Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 16, 2021

Aquí viene otra tribu perdida


Michael Freund

Jpost.com

22/06/2011 

tribu-israelFundamentalmente Freund: El sueño de unos 7.000 Bnei Menashe de venir a Israel, ahora está a punto de convertirse en una realidad.

Miles de kilómetros hacia el este, en los confines del noreste de India, una comunidad hace mucho tiempo perdida, sigue alimentando su viejo sueño de volver a su antigua patria, la tierra de Israel.

Los Bnei Menashe, o «hijos de Manasé», son descendientes de una de las 10 tribus perdidas de Israel, que fueron exiliadas por el imperio asirio hace más de 27 siglos. La comunidad, que cuenta con 7.232 personas, reside principalmente en los estados indios de Mizoram y Manipur, a lo largo de la frontera con Birmania y Bangladesh.

A pesar de las generaciones errantes, los Bnei Menashe nunca olvidaron quienes eran, de dónde habían venido, o a donde aspiraban regresar.

Tres veces al día, todos los días, se vuelven, en silenciosa oración, hacia Jerusalem, suplicando al Creador que ponga fin a su largo exilio y que los traiga al hogar, a Sion.

Ese sueño está ahora a punto, por fin, de convertirse en realidad.

El pasado lunes se llevó a cabo, en la Oficina del Primer Ministro, una reunión extraordinaria del Comité Ministerial Sobre Inmigración y Absorción. El primer punto de la agenda fue el tema de los Bnei Menashe.

Como Presidente de Shavei Israel, una organización que ha estado ayudando a la comunidad durante más de una década, yo había presionado intensamente, durante la mayor parte del año pasado, para que el comité abordara la cuestión.

Al testificar ante los ministros y burócratas reunidos, hablé de los 1.700 Bnei Menashe  que ya habían hecho aliá, y del éxito que habían tenido en integrarse en la sociedad israelí.

Aproximadamente el 96 por ciento de los inmigrantes Bnei Menashe están empleados, se mantienen a sí mismos y a sus familias y contribuyen al estado y a su economía. Tan sólo un 4% – menos de la mitad de la media nacional – dependen de la asistencia social para llegar a fin de mes.

Casi todos los jóvenes de Bnei Menashe son reclutados en el ejército, con una mayoría que presta servicios en las unidades de combate. Unos 50 Bnei Menashe se encuentran actualmente en uniforme, y, recientemente, el primer Bnei Menashe ascendió a oficial.

Señalé que un creciente número de jóvenes Bnei Menashe está cursando educación superior en universidades israelíes y en campos que van desde ciencia informática a trabajo social, y que varios también han recibido ordenación rabínica, después de años de estudio en yeshiva.

Y tengan por seguro, les dije a los ministros, los Bnei Menashe son nuestros hermanos perdidos. En marzo de 2005, el Gran Rabino Sefardí Shlomo Amar los reconoció como Zera Israel, o la «semilla de Israel», y dijo que deben ser traídos al estado judío.

También dictaminó que, debido a que fueron separados de su pueblo durante milenios, los Bnei Menashe están obligados a someterse a la conversión para disipar cualquier duda sobre su estatus personal. Todos los que han hecho aliá ya han pasado por este proceso.

En resumen, dijo, los Bnei Menashe son una bendición para el pueblo judío y para el Estado de Israel, y nos fortalecen no menos de lo que nosotros los fortalecemos.

Sin embargo, el gobierno de Ehud Olmert inexplicablemente, congeló su aliá en 2007, dividiendo familias y sofocando el flujo de esta talentosa y muy motivada inmigración.

Así que me dirigí a los miembros del comité y efectué una simple pero contundente súplica: es hora de que Israel permita que el resto de los Bnei Menashe vengan a casa.

Y entonces se produjo un milagro. Después de deliberar al respecto, el comité ministerial, encabezado por el Ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman, decidió formalmente redactar un proyecto de resolución del gobierno y llevarlo al gabinete para su aprobación, a más tardar a finales de julio.

La resolución permitirá hacer aliá a todos los restantes Bnei Menashe de la India y, finalmente, pondrá fin a sus años de espera e incertidumbre.

Tanto el Ministro de Relaciones Exteriores como el Ministro de Absorción, Sofa Landver, dijeron que estaban detrás de la medida.

Esto significa que estamos a sólo un mes de distancia de un punto de inflexión histórico, uno que restablecerá a 7.232 preciosas almas dentro del pueblo judío.

Pero hay obstáculos que todavía podrían interponerse en el camino.

El Departamento del Tesoro es probable que objete, que no quiera gastar un shekel más que lo que considere necesario. Y luego están los negativistas y los post-sionistas que han perdido de vista la misión que tiene Israel de servir como patria de todos los judíos.

No podemos permitir que prevalezcan.

Simplemente no hay una buena razón para que esta aliá sea bloqueada. Los Bnei Menashe son parte de la extendida familia judía. Son sionistas comprometidos que observan la Torá y sus mandamientos, y que están llegando a través de los siglos para reconectarse con nuestro pueblo. Tenemos que extenderles una mano de bienvenida de vuelta, y traerlos a Jerusalem.

Insto a todas las personas de fe y buena voluntad, judíos y cristianos por igual, a orar para que esta empresa tenga éxito. Escríbanle al primer ministro, pónganse en contacto con diputados y díganles, en términos inequívocos: ¡Traigan a casa ahora a la tribu perdida de Bnei Menashe! El pasado lunes, mientras escuchaba a la comisión aprobar su decisión, realmente me sentí como si estuviera de pie en las orillas del Mar Rojo, observando a las aguas comenzando a separarse.

Muy pronto, estoy seguro, los Bnei Menashe cruzarán el mar, reuniéndose con la tierra y el pueblo de Israel, después de un extraordinario viaje.

Como los profetas lo anunciaron, los niños de Menashe finalmente están volviendo. Y todo lo que se puede decir es: Gracias a Dios.

El escritor se desempeña como presidente de Shavei Israel (www.shavei.org), una organización con sede en Jerusalem que asiste a los Bnei Menashe y a otras comunidades judías perdidas en su retorno al pueblo judío.

 

http://www.jpost.com/Opinion/Columnists/Article.aspx?id=226162

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.