participantes –médicos y legos- en el Jerusalem Pavillion. Formado por ocho horas de conferencias y paneles de discusión el acontecimiento se titulaba «Mirando Adelante: El Mundo Médico se Examina a Sí Mismo ante los Desarrollos Tecnológicos y la Revolución de la Información».

El Prof. Shlomo Mor-Yosef, Director General de la HMO, dijo que el ritmo de la computarización médica no es uniforme. Los cuatro fondos de salud computarizaron totalmente los archivos médicos de sus miembros en sistemas que están entre los mejores del mundo, dijo, pero no son compatibles ni tienen links con sistemas computarizados hospitalarios. «¿Deberían estar conectados todos los sistemas de los fondos de salud? ¿Y qué hay de la privacidad? ¿Cuánto deberían saber esos sistemas?» Mor-Yosef pidió al Ministerio de Salud que invierta más esfuerzos para llegar a una decisión política acerca de esos temas.

«No hay un solo médico que no se vea afectado por esas revoluciones», dijo el Dr. Yoram Blachar, presidente de la Asociación Médica de Israel (IMA). «Todo médico debe ponerse al día sobre los últimos desarrollos y así poder comunicarse con pacientes más informados».

Agregó que los israelíes a menudo se ven abrumados por informes acerca de enfermedades –algunos irrelevantes para ellos, o falsos- pero tienen derecho a saber. «Hay desafíos a la privacidad. Esos temas hay que discutirlos. Tal vez la aparición de la gripe porcina de a los médicos una oportunidad para mejorar la comunicación con sus pacientes, pero el diálogo no debería terminar cuando desaparezca la epidemia».

El Prof. Eran Leitersdorf, director del Departamento B de Medicina Interna del Centro Médico Universitario Hadassah de Ein Kerem y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea, dijo que aunque la computarización de muchas facetas de la administración hospitalaria israelí y de las comunicaciones médicas están muy avanzadas hay una brecha entre funciones, y cuando se trata del uso de computadoras junto a la cama del enfermo «estamos últimos en la cola; aún hay muchos expedientes escritos a mano», lo que puede conducir a errores.

La más temprana computarización entre departamentos y unidades hospitalarias comenzó en 1981, pero en 2002 se decidió unificar el sistema. «Recorrimos todos los hospitales del país, pero en Israel no encontramos la tecnología que necesitábamos», recuerda Leitersdorf. Se desarrolló un sistema con base en Internet, con privacidad protegida, llamado Machar (de Machar International, una alianza estratégica de hospitales y compañías de software) y lo compraron para ambos hospitales de Hadassah. La interactividad permite a Leitersdorf y otros jefes de departamento asistir por Internet a una conferencia médica que se desarrolle en Boston, por ejemplo, y encontrar exactamente lo que está ocurriendo en su departamento, en tiempo real. «Mi personal siente que estoy allí todo el tiempo, aún cuando estoy físicamente muy lejos».

Sorprendentemente, apenas el 1,5% de los hospitales de EE.UU tienen la capacidad tecnológica de los centros médicos de HMO de Jerusalem. Hace apenas unos meses el Presidente Barack Obama asignó 19 millones de dólares para computarizar instalaciones médicas, y las que no las implementen en cuatro años serán multadas, dijo el decano de la Facultad de Medicina.

Leitersdorf presentó un video que mostraba a una mujer «paciente» (de hecho, una nurse del Hadassah) en una cama de hospital a quien se mostraban sus placas de rayos-X y resultados de análisis en una pantalla cercana. El médico explica y responde preguntas. «No queremos que la computadora sea una barrera entre médico y paciente», dijo Leitersdorf.

El doctor del video también ingresa datos médicos en la computadora que está junto a la cama que reemplaza expedientes de papel, que a veces resultan ilegibles por las nurses, que podrían dar medicamentos o dosis equivocados. Si un médico comete un error de digitación, explicó Leitersdorf, puede corregirlo, pero el original permanece archivado para impedir que alguien del personal «arregle» las cosas después del hecho. «Los miembros más jóvenes del personal aprenden muy rápido, porque crecieron con las computadoras, pero hasta los médicos y enfermeros de mayor edad se acostumbran a ellas muy rápidamente. Hadassah está suministrando computadoras a sus departamentos gradualmente, según lo permita el presupuesto».

Urgió a que todo el sistema hospitalario del país se computerice, aún cuando algunas instituciones son propiedad del gobierno y otras de fondos de salud, organizaciones de voluntarios (como Hadassah) y empresas privadas. Los fondos de salud y sus clínicas comunitarias también deberían estar conectados. Eso, dijo, minimizaría la duplicación de costosos análisis, aceleraría la atención y hasta detectaría casos de abusos de niños, mujeres y ancianos. La «traducción» de investigaciones preclínicas para su uso en pacientes también se aceleraría, mientras que se protegería la información referida al paciente.

«Esos sistemas y registros médicos electrónicos, incluyendo escaneos y resultados de análisis, pueden salvar vidas y dinero, abreviar las hospitalizaciones y hacer que todo sea más eficiente», dijo Leitersdorf. El próximo paso en Hadassah será usar computadoras para sugerir varios diagnósticos basados en la información almacenada. Eso no hará obsoletos a los médicos, declaró, pero puede ayudarlos a llegar a conclusiones.

El Dr. Shlomo Kodish, vice-director general del Centro Médico Universitario Soroka de Beersheva, dijo que el acceso a sitios Web en busca de información médica es uno de los usos más populares de Internet. «Los pacientes tienen dificultad para entender los datos. Acuden a amigos, parientes, personas con la misma enfermedad, y hacen que la vecina, que es enfermera, les de explicaciones. Algunos acuden a revistas médicas; cada año aparecen más de 670.000 artículos nuevos en esas revistas, y el sitio PubMed del gobierno de EEUU tiene más de 18 millones de artículos».

Por una explicación simple acuden a la Wikipedia o buscan en Google. «Pero los artículos de la Wikipedia no siempre son exactos, aunque algunas personas toman decisiones de vida o muerte sobre la base de esa información. Muchos sitios son comerciales y sólo quieren clientes. También hay foros profesionales con médicos que dan consejos on line, pero que no asumen responsabilidad por los consejos que dan», advirtió Kodish. El médico del Soroka dijo que los investigadores pueden llegar a conclusiones acerca de la epidemiología de enfermedades según el número de personas que visitan sitios que se enfocan en enfermedades específicas.

Muchas empresas de software proporcionan sitios para poner anónimamente información médica personal en archivos electrónicos, pero pueden no ser confiables, y por esa razón algunos hospitales no usan esa información, dijo. También hay cuestionarios on line que permiten a las personas ingresar el nombre de los medicamentos que están tomando para ver si son compatibles entre sí y obtener una lista de decenas de posibles efectos laterales.

En los EEUU, dijo Kodish, «la mayoría de los pacientes quiere leer desde su casa su historia clínica; la mayoría también quiere enviar un e-mail directamente a su médico. Pero ¿cuándo tiene tiempo para responder, y cuán confiable es la respuesta? Cuando un paciente tenía su historia clínica en papel todo estaba contenido allí, pero ahora los datos pueden estar archivados en lugares diferentes». En sistemas computarizados hospitalarios hay advertencias en el sentido de que la farmacia no tiene un medicamento específico; un médico puede pedir al fondo de salud u hospital que le envíe un SMS si se reciben resultados serios, agregó Kodish, pero si eso se hace muy frecuente pueden ser ignorados. Si los hospitales compran sistemas inapropiados están malgastando dinero. Recordó que el famoso hospital Cedars Sinai de California gastó 34 millones de dólares en un sistema de archivo electrónico que resultó imposible de usar. Diez años después tiene un sistema exitoso.

Recientemente un «programa médico nacional en Internet» sin fines de lucro llamado Shave Bdika (Vale la pena Chequear) fue lanzado por la IMA (en www.shavebdika.org.il) y el Centro Médico Wolfson de Holon. Iniciado por el director general del hospital (y ex – vice-director general del Ministerio de Salud) Dr.Itzjak Berlovich, permitirá a cualquier israelí entrar anónimamente datos médicos personales y recibir una lista de análisis médicos a los que deberá someterse para la detección temprana de enfermedades, así como sobre vacunas y otras actividades para proteger su salud y calidad de vida. Toda la información –basada en guías del Ministerio de Salud, de la Task Force para la Promoción de la Salud y Prevención de Enfermedades así como de autoridades médicas estadounidenses y europeas- será determinada por su edad, sexo, altura y peso, y dirá si el tratamiento está incluido en los servicios de salud de que se trate. La Prof. Hava Tabenkin del Departamento de Medicina de Familia del Centro Médico Emek, de Afula, también fundadora del sitio, dice que espera que induzca a muchos israelíes a «asumir responsabilidad por su salud».

El Dr. Yoav Mintz, cirujano del Hadaza, discutió cirugía mínimamente invasiva conducida con la ayuda de robots que insertan pequeños escalpelos a través del ombligo. Los sistemas son muy sofisticados, y el cirujano utiliza mandos remotos para mover los instrumentos. El mismo sistema ‘puede hacer posible que un cirujano en la Tierra lleve a cabo una operación en un astronauta, dijo. En el Hadassah se lleva a cabo cirugía asistida por robots en urología, ginecología, oído, nariz y garganta y medicina interna. En el futuro, dijo Mintz, los pacientes pasarán por resonancia magnética nuclear o tomografía el día antes de la operación, generando un plano anatómico que ayudará al cirujano a efectuar los cortes.

El Dr. Nahum Kovalski, vice-director de la clínica TEREM de urgencias, cirujano urólogo y uno de los médicos mejor informados del país en el campo de la tecnología médica computarizada, asistió a la conferencia y ofreció sus comentarios. «Israel sigue viendo mejoras continuas en la medición objetiva de la atención médica. Mortalidad infantil, longevidad, tasas de inmunización, velocidad de acceso, opciones de atención médica, están entre las mejores del mundo. La mayor parte de la atención primaria está totalmente computarizada, objetivo que los EEUU y Gran Bretaña están lejos de alcanzar. Los hospitales están crecientemente computarizados, intercambiando datos con menos errores. Los análisis no tienen que repetirse y los pacientes cosechan muchos beneficios de la digitalización».

Señaló que los exámenes físicos han perdido mucho de su valor. «El médico que pasa mucho tiempo escuchando los ruidos de un pecho puede que impresione al paciente, pero en realidad es poco probable que obtenga informaciones significativas que no podrían generarse mucho más rápido y con más precisión mediante herramientas de diagnóstico modernas», dijo Kovalski. «Hay mucha literatura que muestra que el examen físico es limitado a la hora de identificar muchas enfermedades comunes. Incluso la actual gripe porcina sólo puede distinguirse de la gripe estacional mediante un análisis de sangre».

En un tiempo se pensaba que el teléfono pondría fin a la vida comunitaria, concluyó. «La gente ya no cruzaría la calle para hablar con un vecino y nuestro mundo se convertiría en un lugar frío y distante. De hecho,. El teléfono hizo posible que la gente se comunique aún más y que las familias se mantengan en contacto sin importar la distancia. Es verdad que una llamada telefónica no es lo mismo que un abrazo, pero la realidad en la que vivimos es que los amigos y los parientes viven alejados, así que el teléfono puede ser un salvavidas emocional.

«De manera equivalente, ya no vivimos en una realidad en la que es apropiado que un médico examine a un paciente durante media ahora. Pero la misma tecnología moderna que eliminó ese contacto físico ha hecho posibles milagros médicos todos los días. Mi opinión personal es que los recuerdos nostálgicos del viejo doctor que viene la semana próxima a examinar a abuelito pertenecen a las pantallas del cine y a los museos».

Jerusalem Post

Traduccion de Semanario Hebreo

Reenvia: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.