Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado marzo 2, 2024

Herramienta no invasiva identifica afecciones cerebrales


 

Abigail Klein Leichman

De Israel21c

Una de cada tres personas sufre alguna afección relacionada con el cerebro, como Alzheimer, Parkinson, dolor crónico, depresión, etc. Pero debido a que el cerebro humano y las cosas que lo afectan son tan complejas los análisis de sangre y las tomografías son de valor limitado a la hora de diagnosticar enfermedades cerebrales y de documentar los efectos de los tratamientos.

 

Incluso en este siglo XXI en esa tarea hay mucho de conjetura, lo que significa tratamientos poco exitosos con costos muy altos.

 

La compañía israelí ElMindA podría revolucionar ese campo al haber abierto una nueva ventana sobre la manera en que el cerebro funciona. Su tecnología no invasiva de BNA (por sigla inglesa de activación de red cerebral) ya mostró grandes promesas en pruebas clínicas.

 

   “Nosotros prevemos que todo psiquiatra y neurólogo del mundo enviará rutinariamente a sus pacientes para una prueba de BNA”, dice el Dr. Eli Zangvil, asesor de desarrollo de negocios de ElMindA. “Nuestro test aportará información y ayuda de diagnóstico de una manera que ninguna otra tecnología de diagnóstico existente puede hacer”.

 

   El procedimiento es simple e indoloro. Los pacientes se sientan ante una computadora por 15 o 30 minutos, llevando a cabo una tarea específica muchas veces mientras el dispositivo elabora un mapa de los puntos de activación de las redes neuronales del cerebro. La repetición de la tarea permite al dispositivo pasar por alto actividades cerebrales que no estén relacionadas con la tarea en cuestión (como pensar en que se comerá en el almuerzo). El resultado es una imagen tridimensional sensitiva, específica y reproducible de la conectividad y sincronización de las neuronas.

 

   La herramienta es lo suficientemente sensible para mostrar sutiles diferencias en la severidad de la afección de un día a otro, dice Zangvil. También puede optimizar las dosis de medicamentos mediante un monitoreo de los cambios en la actividad de las redes neuronales a medida que el medicamento surte efecto.

 

   En unos cinco años la BNA podría estar ayudando a los médicos a determinar con exactitud la etapa en que se encuentra la enfermedad y predecir qué pacientes responderán a cuales fármacos.

 

   “Para lograr eso tenemos que reunir muchos datos”, dice Zangvil. “Para poder decir que una persona tiene tal o cual enfermedad tengo que estar en condiciones de comparar la pauta que muestra su cerebro con la pauta de un cerebro normal de una persona de la misma edad y género”.

 

   Para reunir informaciones adecuadas la compañía está invirtiendo millones en experimentos en hospitales universitarios de Michigan y Pittsburg. Los estudios se enfocan en heridas cerebrales traumáticas leves (concusiones) y en casos de déficit de atención e hiperactividad.

 

   “Tenemos la esperanza de lograr la aprobación de la FDA hacia fines de 2012 y estar en el mercado de EEUU para el monitoreo y toma de decisiones para el tratamiento de concusiones –especialmente las relacionadas con el deporte- en 2013”, dice Zangvil a ISRAEL21c.

 

   ¿Por qué las concusiones? Se sabe desde hace mucho tiempo que los boxeadores desarrollan afecciones cerebrales crónicas después de recibir muchos golpes en la cabeza, pero investigaciones recientes muestran que alguien que es golpeado en la cabeza unas pocas veces –ni siquiera lo suficientemente fuerte como para noquearlo- corre un gran riesgo de sufrir daños cerebrales irreversibles, depresión y hasta Parkinson.

 

   Por ahora los médicos tienen que confiar en informaciones aportadas por los propios pacientes para evaluar esas lesiones, ya que las tomografías y las resonancias magnéticas no pueden detectar traumas leves. “Pensamos que nuestra tecnología ofrece una manera objetiva de calibrar la situación y de ser una herramienta útil para tomar decisiones, como si el deportista puede volver a la cancha o no. Esa es una preocupación de toda madre cuyo hijo hace deporte”, dice Zangvil.

 

   De manera muy parecida las pruebas clínicas están demostrando el valor de la herramienta para diagnosticar objetivamente el déficit de atención e hiperactividad, que en los EEUU afecta a uno de cada 20 niños.

 

   Hoy el diagnóstico se basa en una evaluación subjetiva con una amplia tasa de diagnósticos erróneos e innecesarios tratamientos con fármacos. Los mapas de BNA simplificarían el diagnóstico al comparar lo que el dispositivo muestra de ese paciente con un perfil normal y otro con la afección. También desempeñaría un importante rol en el tratamiento y en el seguimiento del paciente.

 

   ElMindA está colaborando con algunas de las compañías farmacéuticas más grandes del mundo y negociando asociaciones con otras para financiar investigaciones sobre la manera en que esa tecnología puede ayudar en el diagnóstico y evaluación del tratamiento no sólo en casos de déficit de atención sino también en casos de Parkinson, depresión, migraña, dolor crónico y adicciones.

 

   “En esto ganamos todos”, dice Zangvil. “Nosotros obtenemos los datos que necesitamos y ellos consiguen una poderosa herramienta para evaluar lo que sus fármacos hacen en el cerebro de una manera que hoy no pueden logar. Tal vez ellos saben que determinado fármaco afecta cierto receptor cerebral, pero no pueden saber si afecta o no al proceso de la enfermedad”.

 

   La BNA también será útil en hacer más exactas las recomendaciones de dosis y en identificar pacientes más adecuados para ensayar nuevos fármacos.

 

   “A veces las pruebas clínicas de fármacos fracasan sólo porque ciertos tipos de pacientes no responden a ese medicamento, por lo que es necesario aplicarlo con precisión sólo a los pacientes adecuados”, dice Zangvil. “Nuestro producto representa otro ladrillo en la construcción de una medicina personalizada”.

 

   Obra de dos cerebros extraordinarios

·          ElMindA fue fundada en 2006 por el Prof. Amir Geva, profesor de Ingeniería Eléctrica y Computación en la Universidad Ben-Gurion del Neguev , con el Dr. Goded Shahaf, quien ya no está con ElMindA. “Vienen de campos totalmente diferentes”, dice Zangvil.

 

   “Amir pensó en análisis de electrofisiología del cerebro desde hace más de 30 años, cuando hacía investigaciones en integrantes de la Armada israelí que sufrían ataques cerebrales por diferentes causas. Estaba encarando el problema de manera ´macro´, por decirlo así, para tratar de predecir esos ataques. Goded proviene del nivel ´micro´, estudiando pequeños conjuntos de células cerebrales y midiendo las corrientes eléctricas y el comportamiento de esas células”.

 

   Reuniendo sus respectivos abordajes del problema encontraron que podían mejorar enormemente la capacidad de las técnicas de mapeo cerebral ya existentes, tales como los electroencefalogramas.

 

   La compañía, bajo la gerencia general de Ronen Gadot, tiene 18 empleados en su oficina de Herzliya, y cuenta con el respaldo de una junta asesora compuesta por científicos de renombre mundial.

 
Comentarios
liliana vizcaino

que interesante!
mi hijo de 13 años tiene deficit de atencion y lleva un mes con farmacos, por favor necesito de mucha informacion al respecto.
gracias

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.