Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes mayo 23, 2022

Ha sido definido el mapa genético de las diásporas judías


Resultados de nuevos estudios apoyan el registro histórico del establecimiento de judíos de Medio Oriente en el norte de África durante la Antigüedad Clásica, haciendo proselitismo y casándose con las poblaciones locales, formando definidas poblaciones que permanecieron mayormente intactas durante más de 2.000 años.

Ynetnews

08.10.12

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4278013,00.html

diaspora2

Un nuevo análisis genético, centrado en judíos del norte de África, ha proporcionado un mapa genético total de las diásporas judías. Los resultados apoyan el registro histórico de los judíos de Medio Oriente que se establecieron en el norte de África durante la Antigüedad Clásica, haciendo proselitismo y casándose con las poblaciones locales y, en el proceso, formando definidas poblaciones que permanecieron mayormente intactas durante más de 2.000 años.

El estudio, dirigido por investigadores del Albert Einstein College of Medicine de la Yeshiva University, fue recientemente publicado en línea en los «Proceedings of the National Academy of Sciences».

«Nuestros nuevos hallazgos definen a los judíos norafricanos, completan la estructura general de la población para los distintos grupos de la diáspora judía, y mejoran la base biológica para la judeidad», dijo el conductor del estudio, Harry Ostrer, MD, profesor de patología, de genética y de pediatría del Einstein y director de pruebas

El Dr. Ostrer señaló que la obtención de una huella digital genética integral de las diversas subpoblaciones judías puede ayudar a revelar vínculos genéticos para enfermedades del corazón, cáncer, diabetes y otras enfermedades comunes.

En un análisis genético previo, los investigadores demostraron que los actuales judíos sefardí (griego y turco), ashkenazi (de Europa del Este) y Mizrahi (Irán, Irak y Siria), que se originaron en Europa y Medio Oriente, están más relacionados entre sí que con sus vecinos contemporáneos no judíos, cada grupo formando su propio grupo dentro de la población judía más grande.

Además, cada grupo demostró la ascendencia meso oriental y los diversos grados de mezcla con las poblaciones circundantes. Dos de las principales poblaciones judías – judíos meso orientales y europeos – se encontró que se han ido distanciando, una de la otra, alrededor de hace 2.500 años.

El estudio actual extiende ese análisis a los judíos norafricanos – el segundo mayor grupo judío de la diáspora. El parentesco entre ellos, con grupos de la diáspora judía y con sus vecinos no judíos norafricanos, no había sido bien definido.

Alto grado de endogamia

El estudio incluyó también a miembros de las comunidades judías de Etiopía, Yemen y Georgia. En total, los investigadores analizaron la estructura genética de 509 judíos de 15 poblaciones, junto con la información genética de 114 individuos de siete poblaciones norafricanas no judías.

Los judíos norafricanos mostraron un alto grado de endogamia, o matrimonio dentro de su propio grupo religioso y cultural, de acuerdo con la costumbre Fueron identificados dos subgrupos principales dentro de esta población total: judíos marroquíes/argelinos y judíos djerbaníes (tunecinos)/libios.

Los dos subgrupos varían en su grado de mezcla europea con los judíos marroquíes/argelinos, tendiendo a estar más relacionadas con los europeos – muy probablemente como producto de la expulsión de los judíos sefardíes de España durante la Inquisición, a partir de 1492. Las poblaciones judías etíopes y yemenitas también formaron grupos distintivos vinculados genéticamente, así como los judíos georgianos.

El artículo del Dr. Ostrer se titula, «Judíos norafricanos y poblaciones no judías forman grupos distintivos, ortogonales». Otros colaboradores de Einstein son: Christopher Campbell, Gil Atzmon, Ph.D., Carole Oddoux, Ph.D., Alexander Pearlman, Ph.D., y Edward R. Burns, MD. Otros colaboradores son: Pier Francesco Palamara y Itsik Pe’er, Ph.D. (Columbia University, New York, NY); Laura Rodríguez-Botigué y David Comas Martínez (Universitat Pompeu Fabra, Barcelona, España); Marc Fellous, MD, Ph.D. (Cochin Institute, Inserm, París, Francia); Li Hao, Ph.D. (Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey, Newark, NJ); Brenna Henn, Ph.D. y Carlos Bustamante (Escuela de Medicina de Stanford, Stanford, CA); Maya Dubrovski y Eitan Friedman, MD, Ph.D (Tel -Aviv University, Tel Aviv, Israel).

La investigación fue apoyada por subvenciones de Lewis y Rachel Rudin Fundation, la Iranian-American Jewish Federation de Nueva York, la U.S.-Israel Binational Science Foundation, el National Cancer Institute (CA121852) de los Institutos Nacionales de Salud, y Ruth y Sidney Lapidus .

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios
Jaime F.García Gabor

Excelente artículo. Ojalá se hicieera este tipo de estudio en todas aquellas personas de ascendencia hebrea, por multiples razones de orden científico, médico, entre ellas.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.