Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes octubre 19, 2021

El angel de la muerte, Satanas y las victimas inocentes


Marcelo Sneh

Porisrael.org                                                                                  

Fogel1

Quiero referirme a lo que pasó en Itamar, pero me cuesta.

 

Me cuesta porque lo que sucedió es inasible. Más que inasible, inexplicable.

 

Y como muchas otras veces me ha sucedido, termino refugiando mi mente torturada por el dolor en algún diálogo o alguna experiencia inusuales… como podría ser una conversación con el Ángel de la Muerte.

 

Como le sucedió a mi viejo, Simja Sneh Z»L, que en gloria esté.

 

Me contó de ese diálogo que sostuvo con el Ángel de la Muerte mucho antes de escribirlo y auto – traducirse al español, y después lo leí, lo releí y volví a leer cientos de veces.

 

Como se lee y se relee un breviario o una escritura sacra.

 

Porque en el relato de esa conversación con el Malaj Hamavet (Ángel de la Muerte, «maljamuves», como decían nuestros mayores en una Europa que ahora parece estar volviendo atrás, hacia esos aciagos años)  hay un párrafo de unas pocas líneas que quizá nos pueda ayudar a comprender qué movió al asesino a acuchillar a un santo inocente de tres meses o a un niño de cuatro años… para entender por qué se festejaba y se repartían golosinas en Gaza luego del baño de sangre al que parecen ser tan afectos nuestros vecinos… o quizás para empezar a poner un punto final en tanta desorientación, tanto política como ideológica.

 

Porque quizás ese párrafo pinte de cuerpo entero a nuestros vecinos.

 

Y en ese párrafo, el Ángel de la Muerte dice así:

 

«…Creo acordarme dónde te vi por primera vez. Fue en tu pueblito natal, adonde los alemanes te habían llevado junto con otros tres o cuatro muchachos judíos de ese pueblo. Ya no recuerdo bien si te acusaban de algo o te detuvieron simplemente por judío. Yo vagaba en aquel entonces por ese pueblo vestido de sargento de las SS. Me resultó fácil adaptarme a ese papel, porque esos individuos pertenecen a una calaña muy especial, Su amor a la muerte es el resultado de su incapacidad de aceptar una vida humana. En realidad ellos siguen existiendo y actuando en medio de un constante deseo de matar. Y yo, a pesar de ser, como te dije, un ángel de la muerte, sigo siendo un ángel; pero ellos son hijos de Satanás…»

 

Y yo agregaría que Satanás, antes de ser Satanás… también fue un ángel…

 

Por eso, por hoy, nada de política, nada de análisis, nada de debate… porque lo que sucedió va más allá de todo análisis.

 

Quizás el Mal está volviendo a enseñorearse entre nosotros.

 

Y mientras tanto, tres criaturas fueron salvajemente asesinadas por alguien que encaja perfectamente con esa descripción y que no son seres aislados. Porque todo un pueblo los aclamó.

 

Porque quien festeja el asesinato de criaturas es tan asesino y tan inexplicablemente sediento de sangre como quien empuña el arma asesina.

 

Así nos va a ir… si no los frenamos.

Yhie zijram baruj.

 

Fuente y difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios
Julio Szeferblum

Cambiemos la canción
FALASTIN BILADNA, IAHUD KALAVNA!*
por: FALASTIN BILADNA, ARAB KALAVNA!
O es demasiado?
*Palestina nuestra, el judío será nuestro perro! (animal inmundo en el Corán)

Santiago La Torre

Una vez me convenzo más que el Islam es una maldita secta satánica, Mahoma es el Falso Profeta que narra la Biblia y el Corán es un libro satánico.

La única forma de controlar a esos alienados es por la vía armada, hay que acelerarles su partida al Paraiso antes que hagan más daño.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.