Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo noviembre 27, 2022

El Nuevo Altercado entre Israel y Líbano Sobre el Gas


Jacques Neriah

logo-jerusalemcenter

12 de julio de 2011

-El potencial de los yacimientos de petróleo y gas, frente a las costas libanesas e israelíes, parece estar listo, no sólo para convertirse en una fuente a largo plazo de abundancia celestial – sino también en una fuente de conflicto en los próximos años. Detrás de las tensiones en torno a los potenciales descubrimientos de gas, está el hecho que la frontera marítima entre Israel y Líbano nunca ha sido delineada porque los dos estados, formalmente, todavía están en guerra.

-Líbano tiene un interés real en desarrollar potenciales yacimientos, y una posible confrontación con Israel no ayudará a reducir su dependencia energética. Sin embargo, el repentino interés en la riqueza potencial de los combustibles fósiles en alta mar, ha convertido al Mediterráneo en un teatro potencial de confrontación entre Israel y Hizbollah.

-Hizbollah ya alardea de una unidad de guerra anfibia entrenada en sabotaje submarino e infiltración costera. Su capacidad de tener como objetivos a barcos – y posiblemente plataformas de petróleo y gas en alta mar – fue expuesta en la guerra con Israel en 2006, cuando Hizbollah estuvo a punto de hundir un barco de misiles, con una versión iraní de misiles chinos C-802.

-En respuesta a esta amenaza, el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, declaró, en enero, que los yacimientos marinos de gas eran un «objetivo estratégico que los enemigos de Israel tratarán de minar» y prometió que «Israel defenderá sus recursos». Sería una correcta evaluación que, cualquier daño sufrido debido a las actividades de Hizbollah, podría generar represalias que estarían dirigidos contra la infraestructura del estado libanés.

Israel y Líbano: Todavía Técnicamente en Guerra

 

La base para una futura confrontación entre Israel y Líbano se está sembrando hoy. Pero a diferencia del pasado, el escenario del próximo conflicto armado entre los dos estados vecinos del Mediterráneo, podría limitarse a las concesiones petroleras y de gas dispersas a lo largo de su frontera marítima común, aunque esté en disputa. El potencial de los yacimientos de petróleo y gas frente a las costas libanesas e israelíes, parece estar listo, no sólo para convertirse en una fuente potencial a largo plazo de la generosidad celestial – sino también en una fuente de conflicto en los próximos años.

En realidad, los riesgos son enormes. Tanto Líbano como Israel dependen actualmente de los países vecinos para la importación de combustible para la generación de energía. Actualmente Israel depende de Egipto para la mayoría de su gas, pero la duración de ese acuerdo ha sido puesta en duda, tras el derrocamiento del régimen de Hosni Mubarak. La tubería de suministro de gas egipcio a Israel y Jordania ha sido volada, en numerosas ocasiones, desde el cambio de régimen en Egipto, interrumpiendo el flujo de gas a las estaciones de energía israelíes, jordanas y libaneses.

Cuestión clave para las tensiones sobre la potencial bonanza gasífera es que la frontera marítima entre Israel y Líbano nunca ha sido delineada porque los dos países siguen técnicamente en guerra.

Dos yacimientos de gas fuera de la costa norte de Israel – Tamar y Leviathan – contienen un estimado de 238.000 millones de metros cúbicos y 453.000 millones de metros cúbicos, respectivamente, suficientes para satisfacer las necesidades de energía de Israel para el próximo medio siglo. Lo que se desconoce es si los yacimientos se extienden hasta las aguas territoriales de Líbano. Incluso si ninguno de los dos se extendiera tan lejos, Tamar y Leviathan son parte de muchas mayores reservas potenciales de petróleo y gas en el Mediterráneo oriental. El año pasado, el U.S. Geological Survey estimo que la Cuenca de la Provincia Levantina, que abarca partes de Israel, Líbano, Siria y Chipre, podría contener hasta 3,4 billones de m3 de gas y 1.700 millones de barriles de petróleo recuperable. (En comparación, Libia tiene reservas de gas de 1,5 billones de m3 y reservas de petróleo de 60 mil millones de barriles)1.

Líbano Mira hacia la ONU

 

Como era de esperar, Líbano declaró, el 10 de julio, por medio de sus diferentes voceros, que presentaría una queja contra Israel ante las Naciones Unidas, después de que el Gabinete Israelí aprobó un mapa de sus propuestas fronteras marítimas, que Líbano llama una agresión y una infracción a su derecho de una zona económica exclusiva (ZEE)2.

Comentando la decisión israelí, el recién nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de Líbano, Adnan Mansour, declaró en una entrevista: «Por supuesto que [presentaremos una queja]. Esto es una agresión a nuestros derechos sobre gas y petróleo y no vamos a permanecer en silencio». «Ésta es una política de facto que no traerá paz para Israel. Israel está creando un nuevo espacio de tensión», agregó.3

Mansour dijo que las fronteras trazadas por Israel constituyen una agresión contra las fronteras económicas de Líbano: «Cuando hay una zona económica vinculada a un número de estados, la demarcación de fronteras no la realiza un estado unilateralmente o dos estados a expensas de un tercero», dijo.4

De acuerdo a la prensa israelí, Israel presentará el mapa aprobado por su Gabinete para que la ONU opine, ya que estados vecinos confrontan sobre yacimientos de gas fuera de la costa. El mapa de Israel establece fronteras marítimas que están en conflicto, de manera significativa, con las propuestas por Líbano en su propia presentación a la ONU, el pasado verano.

En la reunión del gabinete israelí, el Primer Ministro Benjamín Netanyahu dijo que «el esquema que Líbano presentó a la ONU está mucho más al sur que la que nosotros proponemos». «[El mapa de Líbano] también entra en conflicto con la línea que hemos acordado con Chipre y, lo que es más significativo desde mi punto de vista, entra en conflicto con la línea que el propio Líbano acordó con Chipre en 2007». «Nuestro objetivo es determinar la posición de Israel en relación a su frontera marítima, de acuerdo con los principios del derecho marítimo internacional», dijo Netanyahu.5

Mansour dijo que la demarcación de Israel de sus fronteras marítimas con Chipre había violado el derecho de Líbano a su zona económica. «Esto contradice el derecho internacional», dijo Mansour. En el acuerdo de 2007 entre Chipre y Líbano sobre su frontera marítima común, las partes habían dejado «en el Área 23 del mapa de acuerdo, una línea sin demarcar de 17 km. de largo, que ahora ha sido incluida por Israel en su ZEE, a la que no tiene derecho»6. Mansour dijo que el área incluida en el mapa de Israel equivalía a 1.500 kilómetros cuadrados de territorio libanés perdido a favor de Israel.7

Mansour agregó que no puede obtenerse ningún acuerdo sin el consentimiento de las tres partes involucradas. Pero con Líbano en un estado de hostilidad con Israel, Líbano había pedido a la UNIFIL que intervenga y ayude en el delineamiento de la línea marítima entre las partes. UNIFIL declinó aceptar la petición, argumentando que no estaba en su mandato.8 Mansour informó el 10 de julio de 2011 que, después de esta negativa, Líbano había solicitado la ayuda de la ONU para demarcar sus fronteras marítimas con Israel. No obstante, la ONU aún tenía que responder al pedido.9

El Ministro de Energía y Recursos Hídricos de Líbano, Jibran Bassil, aseguró a los libaneses que los recursos naturales del país «no están en peligro». Bassil dijo que Líbano había actuado de conformidad con el derecho marítimo y que «Israel primero debe firmar esta ley, antes de invocar el derecho internacional». Bassil agregó que Líbano esperaría y vería lo que Israel está presentando ante la ONU: «Si respeta el derecho internacional, entonces no hay problema. Pero Líbano se ha acostumbrado a las agresiones israelíes en su mar, aguas, cielos, y ahora a los derechos de Líbano sobre el petróleo y el gas».10

Respondiendo al canciller israelí, Avigdor Lieberman, quien dijo que Líbano estaba actuando bajo la presión de Hizbollah, Bassil dijo: «Si Israel quiere agredirnos, entonces Hizbollah no es el único afectado, sino lo es todo el Estado de Líbano. Ningún libanés estará de acuerdo en desistir de sus derechos al petróleo y al gas». Bassil señaló (como lo hizo el Ministro de Relaciones Exteriores libanés antes que él) que ninguna compañía internacional de petróleo y gas actuaría en una zona de conflicto.

«Estamos decididos a defender nuestros derechos, especialmente porque estamos plenamente comprometidos con el derecho del mar. Si Israel viola esta ley, pagará el precio». Bassil dijo que Líbano había entregado sus mapas marítimos a la ONU y «la ONU debe comportarse de acuerdo con la ley». El ministro dijo que iba a solicitar que se coloque el tema como primer punto en la agenda de la próxima sesión del gabinete.11 «Tomaremos las medidas adecuadas, como lanzar una campaña diplomática y política [para defender nuestro derecho]», dijo.12

El 4 de enero de 2011, Líbano solicitó al Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, que asegure que los planes de Israel para perforar en busca de gas en el Mediterráneo no invadan sus propias reservas submarinas. El entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Líbano, Ali al-Shami, le escribió a Ban pidiéndole hacer «todos los esfuerzos posibles para impedir que Israel explote los recursos de hidrocarburos marítimos de Líbano, que están dentro de su zona económica exclusiva».13

La carta de Shami llegó una semana después que Noble Energy, con sede en Texas, y sus socios israelíes para la exploración, dijeron que la perspectiva de Leviathan – 130 km. fuera del puerto israelí de Haifa – era el yacimiento de gas, en aguas profundas, más grande del mundo encontrado en la pasada década.14

Shami destacó: «el derecho de Líbano para aprovechar al máximo sus recursos de hidrocarburos, que entran en su zona económica exclusiva, se basa en los derechos legítimos establecidos por el derecho internacional… Cualquier explotación israelí de este recurso, sería una flagrante violación de estas leyes y un ataque a la soberanía libanesa».15

Alentados por los planes de Israel de perforar en busca de gas, el parlamento libanés aprobó una largamente esperada ley de energía el 17 de agosto de 2010, que allana el camino para la exploración de reservas fuera de la costa. Representantes de empresas de energía ya están en Beirut presionando por potencialmente lucrativas concesiones petroleras y de gas. En un comunicado de octubre, Petroleum Geo-Services, con sede en Noruega, confirmó que las aguas libanesas contenían potenciales valiosos yacimientos y podría llegar a ser una «emocionante nueva provincia de petróleo y gas».16

Realmente, la perspectiva de petróleo y gas debajo de las aguas costeras de Líbano, podría tener enormes beneficios para un país con una de las más altas tasas de deuda del mundo – alrededor de $52 mil millones, o 147 por ciento del producto interno bruto. Pero el progreso se  ha desacelerado debido al colapso del gobierno en enero y el retraso en la formación de un nuevo gabinete, debido a discusiones políticas.17

Además, Líbano es muy consciente de las reticencias de la ONU para aventurarse en este campo. Un reflejo de ésto se vio durante la visita del Coordinador Especial de la ONU para Líbano, Michael Williams, quien declaró después de su visita el 3 de marzo de 2011: «Le aseguré al Ministro que Naciones Unidas está considerando el mejor modo de ayudar a Líbano… en lo que respecta a la frontera marítima entre Líbano e Israel. Pero también le enfaticé al Ministro que hay muchos pasos que el propio Líbano puede tomar…. Por ejemplo, Líbano puede avanzar hacia la definición de las fronteras marítimas con otros vecinos, por ejemplo Chipre y Siria, mediante la ratificación de acuerdos ya negociados, o mediante la negociación de otros acuerdos. También esperamos con interés que Líbano acelere la implementación de la ley de exploración de petróleo y gas, que el Parlamento aprobó el año pasado»18. (El acuerdo entre Chipre y Líbano no ha sido ratificado por el parlamento libanés, porque el gobierno no lo ha sometido a ratificación, con el objeto de no antagonizar con Turquía, que se opone ferozmente a cualquier acuerdo con el gobierno de Chipre en relación con los recursos)

Implicaciones de la Disputa

 

La disputa sobre los yacimientos de gas a lo largo de la frontera marítima entre Líbano e Israel ha sido descrita, por algunos, como otro tema Shab’aa Farms, que históricamente ha sido un punto de choque periódico entre Hizbollah e Israel. Sin embargo, en el tema del gas, parece que el paralelismo está fuera de lugar. Líbano tiene un interés real en el desarrollo de potenciales yacimientos, y una posible confrontación con Israel no le ayudará a obtener la independencia energética que está buscando. Analizando las declaraciones de Líbano, está claro que los libaneses han elegido buscar primero una solución diplomática, por medio del aparato de la ONU o por medio de tribunales internacionales y organismos de arbitraje que se especializan en esas disputas.

No es ninguna sorpresa, sin embargo, que el repentino interés en la potencial riqueza de combustibles fósiles, fuera de las costas de Israel y Líbano, ha convertido al Mediterráneo en un teatro potencial de confrontación entre Israel y Hizbollah. El grupo libanés ya cuenta con una unidad de guerra anfibia, entrenada en sabotaje submarino e infiltración de la costa. La capacidad de Hizbollah de atacar transportes – y, posiblemente, plataformas petroleras y de gas en alta mar – fue expuesta en la guerra con Israel de 2006, cuando Hizbollah estuvo a punto de hundir un barco de misiles israelí, con una versión iraní de los misiles chinos C-802. Los combatientes de Hizbollah, desde entonces, han dado a entender que han adquirido misiles anti-buques más grandes con el doble de alcance (116 km.) que la variante C-802.

El año pasado, el líder de Hizbollah, Nasrallah, advirtió que su organización posee ahora la capacidad de dirigirse a todo lo largo de la costa de Israel. Nasrallah incluso prometió que si Israel pone en peligro los futuros planes de Líbano para aprovechar sus reservas de petróleo y gas, «sólo la resistencia [Hizbollah] obligaría a Israel, y el mundo debe respetar el derecho del Líbano»19. En este contexto, no se puede descartar la posibilidad de que durante el conflicto, Hizbollah usará sus armas para atacar y golpear las instalaciones de Israel de gas en la cuenca del Mediterráneo Oriental.

En respuesta a esta amenaza, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, declaró en enero que los yacimientos marinos de gas eran un «objetivo estratégico que los enemigos de Israel tratan de minar» y prometió que «Israel va a defender sus recursos.»

Sin duda, EE.UU. tiene un gran interés en evitar cualquier conflagración en la región, especialmente en una zona donde están involucradas compañías estadounidenses de perforación de exploración de petróleo y gas. Un informe publicado en Ha’aretz20 señaló a EE.UU. habiendo adoptado la posición de Líbano sobre el tema, pero ésto ha sido desmentido por los portavoces del gobierno. Está claro que EE.UU. no aceptará sin más cualquiera de las dos posiciones: EE.UU. seguirá las líneas legales de la jurisdicción internacional y alentará a ambas partes a que hagan lo mismo. En este reino, parece que EE.UU. asesorará al gobierno libanés para ejercer cierta moderación sobre Hizbollah y expresará que cualquier intervención militar por parte de Hizbollah, podría ir en detrimento de los intereses libaneses.

En cuanto a Israel, el gabinete ya ha aprobado un presupuesto para proteger «las fuentes marítimas estratégicas de energía» de Israel. Sería una correcta evaluación el que cualquier daño sufrido, debido a las actividades de Hizbollah, podría generar represalias que estarían dirigidas contra la infraestructura del estado libanés.

http://jcpa.org/JCPA/Templates/ShowPage.asp?DRIT=1&DBID=1&LNGID=1&TMID=111&FID=442&PID=0&IID=7870&TTL=The_New_Flare-Up_between_Israel_and_Lebanon_Over_Gas

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

*     *     *

Notes

1. Liban-Israel: la bataille du gaz offshore,l’ONU refuse de se prononcer sur ce conflit, http://www.lepost.fr/, 8 January 2011; Nicholas Blanford, «The Next Big Lebanon-Israel Flare-Up: Gas,» TIME, 6 April 2011; http://lebanonmatters.com/2011/04

2. www.dailystar.com, 10 July 2011

3. Ibid.

4. Ibid.

5. Israeli TV Channel 22, 10 July 2011

6. http://www.annahar.com/, 10 July 2011

7. http://www.assafir.com/, 10 July 2011

8. annahar.com.

9. www.yalibnan.com, 10 July 2011

10. annahar.com

11. Ibid.

12. assafir.com

13. Ibid.

14. www.yalibnan.com, 5 July 2011.

15. Ibid.

16. Ibid.

17. Nicholas Blanford.

18. http://unscol.unmissions.org/, 3 March 2011.

19. Nicholas Blanford.

20. http://www.haaretz.co.il/, 10 July

DIfusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.