Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes agosto 12, 2022

El derecho a su defensa


George Chaya

Larazon.es

cupula-hierro1
En el primer intercambio de fuego entre Israel y Siria desde la Guerra de Yom Kipur, las Fuerzas Armadas israelíes respondieron con artillería a una batería siria cuando un proyectil de mortero impactó en la base militar de Tel Jazaka. El hecho marca un cambio en la seguridad del Ejercito israelí y supone un aviso para el régimen de Asad después de que la semana pasada tres tanques sirios se adentraran en la zona militarizada del Golán y varios morteros impactaran en suelo de Israel. Jerusalén también remitió una nota al contingente de tropas de Naciones Unidas indicando que todo disparo del lado sirio será respondido.

Sus autoridades políticas y militares han manifestado la hipótesis de que los obuses fueran disparados en el marco de los combates entre los rebeldes y el Ejército sirio. Aun así, la respuesta de Israel viene a manifestar que no tolerara el derrame del conflicto sirio en su territorio. Si la estrategia de Asad es regionalizar el conflicto incluyendo a Israel, su permanencia en el poder podría complicarse más de lo que parece. El Consejo de Seguridad de la ONU recibió la protesta de Israel contra Siria, pero solo se limitó a advertir de que la situación puede generar una escalada en la zona. Muy posiblemente Naciones Unidas hará poco o nada para evitar que esto se repita, los israelíes lo saben, Bachar al Asad, Hizbulá e Irán también. Este incidente puede complicar la fragilidad regional.

Los israelíes han asumido que están tan solos en la defensa de su territorio y sus ciudadanos como con los lanzamientos de misiles desde Gaza, pero no se quedarán de brazos cruzados. El resultado de esta jugada puede ser un «boomerang» para el régimen sirio si realmente busca vencer a los rebeldes y continuar en el poder.

China se calla. Rusia se ha sentido por primera vez molesta con Asad, para el viceministro ruso de Exteriores ha sido una noticia desafortunada. Moscú evalúa en estas horas por qué el presidente sirio ordenó tal estrategia o por qué no impidió que los rebeldes abriesen fuego contra territorio israelí. Su deteriorada imagen en la defensa de sus negocios de armamento y petróleo con Siria y la República Islámica de Irán en los últimos dos años no dejan bien al Gobierno ruso, que comienza a incomodarse con la conducta de su socio árabe en el tablero de Oriente Medio.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.